Consejos

¡Empiezan las rebajas!

¡Ay las queridas/temidas rebajas!

¡Ay las queridas/temidas rebajas!

¡Rebajas! ¡Rebien! Porque no paro de quejarme de que mi fondo de armario (y también la superficie, y todos los costados, para qué vamos a engañarnos) necesitan una remodelación urgente. Y claro, yo ahora vivo encantadísima con mi nueva labor de mamá y blogger 24 horas, pero muy a mi pesar he tenido que ir reduciendo mi listado de caprichitos y compras diarias para colaborar a la estabilidad económica de este núcleo familiar. El caso es que tras el embarazo mucha ropa se me ha quedado grande (cosas que habitualmente no pasan pero que las estoy viviendo en mis carnes). Con las camisetas tengo menos problemas, porque no se nota tanto, pero algunos pantalones se me han quedado anchísimos y no me gusta ni chispita el tipo que me hacen. Que yo a lo de vaca-burra ya estaba acostumbrada, pero con esas bolsas y amplitudes a lo morsa-ballena voy a caer en una depresión. Mi madre, que es quien organiza mi vida, mi agenda y mi armario, lleva meses insistiéndome en la necesidad de ir de compras: que si yo quiero ella se queda con la bichilla para que me vaya más tranquila, o me puede acompañar ¡y hasta se ofrece a pagarme lo que preciso! Criaturita ¿tan necesitada se pensará que ando? El caso es que he decidido ir tirando con lo que tenía hasta que llegaran las rebajas de verano, pero ya en enero, durante las rebajas de invierno, me fui dando cuenta de ciertas cosas.

1. Las mejores ofertas por internet. Ya os he hablado en otras ocasiones del gran invento de las páginas de descuento, como por ejemplo Cupooon. Para los que no estéis al tanto de la existencia de estos portales, son webs en las que puedes encontrar códigos promocionales para emlear en tus tiendas on line habituales. Es un método muy fácil de utilizar, ya que la compra y el pago lo realizas en las webs que te han gustado desde siempre, y simplemente antes de pagar introduces el código de descuento que habrás buscado previamente en una de estas webs. La rebaja se te hará según un porcentaje del precio de la comprar, o descontándote X euros del importe final, etc. Sin trampa ni cartón ¡lo más fácil del mundo! ¿Qué me ocurre desde que descubrí la primera web de descuentos? Que realmente veo que no es necesario esperarme al periodo oficial de rebajas en las tiendas de la calle para comprar lo que necesito. Porque en muchas ocasiones, los comercios en los que yo compró sólo hacen un 10-20% de descuento (los hay que llegan hasta el 60% pero la verdad, nunca me han tocado a mí), con lo cual, si hubiera hecho la compra meses antes por internet, ya llevaría semanas disfrutando de lo que necesito y el precio hubiese sido el mismo.

2. Tiendas outlet on line. Estas han sido mi verdadera perdición. Muy al inicio de este blog, cuando aún ni siquiera estaba embarazada pero ya andábamos planeando ser padres, me pasaba los días esperando la apertura de las campañas de puericultura de estos outlets de internet, en los que puedes comprar cualquier cosa, generalmente de grandes marcas, con hasta el 70% de descuento. Siempre había ropa, zapatos, artículos de decoración y cositas de puericultura que me encantaban. Y las he usado. Mucho. Tanto que cada mañana al despertarme era lo primero que hacía: conectaba el ordenador, me preparaba el desayuno, miraba las nuevas campañas, veía si había algo tentador para comprar y después ya empezaba a trabajar tranquilamente y completamente desahogada ¿Seré una compradora compulsiva? ¿Necesitaré tratamiento? Creo que no, porque ha sido quedarme sin trabajo y desaparecer mi ansia por las compras. Ahora todo lo hago con cabeza, comparando mucho los precios y buscando cupones en cualquier web de descuento hasta debajo de las piedras si es necesario.

3. Las tiendas tradicionales. Ir de rebajas a las tiendas de toda la vida sigue teniendo su encanto. ¡Y el paseíto ayuda a mantenernos en forma y que al llegar al probador todo nos siente divinamente! Si tienes un cuerpo contrahecho como el mío, la principal ventaja es que puedes probarte todas las tallas y modelos que necesites, con lo cual si compras algo se supone que lo haces completamente convencido (aunque yo conozco a más de uno que después de horas de pruebas acaba volviendo a descambiar la compra al cabo de unos días). Te socializas, revitalizas la economía de tu zona, te da el aire… Vamos, que es una experiencia muy recomendable y atrayente. Pero los primeros días de rebajas debes soportar las aglomeraciones, las prendas mal colocadas, las colas en los probadores, las colas para pagar, los empujones por la calle, la frustración porque aquello a lo que le habías echado el ojo resulta que ha desaparecido misteriosamente de las estanterías y no está entre los artículos de rebajas. Y la siempre temible aparición de la “Nueva temporada” que te colocan toda mona y ordenadita junto al batiburrillo enrevesado de la ropa a montones y en rebajas. Y al final te tientan y acabas volviendo con la nueva colección de otoño a casa y sigues sin ropa de verano (ni barata ni cara).

