Opiniones

Hombres, mujeres y tallas de ropa para bebés

En las tallas de bebé 1 cm. no es 1 cm.

En las tallas de ropa para bebé 1 cm. no es 1 cm.

Durante el embarazo no te planteas apenas nada acerca de los percentiles de crecimiento de los bebés. Las madres suelen dejarse guiar por la opinión de sus propias antecesoras a la hora de comenzar a comprar los artículos que compondrán la canastilla. Y a la gente le encanta regalar ropa para el bebé recién nacido. Pero tras 6 meses de experiencia en este ámbito puedo asegurar que nadie parece tener la más remota idea acerca de las tallas de ropa que usan los bichillos. Da igual que hayan tenido hijos propios y que hayan vivido esto de la crianza en sus carnes, porque entre la disparidad de tamaños que hay de una marca a otra, los bebés que ni por casualidad cuadran con los percentiles de altura y peso que les correspondería según su edad, y las dificultades para tratar de adivinar cuánto habrá crecido el churumbel para comprar artículos que puedan servirle más allá de un par de semanas ¡la compra de ropa se convierte en una misión imposible! Las situaciones más curiosas las vivimos durante el embarazo, pero una vez nacida la bichilla aún tenemos importantes lagunas por resolver.

1. Mi madre. Esa gran señora que nació sabiendo, y que sin necesidad de ecografías ya estaba al corriente de que la bichilla nacería tan alta como su padre y tan gorda como yo. Y lo clavó. Por este motivo era una firme defensora de huir de las tallas de 0 y 1 mes y empezar a comprarlo todo de 1-3 meses. Como buena hija, le hice caso, y ahora debo reconocer que tenía razón porque en algún momento flaqueé, por desconfianza, compré algún conjuntito de 1 mes y la bichilla lo desechó prácticamente a la semana de salir del hospital. Sin embargo, con las tallas de 1-3 meses hay cositas que a pesar del tamaño de la niña, he conseguido meterle hasta pasados los 4 meses. Luego dejé de hacer estos intentos, no la fuese a constreñir y se me quedara encogida por tal de aprovechar un poco más la ropa.

2. Mi suegra. La mujer que no quería que a la niña hubiese que remangarle toda la ropa porque todo le quedase grande. Esta tuvo menos ojo porque la bichilla ha nacido con una anchura de espaldas y una largura de brazos que incluso si no existiera la manga ¾ para bebé ¡ella la habría inventado! No hay forma de que un conjunto le tape esa muñeca regordeta que tiene. Su abuela paterna le tejió algún conjuntito artesanal, de primera puesta, que sufrieron algunos percances: la lana se estiró y así pudimos aprovecharlos algo más de tiempo, pero sólo aumentaba el tamaño de los jerséis mientras los pantalones no le llegaban a la cintura. Y como el papá de la bichilla se negaba a combinar piezas de diferentes conjuntos, poco los pudimos usar.

3. El futuro papá. En uno de sus viajes de trabajo a Suiza, el papá de la bichilla decidió cambiar su costumbre de traerme bombones buenos por uno de sus primeros detallitos para cuando naciera la niña. Siguiendo el consejo de mi madre, compró un body rojo, monísimo, con la bandera de Suiza, una especie de reno, vamos con un aspecto muy navideño. El problema del body: ¡que era de manga corta! Si ya se preveía que la bichilla fuese grande (como lo ha sido) tirando por lo alto los 3 meses los cumpliría en febrero, con lo cual no sería factible usar el body durante los principales meses del invierno. Y ahí sigue el pobre trapito, con la etiqueta puesta y sin estrenar.

4. Las tías. Siempre las del papá de la bichilla. Una le compró por navidad a la niña un abrigo de esos tipo buzo, súper acolchado con pies, manoplas y gorro, todo cosido en la misma pieza como para pasar el invierno en Siberia. A parte del hecho de que ya teníamos 2 modelos de este artículo (uno de los cuales tampoco llegamos a utilizar porque no hace tanto frío en Barcelona), nos lo regaló para 6 meses, edad que la bichilla ha cumplido en mayo. En qué cabeza cabe que en esta época, en la que el día más frío andamos por los 17 grados, vamos a intentar achicharrar a la niña ahí dentro. Por suerte había ticket de compra y pudimos cambiarlo por su primer abriguito para la próxima temporada invernal.

