Primer trimestre de embarazo

Los nervios pueden con nosotros: la primera visita el médico de cabecera

questionsPues no hubo forma de que el papá de la criatura aguantase los 34 días que faltaban para la primera visita de seguimiento del embarazo que nos habían programado en la Seguridad Social. Como nos enteramos un domingo de la noticia, el lunes al volver del trabajo ya no cabía en sí… ¡de nervios! Y en algunas cosas no le faltaba razón, ya que él defendía la teoría de que íbamos a estar abandonados por la ciencia médica durante los 3 primeros meses del embarazo, pero logró sacarme de mis casillas y a pesar de mi estado de pachorra habitual, acabé dándole cuatro voces. Porque en los libro pone que durante el embarazo te alejes de las personas o cosas que te generen estrés ¡Y en mi caso iba a resultar que ese elemento era mi propio marido!

La criatura se fue a trabajar, se pasó el día dándole vueltas a la cabeza, entusiasmado con la noticia pero deseoso de saber más cosas, por lo que llegó a casa con la firme idea de que íbamos a ir a un centro privado para que nos realizaran la primera visita lo antes posible, y poder tener ya una ecografía del bebé. ¿Para qué? ¿Para gastarnos 100 euros y tener una foto en la que como mucho veremos un punto negro del que no se va a poder sacar ninguna información relevante para el desarrollo del embarazo? ¿Para qué nos asustemos cuando no oigamos el corazón del bebé? Porque, a pesar de la desconfianza que generan los constantes recortes en la sanidad española, hay que reconocer que lo de hacer la primera ecografía en torno a la semana 12 obedece a criterios médicos serios, como la certeza de saber que el embarazo está correctamente implantado, el corazón se ha puesto en marcha, los órganos han empezado a formarse, etc. Claro que los centro privados te hacen ecografías desde el minuto 1 ¡a 100 euros la visita también me dan ganas a mí de comprarme el cacharrito y pasar consulta en casa!

Pero claro, como habíamos decidido que el embarazo y el resto de la paternidad era cosa de los dos, me vi obligada a dar mi brazo a torcer para que se tranquilizase un poco. Como estábamos en la semana 5 y nuestra primera visita pública será en la semana 10, le di permiso para que fuésemos a un médico de pago entre las semanas 7-8. Y allí que se abalanzó sobre el teléfono para coger hora costase lo que costase. Sin embargo ¡esto no fue suficiente para calmarlo! La semana 8 seguía estando demasiado lejos y hasta entonces yo me estaría comportando como una embarazada descocada, haciendo vida norma (¡un crimen!) sin saber si estaba perjudicando al bebé. Como todo el mundo sabe que yo llevo una vida de desenfreno loco, que por no salir no salgo de casa ni para trabajar porque generalmente lo hago desde aquí…

Total, que al segundo día desde que nos hicimos el test que dio positivo, me vi concertando una cita con mi médico de cabecera y no para mí ¡sino para él! Menos mal que fuimos a las 8 de la mañana, que en la consulta no había nadie y que la mujer tiene la paciencia de una santa, porque en septiembre, cuando me recetó que comenzara a tomar el Yodocefol, ya me dijo que cuando me quedase embarazada podía pedir cita directamente con la planta de ginecología y sin embargo ¡allí estaba como una cateta de entendederas cortas por culpa de mi marido! Pero al menos parece que la visita ha surtido efecto y él ha encontrado paz respecto a los siguientes asuntos:

1. El embarazo es un proceso fisiológico normal en la mujer. Debe dejar de pensar que voy a estar enferma durante 9 meses ¡sobre todo porque de momento me encuentro como si no me pasara nada! Puedo seguir haciendo mi vida de forma normal e ir evitando progresivamente lo que me incomode.

2. Hasta que no me visite la comadrona sólo debo continuar tomando Yodocefol. Los complementos de calcio, hierro, etc. se recetan después de que se realicen los primeros análisis.

