Crianza

El trapo: el porteo y yo (I)

porteo1Cuando me quedé embarazada y empecé a leer sobre todo esto de la crianza con apego, la lactancia materna exclusiva, el porteo, el colecho… la verdad es que lo único que tenía claro es que yo le daría la teta a la bichilla y haría todo lo posible para que no llorase. El nombre que esto tuviese me daba lo mismo, pero sí vi que mis ideas no iban por los derroteros del método Estivill. No soporto que un bebé llore y si cogiéndolo en brazos se le pasa ¡aquí paz y después gloria! ¿Para qué vamos a estar sufriendo todos pudiendo ponerle remedio de una forma tan sencilla? Sin embargo, el tema del porteo no me acababa de cuadrar ¡y menos el del colecho! (pero esto ya para otro día). Para mí era algo completamente nuevo.

Vivimos en un pueblo con mucha inmigración, en el que prácticamente las únicas mujeres a las que había visto portear era a las negritas de no sé qué país, que desfilan por la calle con sus ropajes de alegres colores, similares a trajes regionales, y sus bebés colgando en trozos de tela ¡y los niños nunca van llorando! Pero yo soy muy occidental y muy antigua, y el tema del porteo no me cuadraba nada. Para empezar porque me asaltaban un montón de dudas.

1. Comodidad del bebé y el qué dirán. Ahora me doy cuenta de que mi conocimiento se limitaba al trapo de las negritas y a las mochilas portabebés no ergonómicas. El primer modelo no me cuadraba porque iba a ser la única blanca del pueblo con la bichilla colgando. Y la gente habla, y te miran raro… El segundo no me gustaba porque me daba la sensación de que los bebés iban todos despatarrados sin ton ni son y aquello yo no lo veía nada cómodo. Sólo los pijos del pueblo llevaban estos artefactos ¡seguro que serían caros!

2. Sufrimiento en la espalda. Por suerte no tengo ningún tipo de dolor de espalda, pero me daba a mí que llevar a la bichilla a cuestas durante todo el día, de aquí para allá, y con más peso a cada segundo que pasase no iba a ser ni cómodo ni beneficioso para mi columna. Otro punto en contra del porteo.

3. Los gustos de la bichilla. Yo no he conocido a ningún niño al que no le guste pasearse en el carrito, pero como no había conocido a nadie que practicase el porteo ¿quién me aseguraba a mí que a la bichilla le iba a gustar este sistema de desplazamiento? En el carrito puede pasear, dormir, sentir el vaivén relajante ¿qué ventajas tenía una mochila, fular o cualquier otro instrumento para portear?

En esos derroteros mentales andaba yo, cuando el papá de la bichilla me dijo que a él si le gustaba la idea de usar una mochila portabebés. Me quedé atónita, porque si yo soy clásica para esto de la crianza, lo de él roza ya la cultura paleolítica. ¿Der verdad se veía con la niña colgada cual cangurito australiano? ¿Por la calle? ¿Yendo a hacer la compra? ¿De visita a la familia? Vamos, eso tendría yo que verlo. Y tan convencido estaba que decidimos que compraríamos una mochila portabebés con el dinero del regalo de mi abuela durante el embarazo. Pero justo en un par de días me tocó una en un sorteo de internet: cara, famosa, valorada en 90 euros ¡y no ergonómica! Así que ahí quedó la historia hasta que nació la bichilla. Primero probaríamos la efectividad de la que habíamos obtenido gratis, al menos un poquito y dentro de casa, y si el resultado nos convencía ya invertiríamos en un ingenio de mejor diseño.

En noviembre fui al hospital, parí y volví a casa. Las primeras 2 semanas, durante la baja de paternidad del papá de la bichilla, no tuve ningún pensamiento más acerca del tema del porteo. Él era muy paciente y la niña se pasaba el día en brazos: o estaba dormidita con él, o enganchada a la teta conmigo, por lo que no se necesitaba nada más. Pero el primer día en que el papá de la bichilla regresó al trabajo me di cuenta de que o aplicaba el método Estivill, y la dejaba llorar a lo loco en la cuna yendo a echarle un vistacito de vez en cuando, o la tenía en brazos todo el día ¡pero sin hacer nada más! Esto pudo conmigo, ya que yo necesitaba hacer cositas básicas como poner lavadoras, tender la ropa, hacerme la comida, comer… vamos, nada del otro mundo pero requería las dos manos libres. Este fue el momento en que rebusqué la mochila no ergonómica en el armario y después de tratar de ponérmela correctamente sin mirar las instrucciones (hubiese ahorrado bastante tiempo si hubiese seguido sus pasos) coloqué a la bichilla dentro. Sé que era muy pequeña, sólo tenía 15 días de vida, pero la mochila estaba indicada para bebés desde 0 meses, tenía un reductor para que quedasen mejor acomodados, estaba bien acolchadita ¡pero el pataje se le quedaba raro! No me quedaba suficientemente cerca de mi cuerpo… yo veía que eso del porteo era un despropósito pero entonces ocurrió el milagro.