5. El abuelo materno. Mi padre es reincidente. Creo que gran parte de culpa la tiene el hecho de que él no es de comprar detallitos para nadie, lo arregla todo dando dinero. Mucho. Sin embargo, tiene un amigo que es radicalmente diferente a él, y andando por las rebajas de verano en Málaga descubrieron una tienda baratísima, con ropa que decían que era muy bonita y a precios de risa. Menos mal que me llamó por teléfono para preguntarme qué talla creía que debería comprarle a la niña para regalarle unos vestiditos de nacimiento. Yo aún estaba embarazada de 6 meses y le hice ver su error: “Papá, estás intentando comprar ropa de bebé en las rebajas de verano y la mía va a nacer en invierno ¿Hay cositas de manga larga? ¿No? Pues entonces no nos va a servir nada”. Duro, pero realista. El hombre se ahorró el dinero y no compró. En primavera volvió por aquí de visita, y al ver que a la bichilla se le habían quedado todos los pijamas pequeños, se fue a los famosos grandes almacenes “El tajo británico” (nombre en clave para no hacer publicidad), donde él lo compra absolutamente todo. Esta vez no le iba a pasar lo mismo con las tallas, así es que cuando la bichilla tenía 4 meses, él trajo un par de pijamas a casa para bebés de un año ¡ambos polares y ya estábamos en marzo! Pese a lo exagerado que me pareció todo en un principio, aquí sí acertó, porque a mediados de abril la bichilla ya casi, casi los llenaba, aunque él hizo la compra pensando que le durarían hasta el próximo invierno. Y eso os aseguro que no va a pasar.

6. Yo misma. Con tantas historias para no dormir vividas en mis carnes en el tema de las tallas de ropa para bebés, yo decidí ser más lista que nadie y dejar de guiarme por eso de 3-6 meses, de 9-12 y regirme por los centímetros marcados en la etiqueta. ¡El sistema métrico internacional no podría fallar! Pues lo hizo. Porque resulta que dependiendo de la tienda a la que vayas 67 centímetros son más grandes o más pequeños ¿esto cómo puede ser? Porque vale que yo tengo una bichilla de 6 meses del tamaño de una de 9 o de 12 (dependiendo de la marca), y que esto es algo muy subjetivo porque hay niños grandes y pequeños, altos y bajos, gordos y delgados pero ¿los centímetros? ¿Cómo pueden no coincidir?

Y esto sólo con la ropa ¡ya tiemblo al pensar en nuestras primeras incursiones con las tallas de zapatos! ¿Tenéis algún truco para orientaros en este asunto tan enigmático de las tallas para bebés? Si queréis conocer otras experiencias “dramáticas” sobre esta cuestión…

– Mi refugio virtual: Las (malditas) tallas

– Piezecitos: Las marcas y tallas para bebé

– Mamá(contra)corriente: Puericultura: tallas de ropa para bebés

Esto te puede interesar

38 Comentarios

  • Responder
    Merce P.
    27 mayo, 2014 at 08:26

    Lo de los cm de diferente tamaño según la marca clama al cielo!

    Por si acaso, no he comprado muchas cosas, lo justito para salir del paso. Como el peque nacerá pocos días antes del comienzo de las rebajas, aprovecharé e iré a equiparlo después de haber visto cómo es de grande, aunque ya apunta maneras.

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 mayo, 2014 at 22:21

      ¿Otro bichillo grandote? Así no hay quien acierte con la ropa ya verás. Creo que haces bien no comprando mucho por adelantado para que no se quede sin estrenar si el bebé rompe el molde. Y si encima aprovechas las rebajas aún mejor.

  • Responder
    Mer (lectora, profe y mamá)
    27 mayo, 2014 at 08:34

    ¡Ay, qué miedo! Yo estoy de 19 semanas y empiezo a pensar qué debo comprar (y de qué talla) para mi bebé, que nacerá en octubre. ¡El tema de las tallas me tiene liadísima!

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 mayo, 2014 at 22:25

      Bueno yo ya llevo 6 meses con la bichilla y mira cómo ando de perdida. Sobre la semana 33 suelen hacer la ecografía en la que te orientan sobre el tamaño que tendrá el bebé al nacer(aunque dicen que a veces se equivocan).

  • Responder
    Ensancha los pulmones
    27 mayo, 2014 at 09:44

    La verdad es que es dificílisimo lo de las tallas. Peque todavía no hizo los 9 meses y ya lleva ropa de 18 que le queda bastante justa y empieza con 24 meses

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 mayo, 2014 at 22:27

      Pues más o menos como mi bichilla porque de 9 meses no hay quien baje y casi todo lo tiene ya de un año.