3. Practicar aquagym no va a matarme ni a mí ni al bebé. Si las señoras de 70 años pueden hacerlo ¿cómo no voy a poder yo que sólo tengo un cuerpecito de 2mm dentro? Es una actividad física moderada que me ayudará a no subir (más) de peso. Quizás deba dejarlo en el último trimestre ya que a veces las actividades acuáticas pueden favorecer las infecciones vaginales.

4. Si tengo alguna pérdida de sangre. Puedo ir al centro de salud o a las urgencias del hospital. Mis datos ya están introducidos en el sistema, consta que estoy embarazada y por lo tanto me atenderán sin problemas.

5. Si tengo una de mis frecuentes infecciones de orina. No debo tomarme mi medicación habitual por mi cuenta (amoxicilina 500 y ácido clavulánico 125). Es probable que cuando acuda al centro de salud o a urgencias me receten eso mismo, pero debe quedar constancia del problema para que valoren mi estado y no se produzca una infección más grave en el riñón, que sí podría afectar al bebé.

6. Debo evitar la carne cruda y los embutidos. Hasta que no tenga los resultados de los primeros análisis. Esto se debe a que hay que descartar que aún no haya pasado alguna vez la toxoplasmosis, algo que generalmente todos los adultos han superado, por lo que son inmunes, pero que si se contrae por primera vez durante el embarazo puede poner en riesgo la vida del bebé. Todo debe estar bien cocinado e incluso algo pasado.

7. Existe el sexo después del test de embarazo. Este pensaba que íbamos a pasar nueve meses mirándonos tiernamente a los ojos. Que no digo yo que no, pero vamos, que podríamos complementarlo con alguna actividad más. Ya le ha explicado que todo debe seguir dentro de la normalidad, evitando posturas que me puedan resultar incómodas o realizando descansos si me encuentro muy agotada. Vamos que en la cama ¡ahora mando yo!

Pues con estas poquitas cosas parece que ya se ha quedado bastante tranquilo. En el fondo creo que ver que me ha puesto al menos un par de prohibiciones (automedicarme y comer carne cruda o embutidos) le hace estar más seguro de que el embarazo transcurrirá mejor. ¡Ay, qué mesecitos nos esperan!

Esto te puede interesar

25 Comentarios

  • Responder
    Jessica Sánchez
    14 marzo, 2013 at 10:24

    La verdad es lo bueno de la mutua.Yo tuve sangrado de implantación probablrmente aunque luego tuve durante la primera mitad del embarazo.Me hicieron un analisis de sangrr para ver si todo iba birn en la srmana 5.lurgo rn la 7 a comienzos ya mr hicieron la eco y asi cada mes tenia una eco.se que la ss hace solo las tres reglamentarias pero a mi me tranquilizaba mucho ir cada mes y verla moviendose y que las medidas eran normales y demas.yo lo siento pero estoy con tu marido jajaja si no hubiera tenido mutua privada hubiera ido por lo privado jajjaja

    • Responder
      planeandoserpadres
      14 marzo, 2013 at 14:58

      Ay, yo es que soy muy de público para todo, pero entiendo sus preocupaciones y no me va a quedar más remedio que transigir, al menos la primera vez. Lo que temo es que esto sea «adictivo» y luego que quiera tener cada tarde haciéndome fotos de mis interioridades, con la excusa de la tranquilidad. Pero ya ha pactado una primera visita con un médico privado, así que la primera ya está asegurada.

  • Responder
    Monstrua
    14 marzo, 2013 at 10:28

    Ojo, la toxoplasmosis también se coge por:

    • Manipular verdura cruda (ensaladas) o fruta o carne (si la coges con la mano al echarla a la sartén, por ejemplo). Con lo cual, deberías usar guantes para ello; la verdura (ensalada) lavarla muy bien, y la fruta, pelarla.
    • Manipular tierra. Sí, la tierra de tus macetas, tocarla o transplantarla, siempre con guantes.