Según iba caminado para hacerme el desayuno, la bichilla se quedó dormidita ¡durante 3 horas! 3 horas de descanso sin habértelo ni planteado antes con un bebé tan pequeño es todo un lujo, y yo pude hacer muchísimas cosas en casa hasta que se despertó. Vale que no me gustaba la postura que tenía allí dentro, pero por un ratito una vez en la vida no creo que los daños fuesen irreversibles. El caso es que la mochila no ergonómica me sirvió para descubrir que yo sí iba a ser una fan de esto del porteo. Me faltó tiempo para hacerle una foto con el móvil y enviársela al papá. Esta prueba serviría para justificar la compra de lo que en esta casa hemos llamado el trapo: un fular elástico para portear a la bichilla. El resto de la historia ¡ya otro día!

Esto te puede interesar

53 Comentarios

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    5 febrero, 2014 at 08:17

    A mí me pasó un poco como a tí.. Empecé con una colgona regalada, pero era incomodísima, y más adelante me compré una bandolera y una ergonómica de la que estoy enamorada. La uso en momentos puntuales, pero me he ganado ya la fama de hippie jaja! La gente me mira, pero mi niño va bien y yo también, así que no me importa.

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 febrero, 2014 at 15:34

      Bueno, la gente mira y comenta, que a mí en el médico una señora llegó a asomarse sorprendidísima a mi canalillo para exclamar “¡Uy! ¡Lleva un niño ahí!”. Se extrañó mucho pero después le pareció hasta buen invento.

  • Responder
    Esther
    5 febrero, 2014 at 08:43

    Justamente ayer me llegó la mochila ergonómica y hoy que tengo que ir un ratito a Barcelona, por tal de no llevar el trasto del carro, la estrenaré. Veremos si le gusta el invento porque me la he comprado para poder irnos de excursión por la montaña… 😉
    Ale, me uno al club!
    Por cierto, creo recordar que el Sr. Estivill salió hace un tiempo por la tele pidiendo perdón y diciendo que su método no es para bebés sinó para niños de mas de tres años.

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 febrero, 2014 at 15:36

      Ojalá te vaya bien, porque a mí de momento el trapo para andar por casa me soluciona mucho ¡y para la calle también! Y el señor Estivill, ahora dirá lo que quiera, pero yo me he leído uno de sus libros (tengo 3, para criticar con conocimiento de causa) y eso no es lo que ha dejado escrito… porque ¿qué niño de 3 años sigue durmiendo en su cunita tal y como él lo explica? Que yo sepa ninguno…

  • Responder
    Gestando una idea
    5 febrero, 2014 at 09:01

    A mi me pasa, que los veo colgados del trapo y me da la sensación de que se vana caer. Que no pasa, pero me da esa sensación. La mochila la veo como más segura. Tengo ganas de saber cómo os va con “el trapo”.

    ¡Besos!

    • Responder
      Ana
      5 febrero, 2014 at 09:18

      Si, yo tengo su libro (nos lo hicieron comprar en educación infantil para compararlo con Carlos González. ) y si para niños de mas de tres y más de 6 según el son casos perdidos…. En fin… Un tormento para padres e hijos. Y los papás que lo usan sólo ven que funciona pero no se dan cuenta del porque… Un saludo!

      • Responder
        planeandoserpadres
        5 febrero, 2014 at 15:43

        A mí me ha pasado eso: he leído los de Carlos Gonzáles, Estivill y Rosa Jové y el método de Estivill es que yo no sé cómo hay padres que puedan aplicarlo ¡con lo que molesta que llore el niño! Y sí recuero que para él con 3 años el niño ya era mejor dejarlo por imposible porque hay que empezar a martirizarlos desde que son bebés para que “aprendan”. Me gustan más los métodos de González y Jové (hay cosas con las que no estoy de acuerdo pero en líneas generales son muy pro “crianza con apego” y eso me gusta). Porque hay más de un traumatizado y con otro tipo de daños por haberles dejado llorar como si lo hiciesen por vicio cuando en realidad sí que les pasaba algo (enfermedad, malestar, miedo, etc.)