  • Responder
    creciendoconmicachorro
    27 mayo, 2014 at 11:17

    Yo compre desde talla cero, y la he usado toda… Aunqe poco tiempo claro, a mi nadie me regalo ropa. Eso si al mes ya lo de las tallas empezo a ser un caos. .. Ahora con 6 meses usa talla 9 y le queda justa y en partes de arriba ya lleva la 12. Es verdad lo de los cm, tengo ropa que pone 9m 71cm y otra 9m 75cm. Yo la compro a ojo sin mirar la talla. Acierto mejor jaja. Un abrazo

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 mayo, 2014 at 22:30

      Yo el ojo tampoco lo tengo muy entrenado, así es que he optado por comprarlo todo grande (a veces quizás demasiado) para ver si así le duran las cosas un poquito más. Porque ni por centímetros ni por meses consigo acertar.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    27 mayo, 2014 at 11:23

    Yo ya me llevo ropa de los niños a las tiendas, para comparar. La mayor está en percentil 97 y usa ropa que no corresponde a su edad, es un follón..

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 mayo, 2014 at 22:35

      O sea, que el despropósito no ocurre sólo en España sino también en el extranjero ¡yo creía que para esto éramos únicos! Lo peor es cuando al no acertar con la talla acabas la temporada sin usar algo y dejándolo nuevo. Mi bichilla también estaba en el 97 pero ahora me ha achicado hasta el 87.

  • Responder
    La agenda de mamá
    27 mayo, 2014 at 11:40

    PUff tengo yo pendiente una entrada sobre tallas porque madre mía… Hasta ahora he acertado, pero de repente tengo un descuadre en el armario increible. Esta lleno, pero la mitad de las cosas o son grandes o de otra temporada. A ver si me aclaro para verano..
    Besotes

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 mayo, 2014 at 22:37

      ¿Y cómo te ha pasado eso de perder tu olfato para este asunto? Lo que no entiendo es que si a todos nos pasa lo mismo¿Qué niños escogieron para sacar el tamaño medio de esas talla s?

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    27 mayo, 2014 at 12:33

    Total lo de las tallas. En Zara dan un largo. En Benetton otro. Y en H&M uno mucho mayor.
    Respecto a la ropa de recién nacida. A nosotros todo el mundo nos decía que le compráramos ropa de 1 a 3 meses (los dos somos altos), porque la de 0-1 no la iba a utilizar. Hicimos caso. Luego la renacuaja nació pequeña. Y no teníamos ropa que ponerle. Porque la de 1-3 le venía gigante. Así que hubo que hacer escapadas inesperadas al centro comercial… Qué follón lo de las tallas!

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 mayo, 2014 at 22:44

      Yo creo que si no fuera por lo morena que es¡mi bichilla se adapta mejor al percentil sueco de H&M! Y aún así se le queda pequeño antes de tiempo. Es que los consejos en este ámbito son peligrosos porque como además te puedes encontrar gente que te aconseja una cosa y otros que te den una versión contraria ¡no sabes de quién fiarte!

  • Responder
    Pasuco a Pasuco
    27 mayo, 2014 at 13:38

    Me parto con lo de El Tajo Británico!! jajajja, eres una crack!!. Para la ropa yo apenas he comprado nada porque una amiga con tres niños (dos mellizos de tres años y uno de dos años) me ha prestado toneladas de todo, así que poco he comprado pero lo que hago mas que fijarme en la talla me guío por los cm que marquen, me da igual que una marca diga que 74 cm son para 6 meses y otra para 12 meses. Yo le pongo (o compro, las pocas veces que lo he hecho) un rango más de cm de los que le corresponderían: que ahora mide 70cm, pues le pongo lo que tenga de 74 y si compro lo cojo de 86cm.
    Y oye, vaya ojo clínico el de tu politic family, im-presionante!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 mayo, 2014 at 22:49

      Nosotros no heredamos nada de nada (bueno, algo sí, de un compañero de trabajo del papá de la bichilla, pero era niño y más pequeño de tamaño que la nuestra, por lo que poco pudimos aprovechar) así es que hubo que comprarlo todo o dejar que nos lo regalasen, pero visto el poco cálculo de la gente con este asunto … ¡todo le llegaba desfasado en tamaño o época. Ahora he decidido comprarlo todo a lo grande.

