Primer trimestre de embarazo

El test de O’Sullivan: detectar la diabetes gestacional

test de O’SullivanJusto al acabar la semana 10 de mi embarazo me realizaron la primera analítica completa y el famoso test de O’Sullivan para descartar la posibilidad de sufrir diabetes gestacional durante el embarazo. En España, esta prueba suele realizarse durante el segundo trimestre del embarazo, pero en mi caso, debido a tener varios familiares diabéticos insulinodependientes que necesitan inyectarse insulina, me la han recomendado durante el primer trimestre. Mi propia madre reconoce que esta fue la peor de las pruebas que tuvo que realizar durante el embarazo, y estuve leyendo mucho sobre las experiencias de otras embarazadas, así que me había puesto en la peor de todas las situaciones: sería un líquido asqueroso que me tomaría a duras penas, lo vomitaría antes de tiempo y tendría que volver sucesivamente a realizar de nuevo el test, sin lograr ver el día en el que finalmente consiguiera superar este obstáculo y obtener los resultados. Tan concienciada iba para encontrarme con lo peor y fracasar en el primer intento que después de pasar por el centro de salud ¡no me ha parecido para tanto!

1. Llegué al centro a las 8:00. Aunque tenía cita a las 8:10. No me dio ni tiempo de sentarme en la sala de espera cuando una enfermera ya estaba gritando mi nombre. Me hizo pasar a la sala de extracciones (aquí sacan sangre, te miran el fondo del ojo, analizan orina y ponen a embarazadas a beberse el refresquito para el Test de O’Sullivan todo en la misma sala). Mi marido, temeroso como yo de los malignos efectos de la prueba, decidió acompañarme para ver si junto pasábamos el mal trago.

2. Beberse el mejunje. Me sientan junto a una embarazada del segundo trimestre. Una chica más joven que mira la botellita con asco y la prueba aún con más asco. Yo estoy a punto de cumplir las 12 horas en ayunas. Al ser primeriza, me explican en qué consiste el test, me dan el refresquito y hala ¡en un par de minutos me he zampado todo el líquido! Ni está tan malo y estaba fresquito. Como tenía sed y hambre no le hice ascos a nada, aunque quizás debería haberlo ingerido con menos ansias. Son 200 ml, en el envase pone que existen de sabor a limón y de naranja, pero a nosotras no nos dieron la opción de elegir. ¡Naranja para todas!

3. Una hora de espera. A continuación toman nota y nos dicen que a las 9:05 nos llamarán para realizar las extracciones de sangre. Mientras tanto debemos esperar en la sala, no podemos abandonar el centro de salud, ni irnos de paseo, ni a desayunar ni nada. Hay gente a las que les han prohibido orinar o incluso beber agua. Yo no pedí permiso para nada, pero lo cierto es que me quedé allí quietecita durante la hora estipulada.

4. Pasa media hora. Hasta ese momento todo bien, charlo con mi marido, trato de darle algo de conversación a la otra muchacha, que estaba sola y se la veía muy agobiada… y entonces noto un sudor frío y muy desagradable, y me viene una arcada enorme que estuvo a puntito de desbaratarme toda la mañana. Por suerte, me había ido cargada con el abanico y allí empecé a abanicarme cual señora menopáusica en pleno mes de agosto. Eso y unas respiraciones profundas lograron calmarme en unos minutos. También tuve que pedirle a mi marido que se callase un poquito y que me dejara reconcentrarme en mis cosas, sin besitos ni abrazos ni nada. Sólo quería aire y respirar. ¡Y que dejase de cederle el asiento a las señoras mayores! Porque alguna que otra resultó ser de higiene algo descuidada y eso sólo empeoró mi situación.

5. La situación se estabiliza. Poco a poco se me pasa la fatiga, sigo respirando pero no puedo volver a pensar ni en el líquido ingerido ni en nada desagradable. El hecho de que sólo haya sentido una náusea y haya vomitado una vez en lo que llevo de embarazo supongo que ha sido decisivo para que lograra pasar la prueba con éxito.

6. Llega la hora. A las 9:05 llaman a la otra chica y sale con sus extracciones hechas. Ella lo ha pasado peor que yo pero la verdad es que se cambió de asiento tantas veces que acabé por perderle la pista. A mí aún no me llaman. Las 9.10 ¡ya están tentando a la suerte! Como vomite en el último minuto ¡se van a enterar! A las 9:15 me toca, me sacan mis 5 tubitos de sangre, con un pinchazo indoloro y para casa. Tanta sangre era para todas las analíticas del primer trimestre, no solo para esta prueba.

Ahora estamos en proceso de espera. En principio, según me dijo la matrona durante la primera visita, si la prueba sale negativa y la cantidad de azúcar en sangre en inferior a 140mg/dl, nadie nos dirá nada y ya recogeremos los resultados dentro de 15 días en la consulta del ginecólogo. Si por el contrario, los resultados son superiores a esa cifra, el centro de salud se pondrá en contacto conmigo por teléfono y me asignarán otra cita para realizar una segunda prueba ¡de 4 horas de duración! y cuya mecánica me gustaría no tener que descubrir.

