Alimentación complementaria

Alimentación complementaria (I): odio el BLW

Mi bichilla y su primer intento de alimentación complementaria

Mi bichilla y su primer intento de alimentación complementaria

Yo tenía mucha ilusión porque mi bichilla fuera una adelantada de su época (o una clásica y antigua, dependiendo de quién te haga la acusación). Una niña moderna que pasase de las papillas industriales, los biberones, los potitos envasados y me hiciese el salto de la teta al Baby Led Weaning, y empezase a comer ella solita con sus manos. Y yo mientras pudiese dedicarme a teclear en el ordenador, o a rascarme la barriga. De vez en cuando le iría echando un ojito para ver que todo avanzaba adecuadamente, que no se llevara a la boca más de lo que pudiese tragar y que no esparciese por el suelo la comida de todo el mes sin haber probado nada de nada. Me armé de paciencia, y tras la visita y las vacunas con la pediatra al haber cumplido los 6 meses, me dispuse a hacer la compra y a prepararme para dar el pistoletazo de salida a la alimentación complementaria. Y así transcurrió aquel primer día de intentos.

1. Material. La trona ya la habíamos comprado un mes antes y la bichilla ya se aguantaba bastante bien sentada. De vez en cuando se aburre, pega la frente en la bandeja y se pone a mover la cabeza de un lado a otro mientras chupa la superficie de forma frenética y grita a su aire. Pero se mantenía sentadita que es lo que cuenta. Yo me había aprovisionado de las famosas patatas, zanahorias, judías verdes y pechuga de pollo. Además había comprado un artilugio para guisar todo esto al vapor (nada de robots de cocina caros, sino una especie de cesta que se introduce dentro de cualquier olla con agua hirviendo y es la mar de apañada, porque sirve para cazuelas de entre 15 y 29 centímetros, dependiendo de la cantidad que quieras guisar). Tenía el famoso babero con mangas, una vajilla infantil irrompible, una gran dosis de paciencia y la batidora, para un caso de emergencia que seguramente no se produciría. Pero ahí estaba.

2. La preparación. Lo corté y limpié todo en trozos pequeñitos (la foto engaña, pero la bichilla podía cogerlos bien con la mano y le cabían en la boca sin dificultad). Para lo que yo soy en la cocina ¡aquello tenía hasta buen aspecto! El pollo quizás estuviese un poco seco, pero bueno, como teníamos permiso para echar una cucharadita de aceite de oliva intentaría que casi todo cayese encima del pollo. A todo esto la bichilla ya estaba sentadita en su trona, vigilando todo el proceso y dispuesta a hincarle la encía a todo lo que le pusiera por delante ¡o eso creía yo!

3. La primera hora. Sí, leéis bien. Una horita completa resistí con el plato delante de la niña y ella era la más feliz del mundo: veía muchos colorines en el plato, tocaba la comida, espachurraba las patatas, se relamía las manos ¡pero en toda la hora no logró llevarse ni un solo trozo completo de nada a la boca! Esto ni era alimentación complementaria ni nada, porque a ese ritmo no iba  aprobar nunca ningún alimento. Lo que yo le metía en la boca… pues las patatas y las zanahorias bien. Con el pollo me hacía una bola que luego escupía, dejándola resbalar por la barbilla y las judías verdes las chupaba, les sacaba la sustancia y me las dejaba disecadas en la bandeja de la trona.

4. El desenlace. Como ya habíamos jugado una horita completa, cogí el plato tal cual, babeado y manoseado por la bichilla (relimpia que es una, vamos), lo puse en el vaso y lo trituré con la batidora. En 15 minutos se había zampado el plato completo. Y la verdad es que me sorprendió la paciencia que tiene la niña para esto de la comida, porque después de tanto rato en la trona y sin cambiar de actividad, ella seguía abriendo la boca para recibir una cucharada tras otra. No hubo que forzarla, ni hubo gritos, ni llantos, ni malas caras. El puré se lo comió sin pestañear e incluso enfadándose cuando tardaba mucho entre una cucharada y la siguiente. Le dejé algunos trocitos de la comida en el plato para que jugase, pero tras seguir manoseándolo todo lo acabó tirando desde lo alto de la trona (y eso que supuestamente el plato fashion tiene una ventosa para evitar que ocurran estos percances).

En definitiva, creo que mi bichilla es muy tragona pero aún no está preparada para el Baby Led Weaning. Ella quiere zampar deprisa, y se acaba frustrando cuando la comida se le escapa de las manos, sin que se la pueda llevar a la boca. De hecho, otra de sus técnicas es amorrarse al borde del plato y sorber, como si creyese que las verduras fuesen a subir hasta ella como un refresco a través de una pajita de plástico ¡pobre ilusa! De momento, los únicos sólidos que manipula divinamente (aunque guarreando todo lo que encuentra a su alcance) son las galletas, el pan y los garbanzos. Con el resto de las frutas y demás alimentos que ha ido probando ¡no hay nada que hacer!

Creo que quizás empecé muy de sopetón con el BLW (aún estoy a la espera de hacerme con el libro de “El niño ya come solo” ¡qué lentos van los encargos en esta biblioteca!) y que poco a poco iremos mejorando, por lo que ahora andamos con un sistema mixto, en el que unas cosas se las come enteras y otras trituradas. ¿Vosotros conseguisteis introducir el BLW de golpe a los 6 meses? ¿O sois más de purés hasta que los bichillos sean un poco más grandes?

Esto te puede interesar

109 Comentarios

  • Responder
    Padres en pañales (@Padresenpanales)
    5 junio, 2014 at 08:32

    Pues te cuento mi caso y como hemos evolucionado (de hcho llevo días pensando hacer un post del tema).Fruta empecé en puré para q aprendiera con la cuchara como funciona, y cuando le introduje las verduras nunca más volví a triturar fruta. La carne y pescado tampoco la trituro, se la doy aparte en albóndigas o filetes (los filetes los troceo y le doy en tenedor, o le doy el tenedor y se lo mete a la boca o con las manos).
    TODO no se lo doy en BLW, sigo dándole cremas de verduras. Y a veces con los trozos se cansa, los tira fuera de la trona, y si le doy yo los últimos trozos se los come gustosa, vamos que a veces se acaba cansando. Cada niño lleva su ritmo, si a la bichilla le apetece comer rápido, puré y poco a poco ya aprenderá. Además creo que a los 6 meses es difícil que puedan comer solos como para llenarse, les hace falta mucha teta porque no coordinan nada bien al principio.
    Vaya parrafada….¡besos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 junio, 2014 at 17:30

      ¡Post ya! Con la teta seguimos al mismo ritmo que si no tuviésemos alimentación complementaria: a demanda, antes y después de las comidas, entre horas. Vamos, que resulta que lo del nuevo alimento es acumulativo pero so sustitutorio de la teta. Ella pone mucha voluntad, puede aguantar hasta hora y media sentada en la trona feliz y sin rechistar, pero de ahí a que se lleve algo a la boca por sí misma va un trecho. Quizás es que he empezado muy a lo loco ¡y habiendo leído poco! ‘¡Gracias por tu ayuda!

      • Responder
        Anónimo
        7 septiembre, 2017 at 15:50

        La finalidad del BLW es que aprendan a comer, no que coman. La principal fuente de alimento es la leche, materna o de formula. No se trata de que coma mucho, sino de que aprenda a llevarse la comida a la boca solo o sola. Y que tiren la comida jueguen y se manchen es parte del proceso. Después si no habrá que “destetar” de los pures. Tarde o temprano va a tener que aprender y se recomienda hacerlo a esta edad porque la curiosidad y las ganas de hacerlo solo es mucho mas grande que cuando tenga 1 año o mas. 100gr de leche materna tienen 4’4 gr de grasa. Pollo con verduras 2 y pico. Nada alimenta mas que la leche. Es la alimentación mas completa y a partir de los seis meses pueden tolerar una alimentación “peor”, que es la comida. Es complicado y supongo que cada madre hace lo que cree mejor, pero no has entendido bien el sistema. Un saludo

  • Responder
    Marta
    5 junio, 2014 at 08:35

    Jajajaj, tu bichilla sabe mucho, ella lo que quiere es comer y comer ya. Yo les estuve dando purés en esa época (no me acuerdo bien) pero iba introduciendo distintos alimentos, como galleta, pan, plátano, para que fueran comiéndoselo.
    Lo importante es que el niño o la niña estén a gusto, coman, no forzar, y poco a poco irán pasando a la comida sólida. Pero ya sabemos que Roma no se construyó en un sólo día.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 junio, 2014 at 17:31

      Ella quiere que la cebe como a un pavo, con suficiente cantidad y velocidad, entre toma de teta y teta y claro no está por la labor de perder el tiempo manipulando trocitos. Las galletas y el pan se los come divinamente, pero el resto de cosas, por más colores que le pongas, o triturados o no los mira ni de reojo.

  • Responder
    Gestando una idea
    5 junio, 2014 at 08:52

    Yo no termino de ver este método, por lo que has contado de la bichilla. A ver, que si comen bien, pues ‘palante’, pero no sé porqué, llámame clásica, preferiría pasar por la etapa de purés (eso sí, todo natural y hecho en casa, nada de tarritos prefabricados, salvo para alguna urgencia).
    Así que me parece perfecta la decisión que has tomado. Pobre bichilla, una hora manoseando la comida y no pudiendo comer… Me pongo en su lugar, que me pongan un plataco de algo muy rico delante y una hora mirándolo y sin poder hincarle el diente…y es que me pongo hasta nerviosa!!! Jajajajaja.

    Ya habrá tiempo para que la peque coma todo sólido, mujer. Tiempo al tiempo.