    Y también está la listeria, en el queso blando sin pasteurizar, camembert o quesos muy mohosos (http://www.babycenter.es/x1300107/puedo-comer-quesos-blandos-durante-el-embarazo).

    Además, olvídate de pescados poco hechos o ahumados, del sushi y demás.

    Por cierto, sí puedes comer embutidos… si lo dejas 48 horas en el congelador. Yo pasé la toxoplasmosis pero, cuando aún no sabía los resultados, hice la prueba con el jamón, ¡y sabe igual!

    Y bueno, lo de dejar el agua en el último trimestre (mi caso también) es sobre todo porque puede que el tapón mucoso se esté diluyendo, y claro, si pillas una infección, puede pasarle al bebé.

    Sobre el deporte, en las primeras 12 semanas hay que tener algo de cuidado, pero vamos, luego, yo procuraba no pasar de las 130 pulsaciones/minuto (me dijeron que no más de 140/min, pero yo escuchaba a mi cuerpo, y preferí bajar a 130). Sobre todo, escucha a tu cuerpo, es lo más importante.

    jeje, vaya rollos te meto 🙂

    Besitos

    • Responder
      planeandoserpadres
      14 marzo, 2013 at 15:00

      Bueno estas indicaciones también nos las hicieron, lo que pasa es que no se aplican a nosotros porque no tenemos ni plantas y solemos lavar siempre bien los vegetales. Los embutidos los hemos congelado siempre (cosas de comprar kilos de todo cuando hay oferta en el súper). Lo del deporte es lo que nos han recomendado, pero como bien dices, si veo que me estoy asfixiando vamos a dejar el tema de ponerme a contar pulsaciones: me paro y ya está. ¡Ay me vas a hacer un seguimiento del embarazo mejor que el del médico que nos toque! ¡Gracias!

  • Responder
    sradiaz
    14 marzo, 2013 at 12:31

    Es normal que esté nervioso, no sabe por dónde van las cosas, bueno, ahora ya lo sabe, jejeje. Como te dice Jessica yo no descartaría la privada, si te la puedes permitir, una eco cada mes daría muchas alegrías.

    • Responder
      planeandoserpadres
      14 marzo, 2013 at 15:02

      Hombre la verdad es que permitírnoslo podemos ¡pero yo preferiría gastarme el dinero en compritas y no en médicos! la primera sí que la haremos porque esperar hasta las 12 se nos va a hacer muy cuesta arriba. Después, todo dependerá de lo que nos diga el médico de la seguridad social, aunque ya hemos visto por los comentarios que para la sanidad pública las ecos obligatorias son 3 y la verdad es que quizás sí que vemos que el número es algo escaso. No sé, a lo mejor nos planteamos hacer una prueba privada entre cada visita con el médico de la seguridad social…

  • Responder
    los Ángeles de la Sierra
    14 marzo, 2013 at 14:24

    Al final ellos están más nerviosos que nosotras!!! Es.increíble!!! Pues yo la toxoplasmosis no la he pasado y eso que soy devoradora de embutido y de siempre he vivido entre gatos…. Pero bueno, estuve unos.meses sin comer jamón o chorizo, no pasa nada, luego lo cogí con más ganas…. Jejejeje

    • Responder
      planeandoserpadres
      14 marzo, 2013 at 15:03

      ¡ya estoy deseando que me hagan esa prueba y haberla pasado para lanzarme al jamón como una loca! Hasta estoy pensando en comprarme una pata entera para mí solita…

  • Responder
    Mireia
    14 marzo, 2013 at 21:06

    Jjaajajajaja vaya maridín!! Dile que le quedan muuuuuuuuuuuuchos meses por delante! XD
    A mi me estresa cuando se me enfada por tocar la barriga con un mínimo de fuerza pra ir viendo el posicionamento del bebé o de apretarle la pierna porque me la saca que da gusto tal cual tumor ….hombres!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      14 marzo, 2013 at 21:50

      ¡Sí es que son muy tremendistas y una mijita cobardes! Al final nosotras lo tomamos con más naturalidad y ellos se asustan hasta de si cogemos aire un poco fuerte. No sé si cuando vayan avanzando las semanas se le irá pasando ¡o irá a peor!

