Ocio y viajes

CosmoCaixa Barcelona ¡El museo de los niños!

Al poco tiempo de mudarme a Barcelona se inauguró el museo de la ciencia CosmoCaixa. Yo ya no era una niña (22 añitos) pero era el primer museo de la ciencia que visitaba en mi vida y me impactó tremendamente. Soy muy de letras, pero entiendo que para viajar con niños CosmoCaixa es una opción excelente por la cantidad de actividades que ofrece, lo participativa que es la exposición, las zonas exteriores para desahogarse si la visita se alarga y como no ¡el precio de la entrada! Mi fascinación por el CosmoCaixa de Barcelona ha llegado a tal punto que creo haberlo visitado ya 7 veces. Y en cuanto mi bichilla desarrolle algo de entendimiento para estas cosas me veo sacándome el carnet de socia para pasarme allí los fines de semana completos. Os cuento algunos detalles acerca de por qué este museo de la ciencia es el lugar ideal para aficionar a los niños a las visitas culturales.

1. Las manos no tienen que estar quietas. CosmoCaixa es un museo impresionante y enorme, con grandes espacios por el que los niños pueden corretear con libertad, sin miedo a romper nada, ni a que un vigilante les llame la atención ¡todo parece estar permitido! Y esto es una diferencia fundamental si lo comparamos con cualquier otro museo. La exposición permanente consta de un Muro geológico, un espectacular Bosque inundado (¡sí, dentro del edificio del museo hay un bosque natural, con sus animalitos y plantas viviendo a sus anchas como si tal cosa!), la Sala de la materia (la locura para los niños y adultos a los que les gusten los experimentos y demostraciones científicas), la Plaza de la ciencia, con algunos inventos dispersos por el patio como el tornillo sin fin, y una estación meteorológica. Creo que el Bosque inundado debe ser la atracción estrella, sobre todo cuando se pone a llover de pronto en el interior de ese espacio. Sin embargo, donde más rato de entretenimiento pasaréis con los niños será en la Sala de la materia, porque el número de experimentos parece infinito.

Bosque inundado de CosmoCaixa Barcelona

2. ¡Toca, toca! Una experiencia inolvidable para los niños. Dividida en 3 zonas (desiertos, mediterránea y selva) la sala de ¡Toca, toca! permite el contacto directo con animales de verdad. Tocar ratones, lagartos, pepinos y estrellas de mar, o las siempre polémicas serpientes es algo que no todos podemos hacer cada día. Si vuestros peques (y vosotros mismos) no tenéis miedo a lo desconoció o queréis poner a prueba vuestras fobias respecto a ciertos animales, no lo dudéis ¡Toca, toca es vuestra actividad!

3. Planetario 3D. Es espectacular y muy cómodo. Porque las butacas son como de cine de lujo y no es infrecuente que algún que otro adulto, dependiendo de la sesión elegida, acabe traspuesto y roncando mientras dura la proyección. Suelen ser películas cortas, de unos 30 minutos. Yo he visto algunas de la formación del universo, la evolución de las especies, pero la temática es muy variada y cambia según la temporada, por lo que lo mejor es echar un vistazo a la web oficial de CosmoCaixa y decidir qué queréis ver. Las sesiones son multilingües y a la entrada os darán unos auriculares para elegir el audio en el idioma que necesitéis.

4. Planetario Burbuja. Esta actividad es sólo para niños de entre 3 y 8 años. Trata de familiarizar a los más pequeños con las cosas que habitualmente pueden ver en el cielo (estrellas, planetas, etc.). Como me he pasado de la edad de corte ¡nunca he acudido a esta sesión!

5. Flash y Click. Entre los 7 y 9 años en la sala Flash, y entre los 3-6 años en la sala Click, los niños tienen otra zona destinada a ellos en el museo, para realizar experimentos que despierten su pasión por la ciencia, la técnica y les permitan comprender procesos que se producen en nuestras vidas diarias y que tienen un fundamento científico.

Casi lo único que me atreví a tocar en CosmoCaixa

Casi lo único que me atreví a tocar en CosmoCaixa

6. Precios. Pues la entrada general cuesta 4 euros y da derecho a visitar la exposición permanente y las exposiciones temporales. Hasta los 16 años ¡los niños entran gratis! Y también los clientes que tienen tarjetas de débito o crédito de La Caixa. Las actividades complementarias, como el ¡Toca, toca! y el planetario tienen un coste adicional de 4 euros cada una.

7. Consejos. ¡Madruga! De las 7 visitas que he hecho al CosmoCaixa ¡sólo en la última logré entrar al ¡Toca, toca! En las anteriores siempre me quedé con las ganas porque el acceso es muy reducido y cuando yo llegaba a comprar la entrada ya no quedaban plazas libres. Y al menos antes no se podían adquirir con antelación por internet, no sé si esto habrá cambiado. Para comer, existe una cafetería, de estas típicas de los centros culturales con poca variedad y precios disparatados, por lo cual nosotros siempre hemos llevado comida de casa y hemos hecho picnic en uno de los espacios habilitados para esto en los jardines del museo. En CosmoCaixa saben que las familias con niños son muy dadas a esto de transportar comida allá donde van, así es que las taquillas de la consigna ya son suficientemente grandes para guardar bolsos bien abultados. Además, este servicio es gratuito.

Nosotros hemos llegado a estar 6 horas completas en el CosmoCaixa de Barcelona, unas veces solos y otras ¡con niños de la familia! Es que con tantas actividades no te da la sensación de estar aprendiendo y el tiempo pasa volando. De verdad, CosmoCaixa es un lugar muy divertido para culturizar a los niños y quitarles de la cabeza la idea de que los museos siempre son un rollo.




Esto te puede interesar

4 Comentarios

  • Responder
    mamaenbulgaria
    19 junio, 2014 at 17:01

    Yo también estuve hace tiempo y fue genial. El bosque inundado es increíble y lo de poder toquetear tanta cosa me encantó jaja!

  • Responder
    Marta
    20 junio, 2014 at 08:40

    Tengo ganas de ir allí con las Genovevas. Aquí hemos ido a unos cuantos, y lo bueno y fabuloso es que les permiten tocar todo, la ciencia ya no tiene secretos para ellas.

    • Responder
      Planeando viajar con niños
      20 junio, 2014 at 14:23

      Entre los museos de ciencia que dices que habéis visitado y los experimentos que sé que hacéis en casa ¡estas niñas te van a salir científicas con seguridad!

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!