    Me ha encantado lo de lamer la tabla de la trona cuando se aburre, jaajjajajaja. Y lo de sorber el plato de verduras a ver si subía algo…jajajaja

    ¡Besos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 junio, 2014 at 17:36

      Yo con el único potito envasado que probó cuando fuimos de fin de semana a Salou (ya lo conté en el otro blog de viajes) tuve mala experiencia porque se estriñó un montón de días, así es que pese a mis malas artes culinarias han quedado descartados de su dieta. Es que ella se interesa, pero no puede coger nada y al final acaba frustrada y deseosa. Por cierto, no me lo había planteado como tú, desde el punto de vista de un adulto: a mí me hacen eso y le saco los ojos al que me martirice de esa forma con la comida. Yo quería ser muy progre y que comiese solita desde ya, pero voy a tener que esperar un poco. Al menos ¡zampa que da gusto verla!

  • Responder
    Layla
    5 junio, 2014 at 10:02

    Yo que soy muy clásica tenía pensado pasar por las papillas y los purés (pero hechos por mí, pese a lo mala que soy también en la cocina =P). Pero imagino que le iremos dando trozos poco a poco…
    De aquí a que mi niña, que no ha nacido, empiece a comer trozos queda un montón, pero la idea que tenemos es esta. Y en más de 6 meses puede pasar de todo para que cambiemos de idea!
    Ánimo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 junio, 2014 at 17:44

      Yo soy clasiquita también, pero lo de los trozos y no andar todos los días con la batidora arriba y abajo (ya he roto una y la niña no lleva ni 3 semanas con la alimentación complementaria) me llamaba la atención. Haces bien en estar abierta a cambiar de opiniones porque la maternidad ¡nos trastoca del todo! Ya te falta poquito ¿no?

      • Responder
        Layla
        5 junio, 2014 at 18:37

        En teoría sí…
        Estoy de 38+6… Pero me da que esta niña será como la tuya… jaja
        El otro día estuve repasando las entradas que escribirte sobre tu parto… A ver qué tal…

        • Responder
          Planeando ser padres
          6 junio, 2014 at 15:21

          Seguro que va bien, rápido y fácil. Aunque mejor si no imita a mi bichilla y decide salir ella solita.

  • Responder
    La agenda de mamá
    5 junio, 2014 at 10:13

    jajaja. Te cuento mi experiencia por si te sirve. Lo primero que vi es que sólo funciona si coméis a la vez, que ella te vea. Tiene que aguantar sentada, pero además haber perdido el reflejo de extrusión e interesarse por tu comida. Si no cumple algo de ésto es que aún no está preparada. Prueba más adelante (que no hay prisa!). Que se de cuenta de que lo de tu plato y el suyo es lo mismo. De hecho, puede que quiera meter mano a lo tuyo… Al principio sólo juegan, luego un día chupetean, luego se lo meten entero y se te corta la respiración, pero lo escupen… un día empiezan a tragar, luego mastican y después se creen que lo saben todo y engullen así que les das trozos más pequeños. Todo ésto con el suelo lleno de cosas, of course. Desde que empieza hasta que realmente traga pueden pasar dos o tres meses, pero es normal porque si sigue con lactancia a demanda en realidad no necesita nada más. No se queda con hambre, sigue cogiendo peso con normalidad… Ojo, la leche primero, que es más calórica y le aporta más que el puré y si le llenas la barriga con otra cosa luego no toma leche!! Y cómo al principio no beberá agua, pues se la ofreces de postre también por si tuviera sed.
    Yo una hora estoy ahora porque come muy despacito, pero al principio cómo sólo era un juego, le daba un rato más de lo que había tardado yo en comer.
    Por lo que vi con Miss L te diría que los trozos (al principio) mucho más grandes, directamente sobre la trona y alimentos dos como mucho y dos o tres trozos de cada. Todo lo demás les abruma y acaba en el suelo o sin tocar. Hablé en una entrada del tema (debería escribir otra con la evolución, a ver si me pongo) y hay alguna foto por si quieres echar un ojo.
    Un besote, suerte y mucha paciencia!! 😀

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 junio, 2014 at 17:52

      A la vez comemos porque no me queda otra, se aguanta sentada ¡durante mucho rato! No tiene el reflejo malo y el interés por mi comida y por la de todo el mundo es desmesurado. Lo de que su plato y el mío sea lo mismo ¿tú me quieres matar de un pasmo? No me como yo las verduritas esas ni loca. Con lo del suelo guarreado también vamos bien, en lo que veo que estoy fallando es en el tamaño de los trozos y en lo de esperar hasta 3 meses para que se trague algo. Si se lo digo a su padre y a mi madre me quitan la custodia de la niña. ¿3 meses sin comer? Me dirán. Y yo justificaré que su alimento es la teta y ellos me dirán que eso no es comida (la película la voy visualizando en mi mente mientras te escribo). Teta toma igualito igualito que antes, así es que por ahí vamos bien. Mañana voy a probar a variar lo del tamaño de los trozos y ponerle sólo un par de cada, a ver qué tal.

      • Responder
        La agenda de mamá
        12 junio, 2014 at 10:35

        Es importante que al principio coma lo mismo, si es otra cosa no se fia. Hasta que sepa lo que es, es mejor predicar con el ejemplo. Y que lo nuevo se lo de siempre su cuidador principal. Yo estuve un mes y pico comiendo al vapor, se me quedó un tipín!!! (aquí no digo lo que picoteaba entre horas a escondidas porque si me pillaba también lo quería probar!! jajajaj) Luego ya le da un poco más igual, aunque seguirá queriendo probar lo tuyo.
        Lo de la familia… a mi casi me desheredan, me hicieron dudar infinidad de veces, pensar que la mataba de hambre, que igual era una estupidez, que la iba a ahogar, etc, etc. Pero yo la veía tan feliz jugando con los trozos! Lo importante más que el que ganase peso (porque van muy lentos por esas fechas y puede ser un lio) es que no lo pierdan y Miss L no lo perdía (va a 300gr/mes, percentil 49/51 todo el tiempo). Aunque en realidad es más fácil que se atragante un bebé que ya sabe tragar sin masticar que uno que empieza y encima es de teta que mastica antes de tragarselo.

        Hasta que un buen día empieza a tragar y de repente todo el mundo cambia de opinión. Las abuelas están encantadas porque “que da gusto verla” y los abuelos orgullosos aunque siguen con el corazón en un puño. Las bisabuelas no sabrán que pensar, porque en sus tiempos no había batidoras y a ellas les dieron BLW, pero tantos años tratando de convencerlas de que eso no se hacía así que ahora están sorprendidas de volver a lo de siempre. Lo habréis logrado (en realidad es cosa de ella, tú sólo le has dado la oportunidad), comerá de todo y con gusto, y entonces todo el mundo que te llamaba loca, de repente cambia a “pero qué suerte habéis tenido con ésta niña que come de todo y sin rechistar” y tú tienes puedes asentir o no, pero sabes de sobra que no es “suerte”.

        Ya nos contarás! un besote

        • Responder
          Planeando ser padres
          12 junio, 2014 at 15:37

          Sí, de momento el menú es bastante repetitivo y aburrido: patatas, judías verdes, zanahorias, pollo, calabacín, arroz (este lo hemos introducido hoy), pan, galletas, peras, manzanas… siempre igual pero alternado los días y no parece que haya nada que no le guste. Todo lo va aceptando muy bien. Creo que sí confía en nosotros, porque es vernos con cualquier cosa y automáticamente abre la boca aunque no sepa lo que es ¡y aunque lo que sujetemos ni siquiera sea comida! Yo de momento, finjo que como lo mismo que ella pero es mentira cochina (creo que aún no se da cuenta).
          ¡Jajaja! Me encanta lo del cambio de opinión de la gente cuando el BLW funciona! No podía ser de otra manera: si tira comida al suelo y se atraganta es culpa tuya, que eres una loca y sigues un método con un nombre rarísimo e ideado por un loco. Pero cuando empieza a comer solita ¡magia y cuestión de suerte! El caso es no reconocernos nunca nuestros méritos como madres.
          Desde que hemos empezado con la alimentación complementaria a los 6 meses, hasta la próxima revisión médica que es a lo 9 meses no sé si nos habremos mantenido en el percentil o no. En 3 semanas ha engordado algo más de 400 gramos, pero claro se come unos platos de triturado enormes, más la teta, más los trocitos ¡como encima me baje de pecentil es para que me maten!

    • Responder
      Eva - actualizando a 2.1
      5 junio, 2014 at 19:00

      No te cuento más porque te contaría exactamente lo mismo!! 😀

  • Responder
    La agenda de mamá
    5 junio, 2014 at 10:16

    Ah!! me olvidaba, no se dónde leí que hasta los 9-10 meses no son conscientes de que la comida quita el hambre. Para ellos eso sólo lo hace la teta o el bibe, así que sus tomas cuándo “toque” y la comida cuándo comáis vosotros a modo de juego 😀
    A mi me hace gracia cuándo estamos ahora comiendo y en medio, a veces pide agua, pero otras, Miss L me pide descaradamente “titititi” (baba). Vamos, que lo tiene claro!! jajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 junio, 2014 at 19:17

      ¡Jajaja! Esta de momento también sigue con su afición por la teta, y eso que me decían que en cuanto conociese la “comida de verdad” se olvidaría de mí para siempre. Muchas gracias por tomarte tantas molestias y explicarme tu experiencia tan detalladamente.

      • Responder
        La agenda de mamá
        12 junio, 2014 at 10:38

        De nada! es que al principio estas de los nervios cuando se mete algo en la boca, pero segun avanza es una pasada y súper práctico (para todos): Sólo pasa por un “Destete” y vale que es un poco guarrete, pero puedes comer en cualquier parte sin llevar media casa. Vamos, que merece la pena 100%, pero para llegar a eso te van a poner mil trabas, te van a tacha de loca, hippie, etc, y te vana hacer dudar mil veces, así que si te puedo ayudar en algo yo encantada que acabo de pasar por lo mismo.