En definitiva, la experiencia no ha sido tan mala. El refresquito está bien, dulce, fresquito… yo sólo pasé un par de minutos malos, malísimos, pero entiendo que aquellas chicas que sean de náuseas recurrentes o de vómito fácil vean la prueba como un suplicio y una tortura china. Dicen que antiguamente, y que actualmente se sigue haciendo en otros países, lo que hacían era servirte un desayuno rico en glucosa de forma que te pegabas en gran banquete y la prueba se te hacía más llevadera. Yo creo que si me hubiesen dejado comerme un trocito de pan o algo con el refresquito ¡todo hubiese salido mucho mejor! Pero aún así, no puedo quejarme, y ya sólo me queda esperar a que el resultado esté dentro de la normalidad porque durante el embarazo ¡tendré que volver a pasar otras dos veces por lo mismo! ¡Gracias genética familiar!

Esto te puede interesar

8 Comentarios

  • Responder
    los Ángeles de la Sierra
    15 abril, 2013 at 13:35

    Jajaja a mi me encantó el mejunje porque estaba hambrienta, es más, les pregunté si no.podían darme más!!!! Jajajaja

    • Responder
      planeandoserpadres
      15 abril, 2013 at 14:31

      A mí al principio me pasó eso: llegué con mucha hambre, estaba fresquito y ¡hala, todo de golpe para dentro! Pero claro, está visto que me lo debería haber tomado con más calma porque cuando aquello empezó a hacerme efecto en el estómago vacío ya no me pareció que hubiese estado tan bueno. De momento no me han llamado para comunicarme nada, así que a ver si hay suerte y los niveles han sido normales.

  • Responder
    sradiaz
    16 abril, 2013 at 11:31

    La prueba es de las que peores referencias he oído. A mi solo con que me digan que no puedo ir al wc ya me entran ganas… ¡Qué mal!
    Si no te han llamado ni nada, genial. ♥

    • Responder
      planeandoserpadres
      16 abril, 2013 at 11:55

      Pues tranquila porque no es para tanto. Si no hubiese sido por ese momento de debilidad… ¡habría sido hasta un buen día! Mi cuñada dice que cuando estaba embarazada a ella le dieron directamente el líquido y una papelera por si quería vomitar, pero esta es de zampona como yo y le estuvo buenísimo.

  • Responder
    padresdetrillizas
    17 abril, 2013 at 21:24

    Uff! Recuerdo con pavor el día previo, diciéndole a mi padre, por favor que no se les olvide poner el bote en la nevera!!! Yo soy muy asquerosa para todo lo que sea líquido de medicinas, tengo que tomar todo en pastilla porque vomito. Y he ahí mi sorpresa cuando me pareció una especie de aquarius algo más espeso. Sin problemas, la verdad. Y como no tenía ningún síntoma, pues no me costó nada… Los pinchazos… si te cuento… la verdad es que no los conté, pero desde que empecé con los tratamientos, hasta que me dieron el alta después de ser madre, como 15 meses después puedo calcular grosso modo que me sacaron sangre por lo menos unas 50 veces. Mientras estuve ingresada a veces me sacaban hasta dos y tres veces al día… Ya les dije, cuando salga de aquí, en lugar de parecer que he parido, va a parecer que he venido a desintoxicarme… vaya coladero!!!

    Bueno, y qué? Ha habido llamada? No te preocupes, porque la curva larga es lo mismo, sólo que te sacan sangre a la hora y las 3 horas, creo recordar de mi curro. Lo que no me acuerdo es sí a la hra tienes que tomar otro bote, pero creo que no.

    POr lo demás, qué tal? Encontraste el libro que te dije? Te hace vivir el embarazo de una forma muy consciente. Yo empecé como sugería, a escribir un diario que aún sigo escribiendo para mis niñas, y me encanta releerlo de vez en cuando…

  • Responder
    Cuestión de madres
    29 abril, 2013 at 07:50

    horrorosa… solo con leerte me han vuelto las nauseas y el mal sabor… yo por desgracia padecí las dos cortas y las dos curvas largas en mis dos embarazos… no me libré… para al final no tener diabetes gestacional 🙁 pero el mal rato no me lo quitaron… y me pasó como a ti.. de repente se me nubló todo, me subió el líquido a la boca y pensaba que vomitaba.. por suerte conocía a uno de los del laboratorio y me pasaron dentro a una camilla y así me pasé las 4 horas de la curva larga y los 3/4 de hora de la corta… 😉

    • Responder
      planeandoserpadres
      29 abril, 2013 at 10:53

      De momento creo que me voy a librar de la curva larga, pero vamos, que otras 2 pruebas de una hora en cada trimestre no me las va a quitar nadie. A ver si de tanto realizarla me convierto en una experta y al final me comporto como si me tomara un café con leche.

  • Responder
    BLOGGER DEL MES: PLANEANDO SER PADRES - CUESTIÓN DE MADRES
    10 junio, 2015 at 10:03

    […] síntomas y cremiento de su “bichillo”, las analíticas de este primer trimestre, mirar aqui si queréis saber cómo es el test […]

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.