Creo que por todo esto las rebajas están dejando de ser tan atrayentes para mí. Este año las voy a pisar mucho, sin duda, porque desde que nació, a la bichilla le han ido regalando tarjetas regalo de varias tiendas, que tendré que ir agotando como sea para no perder el dinero que la gente ha invertido. Pero para mí, no sé si el mundo de las compras virtuales me tiene ya ganada por completo o aún hay esperanza para que vuelvan a tentarme las colecciones y las rebajas a pie de calle. ¿Y vosotros cómo vais de rebajas? ¿También aprovecháis los cupones de descuento de internet o estáis deseando que llegue este día para ser los primeros en la cola de los comercios del pueblo?

Esto te puede interesar

34 Comentarios

  • Responder
    mamá puede
    1 julio, 2014 at 07:10

    Se me había olvidado que empezaban hoy! Y yo pensaba ir a devolver unas cosas…. Lo dejare para otro día.

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 julio, 2014 at 18:44

      ¡Ay, ay ay! Pues mira que me parece increíble que una mujer viva sin saber cuándo empieza el periodo de rebajas. Pues sí, si no te corre prisa, mejor no te satures yendo hoy a descambiarlo.

  • Responder
    Marta
    1 julio, 2014 at 08:38

    Jajaja, yo también soy de las que mira los outlet, sobre todo en zapatería. Tengo una web en la que miro los zapatos de mi número, que sé que me van bien, que llegan rápido y que tienen un servicio excelente. Eso sí, me da igual comprar zapatos de otras temporadas, al fin y al cabo, son igualmente ponibles. Y mi estilo -de salón, en invierno- no cambia mucho de una temporada a otra.
    No creo que vaya de rebajas a tiendas tradicionales, porque… Ahora mismo no necesito nada, ni mis hijas, eso sí, en cuanto algo haga falta, lo compraré… Pero ya estoy pensando en ahorrar para la próxima temporada.
    Besos especiales!

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 julio, 2014 at 18:47

      Yo lo de las temporadas tampoco lo tengo en cuenta. Con que me guste la ropa, los zapatos o el complemento que sea tanto me da si lo cosieron este año o hace 3. A veces me da reparo pensar que el comercio tradicional se vea afectado por estas nuevas formas de venta, pero es que el ahorro es enorme y así no tienen competencia. ¡Qué bien planificada estás pensando ya en la próxima temporada!

  • Responder
    Diario de una madre ingeniera
    1 julio, 2014 at 09:07

    Yo también necesito rebajas… me he puesto tan en forma que me está grande toda la ropa de verano del año pasado… así que, como los vestidos aún me valen, creo que solo me compraré un par de pantalones cortos…y con eso pienso pasar todo el verano!!! ah! y un bikini, unas sandalias…. jejeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 julio, 2014 at 18:49

      ¡Jajaja! A mí lo del año pasado me queda bien, pero es que ya no esta punible porque está viejísimo todo (pelotillas, pérdida de color…) Si es que siempre tenemos en mente algo que necesitamos mucho, pero luego nos metemos en faena y empezamos con el consumismo desbocado. ¡No hay quien se resista! Y hay cosas tan monas y tentadoras…

  • Responder
    Mama Blogger
    1 julio, 2014 at 09:25

    ¡Que bien ya estan aquí las rebajas! No es que sea una loca compulsiva de las rebajas, pero alguna cosa que otra si que compro, jejejeje!! Las peques son las que salen mejor paradas, porque les renuevo el armario… es que no me puedo resistir con las cosas tan bonitas que hay para niños!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 julio, 2014 at 18:51

      Yo antes todo lo compraba de temporada, no esperaba nunca a las rebajas. Luego me empecé a contener y a comprarlo todo en rebajas (o todo lo que podía esperar) y finalmente entre las webs de descuentos y los outlets de internet ¡me paso la vida de comprar virtuales! Y las compras para la bichilla son una perdición. Hoy iba a comprarle 2 camisetas de manga corta y ya he vuelto a casa con 3 camisetas, un pantalón vaquero rosa, 2 pares de calcetines…

  • Responder
    Pipo Pipe y Papás
    1 julio, 2014 at 09:34

    Odio la rebajas. Odio las marujas que esperan las primeras en los comercios, para entrar empujando a diestro y sibiestro. Serán traumas de trabajar de cara al público toda la vida.