        • Responder
          Planeando ser padres
          12 junio, 2014 at 15:44

          Por dar la teta soy una antigua, pro el Baby Led Weaning una hippie, mira que es difícil que te acusen de ambas cosas a la vez pues ya ves ¡especilitas que somos, oiga! Lo de las manchas ya es lo que menos me preocupa porque el puré es bien puerco también. Puestos a recoger del suelo lo mismo me da que esté hecho una pasta o hecho trocitos. El domingo salimos a comer con los amigos del papá de la bichilla y al menos se hartó de pan tostado con tomate (por cierto, ni idea de si el tomate será adecuado o no pero a día de hoy no parece que le sentase mal). Menos mal que en el 2.0 hay gente que me apoya. ¡Muchísimas gracias por tus consejos!

  • Responder
    creciendoconmicachorro
    5 junio, 2014 at 10:20

    Como ya sabes cachorro empezo muy pronto y claro pures y papillas. Pero asi se alimentan genial, no hay que tener miedo de que luego no vaya a comer solidos. Poco a poco van aprendiendo a coger la comida y llevarsela a la boca. Cachorro muchas cosas ya las come enteras hay dias que no, y otros que no quiere el pure y come entero. Eso si, todos los dias tiene las dos opciones, le doy el pure y luego el solido. Es muy tragon y solido a solido estariamos 4horas. Cada bebe necesita cosas diferentes. Animo y un besin.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 junio, 2014 at 19:20

      Creo que mi bichilla se va a parecer a tu cachorro. Trato de hacer como tú y darle trozos de comida enteros y también puré para que al menos algo le resbale garganta abajo. De momento me siento más cómoda con este sistema mixto, entre otras cosas ¡también por el tiempo! Porque lo triturado lo devora rápidamente.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    5 junio, 2014 at 11:07

    A lo mejor te has tomado en BLW muy en serio, no son normas fijas… No sé, cada madre y cada bebé son un mundo, pero yo nunca le he plantado a mi hijo pequeño un plato lleno de trozos. Yo al principio me lo sentaba encima, en el pliegue de la rodilla, mirando hacia mí, y le iba metiendo trocitos en la boca. Sin forzar, sólo le metía cuando abría la boquita buscando más.

    Y ahora que es más mayor, tampoco le pongo toda la comida a su alcance porque si lo hago juega con ella y no come. Le voy poniendo un trocito cada vez en la trona (si, sin platos, que los tira). Cuando se lo come, le pongo otro. Si no se lo come, le pongo un trozo de otra cosa, voy probando.

    Si prefieres purés no tienen nada de malo, sólo piensa que lo que hoy no te funciona mañana puede que sí, puedes ir probando. Ánimo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 junio, 2014 at 19:24

      Creo que tienes razón y que me he puesto a mí misma unas normas muy rígidas que no se adaptan a mi situación actual con la bichilla. Esta niña la boca la tiene siempre abierta y siempre esperando a recibir comida, pero ella solita no suele coger nada. Lo de pasar del plato me parece una idea genial, porque mucho sistema de ventosa y antivuelco pero no vale para nada porque en cuanto me di la vuelta ¡todo estaba en el suelo! Menos mal que para entonces ya había desesperado y triturado todos los trozos, por lo que sólo desperdiciamos los que le había dejado para jugar. De momento, creo que seguiré combinando las 2 técnicas, más que nada por mi salud mental, porque mi entorno no me apoya nada en esto del BLW.

  • Responder
    Desire duerme fliz
    5 junio, 2014 at 12:02

    Pues yo tengo claro que haré algo mixto. Me interesa que aprenda sobre texturas diferentes y que aprenda a ponerse en la boca ella misma el alimento xo no renunciare tampoco a las papillas porque en muchas ocasiones hasta a ellos les gusta mas. Nosotros tambien comemos triturado, sopa, trozos, chafado…

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 junio, 2014 at 19:55

      lo mejor es hacer algo con lo que te sientas cómoda y no obsesionarte para no frustrarte después. Que yo empecé con esto del BLW a lo loco y sin saber y claro, pensé que la culpa era de la niña por no saber comer sola con 6 meses.

    • Responder
      ha
      4 febrero, 2016 at 21:29

      te invito a buscar suficiente información del blw ya que no se puede aplicar mixto (papillas y blw) puesto que ahora si podrías poner en riesgo de asfixia a tu bebe, ya que confundes en reflejo de obstrucción que naturalmente tienen.

      • Responder
        Planeando ser padres
        5 febrero, 2016 at 16:04

        Yo nunca he usado papillas industriales, pero sí purés porque como adultos también los comemos. Y la gracia del BLW es que aprendan a familiarizarse con todo tipo de alimentos y texturas, por lo que no creo que haya que excluir estos semi sólidos que forman parte de nuestra dieta como adultos. Y en dos años, ni un atragantamiento ni mucho menos un intento de asfixia. Se me ha atragantado mucho más con la lactancia materna que con la comida. Pero esto es sólo mi experiencia.

        • Responder
          lua
          13 diciembre, 2016 at 15:23

          Tú ni caso, ni siquiera se dice “reflejo de obstrucción”…

  • Responder
    Marta
    5 junio, 2014 at 12:40

    Mi experiencia es que no hay que adelantar las cosas, Cada edad tiene su tiempo y de verdad que todos acaban comiendo. Yo hasta el año no empece con solidos( bueno galletas, pan o platano si) y fue un desastre. A partir de los 15 meses pego un cambio radical, Cada vez queria probar mas cosas aunque sus comidas principales seguian siendo.en pure. Y a partir de los 20 ya todo en solido aunque no.esta siendo hasta ahora los 27 cuabdo realmente puedo decir que la niña.come absolutamente igual que nosotros. Por eso te digo que todo llega a su tiempo.

    Yo veo mas importante que tengan una buena alimentacion mas que que coman solido pronto

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 junio, 2014 at 20:02

      Visto así, yo creo que también prefiero que coma al menos algo de cantidad porque si no es que no le va a dar ni para probar sabores ni texturas, con lo poco que se lleva a la boca. Obsesionada no estoy con el tema del BLW (de momento), pero en casa me tratan de loca por intentar que coma sólido desde los 6 meses.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    5 junio, 2014 at 12:49

    ¿No me digas que esperabas que comiese ya el primer día? Nosotros llevamos dos meses y hay días en que come algo y otros en que no prueba nada. Eso sí, las papillas ni verlas. Porque no acepta que le metas nada en la boca. Tiene que coger la cuchara ella. De todas formas es cuestión de paciencia. Dicen quienes saben de esto (el otro día hablé con Julio Basulto), que pueden estar hasta los nueve meses comiendo sólo teta, así que lo de la comida es más a nivel juego/aprendizaje que a nivel alimentación. Luego poco a poco tienen más necesidad de ella y empiezan a comer. Aunque como en todo, cada niño es un mundo. Y sé de algunos que a los seis meses ya comen como si les fuese la vida en ello, y otros que llegan a los quince sin mostrar interés. Tiempo y paciencia. No nos queda otra 🙂

    • Responder
      Eva - actualizando a 2.1
      5 junio, 2014 at 19:07

      Mi hija mismamente, llevamos 3 meses y medio, probar lo prueba todo, pero comer cantidades pues no, hay días que solo se comerá un par de cucharadas y nosotros encantados.
      Verla comer lentejas, arroz con conejo, pisto, estofado de ternera, calabacines rellenos y demás cosas “de adultos” es un gustazo!
      Ya empiezan a haber publicaciones y expertos que recomiendan LME hasta los nueve meses, así que mientras haya teta (o bibe) no pasa nada si no comen.

      Lo malo es convencer a las abuelas 😀

      • Responder
        Un Papá en Prácticas
        5 junio, 2014 at 19:27

        Nosotros la verdad es que, como vosotros, no estamos preocupados porque coma más o menos. Sabemos que es una fase de juego/aprendizaje y que cada bebé se marca sus ritmos. En los dos últimos días se mete más comida en la boca, pero casi toda la tira otra vez para fuera. Aunque imaginamos que algo, aunque sea sin querer, tragará 🙂
        Eso sí, convencer a las abuelas… Es casi mejor mentirles. Como a los pediatras 🙂

        • Responder
          Planeando ser padres
          6 junio, 2014 at 16:04

          Las abuelas al menos las tendréis a cierta distancia y no todo el día dentro de casa, opinando y queriendo hacer y deshacer a su antojo, pero ¿qué hago yo con el papá de la bichilla? Este ve ese procedimiento de tratar de coger comida, escupirla durante meses y no dar triturados para rellenar a la zampona y no aguanta ni el primer asalto sin tirarse a por la batidora.

      • Responder
        Planeando ser padres
        6 junio, 2014 at 16:02

        Pues lo de lactancia en exclusiva hasta los 9 meses lo veo aún mejor ¡con lo bien y lo cómoda que vivía yo con mi teta! (una vez superados los dolores iniciales). ¡Ay alimentación complementaria! Te has instalado en nuestras vidas para que te coja un asquito tremendo. Supongo que en vuestros casos los 2 miembros de la pareja estáis concienciados al 100% acerca del BLW pero aquí cada uno barre para su casa, y como no hay acuerdo posible la cosa se me complica mucho.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 junio, 2014 at 20:06

      ¡Síiii! ¿para qué te lo voy a ocultar? Yo pretendía ponerle ese pedazo de plato y que se lo metiera ella solita a manotazos entre pecho y espalda. Así soy yo de inconsciente y de ligera para todo. Esta para los purés es al contrario: todo el rato con la boca abierta, esperando otra cucharada más, que se traga en un suspiro y hasta te grita como te retrases con la siguiente cucharada e intenta metérsela ella sola en la boca. Y tú ¿cómo andas todo el día hablando con los expertos de los libros? Lo del juego creo que lo hago bien, porque yo no he visto a nadie comer en serio que ponga toda la habitación en ese estado. Y ella grita y se ríe y se lo pasa bomba. Eso si, esta es de las que se lanza sobre la comida desesperada, como si no hubiera un mañana y alguien se la fuese a quitar (pero sólo cuando la ve trituradita, no en trozos).