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 febrero, 2014 at 15:38

      ¡Jajaja! Esa era yo durante el embarazo. ¡Qué cosa tan arriesgada me parecía a mí lo de llevar a los niños en el trapo! Pero ya te digo yo que no se caen, que todo está bien explicadito para que se coloque bien y de ahí no se te escapa el bichillo ni queriendo. Yo creo que si lo pruebas llegado el momento ¡al final te engancharás!

  • Responder
    Ana
    5 febrero, 2014 at 09:13

    Mi pareja desde que hablamos de buscar el baby lo tenía muy claro, el mochila ta ergonomica, por dos razones porque yo lo voy a llevar 9 meses y porque cree que los carritos en los cruces son un peligro que la gente baja el carro para mirar si vienen coches… Así qué buscaremos una bien cómoda, pero yo creo que usare más el carrito…. (Por la espalda y creo que en ciertas ocasiones puede ser más cómodo,,cuando llegue el momento lo comprobaremos!!) ya nos contarás por cuál te decides y que tal va, un saludo. 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 febrero, 2014 at 15:40

      Yo tengo carrito, y de momento lo uso más que el trapo. Pero para estar por casa el trapo no tiene competencia. para eso y para salir en días de lluvia, o ir al supermercado pudiendo llevarte también tu carrito de la compra… vamos que lo que es el carrito de bebé básicamente lo usamos cuando salimos exclusivamente a lucir a la bichilla con familiares, porque para las cositas prácticas del día a día el trapo me viene mejor. Este soporta hasta 9 kilos, por lo que en nada me veo eligiendo mochila ergonómica (ya lo tengo muy pensando pero dudo entre dos modelos de marcas diferentes).

  • Responder
    portakanguritos
    5 febrero, 2014 at 09:30

    Nosotros empezamos a portear porque no le gustaba en capazo y en el fular iba tranquilita y al rato dormidita… y 6 meses después estamos a punto de abrir una tienda online de portabebés 🙂 Los ergonómicos son muy cómodos para los papas y para los bebés, mucho más que llevarlos en brazos!! sobretodo cuando pesan ya 5, 6 kgs… Para bebés lo mejor portabebés de tela (fular, bandolera, meitai…) y a partir de 6 meses se recomiendan las mochilas porque son de tejido más rígido. Cuando tenía 2 meses y la llevaba en el fular la sensación era de volver a llevarla en mi vientre… es muy bonito.

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 febrero, 2014 at 15:46

      A mi bichilla debo reconocer que es que todo le viene bien: se duerme en el carrito, se duerme en el trapo, pero claro, en casa no voy a estar con el carro de paseo. A mí me cansa mucho llevarla en brazos: al principio al recibir el alta del hospital porque me dolía la espalda al cargar con ella y ahora porque la señorona coge mucho peso y es un tonelete. Es verdad que al llevarla en el trapo tan apretadita contra mí ¡es como si estuviese embarazada otra vez! Sobre todo cuando se duerme y me veo con todo bajo control y pudiendo realizar casi cualquier actividad con libertad y sin desatenderla. ¡Enhorabuena por tu tienda!

  • Responder
    sradiaz
    5 febrero, 2014 at 09:58

    Tiene que ser difícil meterlos dentro.de la mochila tan peques, pero yo todos los que he visto porteados tenían cara de ir tan agustito, jejeje

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 febrero, 2014 at 15:47

      Las mochilas ergonómicas llevan adaptadores que reducen el espacio interior y muchas pueden utilizarse desde los 0 meses. ya te digo, que la mía era un trasto, le quedaba grande a la bichilla por todos lados y tenía que ir pendiente de su cabecita y de que no me saliera disparada en un movimiento pero sin embargo ella se quedaba dormidita y tan agusto.

  • Responder
    angie
    5 febrero, 2014 at 10:45

    <Yo también empecé con una mochi no ergonómica (cosas del desconocimiento) y cuando conocí el fular, encontré mi salvación, fue un flechazo. no lo cambio por nada

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 febrero, 2014 at 15:50

      Veo que no soy la única enamorada de su trapo. ¿Quién iba a pensar que un trozo de tela nos podría facilitar tanto la vida?