      • Responder
        Mireia
        14 marzo, 2013 at 21:54

        esperemos que se acostumbre, porque sino….. tela! jejeejeje <3
        Que adorables són en el fondo!

  • Responder
    felizenbrazos
    14 marzo, 2013 at 22:41

    Ains estos hombres, que cagados son….
    La toxoplasmosis, por desgracia, no es tan frecuente haberla pasado, al contrario, hay más caso que no lo han hecho. Yo, el día del parto, pedí a mi madre que me trajera un bocata bien grande de jamón.
    Y evitaba la lechuga fuera de casa, porque ahí sí que no sabes como la lavan.
    Yo también me hice una eco en la semana 7, una pasta, pero necesitaba saber que el embrión (o embriones) estaba en el útero y latía, así ya aguanté tranquila hasta la 12. Y luego….nos hicimos una eco 3D, en la semana 28, fue alucinante.

    • Responder
      planeandoserpadres
      15 marzo, 2013 at 08:50

      Ves pues el médico de cabecera nos dijo que lo habitual es que la toxoplasmosis la hayamos pasado todos sin darnos cuenta, pero bueno que hasta que no me hicieran los análisis que no confirmen, hay que hacer una mijita de esfuerzo. ¡Lo del bocata de jamón serrano para el día del parto me parece la mejor idea que he oído en mucho tiempo! Porque ya de pequeña a mí mi madre me lo curaba todo con un bocata de jamón. Justo entre la semana 7 y la 8 tenemos ya cita para una ecografía en un consultorio privado y esperamos que aunque estemos de tan poquito se pueda ver algo, se oiga el latido… ¡ay, para descansar tranquilos unos días! Y después de esa ¡a saber cuántas más va a pedir el padre!

      • Responder
        felizenbrazos
        15 marzo, 2013 at 10:09

        Ojalá tengas suerte y tengas anticuerpos para la toxoplasmosis, pero te digo, por propia experiencia en la consulta de obstetricia, que hasta gente con gatos no la han pasado. No es tan, tan frecuente. Esperemos que tu la hayas pasado y no tengas que esperar al parto para disfrutar de un buen bocata de jamón, jajaja

  • Responder
    MARILIA
    16 marzo, 2013 at 15:30

    positivo el pasado miercoles 13!!!son 5 semanas de embarazo,me hice 2 tests,uno de las rayitas y el de clearblue,que te dice las semanas,3, desde la implantación,me siento tan normal que no me lo creo,estoy hinchada eso si,con el kilo extra que siempre pillaba con la regla,los primeros dias de falta sentía que me podía bajar y tarde casi 6 días en hacerme el test para no desilusionarme si me salía negativo;fui justo un mes antes a la matrona que me mandó análisis preconcepcional porque tenía una duda con la vacuna de la rubeola,que si estoy inmunizada y me salió el hierro por los suelos(3)hay que tener (15) y que no he pasado la toxoplasmosis;no tengo nauseas ni nada,me había imaginado que sería levantarme un día y venga a vomitar y así se haría más real….dudo con lo de la 1ª ecografía porque pedí cita con mi gine,que ya me hizo reciente ctitología,etc ,pero son lo menos 150 eurazos que me vienen bastante mal pero el tema es por descartar el ectópico y cosas asi,verdad??es que hasta la 12 es como eterno y un poco pánico a que vayas y no haya nada ahí…anda,que vaya pensamientos que tengo…eso es porque todavia no he dicho nada,para san jose,lo vamos a decir en mi casa ya y luego a mi suegra y mejores amigas,porque coincide que veo a todos en semana santa y hace tiempo que no coincidimos y me veo incapaz de guardar silencio,si algo fuera mal(no tiene por que)se enterarían ,de todos modos ,¿que habéis pensado de ese tema de decirlo?Uff…vaya rollo que he soltado pero me he desahogado un montón…me encanta como escribes en el blog