    • Responder
      Patricia
      7 junio, 2014 at 02:44

      El mío hasta los nueve meses no tragó nada y sobre los doce dio un cambio bestial. Creo que lo mejor es olvidarse del calendario.

      • Responder
        Planeando ser padres
        7 junio, 2014 at 11:05

        Buen truco lo de no ir contando los días que tiene la bichilla, porque a veces me frustro y la acuso de ser una torpona por no saber llevarse nada a la boca ¡pobre criaturita mía! ¿Qué culpa tendrá ella?

  • Responder
    Ensancha los pulmones
    5 junio, 2014 at 13:02

    Nosotros empezamos una semana antes de los nueve meses a comer con las manos. Y lo hace muy bien, le encanta, y lo bueno es que es él cuando dice, no quiero más de comer, con la cuchara, abre la boca y la vuelve a abrir. Yo empecé cogiendo un cachito de algo, como zanahoria y poniéndole en la palma de la mano para que lo cogiera, y también comía yo de su plato para que viese como era. Ayer se comió el plátano sólo porque no me dejaba que se lo diese, pero daba bocados tan grandes que acababa dándole el reflejo de arcada, y después fue comiendo los cachos del babero con mucha dedicación.

    Bss

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 junio, 2014 at 20:12

      Claro con 9 meses supongo que la bichilla será capaz hasta de descuartizarme a una ternera viva con las manos, pero con 6 aún no se da mucho arte en este asunto. Eso de recogerse lo que se le queda pegado en el babero lo hace la bichilla con las galletas ¡no desperdicia ni una miguita! Es más ahorrativa mi niña… Bueno, veo que es cuestión de tiempo que vaya cogiendo soltura y se aventure a hacerlo solita. Seguiré probando.

      • Responder
        Ensancha los pulmones
        6 junio, 2014 at 10:21

        Yo empecé a los 8 meses y medio porque antes no conocía la técnica, ¿por qué no esperas un poquito más? Quizás no esté todavía preparada

        • Responder
          Planeando ser padres
          6 junio, 2014 at 16:54

          Ahora creo que ya empieza a estarlo, porque en estas 3 semanas ha aprendido a sentarse mucho más erguida y a manipular mejor los trozos. ¡Creo que vamos progresando!

  • Responder
    monstruuosa
    5 junio, 2014 at 13:02

    A ver, vayamos por partes. Primero, la bichilla seguramente no sepa a priori que el puré es algo que le pueda quitar el hambre. Y si la comida no está hecha puré, lo mismo. Se lo come porque se lo das, sin más. Recuerda que, según la OMS, la leche, bien materna bien de fórmula, sigue siendo su principal alimento (lo que le engorda y le hace crecer, vamos), durante el primer año.

    Segundo, lo del BLW yo lo comparo con la teta: tampoco puedes saber exactamente cuánto ha entrado dentro y cuánto no. Es otro acto de fe en el bebé. Además, ¡tu bichilla está rolliza, por lo que cuentas! Monstruita tuvo una bajada de percentil que hizo que la pediatra estuviera sobre mí continuamente, total, pa na. Simplemente bajó de percentil porque era el suyo. Ella sigue tan feliz, y seguí sin darle purés (de hecho, si bajó a los 6 meses de percentil, no podría ser por el BLW, porque es justo cuando empezamos, tendría que notarse al mes 7, no antes).

    Tercero, el libro es básico. ¿Por qué? Porque te explica las fases de la alimentación del bebé. También te informa de qué alimentación es la adecuada. Por ejemplo, te informa de que a los bebés les da temporadas en las que rechazan un determinado alimento (lo confirmo), o que les da por comer específicamente de un alimento solo (también lo confirmo), o que hay días en que no comen nada (lo confirmo también), etc., etc., etc.

    Cuarto, sin ánimo de hacer spam, en mi blog he ido relatando cada cierto tiempo la evolución de Monstruita al respecto: http://www.centimetronews.com/search/label/BLW

    Te puedo decir que no empezó a comer “como Dios manda” hasta el mes 11, aproximadamente. Mientras, yo me decía “la teta es lo principal, fíate”, en plan mantra. Efectivamente, ahora cuando tiene hambre de verdad, ¡la teta no le basta! Y he tenido que aprender a interpretar cuándo es así, porque no veas las que me monta.

    Como siempre, las madres que no hacen BLW es porque creen que los bebés no comen (y es verdad, no comen ni falta que les hace hasta el año aproximadamente, leche mediante), o por miedo a los atragantamientos. ¡O porque es muy guarro! Así que, como todo, es otra opción más. Yo solo te informo, ya que te habías lanzado 😀 (que te leas el libro, muhéeeee!)

    Ojo, que yo le daba algún puré y alguna papilla a Monstruita, ¿eh? Ahora no los quiere ni ver xD Es más, el gazpacho, o se lo doy en vaso, o dice que en cuchara se lo come Rita (la cuchara la usamos, que conste, pero para el yogur, el arroz, la sopa…)

    Un abrazo y espero no haber sido demasiado borde en mi comentario, pero es que en la alimentación y el sueño de los bebés, la paciencia está a la orden del día, casi tanto como la crianza (parezco una entendida y todo xD Pasa de mí! :D)

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 junio, 2014 at 20:22

      Niña, después de este comentario ¿tú crees que sigo necesitando más información? Aquí no me dejan a mí esperar a los 11 meses con estos experimentos ni loca. Antes me denuncia mi madre o el papá de la bichilla y me la quitan para que no le dé ni la teta. Esta de peso va sobradita generalmente en el percentil 87) pero si por una remota casualidad, pusiese el BLW en práctica y en 3 meses llegásemos a la revisión de los 9 y no hubiera engordado por lo menos un kilo, o se hubiese estancado o bajado ¡no sabes la que me liarían en casa! Es que yo sí que estoy lanzada pero parece que tenga que hacer esto a escondidas, porque veo que una de las principales limitaciones de esta técnica está en el entorno. Y con entorno ya no me refiero a lo que digan mi suegra, mi madre o el espíritu santo, que me la trae más bien al pairo, sino a que como al papá de la bichilla sigue sin gustarle este procedimiento y me acusa (con toda la razón) de que parece que si tiene una opinión diferente a la mía respecto a la crianza de la niña sus ideas no cuentan, claro, me lo repienso todo 40 veces.
      Tus posts sobre BLW creo que los he leído (y comentado :P) casi todos. Y por casos así yo venía envalentonada y dispuesta a todo, pero luego me topo con las opiniones ajenas y me desmoralizan. De momento (y sin que se entere mucha gente), voy alternando los triturados con los trozos, de forma que mientras se come los purés va jugando con trocitos de comida a su ritmo, pero para qué voy a negarlo: la cebo de purés para que no me acusen de dejarla pasar hambre por mis ideas de hippy.
      ¡Y ya tengo los libros! A ver si esta noche empiezo con ellos (“El niño ya come solo” y “Se me hace bola”, porque el de Mi niño no me come ya lo leí entero y acabó frustrándome una mijita) y mañana me levanto dominando la técnica por completo.

      • Responder
        monstruuosa
        5 junio, 2014 at 22:58

        Me suena taaaaanto lo del papá de la bichilla… Haces bien en ceder un poco 🙂 Yo no cedí, porque soy muy cabezota, pero reconozco que no es la mejor manera. Le dije que si quería que le diera purés, que los hiciera él. La verdad es que cuando me da por algo, me convierto en radical a muerte, y eso no es bueno. Luego con el paso del tiempo, bajo la guardia, pero…

        No obstante, creo que se puede llegar al mismo camino de distintas maneras, y alternar purés con trozos, yo creo que puede funcionar.

        Que conste que ahora el padre está encantado de la vida, viendo lo bien que come su niña, y lo bien que dicen los demás que come.

        De hecho, no sé si alguien te lo ha comentado por aquí, pero por el tuiter hay madres que llevan al bebé a la guarde, lo que significa que allí les dan purés. Luego en casa, ellas les dan la comida en trozos. Yo creo que lo importante es que el bebé se acostumbre a diferentes texturas y diferentes sabores. El libro de “El niño ya come solo” es bastante radical al respecto, así que sé crítica con él 🙂

        Pues eso, que no odies el BLW, que la crianza entre dos sabemos que es complicada… ¿Y sabes por qué? Porque tenemos la suerte de tener maridos que se implican 🙂 Y eso compensa las discusiones que tengamos al respecto. Si los nuestros pasaran del tema, sería superfácil tomar todas las decisiones nosotras pero… ¿a costa de qué? Lo prefiero así mil veces, aunque ha sido duro hasta que lo he comprendido.

        Menudos rollacos te meto. Besicos

        • Responder
          Planeando ser padres
          6 junio, 2014 at 16:16

          Yo antes era muy cabezona ¡y aspiro a recuperar mi imperio! Pero yo no sé si las hormonas de la lactancia, o la maternidad, o el cansancio acumulado, me hacen ceder de vez en cuando para que no me calienten la cabeza y vivir un ratito en paz. Si le digo al papá de la bichilla que los purés los haga él ¡es capaz de dejar el trabajo para ocuparse de la crianza de la niña personalmente y a ver de qué comemos entonces!
          Yo le cuento estas experiencias de otros hombres y mujeres incrédulos como él, que se aventuraron con el BLW y ahora tienen familias felices y bichillos buenos comedores, pero se la trae al pairo. Si el libro es tan radical ¡tendré que leerlo a escondidas! Porque otra acusación que me suelen hacer es que elijo a ciertos autores que apoyan mis locuras, pero que seguro que existen otros más razonables que me llevarían la contraria ¡pues que se documenten ellos sobre otros métodos de crianza y me presenten los resultados a ver si me convencen!
          Es verdad que lo de que el papá de la bichilla se implique en la crianza me hace muy feliz. Porque por muy modernos que sean los tiempos que nos han tocado vivir, siempre hay otros padres jóvenes que no tienen ni idea de cómo se abrocha un pañal, o de qué talla usa su hijo o si es de teta o biberón. Pero a veces ¡desearía tanto que me dejase libertad de campo para actuar!