  • Responder
    mamapuede
    5 febrero, 2014 at 10:53

    Me pase los primeros 5 meses con el bebé en brazos todo el día, encima apenas dormía, como mucho, 20 minutos por la mañana y alomejor con un poco de suerte 1 hora por la tarde, con lo cual lo de hacer las cosas de la casa quedaba para cuándo venía el papá. Pero nunca se me ocurrió lo de ponerle en la mochila que además me la habían dejado y la tenía en casa.
    Esta vez creo que será distinto y voy a empezar a mirar mochilas ergonómicas, yo lo del fular no lo veo, me parece muy difícil de colocar.

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 febrero, 2014 at 15:54

      Mi bichilla sí descansa bastante, pero claro, se duerme en brazos y a veces al soltarla en la cuna se despierta enseguida ¡y vuelta a empezar con todo el proceso! Con el trapo no tengo ese problema, porque si se duerme es que ni la saco de él para pasarla a la cuna: se le ve tan calentita y dormidita que no quiero despegarla de mí y trastornarle el sueño. Mientras esté de baja de maternidad ¡sólo me faltaría dejarle las tareas de la casa al papá de la bichilla para cuando llegue del trabajo! Él no se quejaría, pero yo me pasaría todo el día con la sensación de no hacer nada y al final me agobiaría igual. Yo soy muy torpona para todo y la verdad es que el trapo viene con su manual de instrucciones y es sencillo de colocar, aunque algo engorroso porque hay que darle tantas vueltas… Las mochilas son geniales y seguro que voy a comprarme una en breve, pero como no sabía en su momento si a la bichilla le gustaría lo del porteo, me daba miedo gastar tanto dinero, porque hay que reconocer que los modelos de calidad y ergonómicos son caros.

  • Responder
    MamaUniversitaria
    5 febrero, 2014 at 10:56

    La mochila portabebe puedo decir y no exagero que me cambio la vida!… Igual que tu, el niño si no habia brazos no era nada y podia estar llorando todo el dia! en mi caso me habia comprado un fular elastico, pero me resulto muy incomodo, tardaba en ponerlo mucho pero si he de decir que lo metia ahi y se quedaba frito! Ahora me compre una mochila ergonomica (la boba 4G, que es ergonomica), que en su momento no estaba! salio justo cuando nacio mi peque! y la compramos hace unas semas… al padre le encanta porque es muy facil de poner, asi que en general si estamos los dos es el quien carga con el peque! y a mi me encanta para la casa porque me la pongo hago dos pazos y esta frito el niño y yo puedo hacer cosas! Me encanta!!! Y juro que me ha cambiado la vida! La mejor invesion que pudimos hacer fue esa mochila!

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 febrero, 2014 at 15:58

      Esta no es que llorase, básicamente sólo llora cuando la teta le llega con retraso, pero yo quería tenerla cerquita y hacer todo lo posible ¿alguien da más? El trapo es fácil de colocar pero algo engorrosillo. Yo lo que hago es que me lo pongo a primera hora de la mañana y ya estoy preparada con él por toda la casa para cuando me llegue el momento de usarlo (los repartidores que traen paquetes deben pensar que luzco modelitos de ropa rarísimos, siempre con una tela cruzando por todas partes…). Justo la mochila que comentas es una de mis 2 modelos favoritos entre los que me debato para comprar la siguiente. En la clase del grupo de crianza hay una chica que la trae y se ve súper ligera, sencilla de colocar y su niño siempre tan contento. Espero que entonces al papá de la bichilla sí le dé por llevar la mochila. ¡Con lo que él iba a portear!

  • Responder
    Piezecitos
    5 febrero, 2014 at 11:26

    La verdad que yo la he llevado poco porteada a la Chloe porque parece que le cuesta acostumbrarse… Pero creo q debe ser el fular en si! Leendote casi q me animo a probar otro! Espero que nos cuentes como os va con el vuestro y la bichilla! Bss

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 febrero, 2014 at 15:59

      Aquí nos va genial con el trapo. Este es un fular elástico, muy adaptable al cuerpo, nada rígido, suave, a la bichilla le encanta chupetearlos bordes que le pasan cerca de la boquita. vamos que de momento ha sido de las mejores inversiones que hemos hecho.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    5 febrero, 2014 at 11:27