    • Responder
      planeandoserpadres
      17 marzo, 2013 at 20:24

      ¡Enhorabuena! Pues estamos casi, casi iguales porque nosotros entramos ahora en la semana 7. También tengo muy pocos síntomas (esta semana aún menos que en la 5 y la 6, o es que ya les presto menos atención). Nosotros ya hemos pedido cita con el ginecólogo privado para la semana 8, pero más por la tranquilidad del padre que por la mía propia, aunque al tener poco síntomas a veces también me planteo eso de que vayamos a la ecografía y allí no haya nada ¡me da terror! Pero claro, ya he hecho 3 tests de embarazo que han dado positivo, no he tenido la regla desde finales de enero y lo del pecho ya sí que no es normal así que todo parece indicar que sí que tenemos un bebé a la vista. Nosotros hemos decidido llevarlo en secreto de momento (hoy cumplimos nuestra segunda semana desde que nos enteramos con el primer test) y de momento es soportable y la familia no sospecha nada. Queremos intentar aguantar hasta que nos hagan la ecografía de las 12 semanas, no por pensar en que algo puede salir mal, porque como bien dices al final acabaríamos contándolo igualmente, sino por intentar que a la familia el embarazo se le haga más corto y también que nosotros podamos vivir estos primeros meses de forma más tranquila y sin agobios ¡pero no podemos asegurar que vayamos a cumplir con nuestro objetivo! Muchas gracias por decir que te gusta el blog. ¡Nos vemos por aquí!

    • Responder
      Jessica Sánchez
      19 marzo, 2013 at 17:30

      yo en cuanto hice el test avise a todo el mundo.en mi caso estaba en tratamiento de ovusitol por progesterona baja y el gine me dijo que aguantara como mucho dos días de faltas a hacerme el predictor porque me tenía que tomar la progesterona en seguida.y juato hizo ayer de un año del te+.lo hice con mi marido loa dos junticos y ale jajaja ese mismo dia avise a todo el mundo.yo siempre habia pensado que no lo diria por si acaso pero era tal mi felicidad que lo dije a todo el mundo.como decia mi hermana:si tiene que pasar algo pasara igual asi q disfruta de tu embarazo pq si pasa algo lo pasaras mal igual lo digas o no 😉

      • Responder
        planeandoserpadres
        19 marzo, 2013 at 19:54

        Si el hecho de no contarlo todavía es más por quedarnos nosotros tranquilos que por querer ocultárselo a los demás. Desde luego, si pasase algo malo deberíamos contarlo, porque querríamos contar con el apoyo de nuestros familiares, pero como de momento va todo bien ¡nos vamos a hacer de rogar!

  • Responder
    Cuestión de madres
    17 marzo, 2013 at 18:46

    madre mía la que te espera… mi marido era de querer llevarme a urgencias cada vez que yo notaba algo raro.. al final tuve que decirle que iba a conseguir que me dejaran ingresada por pesado…jejejeje.. yo también soy de la pública para todo y con 3 ecografias más que suficiente… lo demás un sacacuartos… y eso que en mi segundo embarazo me hacian una cada mes por embarazo de alto riesgo (todo por la pública) hubiera preferido solo las tres y haber tenido un embarazo normal… disfrutar del finde

    • Responder
      planeandoserpadres
      17 marzo, 2013 at 20:36

      Sí, sí es que son muy blanditos y aprensivos. A cada momento me pregunta si me duele algo, si estoy bien, si se me acerca un niño que tose se interpone en plan escudo nuclear ¡como siga así vamos a poder disimular muy poquito tiempo!

  • Responder
    Ruth Peña
    18 marzo, 2013 at 00:24

    Tranquila!! Es normal que esté nervioso, mientras tú sientes los cambios o no de tu cuerpo es, simplemente los irá viendo de manera más lenta. Estoy convencida de que sabe que no eres una enferma, pero que se preocupe por ti y por el bebé es normal. ¡No es malo!, Intenta explicarle como te sientes en cada momento, será más fácil para él entender que todo va bien.