        • Responder
          La agenda de mamá
          12 junio, 2014 at 10:43

          Apoyo los comentarios de monstruuosa! Miss L comía lo que nosotros, si algún día había puré para cenar, pues había puré 😉

          • Planeando ser padres
            12 junio, 2014 at 15:54

            Sí, sí ya entiendo que no es cuestión de demonizar los purés, sino de alternarlos con más variedad.

  • Responder
    sereducadora
    5 junio, 2014 at 13:36

    pues yo quería empezar con el blw ahora con la fruta a los 4 meses, pero el pichón dice que la fruta esmagada me la coma yo y el platano si acaso lo chupa y le hinca la encía pero como note un trozo en la lengua lo deja escurrir junto con un río de saliva… Muy fino el chiquillo… Ahora eso sí, tu dejale ver un poco el biberón en plena hora punta de hambre y se pone como los monos aulladores en plan desesperado que ya hasta lanza las manos para agarrarlo y meterselo en la boca como si no hubiera comido en un mes…… criatura…..

    • Responder
      Eva - actualizando a 2.1
      5 junio, 2014 at 19:23

      con cuatro meses un bebe no está preparado para blw!! es una temeridad, por favor infórmate bien antes de darle trozos a tu bebe o puedes tener un disgusto serio.

      • Responder
        sereducadora
        5 junio, 2014 at 21:35

        A mi no me parece una temeridad en absoluto, está a punto de cumplir los 5 y tiene interés por la comida desde los 2 de una forma que yo no había visto jamás. No pone pegas a probar cosas pero en general no son de su gusto y aunque ponga cara de asco o incluso parezca que le dan arcadas sigue abriendo la boca para probar. Por supuesto no le corto un trozo de plátano y se lo doy libremente y sin más, no me he considerado nunca una inconsciente y por mis manos han pasado más de 40 bebés en etapa de comer (pues soy educadora de 0.3 años).
        Obviamente, estoy al tanto de lo que puedo y no hacer con mi bebé. En cualquier caso gracias!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 junio, 2014 at 20:27

      Es que es una criaturita muy pequeña con 4 meses ¿no? La bichilla con esa edad (y más grande porque hasta los 4 y medio no le di nada sólido ni para probar) es que ni siquiera se quedaba sentada sola y el reflejo de extrusión lo tenía muy bien arraigado. Yo creo que es normal que sólo quiera su biberón o su teta. Es aún muy pequeñito.

      • Responder
        sereducadora
        5 junio, 2014 at 21:27

        A nosotros nos dijo la enfermera que empezáramos con una cucharada de cereales sin gluten y con la fruta (platano, manzana, pera y naranja) una cantidad simbólica. No sé si es que no me expliqué bien, pero no le di trozos enteros al enano, que idiota tampoco soy. No se sienta, lo tengo semi recostado, y no creo que lo siente hasta que como poco lo haga solo porque de lo contrario le estaría estropeando la espalda. El reflejo de extrusión lo tiene perfectamente adquirido, pero lo que respecta a probar nuevos sabores no le hace demasiada gracia. La fruta, como dije, se la di esmagada bien con un tenedor, que el trozo más grande solido debía de tener como 2mm y el resto era ‘agüilla’ de fruta.

        • Responder
          Planeando ser padres
          6 junio, 2014 at 16:10

          ¡Jajaja! Así sí te entendemos mejor. Pues de la misma forma empezó la bichilla con las frutas, aunque al hacerlo a los 6 meses lo de los cereales sin gluten lo sustituimos directamente por una galleta, o un trozo de pan, que son cereales naturales y ya llevan el gluten incorporado. Respecto a lo de sentarla, yo también me resistía a hacerlo porque la veía”muy blandita” pero en la revisión de los 6 meses me dijo la pediatra que tendría que ir acostumbrándola poco a poco, con nuestra ayuda, apoyada en cojines, etc., para que se fuese soltando, porque resulta que la bichilla sólo quiere estar de pie y dando saltos, pero no hay quien la siente.

        • Responder
          Mama Full
          6 junio, 2014 at 16:24

          Para el BLW es muy importante que se sienten solos, por un tema estructural. Y aunque haya médicos que recomienden dar alimentación complementaria antes de los 4 meses no es correcto. A mi me llegaron a decir que tenía que beber yo y él un litro de leche de vaca diaria…
          Ahora las mamás ya estamos más informadas y hay médicos que se han quedado en el pasado, pero por suerte nosotras no!
          Lo mejor lactancia exclusiva hasta los 6 meses, si muestran interés por tu comida les puedes dar a probar, obvio, pero nada para ellos. Así aseguras el éxito de una lactancia prolongada =)

          • Planeando ser padres
            6 junio, 2014 at 17:13

            Cada médico recomienda una cosa. A nosotras, además de prohibir completamente la leche de vaca para la bichilla, incluso me la querían restringir a mí porque dicen que estriñe mucho y podría llegar a afectar a la niña. Pero ya os dejo a vosotras con los consejos ¡que sois más expertas!

  • Responder
    María (La cajita de música)
    5 junio, 2014 at 15:46

    A mí que lo del Baby Led Weaning me da un poco de miedo… Y si se atraganta? No sé, no me convence! Igual es desconocimiento por no haber leído, pero creo que nosotros vamos a empezar como toda la vida, por papillas y purés…

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 junio, 2014 at 20:31

      A mí miedo no me daba ninguno. Ni me da, porque también se me atraganta a diario con la teta y sobrevive ella solita. Si no te convence, nadie te obliga a probarlo. Porque mírame a mí, que lo empecé súper convencida, ahora me desmotivo porque no come nada de cantidad ella sola y si encima estuviera preocupada por los atragantamientos ¡no le dejaría despegarse de la teta nunca!

  • Responder
    madremaya
    5 junio, 2014 at 16:47

    Yo empece por pures y compotas, todo triturado y con cuchara. No fue hasta que mi hijo dio muestras de estar aburrido de comer siempre igual que empezamos a introducir trocitos sueltos para que fuera comiendolos uno a uno. Eso si, pequeñitos. En el blog hay una entrada que escribi en su momento llamada “baby led weaning”, quizas te ayude en algo. Yo soy mas partidaria de respetar sus ritmos en todo y que el marque la forma en que le gusta hacer las cosas. No veo mal que empieces triturando y poco a poco le des trocitos cuando ella quiere. Si asi es feliz, porque negarselo?

    Besos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 junio, 2014 at 20:32

      La bichilla de momento no se aburre, pero es que no llevamos ni 3 semanas de comida, con lo cual aún le dura el entusiasmo por los purés y por las poquitas cosas enteras que logra comerse. De momento voy alternando ambas cosas, porque con el puré se le quita ese ansia que demuestra en cuanto ve la comida, y con los trocitos va jugando distraída y se lo pasa en grande a su aire.

  • Responder
    Eva - actualizando a 2.1
    5 junio, 2014 at 17:40

    Me parece que no has pillado muy bien como funciona el BLW. Lo primero, los trozos y sobre todo al principio, cuanto más grandes mejor!! cuidado que los trozos pequeños pueden ser peligrosos.

    Alba lleva ya tres meses y medio de alimentación complementaria siguiendo el método BLW y tienes que tener en cuenta que es alimentación complementaria, no sustitutoria! eso quiere decir que no tienes que sustituir tomas por comida, lo normal es que hasta el año la base de su alimentación sea la teta o el bibe, un 90-95% de lo que comen y el resto sólidos.

    Te he mandado un email 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 junio, 2014 at 21:08

      Esta misma tarde he cambiado el tamaño de los trozos y le he dado sandía en cachos grandes y se ha comido ella solita 2 completos ¡Yujuuuu! Muchas gracias por la información que me has enviado. Lo de no sustituir el pecho sí que lo tengo clarito desde antes de empezar con la alimentación complementaria. De hecho se lo sigo ofreciendo a demanda durante todo el día y siempre antes de las comidas para que primero se harte de leche y si le queda hueco, que siga con lo demás.

  • Responder
    Pasuco a Pasuco
    5 junio, 2014 at 17:56

    Jajajja, es que ese metodo cuesta! Yo lo que hice desde el principio (y sigo haciendo) es dejarle probar sabores u texturas de cosas que yo como. Sentarme a comer/cenar con el y darle trocitos de mi comida, que nos vea, que nos imite, si come bien y si no también, xq siempre tengo un plato de puré esperando para asegurarme de que esta alimentado. Eso si, hay días que come más y no le doy puré ( cada vez menos triturado) y así poco a poco ha pasado de un día esparcir el arroz por la cocina a comerse todo un plato de arroz co. Pollo en la tercera prueba. Y la bichilla aún es pequeña aun, pero lo q si les divierte es pinchar los trocitos con el tenedor ellos solos y llevárselos a la boca ( aunque esto requiere técnica por su parte y paciencia por la nuestra). Ánimo y no decaigas!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 junio, 2014 at 15:16

      Es que lo de darle trocitos de mi propia comida… ¡no estoy preparada para ese paso! Y mucho menos lo está el papá de la bichilla. Vamos que si yo tengo un trozo de jamón serrano o un potase de garbanzos y se me ocurriese dárselo a la niña, me la arrebataría de las manos, porque eso no está en las instrucciones de la pediatra. Y a ese ritmo se va a pasar la churumbelita 3 meses comiendo las mismas 4 verduritas y el mismo pollo. ¡Poner un tenedor en las manos de esta niña! ¡Que es muy bruta! Se me va a desgracias seguro (si no me desgracia a mí antes). Lo de tener el puré de reserva me gusta como idea para garantizar la tranquilidad en casa. ¡Creo que voy a probarlo!