    Yo he de reconocer que apenas la usé cuando los peques eran recién nacidos… en casa estaban felices en hamaquita, cuna, trona… y para salir a la calle, pues en el carrito estaban tan contentos… Además, ten en cuenta que a los seis meses ya estamos hablando de más de 7 kilos, y ya no es ninguna broma ese peso para llevar mucho tiempo encima, así que la mochila la ha usado más el papá y para viajar… De todas formas, lo de la mochila se critica un poco desde los grupos de porteo, por la postura del bebé sobre todo…

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 febrero, 2014 at 16:02

      ¡Jajaja! Yo creo que a los 6 meses de la bichilla ya estaremos hablando de bastante más de 7 kilos de peso porque ahora con dos meses y medio ya pesa casi 6 kilo… Pero el trapo se adapta tan bien al cuerpo que de momento no noto la sensación de estar cargando con un peso, ni mucho ni poco, es que voy como si no llevase nada. Eso sí. Este sólo se puede usar hasta los 9 kilos porque al ser elástico supongo que llegará un punto en el que la tela cederá y llevaría a la bichilla arrastrando por el suelo. Las mochilas se critican si no son ergonómicas, pero las hay modelos geniales de los que los grupos de porteo también hablan muy bien.

  • Responder
    Mer
    5 febrero, 2014 at 11:30

    Pues fíjate, yo tengo clarísimo que seré mamá porteadora. Ya tengo elegidos varios fulares que me gustan… 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 febrero, 2014 at 16:03

      ¡Me alegro! Porque yo era de los más reacia y mírame ahora ¡encantadísima con el invento!

  • Responder
    Layla
    5 febrero, 2014 at 11:48

    Uy, pues yo no lo tengo nada claro! jaja Imagino que como tú al principio… Será ir viendo, pero todos los bebés que he visto con la mochila, se me antojan con posturas muy forzadas… Pero de aquí a junio, y conociéndome, aún cambiaré varias veces de opinión!

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 febrero, 2014 at 16:06

      A lo mejor te pasa como a mí, que yo al principio sólo veía mochilas no ergonómics por todos lados, de marcas muy famosas y también muy caras, pero los niños siempre iban con las piernas colgando por todos lados, la cabeza que parecía que se iban a caer de la mochila en cualquier moment. ¡daba miedo, la verdad! Pero luego empecé a leer sobre el asunto y a mirar modelos ergonómicos y mi idea acerca del porteo cambió por completo. A mí me ayudó muchísimo lo que aprendí en el blog de Diana: Feliz en brazos porque ella e smuy experta y lo explica todo genial, incluso con vídeos. Seguro que en cuanto te familiarices un poquito con el tema ¡también cambias de opinión.

  • Responder
    mamiyyo
    5 febrero, 2014 at 12:26

    A mi tampoco me gustaba dejarla y q llorara o simplemente mirara a las musarañas. Pobrecita. O q estuviera solita siendo tan pequeña.
    Además hacia mini siestas cuando la dejaba en la cuna o maxi siestas, como la tuya, cuando la llevaba en brazos.
    Pero no me gustaba que fuera incorporada en la mochila normal, así que me compré una babasling, pq pasaba de atarme un fular mega largo y empezar a dar vueltas.
    Primero probé con un fular de casa y como la niña estaba en la gloria, busqué la babasling. Fué sobretodo porqué ahí se podia quedar dormidita tumbada. Y yo lo prefería a que durmiera en posición incorporada. Por comodidad y el tema de no aguantarse la cabecita o tener la columna tiernecita.
    Fué mano de santo, la verdad es que había gente que me miraba de reojo (no sé si para bien o para mal) y gente que me decía ‘qué bien, qué cómoda va’. La verdad es que me dió igual, porqué ante todo busqué la comodidad de la niña.
    Y lo bien que me sigue yendo, para llevarla sentada a un lado de la cadera, como en brazos, pero repartiendo el peso. Y con su primo que es de una año y medio, está muy grande y no cabe en cualquier mochila.
    Eso sí, los 2 primeros meses, como era 18/24 en mochila, acabé con la espalda fatal. Pero valió la pena tenerla junto a mi. Eso que me llevo.
    Bueno, no me enrollo más, que las mamis no acabariamos nunca.
    Felicidades por portearla, creo que es más cansado, pero más enriquecedor.