  • Responder
    mamablogger1
    27 mayo, 2014 at 14:53

    Tienes toda la razón, el tema de las tallas es un lío y yo misma con mi segunda hija tengo ropa que ya se le ha quedado pequeña y es de 9 meses (los que tiene mi niña) y ropa de 6 meses que todavía le vale… Con la mayor me pasó lo mismo. Una que no aprende, jejeje!

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 mayo, 2014 at 22:53

      La mía tiene 6 meses y casi todo lo que lleva es de 12 meses, pero aún hay alguna cosita de 3 que le sigue valiendo… ¡es que no hay quien se aclare!

  • Responder
    María (La cajita de música)
    27 mayo, 2014 at 15:25

    jaja, yo no sé qué comprar, estoy desesperadita! A ver, que ya tengo comprado casi todo… Algo de talla 0, y sobre todo de 1-3 meses. Pero no sé si habré acertado, si no… Y es que eso que dices que la misma talla en dos marcas diferentes es diferente… Tan real como la vida misma! Conclusión: qué lío…

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 mayo, 2014 at 22:56

      Pues yo te recomiendo que ya no compres más hasta que tu bebé nazca y veas con tus propios ojos el tamaño que tiene. Si aún así no te puedes resistir a comprar, mejor optar por la talla grande porque con las pequeñas sí que no hay nada que hacer.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    27 mayo, 2014 at 17:10

    Han pasado 26 meses y sigo sin enterarme de las tallas…pues agarrate cuando empieces con los zapatos…pero los de verdad, los de andar…pa volverse loca!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 mayo, 2014 at 22:59

      Eso temo ¡el asombroso y tenebroso mundo de los zapatos para bebé! Pues si tras más de 2 años tú aún no te has aclarado con el tema ¡poca esperanza me queda!

  • Responder
    matronaonline
    28 mayo, 2014 at 14:05

    Qué cruz lo de las tallas!!! mira, ya desde bien chiquititos acostumbrándose a que jamás sabrán su talla… porque yo a día de hoy sigo metíendome 2 tallas diferentes en los probadores, nunca sé con cuál acertar!

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 mayo, 2014 at 11:22

      Bueno es que con los adultos es verdad que el tema tampoco mejora nada. Y también seguimos igual dependiendo de las marcas, pero al menos a nosotros no nos ponen las medidas en centímetros que resulta que también varían de un modelo a otro…

  • Responder
    yademasmama
    28 mayo, 2014 at 19:19

    Uf, es un tema complicado, la verdad. Yo, a fuerza de experiencia, ya sé más o menos que en H&M las tallas son más grandes que en Zara y Mothercare, por ejemplo. Como mi enano es de percentil 10, siempre he tenido que tirar por lo bajo y ahora por ejemplo, con 17 meses, lleva ropa de 12. Así que muchos regalos no han acertado, porque todo el mundo te regala las cosas creyendo que cuanto más grande mejor, para acertar. ¡Pero con un prematuro no se hace así!

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 mayo, 2014 at 11:27

      ¡Ay claro con un prematuro es bien diferente la cosa! El caso es no acertar, porque a la mía la gente cree que le regala tallas grandes que le van a durar tiempo y a cabo de un mes termino reconvirtiendo todos los vestiditos en camisetas largas para lucir con leggins. ¡Nadie tiene ojo para esto!

  • Responder
    sandra_uky
    30 mayo, 2014 at 22:17

    La verdad es que es un horror lo de las tallas. Mini moni ha heredado la ropita de su prima L. Y no me he fijado en lo que ponía la etiqueta. Me fijo en el tamaño sí veo que le vale listo. Desde los cuatro meses le he estado poniendo cosas de seis meses, ahora que tiene casi los seis le pongo cosas de seis y de nueve meses. No hay que fiarse de la etiqueta. Lo malo son los regalos, pero estoy teniendo suerte y van acertando con las tallas.
    Pero sí nos pasa a los adultos que no cambiamos mucho de talla. Y de una marca a otra hay mucha diferencia. Pues en bebés que cambian y crecen a la velocidad de la luz, pues no te quiero ni contar…..
    Pero hay que resignarse. Yo cuando le compro algo se lo pongo más menos por encima para ver sí le puede estar bien. Un besote 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 junio, 2014 at 12:10

      Mira que mi bichilla tiene una primita de la que heredar pero sólo nos han dado unas poquitas de cosas (creo que tienen en mente ampliar la familia y en ese caso yo tampoco me desharía de la ropita de mi bichilla) y eso que la niña también era grandota y podría haberle venido muy bien. Lo de tener un entorno que te regale y que acierte con la talla ¡sí que es una suerte! Porque en muchos casos no tienen ticket para descambiarlo, o te lo han comprado en una tienda que te viene fatal desde donde vives y te da pereza ir a descambiarlo… Yo aún no he usado a mi bichilla de modelo de pruebas en las tiendas, pero visto el escaso éxito con las tallas me parece que va a se runa opción atener muy en cuenta.