  • Responder
    BuggyMama
    5 junio, 2014 at 19:57

    Hombre, yo creo que debes valorar tus expectativas. Si lo que quieres es que se siente el primer día y se coma todo eso que se ve en la foto y ademas con plato y todo, el BLW no es lo suyo.
    Mi bichito es una glotona pero cuando empezamos con el BLW no comió prácticamente nada hasta los 10 meses o así, y cuando digo prácticamente nada, me refiero a un bocadito a la patata y un gajo de naranja o similar…
    Esos si, una cosa, si decides continuar con el BLW, como te comentan mas arriba, nada de trozos pequeños que son peligrosos, siempre más grandes que su puño!

    Un beso y ánimo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 junio, 2014 at 16:06

      ¡Jajaja! El plato lo uso porque nos lo regalaron y quedaría feo no hacerlo, pero vamos, que tengo que escribir yo un post acerca de la poca utilidad de las vajillas estas para bebés. Ayer mismo hice la prueba dándole un par de trozos de sandía enormes ¡y es verdad que cuanto más grandes mejor funciona el BLW! Se los comió enteros ella solita. Muchas gracias porque con todos estos consejos ya estoy viendo dónde estaba fallando mi técnica.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    5 junio, 2014 at 23:41

    Yo es que el método ese lo veo innecesario, ¿conoces a algún adulto que coma sólo purés? Cada cosa en su momento!!! Hay niños que caminan a los 10 meses y otros a los 20 y no pasa nada. Mira, yo a Rafa, con año y medio, le sigo dando purés casi a diario, así le meto legumbres, verduras, carne o pescado en una misma comida, de manera que come super variado. Y como puedes ver en mis post de hoy, hace meses que se come las manzanas a mordiscos!!!! hace meses que come arroces, galletas, alubias… de verdad, lo importante es que coman variado, da igual si empiezan antes o después a comerlo sólido. Y sino, a todos los adultos me remito,jajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 junio, 2014 at 16:19

      Mmm… ¡interesante tu teoría! Tengo que preguntarle a mi madre qué técnica utilizó ella con nosotros, porque es verdad que antes o después todos acabaremos haciendo pipí solos, durmiendo solos y comiendo sólidos variados. Sin embargo, mi preocupación en el ámbito del BLW es algo más egoísta: ¡lo que quiero es no tener que estar todo el día triturando! Y que si alguna vez nos pilla la hora de la comida por ahí le pueda dar 4 trozos de algo y que al menos coma (aunque para eso ya voy cargada con la teta que la tengo disponible 24 horas y en cualquier lugar). Bueno, y además ¡la gracia que hace que un bichillo tan pequeño se ponga a comer solo! No, si al final yo quiero lo del BLW por el espectáculo y poco más.

  • Responder
    ¡S.O.S! Primeros auxilios para bebés Planeando ser padres
    6 junio, 2014 at 07:00

    […] ya bastantes angustias con las cuestiones básicas de la crianza de la niña, llegó el momento de introducir la alimentación complementaria. En ese momento pensé “Tierra trágame porque toda ayuda será poca para que yo aprenda los […]

  • Responder
    Mamá de V
    6 junio, 2014 at 08:52

    leete el libro :)) El BLW no es para que se coma un plato de judías con papas ella sola el primer día !! jajajaja es para que practique psicomotricidad fina y coordinación, para que se familiarice con las texturas, los sabores, los olores de cada alimento y no esté todo remezclado y pasado en una papilla.

    Su alimento es la leche, y lo sigue siendo tranquilamente hasta más del año.

    Nosotras hemos sido de BLW desde los seis meses, jamás he tenido que hacer un puré, calentar un potito, llevarme comida “diferente” para ella a una salida, hemos comido y cenado fuera en cualquier restaurante (hace las cosas más fáciles para viajar). Y ahora a la niña le gusta de todo, con 19 meses -lleva ya unos cuantos haiendolo- en la cocina elige ella sola su menú, fruta, verduras, queso, legumbres… Come sentada en la mesa con nosotros con tenedor y cuchara, en fin, que para mi las de “método” son las que no hacen BLW y siguen el método de las papillas, lo nuestro es no más que dejarlo hacer 😛

    UN besote!! Más que el libro de Carlos Gonzalez, pide uno de Gill Ripley, está genial, de verdad, vale la pena 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 junio, 2014 at 16:43

      Ya, ya tengo el libro en mi poder. Y ya sé que aspiraba muy alto al plantarle el plato tal cual. Pero yo creía que lo tiraría al suelo o haría algo con él, no que simplemente le daría manotazos sin llevarse nada a la boca. Yo querría que en esta casa se pusiese en marcha el BLW tal y como tú lo cuentas en tu experiencia, pero como no hay consenso entre los 2 adultos (el papá de la bichilla y yo) he tenido que implantar un sistema mixto para contentar a todo el mundo. El de Carlos González ya lo leí y no me aclaró nada porque no me explica los pasos sobre cómo proceder desde el primer día. Poco a poco iremos avanzando con el tema.

      • Responder
        Mamá de V
        7 junio, 2014 at 00:51

        Nosotros empezamos con cosas muy sueltas, una galleta, un trozo de plátano, un par de judías de nuestro plato… lo más importante del BLW para mi, es integrarla en vuestras comidas, y que muestre interes en lo que tenéis, a veces el interes es manosearlo un poco, otras dárselo al perro y otras llevárselo a la boca… En fin, sea como sea, adaptar siempre el método a lo que a vosotros os sea más práctico/comodo/guste y seguro que será lo mejor 🙂

  • Responder
    Mama Full
    6 junio, 2014 at 16:13

    Para el primer día, un plato de judías y patatas no será mucho?

    Bebé Full empezó con una zanahoria hervida y entera (nada de a trocitos). La idea es que ellos se familiaricen con la comida, sabores y texturas. Por que su alimento principal sigue siendo la leche (y por muuuucho tiempo) el resto es complementario. Es importante que los trozos sean enteros o en tiras, para que lo puedan coger con la mano y les sobresalga para chuparlo (estilo plátano, para que nos hagamos una idea).

    Al principio juegan con la comida, la tiran (poner un hule en el suelo es la clave), y se divierten. Poco a poco van comiendo, dias (y épocas) más y otras menos. El peque ha estado una semana entera comiendo solo un mordisquito de zanahoria y teta, y la semana siguiente no había quien le parara y zampaba como un loco. Es así…fases…

    Nosotros nunca hemos hecho puré ni le hemos dado un potito, básicamente pq es imposible que coma algo que no coja él. Y ahora (14 meses) se empieza a apañar con el tenedor y la cuchara, aunque de repente se cansa y lo coje todo con la mano, pero come un montón.

    A partir del año come lo mismo que nosotros. Si queremos picante o alguna especia “complicada” separamos lo suyo antes de añadirle los aderezos. Aunque su comida favorita al día de hoy son los raviolis de espinacas.

    Ah! Y también es normal que de repente se pase épocas que solo quiera comer patata por ejemplo…Pero es de lo más normal, poco a poco comerá de todo.

    Ánimo!!! (Y lo del libro de BWL que dicen por ahí arriba es muy buena idea! a mi me fue genial!)

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 junio, 2014 at 17:10

      Judías, patatas, zanahoria y pollo ¡completito, completito! Llevaba tantas cosas para que eligiera, probara, tirase al suelo… pero no funcionó. Ahora veo que los trozos eran demasiado pequeños y que yo tenía unas ideas equivocadas acerca del BLW. El hule en el suelo también lo tengo instalado para no desperdiciar tanta comida, y que el pecho sigue siendo el principal alimento me quedó clarísimo desde antes de empezar a probar este sistema.
      Pero la bichilla es de jugar poco ¡todo va directamente a la boca! Y lo que cae al suelo es más bien porque aún no sabe agarrar a la perfección que no porque se deshaga de ello jugando.
      ¡Muchas gracias por tu aportación y truquitos! A ver si el libro termina de sacarme de mi error.

  • Responder
    sandra_uky
    7 junio, 2014 at 01:46

    Que grande tu bichilla. Es una campeona. Nosotros como ya te comenté LM y ahora alimentación complementaria de galletas, pan y fruta. El pan y la galletas se lo doy entero y ella tan feliz. La fruta se machaco o bato (ya que a la papá le da un poco de miedo) pero tengo una cuchara que es genial pequeñita y con un mango gordote que ella puede coger. Y cuando le da llevó la cuchara a la boca ella lo hace conmigo. Y de momento estamentos bien así. Teta y juegos con comida. Quiero saber más sobre el blw. Un besazo 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 junio, 2014 at 11:02

      Pues ya ves la de gente súper informada que ha ido comentando en este post y los libros que recomiendan para hacerte tú también una experta en esto del BLW. Yo creo que ante todo el no perder la paciencia, no obsesionarnos con que los bichillos no comen lo suficiente y dejarles experimentar y jugar por mucho que ensucien, es la clave para que tengan una base saludable en lo que a la alimentación se refiere.

  • Responder
    Patricia
    7 junio, 2014 at 02:38

    No te digo nada porque sé por otros posts que habéis encontrado vuestra manera de hacerlo, que es lo que importa. Dejala que siga jugando y te sorprenderá.

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 junio, 2014 at 11:05

      ¡Qué bien que no me presiones! ¡Jajaja! Yo creo que poco a poco algo iremos sacando en claro, pero es que con tanta oposición en casa no es fácil.