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 febrero, 2014 at 16:13

      Lo de dejarla solita me hace sentir mala madre, excepto cuando se ha quedado dormidita por ella misma. Quizás sea una tontería pero no lo puedo evitar. Respecto a lo de las siestas me está pasando como a ti. Al principio la bichilla dormía bien en su cunita,pero desde que descubrió el trapo los tiempos han cambiado: unos 20 minutos de siesta en la cuna frente hasta 4 horas en el trapo… ¡En esta casa el trapo no tiene competencia! Mi trapo es de esos que describes: mega largooooo pero al final te acostumbras y lo colocas bastante rápido, aunque es verdad que si tuviese que colocármelo en medio de la calle arrastraría un montón de tela por el suelo y me quedaría la tela poco higiénica. No conocía el modelo que tú has comprado pero me ha gustado mucho también.
      La gente comenta sobre todo, de eso no te preocupes que yo creo que ya desde el embarazo empezamos a curarnos de espantos. Yo también creo que al final esto del porteo es enriquecedor para ambas partes: las mamás nos sentimos tranquilas porque los tenemos controlados en todo momento y los bichillos también están relajados porque notan siempre nuestra presencia y se sienten seguros.

  • Responder
    mjmochon
    5 febrero, 2014 at 13:44

    Está claro que cuando el bebé sale de nosotras lo único que desea ardientemente es nuestro cuerpo. Muchos se apañan con los carritos pero si tienen el cuerpo disponible suelen elegir el cuerpo. Y para las mamás, es como tu cuentas, las manos libres para poder hacer nuestras pequeñas cosas, son un tesoro muy preciado.
    Yo combino carro con portabebés pero desde luego cuando han sido tan tan pequeñines siempre ha sido portabebés… ¿sabíais que alivia lo que llaman el cólico del lactante? ¡Lo alivia y lo previene!
    Eso sí hay que tener buena información sobre las mochilas que realmente respetan las fisionomía del niño y nuestra espalda porque hay cada una por ahí, que madre mía. Y si son fulares hay que aprender a colocarlos para que no queden colgados.
    Una experiencia preciosa para mi 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 febrero, 2014 at 16:16

      Una de las enfermeras del grupo de crianza nos dice siempre que debemos mentalizarnos en que el embarazo son 9 meses dentro y 9 meses fuera. En otras palabras, que por lo menos durante los 9 primeros meses cuanto más en contacto estemos con el bichillo y más lo llevemos en brazos y pegaditos a nosotras mejor. La bichilla aún no ha experimentado nada relacionado con los cólicos del lactante ¡lo mismo va a ser por lo del trapo y yo sin saberlo! Las mochilas deben ser ergonómicas, sí o sí y cuesten lo que cuesten, para que no se nos quede el bichillo contrahecho. Respecto a los fulares, al principio cuesta un poco encontrar tu medida perfecta para que el bebé quede bien ajustado, y creo que tendemos a dejar la tela más suelta de la cuenta, pero en pocas veces ya le coges el truco y todo sale perfecto.

  • Responder
    portakanguritos
    5 febrero, 2014 at 13:54

    Con el fular elástico se puede hacer un nudo facilisimo, el preanudado: rimero te anudas el fular y luego metes al bebé. En mi blog tengo un vídeo enseñando cómo hacerlo y colocar al bebé. Todo es probar varios portabebés, yo tengo uno de cada y mi hija ya pesa 8kgs y no me pesa nada porteandola!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 febrero, 2014 at 16:17

      Es como dices, que siguiendo instrucciones es fácil hacerlo bien y el peso queda tan bien repartido que no molesta nada ni se tiene sensación de cansancio o de exceso de esfuerzo.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    5 febrero, 2014 at 15:17

    ¿qué no conoces ningún bebé al que no le gustara el carrito???por ese motivo me lancé al porteo…yo uso una bandolera y digo uso porque precisamente hoy depués de muchos días la he vuelto a coger para ir a comprar el pan, ya que llovía e ibamos a tardar mucho andando…Un bebé muy feliz siempre ha ido genial en su superbandolera…con lo duro que es para dormir, siempre que lo porteaba por la calle acababa durmiéndose…y en el capazo o en la silleta jamás lo conseguí!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 febrero, 2014 at 16:20

      ¡Jajaja! ¿No me digas que al niño muy feliz no le gustaba el carrito? Yo debo reconocer que mi bichilla no le hace ascos a nada, ni al carrito, ni a la cuna, ni al trapo ¡esta está tan contenta en todas partes! De hecho, debo reconocer que me he lanzado al porteo por cuestiones egoístas, para poder hacer otras cosas mientras la tengo en brazos, porque la verdad es que da pocos problemas esta niña ¡pero con el contacto físico siempre se tranquiliza antes! Así vamos ahorrando tiempo, que a las mamás primerizas no es que nos sobre, precisamente.