  • Responder
    saradapia
    19 marzo, 2013 at 14:50

    Cómo me suena tu historia!!! Mi marido durante el primer embarazo también estaba muuuuuy pesado. Con el segundo la historia cambio. Los 3 primeros meses también estuvo un poco atacadito, pero luego se relajó, a pesar de que yo me encontraba mucho peor y de que mi hijo de 3 años me deja sin aliento. Ahora, a menos de 3 semanas de salir de cuentas de este segundo embarazo, los nervios vuelven a apoderarse de él y sé que hasta que no vea a la niña y sepa que está bien, no se va a relajar. Así que aquí estoy yo, con mis tilas y mis duchas de 15 minutos para intentar relajarme.
    Quiero daros la enhorabuena por vuestro embarazo y deseo que lo disfrutéis porque es una experiencia única!! Mucha suerte 😉

    • Responder
      planeandoserpadres
      19 marzo, 2013 at 17:24

      ¡Uy! Pues yo pensaba que ya para el siguiente embarazo esto lo tendría más que superado y que no le daría importancia a las pequeñas cosas, pero por lo que cuentas ¡no hay forma de que cambien! Lo peor es que si te transmiten los nervios, al final te terminan poniendo nerviosa, pero si tratan de ocultarlos, sabes que están haciendo ese esfuerzo y también sufres por ellos, porque desearías que viviesen el momento de una forma más tranquila. ¡Qué difícil es todo!

  • Responder
    Anuskhia
    4 agosto, 2013 at 13:42

    La verdad es que la toxoplasmosis no es nada común, llevo con gatos muchos años (la casera, que obviamente no la ha pasado, y de cría con callejeros) y no soy inmune. Así que me toca congelar el jamón y el lomo, renunciar al chorizo y longaniza (si no pasa por la sartén) y en general todas esas cosas que ya se han dicho.

    Lo que no estoy de acuerdo es con la parte de que no sirve de nada una eco temprana.
    Por cosas del azar la semana en que fui toda contenta con mis dos rayitas rosas al centro de salud, las que daban cita estaban pasando las primeras visitas para la semana 6. Obviamente las chicas que me atendieron (majísimas, todo hay que decirlo) estaban todas desesperadas porque era muy pronto y no podían hacer gran cosa salvo hacernos volver en unas semanas.
    Aún así y ya que me habían hecho venir me hicieron una eco ¿y de qué sirvió?
    Pues para decirme que había un principio de embrión (unos 2 mm, por lo que descartamos el huevo huero tan común) y que estaba implantado en el útero (y no en una trompa…)

    ¿por qué considero esta información temprana tan importante?
    El huevo huero no tiene más efectos secundarios que los psicológicos al pensar que estás y no estás, pero un embarazo ectópico hay que pillarlo a tiempo, cuanto más se tarde en diagnosticar puede tener unos resultados tan peligrosos como la pérdida de un ovario. No es común, pero sucede.
    Sinceramente a mi esas dos informaciones tan minúsculas me dejaron tranquila hasta la semana 9 que es cuando han comenzado mis visitas.

    • Responder
      planeandoserpadres
      6 agosto, 2013 at 11:17

      Ahora que ya hace unos meses desde que escribí este post, y después de haber superado muchos temores durante estos días, sí comparto contigo la opinión de que una eco más temprana, antes de la semana 12 que es cuando se produce la programada en la Seguridad Social, ayuda a tranquilizarnos mucho acerca de la correcta implantación del embrión y de que este realmente existe. Pero por aquellos días, yo era joven e indocumentada, no me gustaban nada las consultas médicas, y prefería vivir ilusionada con mis 2 rayitas durante semanas antes que tener la posibilidad de llevarme una decepción con un diagnóstico negativo. Ahora, sin duda, creo que hicimos bien en hacer la de la octava semana.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.