  • Responder
    madrexilio
    8 junio, 2014 at 07:49

    Había yo escrito una especie de ensayo cuando pulsé sin querer el botón de refresh… ahora estoy un poco así 🙁 jajaja

    Decía que yo he hecho el BLW desde que la niña tenía 6 meses y sin saber que eso era un método, lo hice por puro instinto y porque la Muñe tenía curiosidad por agarrar los alimentos ella misma. Hace cosa de 6 meses me he enterado de que “dejala que coma ella sola” tiene nombre y hasta una metodología.

    Cada niño es un mundo, pero a mí me funcionó muy bien (a mi manera, te digo que no leí nada sobre el tema). Pienso que tal vez puedes volver a intentar en dos meses. En mi caso empecé con un solo alimento (por las frutas), porque me di cuenta que cuando le ponía más de uno, sólo cogía un color. Tal vez ha sido cosa de mi hija… que lo multicolor no le iba… jajaja. Eso sí, hoy por hoy la niña come sola con cucharita (introduje los cubiertos a su mesita cuando tuvo 10 meses más o menos) sin hacer desastres. Y ahora a sus 19 meses ya maneja el tenedor, aunque algunas veces se desespera, lo tira al suelo y pide cucharita.

    • Responder
      Planeando ser padres
      8 junio, 2014 at 19:01

      ¡Eso es lo peor de todo! Cuando te pasas un rato creando un buen comentario para ayudar y al enviarlo desaparece. ¡Jajaja! ¡Qué buen instinto has demostrado tener para esto de la alimentación complementaria! A mí es que me coartan mis libertades en mi entorno, y me tratan de loca si le acerco un trozo de comida a la bichilla. O sea que voy exactamente al revés que tú: sé qué es el BLW pero no puedo ponerlo en práctica.
      Creo que iré poco a poco, mezclando algo de purés con trozos sueltos, hasta que sea capaz de manejar con más soltura los trozos y coma más cantidad. Porque el problema es que ella es muy ansiosa y como aún no tiene suficiente destreza para llevarse la comida a la boca se frustra, y se enfada muchísimo y llora, mientras que con la comida triturada es la más feliz del mundo.

      • Responder
        madrexilio
        14 junio, 2014 at 07:24

        Me parece muy bien que la lleves a su ritmo. Estoy segura de que más adelante nos contarás de sus nuevas detrezas 😀

        • Responder
          Planeando ser padres
          15 junio, 2014 at 12:20

          ¡Seguro! Sólo hace una semana de este post y ya ha avanzado mucho. ¡Esto parece que va a ir muy deprisa!

          • madrexilio
            15 junio, 2014 at 22:33

            Ya lo ves… se pone buena la cosa 🙂

  • Responder
    Paula
    10 junio, 2014 at 13:22

    Nosotros alternamos trozos, con puré y con comida machacada. Cuando se queda con mi madre toma papilla de frutas, of course (las abuelas, ya se sabe que no admiten muy bien las moderneces). Una cosa que se le da super bien “babyledguarrinear” son las galletas para bebés de la marca Almirón, que tienen una forma perfecta para que las manejen ellos. ¡Se la come entera él solo! Luego le das un trozo de platano (que le encanta machacado) y es incapaz de llevárselo a la boca ni una sola vez, porque se queda fascinado espachurrándolo entre los dedos y de ahí no sale. Un abrazo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      11 junio, 2014 at 15:46

      Esta me guarrea con las galletas, con el pan y metiendo la mano en el plato de puré. Lo de aplastar cosas con los dedos debe ser un clásico, porque la bichilla hace igual: lo presiona todo con fuerza en la palma de la mano hasta que la sustancia le sale entre los dedos y entonces los chuperretea. Vamos, que al final se fabrica ella solita el puré a manotazos.

  • Responder
    desdetres
    12 junio, 2014 at 23:09

    Te cuento mi experiencia.
    lo del BLW no es un día sentarla y que empiece a comer. Hay que hacerlo sin prisas, mientras la leche sigue siendo su alimento principal. Sentarla en la mesa y darles algo, ni siquiera un plato, algo de lo que tu estés comiendo, para que saboree, chupetee, pero sin pensar que se lo vaya a comer. y esto durante un tiempo, hasta que empiece a tragar algo, a comer algo, y a pedir menos leche, y mas comida. Yo empecé con seis meses y con nueve aun su alimento principal era la leche. .
    Si empiezas así. En unos meses ira comiendo suficiente y supliendo faltas de hierro que pueda empezar a haber en la leche sola.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 junio, 2014 at 10:55

      ¡Jajaja! La foto ha calado hondo. De verdad que no esperaba que se sentase el primer día en su trona y se zampase el plato. Pero reconozco que sí pensé que agarraría algo más, que lograría llevarse trozos a la boca y desde luego ¡que se los tragaría! Pero me equivoqué. Ahora estamos a punto de cumplir el primer mes de alimentación complementaria, y algo más de soltura se le va notando, aunque sólo con ciertos alimentos. Eso sí ¡los triturados son su pasión! Se pone nerviosa hasta cuando nos ve pasar con el plato y ya empieza a abrir la boca para que empecemos a darle comida ¡no tiene espera! Gracia spor dejarnos tu opinión.

  • Responder
    Alimentación complementaria II: daños colaterales Planeando ser padres
    19 junio, 2014 at 07:01

    […] de vaguedad absoluta. Y entonces la niña empieza  a hacerse grande y te tienes que enfrentara al Baby Led Weaning, a los triturados o a cualquier otro invento comestible para que la churumbelita crezca […]

  • Responder
    Libros recomendados: El niño ya come solo - Planeando ser padres
    3 julio, 2014 at 07:01

    […] estas alturas ya no es un secreto que mis inicios en el Baby Led Weaning fueron algo desastrosos, porque lo hice todo a lo loco, sin pensar y convencida de que plantándole […]

  • Responder
    Alimentación complementaria III: los extras - Planeando ser padres
    25 septiembre, 2014 at 07:00

    […] ya sabéis, a los 6 meses instauramos un método mixto de alimentación complementaria para la bichilla, por una parte debido a mis deseos de BLW y por otra a la adoración del papá de […]

  • Responder
    Carlos González: en vivo y en directo - Planeando ser padres
    7 noviembre, 2014 at 14:03

    […] cuando la lactancia con mi bichilla, o los inicios de la alimentación complementaria mediante el Baby Led Weaning, no acababan de ajustarse a las descripciones que Carlos González exponía en sus libros. Y así, […]

  • Responder
    Las cosas de mi madre (III). Cualquiera sabe hacer un puré - Planeando ser padres
    12 diciembre, 2014 at 16:35

    […] semejante panorama, no me quedó más remedio que ceder a las presiones del entorno y establecer un método mixto de purés y BLW. Porque ellos querían meterme el miedo en el cuerpo, pero yo soy de ideas fijas y no me bajo del […]

  • Responder
    El primer diente de mi bichilla
    26 marzo, 2015 at 07:01

    […] desde los 9 meses y sin atisbo de ninguno más. Para el tema de la comida y el desarrollo de la alimentación complementaria ¡tener dientes mola mucho! Porque ella misma puede manejar los alimentos, ponérselo en la punta […]

  • Responder
    mama gardenia
    1 abril, 2015 at 08:30

    No sé si ya te lo habrán comentado, el tema es que el BLW no funciona así. Se trata de respetar el ritmo propio del niño en cuanto a la alimentación, es decir, si está preparado para comer, comerá, y si no, no comerá. Hasta el año, de todos modos, se trata más de que el niño se familiarice con texturas, sabores, comida, etc. que con comer en sí.

    A peque A empecé a ofrecerle comida a partir de los 6 meses, jugaba, etc. pero tragar no tragaba porque aún tenía el reflejo de extrusión. A los 9 meses, coincidiendo con que desarrolló la habilidad de coger con la pinza trozos pequeños, desapareció el reflejo de extrusión y desde entonces come muy bien.

    De todos modos, hay días que por ejemplo le salen los dientes y entonces prefiere más teta, días que quiere sólo comida… y se respeta.

    Porque como e comento el BLW no se trata de comer a trozos, si no que hay toda una filosofía detrás de respeto a las necesidades que el propio niño manifiesta. Si coge la comida pero no traga, es que no está listo.

    Precisamente, las papillas se hacen para que el niño coma aunque no esté “preparado” (cuando su cuerpo lo tolera, no es que lo necesite) y con la cuchara saltarse el reflejo de extrusión. Aparecieron con el auge de las leches de fórmula, que al tener muchas carencias nutricionales en sus inicios, obligaban a adelantar la introducción de sólidos tan pronto como el cuerpo del bebé lo tolerara, y eso implicaba triturar y cuchara. A raíz de esto, cambió el paradigma y se instaló la idea de que los bebés tienen que pasar por la fase de los purés sí o sí, cuando de toda la vida los bebés habían comido lo que había en casa como los demás, cuando mostraban interés, y si no, teta.

    De todos modos, cada uno tiene que decidir si el método BLW es para ellos o no y casa con su forma de entender la alimentación o incluso con sus rutinas (por ejemplo, si el peque va a ir a la guardería supongo que es más práctico que tome papillas)

    Un abrazo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 abril, 2015 at 11:49

      Ya, ya sé que lo empecé de mala manera.Ahora que mi bichilla tiene 16 meses entiendo que no estaba nada preparada y que ni se sentaba derecha, ni tenía destreza con la manos, ni dientes… y pensaba que el BLW era sólo eso, darle comida en trozos en lugar de triturada y a esperar que se alimentara de forma autónoma. Al final opté por un método mixto pero sin usar papillas industriales, sino de comida normal de casa pero triturada, dejando algunas porciones en trozos que pudiera manejar. Y sobre los 9 meses vivimos una etapa en la que prefería la comida en trozos antes que en puré, pero de un tiempo a esta parte hay cosas como las verduras, que se come estupendamente en puré y que no quiere ni ver si están enteras. Vamos, que cada día es una nueva aventura en el tema de la alimentación y nunca sabes por dónde van a ir los tiros. Una semana adora el pescado y le falta boca para meterse más a puñados. Y a la semana siguiente no lo puede ni ver y empieza a quejarse desde que se lo plantas en el plato. No nos preocupamos mucho por la comida, porque sigue con la lactancia y de lejos se ve que anda fuerte, sana y bien alimentada. Unos días se da atracones de todo lo que se le pone por delante y otros se levanta más tiquismiquis y vuelve la cara a todo lo que se le ofrece. Pero no dramatizamos con el tema.