  • Responder
    matronaonline
    5 febrero, 2014 at 19:45

    La verdad es que mientras pesen poco, debe de ser lo más práctico poder tener las 2 manos libres. Y ellos tan calentitos y felices!

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 febrero, 2014 at 22:24

      Yo aún no sé cómo será con mucho peso pero de momento es super práctico el invento del trapo.

  • Responder
    Bego
    5 febrero, 2014 at 22:43

    hiciste bien y tomaste la dirección correcta, el método estivill no te hubiera ayudado mucho… los bebés lo que quieren es estar cerca de sus padres (sobre todo de la madre) por instinto de supervivencia por eso se ponen tan nerviosos cuando se encuentran solos.

    • Responder
      planeandoserpadres
      6 febrero, 2014 at 14:37

      Sí eso es verdad porque en ocasiones sabes que no les pasa nada: no tienen hambre, ni sueño, están limpitos ¿qué es lo que quieren si llora? Contacto con sus papis, o por lo menos a esta en brazos de momento se le pasa todo.

  • Responder
    Mina
    6 febrero, 2014 at 00:28

    Hola,
    yo uso el trapo desde que mi bebé tenia cuatro meses y hasta ahora. Trabajo y debo llevar desde los dos meses a mi niña todos los días con la niñera. Tenía una mochila porta bebés que me resultaba muy molesta, terminaba doliéndome la espalda baja y no soportaba el roce en el pecho. Eso sí, mi bebé nunca ha sido ligerita. Cuando ya me había hartado de subir y bajar el carrito del bus y además que dos días a la semana la niña iba casi todo el trayecto llorando porque no quería estar en el carrito así que, estresada ella, estresada yo, me decidí a intentar otro método. Compré el trapo, usado incluso, porque pensaba que si no me iba a servir no iba a gastar mucho dinero. Sí, parecía complicado (aunque más se me complico el parto y amamantar jojojo), pero en youtube hay muchos videos y con un poco (de verdad poco) de práctica termina una siendo muy rápida, lo único que me me molestaba era que arrastrara pero he creado mi técnica antiarrastre jaja. Otra cuestion aparte es pensar como te verás, pero eso a mi me daba igual, en mi debe verse ad hoc jajaja. Pues no lo he dejado de usar, mi bebé tiene 11 meses y pesa 10.5 kg, ella está acostumbrada, claro, y ahora noto que solamente cuando el trapo queda muy flojo entonces empieza a sentirse molesto el peso. Compré despues el Mei Tai pensando que podría ser igual de fácil y rápido de poner y así mientras lavaba el trapo tenía disponible el Mei Tai pero me molesta un poco en los hombros, no se reparte el peso tan bien como con el trapo, pero quizá es que no me acostumbro y prefiero mi trapo. Ella en el trapo se duerme o juega si quiere. Si la situación no es critica, como por ejemplo, subir y bajar del bus, puedo sacarle los bracitos y jugamos y toca o voltea. Yo estoy feliz de tener las manos libres si para algo las necesito y ella va segura. Yo odio llevar el carro, donde vivo, los espacios en tiendas o restaurantes son muy reducidos para encima meter un carrito. ¡Yo recomendaría el trapo plenamente!

    • Responder
      planeandoserpadres
      6 febrero, 2014 at 14:43

      Yo empecé cuando la bichilla tenía una semana y de momento sigo encantada. A esta el carrito le gusta mucho, ¡pero sólo si a rodando! En cuanto el carro se para ya no quiere estar ahí dentro. Yo opté primero por el trapo en vez de por una mochila porque era mucho más barato y tampoco me costó tanto aprender a colocarlo. El mío tiene manual de instrucciones claras y si no, como bien dices, por internet hay vídeos que lo explican. ¡Jajaja! Y a mí no me arrastra porque estoy bien anchita y necesito bastante tela para darme toda la vuelta. Cuando el trapo ya no sea capaz de sostener el peso de la bichilla me pasaré a una mochila ergonómica sin dudarlo. ¡Muchas gracias por contarnos tu experiencia tan detalladamente! ¡Y feliz y largo porteo!