  • Responder
    Marta
    2 junio, 2014 at 10:22

    Y ahora, con el paso del tiempo, y conociendo a la bichilla, no es entrar a una tienda y ver, a ojo de buen cubero, si una prenda le servirá o no??
    Ya ni miramos la talla, salvo para decirnos a nosotras mismas que teníamos razón al elegir esa pieza, y no una de su “talla”.

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 junio, 2014 at 12:45

      ¡Jajaja! Esta es la técnica que pienso adoptar a partir de ahora. Hacerlo a bulto o incluso intentar ponérsela por encima de la ropa por lo menos para ver que la tela la rodea y que las piezas van colocadas donde deberían estar. Claro que vestir a un bebé sentado en un carrito tampoco es tarea fácil pero ante la desesperación ¡cualquier intento es bueno!

  • Responder
    Mamá sin oídos
    25 octubre, 2014 at 09:24

    Mi peque tiene más de dos años y sigo perdidísima!! Para el nacimiento lo compramos todo talla 3 porque nosotros somos muy altos, pero midió 49 cm así que todo remangadísimo. Los primeros 6 meses yo estaba alucinada porque siempre usaba un par de tallas de más, hasta que descubrí que era culpa mía que lo metía todo en la secadora y se me encogía (6 meses tardé en darme cuenta, sí). Y ahora no hay ni una talla que le vaya bien, es bracilargo, pero muy delgadillo, así que las camisetas le van muy anchas, y es altito pero tiene una cinturilla estrechísima (en agosto hizo los 2 años y le compré unos pantalones cortos talla 6 meses, no digo más), pero el problema son los pantalones largos, absolutamente todos los tenemos que coser para estrecharlos por lo menos 4 dedos. Para el pequeñajo he comprado cosas de 1 mes porque nos han dicho que es pequeño pero ¡a saber! Mi consejo para los que regalan, ¡No regaléis ropa que la mitad se queda sin usar, hay que comprar sobre la marcha!

    • Responder
      Planeando ser padres
      26 octubre, 2014 at 10:21

      ¡Jajaja! No,pues culpa mía por lavara mal no va a ser porque aquí no tenemos secadora, y siempre ha utilizado más tallas de la cuenta. Lo último que le estamos comprando a mi bichilla es de 2 años y aún no ha cumplido ni uno. Y también he probado lo de comprar sólo fijándome en los centímetros y no en las tallas de cada marca, pero tampoco funciona bien. Ahora estamos necesitando ropa de entre 86 y 92, la mayoría le queda un pelín larga (2 centímetros máximo, tampoco más, pero es que si no no hay forma de que los pantalones le lleguen a la cintura (o que la rodeen). Y eso que es una niña alta y fuerte pero no un tonelete regordete como a mí me gustaría. Yo no sé si existirá algún niño al que le sienten bien las tallas que supuestamente son de su edad.

      • Responder
        Mamá sin oídos
        26 octubre, 2014 at 10:36

        Yo directamente se la tengo que probar por mucha rabia que le dé a él, pero es que si no, no hay manera. Y menos mal que mi madre sabe manejar la máquina de coser, que si no… Aunque para las que tengan peques delgadillos, me he fijado que muchas marcas noruegas, suecas, etc. hacen la ropa más estrechita.

        • Responder
          Planeando ser padres
          27 octubre, 2014 at 16:02

          Yo no me animo a probársela, con lo que se mueve y se queja en el cambiador como para intentarlo en el carrito al ir de tiendas. Prefiero equivocarme y volver a descambiarla. Así hago deporte con el doble paseo.

          • Mamá sin oídos
            27 octubre, 2014 at 17:59

            Jajaja, uf no qué pereza, que yo para ir a comprar ropa tengo que hacer unos cuantos quilómetros!!

  • Responder
    El fondo de armario de aeropuerto de mi bichilla - Planeando ser padres
    15 diciembre, 2014 at 07:00

    […] causarle un desaire, mi madre, que siempre se posiciona del lado de su yerno, me decía que podía ponerle una camiseta interior debajo del body para al menos estrenarlo… Vamos, que para el futuro heredero quedará aun con la etiqueta […]

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!