  • Responder
    Liliana
    1 abril, 2015 at 17:23

    que buenas experiencias, yo ho ycomienzare con este metodo, mi guatona de casi 8 meses, lleba casi 2 comiendo comida, pero no me resive ni de la cuchara ni molido, solo me abre la boca cuando le he dado en trozos y con mi mano.. Asi que me decidi, a ver que tal nos marcha =)
    .

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 abril, 2015 at 10:52

      Cada niño es diferente y aun así pasarán por diferentes etapas. Mi bichilla empezó comiendo mejor comida triturada, luego le gustaba entera y ahora estamos en una mezcla de ambos sistemas, dependiendo del día. Con tal de que coman, que elijan ellos cómo prefieren hacerlo.

  • Responder
    Maite
    16 abril, 2015 at 11:40

    Hay que tener un poco de paciencia, mi hija empezó así, solo jugaba con la comida y al final no había comido nada, poco a poco fue tragando algún minúsculo trocín, luego más… Ahora con 16 meses ya come, a veces con cubiertos, a veces con las manos… A veces no come nada, otras come mas… Y teta teta y mas teta, así no le faltará de nada. Yo creo que no hay que meterse mientras come, ni correr a preparar un puré para que coma más. El blw es un aprendizaje, y la alimentación complementaria es eso, un complemento, al menos hasta el primer año. En un principio da igual que no coman nada, están aprendiendo. Yo estoy encantada con este sistema, se mancha mucho eso si, pero nunca ha habido una pelea para comer, ni un mal rato, ella se lo pasa genial comiendo, come de todo, y encima yo ahora como mas sano porque como lo mismo que ella. Ahora veo como dan de comer a otros niños, como la hora de la comida es una tortura para ellos, no quieren comer mas que macarrones y salchichas, y sobre todo no se respeta su apetito, y me da mucha tristeza por ellos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 abril, 2015 at 15:23

      Lo sé Maite, pero mi bichilla claramente no estaba preparada para el BLW con 6 meses. Ahora tiene 17, lo está de sobras, pero se me ha vuelto tiquismiquis con las verduras. Si no se las doy en puré no se come ni una. La mía no es de cubiertos, es de meterse el filete entero en la boca y empujárselo para el fondo casi a puñetazos hasta que no puede más. Ella no sufre para comer, y le gusta probar cualquier cosa, pero últimamente quiere hacerlo de pie y no sentada a la mesa en la trona. Yo no sé si avanzamos o retrocedemos con la comida. Eso sí, no la obligamos nunca, ni con purés ni con trozos, porque cuando no quiere más cierra la boca, gira la cara y ya lo deja bien clarito. Si come poco a medio día ya comerá más a media tarde o cuando le entre el hambre. Y el resto, como dices, teta, teta y más teta.

  • Responder
    Ana
    13 mayo, 2015 at 09:25

    Estás en todas partes!! buscado “recetas para bebes de 8 meses blw” e llegado aquí, ue recetas ya sé que no tienes así que no me saques luego en “perdidos en mi blog” ahí ando yo con mí ratoncito que acaba de cumplir 8 meses, y la verdad empece con pures liquiditoa y ahora se los doy muy espesos con grumitos y se los come mucho mejor y luego cuando comemos nosotros pues le damos que si granitos de arroz, trocitos de pollo y cosas pequeñas que el “rumia”hasta que se las traga y pide más y entonces su padre dice ¿este niño no ha comido ya!?!? (Porque sus papillitas aunque grumosas nunca come mas deuinos 100g) menos mal que tenemos la teta que no falla!! Ayer le hice arroz con pollo y verduras triturado con los trozos de arroz que se notaban bastante (la textira daba un poquito de asquito) pero se lo comió con ganas, así que ho ando buscando recetas sabrosas para poderselas ir dando ya en trozos pequeños, leyendo el metodo no me ha convencido, yo pregiero saber que toma sus nutrientes diarios de complento pero si que le voy a ir dando cosas en trocitos pequeños porque está preparado, porque le gusta más y porque ni es una cosa ni la otra, bueno ya no me enrouo más! Un saludo!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 mayo, 2015 at 16:36

      ¡Jajaja! Sí que es raro porque la cocina y yo andamos siempre a la gresca. Yo siempre se los he dado súper espesos a mi bichilla, hasta el punto de que no utilizaba ni el agua de cocinar al vapor para hacerlos más suaves. Ahora sí voy alternando texturas, por el consejo de mi madre y porque se ha vuelto delicada para las verduras. Lo de comer de todo lo que tengamos nosotros en el plato es que le encanta. Hasta el punto que incluso comiendo todos lo mismo, tiene ella que comerse lo que está en mi plato, porque del suyo no lo quiere.

      En puré mi bichilla suele zamparse 250 gramos desde los 6 meses, y siegue en esta cantidad ahora con casi 18. Cucharadita arriba o abajo, pero a parte de esto sigue zampando todo lo que pilla por ahí, entre horas y antes y después de las comidas.
      Yo sí creo que el BLW funciona y que es más útil que todo esto de los purés, pero en casa hay alimentos que si no estuviesen triturados mi churumbelita no los querría, así es que seguimos con el método mixto.

  • Responder
    Anónimo
    3 junio, 2015 at 03:06

    Hola disculpa pero por la foto y lo que comentas hiciste con tu bebe no es BLW; primero tu bebe no podria con 6 meses coger esos pedazos tan pequeños y llevarselos a la boca. Seguro los cogia con sus manitos pero quedaban dentro de su puño. A esa edad no saben abrir la mano para comer lo q hay ahi. antes de aprender a hacer la p

  • Responder
    Lorena
    3 junio, 2015 at 03:15

    Disculpa pero por la foto q subiste y lo que comentas en rigor no seguiste los consejos del metodo BLW y no consideraste el nivel de desarrollo de tu bb. A los 6 meses no pueden llevarse a la boca trozos tan pequeños, seguro los agarra y quedan dentro de su puño, a los 6 meses no saben abrir la mano para comer lo q tengan ahi. Antes de que aprendan a hacer la pinza con sus dedos los bebes pueden comer lo que sobre sale de sus manos cuando agarran algun alimento por eso se indica q los alimentos los ofrezcan tipo bastones o palitos que sobre salgan de sus manitos cuando los toman. Tambien te cuento que es muy importante informarse bien del desarrollo de nuestros bebes antes de “experimentar” con ellos. La logica del BLW es efectivamente no “adiestrar” a nuestros hijos a ser unos tragones, esto porque su desarrollo no se beneficiará a la larga con esa logica de alimentacion, ademas de ser muy poco respetuoso de los ritmos del bebe, no tener paciencia para esperar sus ritmos y zamparle el puré porq es mas comodo. Respetarlos es saber que para aprender algo nuevo como comer necesitan controlar, explorar, jugar, diferenciar etc. Importante leer antes de aplicar ya que por lo q lei hay muchos q te siguen y tus erradas convicciones en este tema al menos se transmiten por ignorancia a otros.

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 junio, 2015 at 14:11

      Lo sé, lo sé. Subí la foto a Twitter y al blog y a raíz de los comentarios que recibí leí el libro de El niño ya come solo, me puse al día de todo, pero aún así, hemos avanzado con un método mixto. Y hemos mezclado técnicas porque la niña es zampona, se desesperaba cuando la comida se le caía de las manos (y eso que siempre se hartaba de pecho antes de empezar con las prácticas) trataba de meter la cabeza ene l plato para sorber por los bordes, y en cuanto veía una cuchara de puré se abalanzaba sobre ella. Visto esto, hemos mezclado ambas técnicas. Digamos que jugaba con los trozos (y alguno se comía) mientras estaba tranquila comiendo puré.Yo no tenía convicciones ninguna, y me equivoqué con la técnica. Quienes me leen ya saben que soy primeriza y que hago lo que puedo pero que no se tienen que fiar de mí ni un pelo. Simplemente plasmo mi experiencia, porque para eso es un blog personal. Graias por tu aportación.

  • Responder
    Anónimo
    13 marzo, 2016 at 18:38

    Teneis que leer “De la teta al plato” publicado en 2016 por Editorial Sirio. Pese a que en la portada este’ escrito BLW, en realidad es una manera igualmente natural de empezar la alimentacion complementaria (“a demanda”) sin los problemas y las molestias del BLW. Tambien hay sitos internet que tratan de ello.

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 marzo, 2016 at 15:54

      ¡Este es muy nuevo! A ver si tenemos la oportunidad de leerlo y compartimos aquí lo que aprendamos. Gracias por la sugerencia.

  • Responder
    Olga Gómez
    17 agosto, 2016 at 10:09

    Yo te diría que ya puedes darte con un canto en los dientes si tu bichilla come…sea teta, formula, puré o sólido. Mi hija no comía NADA…ese nada incluye hasta una miga de pan y ahora es una adolescente que come a todas horas! Eso si, las hemos pasado canutas y lo hemos probado TODO.
    No pretendas alcanzar el Everest en un día y si tu niña prefiere puré pues tampoco nos podemos poner cabezonas…”Take it easy” . Algunos niños se lanzan a por lo sólido como el que se tira a una piscina y otros se lo piensan…Yo conocí a una niña que sin dientes era capaz de zamparse un filete…trocito a trocito…si no lo veo no lo creo!..Así que date un tiempo y si no pues para eso inventaron la minipimer…

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!