  • Responder
    tuspatucosymistacones
    6 febrero, 2014 at 10:13

    Reconozco que hace unos años eso me parecía más bien de hippies, pero con la maternidad más en mente me parece una opción genial!! Me alegro de que al final te hayas decidido por el porteo, por que al fin y al cabo, si se pasan 9 meses con mamá como no van a estar bien cuando los tenemos en brazos? 😉

    • Responder
      planeandoserpadres
      6 febrero, 2014 at 14:50

      ¡Jajaja! A mí también me parecía algo demasiado moderno y mírame ahora ¡enganchadita al trapo de por vida! Y como bien dices, una vez que salen al mundo después de 9 meses ahí apretaditos ¡cuanto más contacto tengamos con ellos mejor! Bueno, o al menos esa es mi opinión.

  • Responder
    Bitxina
    8 febrero, 2014 at 03:04

    Holaaa la verdad es que nosotros estamos como vosotros al comenzar con el blog, planeando aun el ser padres y comenzando a hablar sobre fulares, mochilas… me a encantado saber que vosotros le habeis dado una oportunidad y que alla salido bien 😉

    • Responder
      planeandoserpadres
      8 febrero, 2014 at 10:32

      Pues ánimo con vuestros planes para ser papás. Yo jamás pensé que portearía y ahora ya me ves ¡todo el día enganchada al trapo!

  • Responder
    El rincón de Mixka
    9 febrero, 2014 at 20:43

    Pues mira… Me interesa mucho conocer tu experiencia sobre este tema, la verdad. Estaré atenta, porque yo soy un poco reacia como tú lo eras. Y más para hacer cosas en casa con el bebé colgando. No me parece del todo seguro… Quedo pendiente de tu experiencia… 😉

    • Responder
      planeandoserpadres
      10 febrero, 2014 at 11:20

      A mí lo del porteo me parecía un atraso importante y ahora mismo por ejemplo, aquí que estoy tecleando respuestas del blog en el ordenador con la bichilla plácidamente dormidita en mi “entreteto”. A ver, si te vas a poner a hacer fritos y rebozados en la cocina, yo tampoco lo recomendaría, pero hay tareas en posición vertical que podrás hacer de sobras, ya verás.

  • Responder
    Los Angeles de la Sierra
    18 febrero, 2014 at 10:14

    Yo la usé poco, ten´´ia mucho desconocimiento…. si ahora volviese atrás, sería un imprescindible!!!!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 febrero, 2014 at 13:59

      ¡Seguro que sí! Yo porque empecé a ponerme al día con este tema durante el embarazo, pero si no hubiese pasado completamente desapercibido ¡y me estaría costando mucho más esto de establecer el apego con mi bichilla durante estos primeros meses! Ahora no cambio yo mi trapo por nada. Bueno sí, por una mochilita ergonómica un poquito más adelante 😛

  • Responder
    Mel
    4 abril, 2014 at 02:00

    A mi me encanta la idea del porteo! Por tener a la bebe siempre cerquita y por permitirte hacer cosas por casa 🙂 tengo una pregunta y creo que me la puedes solucionar por tu experiencia: tendre a mi bebe ahora en abril, si volvieras atras volverias a comprar el fular o comprarias una movhila ergonomica tipo boba 4G que trae el adaptador para recien nacido y asi haces la inversion solo una vez? Es una buena opcion para el verano? Un besito!

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 abril, 2014 at 15:10

      Si volviese atrás en el tiempo ¡elegiría la mochila! Vale para mucho más, tiene el reductor, es más práctica y fácil de poner, el papá de la bichilla también se animaría a utilizarla… Pero yo tenía miedo de que a la bichilla no le gustase el invento del porteo y de que luego su padre me echase en cara el dinero gastado en un invento “moderno” que no nos hubiese servido para nada. Por eso me compré el trapo. Para el verano el trapo es una opción mala porque son 5 metros de tela de chándal enrollados en tu cuerpo y el de tu bichillo, por lo que no quiero ni imaginarme el calor que se pasará. La mochila seguro que es mejor para el verano, pero la verdad es que creo que hay otros inventos como las tongas, que son más fresquitos para esa época. Es que no te puedo ayudar más porque yo de porteo entiendo lo justito, sólo lo que he vivido de momento con mi trapo y ya está. Pero en el blog y la web de Feliz en brazos podrás aprender mucho más.

  • Responder
    Yo colecho (II): a las 5 de la mañana - Planeando ser padres
    9 julio, 2014 at 07:01

    […] dormidita. Y ahí me vi obligada a darme a lo que yo he llamado el colecho vertical: o sea, el porteo con mi trapo. Porque la diferencia era brutal: de despertarse nada más tocar la cuna, o dormir una escasa media […]

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!