    Jajajjajaja eso sí, si tengo que comprar algo, prefiero las tiendas de calle, que yo también tengo el cuerpo mal hecho jajjajajajajaja.

    Beso!

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 julio, 2014 at 18:56

      ¡Ay este tipo que la naturaleza nos ha dado y que nosotras no somos capaces de mejorar! Hoy he salido de paseo por la mañana y confirmo tus palabras: estaban las señoras mayores de marujeo en la puerta de sus tiendas habituales al menos 10 minutos antes de que abriesen. La verdad es que estresan ¡pero se hace deporte a codazos y empujones! Para comprar tranquilamente, a mí ya no hay quien me saque de internet.

  • Responder
    unamamaarquitecta
    1 julio, 2014 at 09:36

    Teniendo en cuenta que vivo muy cerca de un Centro Comercial algo caerá…lo que comentas de las ofertas de puericultura por internet me suena muchísimooooo.. Por cierto, si tu madre se ofrece a regalarte cosas no lo desaproveches, recuerda que ahora casi siempre los regalos son para las bichillas, para una vez que te quieren regalar a tí!! besis, y felices rebajas!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 julio, 2014 at 18:58

      Yo no podría vivir cerca de un centro comercial porque estaríamos a la última pero sin comer. Aunque visto así ¡lo mismo esa sería la fórmula para mantener la línea! Mi madre es que va regalando a todo bicho viviente y parece que no se de cuenta de que lleva desde 2008 sin trabajar y su situación no es para ir siendo espléndida con nadie. Hoy he conseguido que no me pague nada ¡a ver si logro llegar a finales de agosto así de firme!

  • Responder
    Sandra_Uky (Sandra Sempere Cobo)
    1 julio, 2014 at 09:57

    Momento rebajas… No sabía que empezaban ya! Bueno habrá que mentalizarse, porque un poco de renovación si quieres me hace falta! Pero odio las rebajas. No por los precios jeje si no por la gente. La gente y sus ganas de acapararlo todo. Es como cuando vas a un buffet libre. La gente se llena y se llena el plato hasta arriba haciendo una montaña y luego ves como tiran casi toda la montaña de comida. Que pensarán? Que se va a acabar? Pues en las rebajas me pasa lo mismo y no lo soporto. Hay veces que prefiero comprar cuando ni hay rebajas o por Internet y no encontrarme con esos agobios.
    Etc pero gracias por avisar! Iré preparandome para ir de compras y compras para toda la familia que mini moni también necesita renovar. Jejeje 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 julio, 2014 at 19:03

      ¡Otra que no sabía que las rebajas empezaban ya! Pero si todos los años son en la misma fecha. la maternidad nos está secando la memoria. A la velocidad que nos crecen los bichillo ¡estos se pasan en una renovación de armario constante! Con la niña intento esperarme a las rebajas, o comprar más barato por internet, pero a veces es imposible porque de un día para otro urge tener un pijama o una camiseta y no hay modo de obtenerla de otra forma. Desde luego que comprar por Internet desde la comodidad de casa ¡es todo un lujo! ¡Ay! Lo que han cambiado los tiempos en el periodo de rebajas.

  • Responder
    creciendoconmicachorro
    1 julio, 2014 at 10:18

    Cada vez empiezan antes!! Yo odio ir de compras desde que descubrí las tiendas online me arreglo mejor. Yo necesito a alguien que me compre ropa por mí porque no me gusta nada de verdad y solo compro cuando no me queda más remedio. Me gustaría cogerle algo a Cachorro para el invierno pero visto como cambia de talla… Ya vamos por la 12meses… Esperaré a que llegue el fresco jeje! Disfruta!

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 julio, 2014 at 19:08

      ¡Jajaja! No mujer siempre empiezan el 1 de julio. Yo compraría cada día ya todas horas. De hecho, a parte de la ropa vieja que ya da pena verla, tengo otra tanta entre la que debería hacer limpieza porque llevo años sin ponérmela y ya sé que nunca me la volveré a poner. Pero ahí la tengo, ocupando hueco en el armario y sin dejar espacio a los modelitos de temporada. A ver si me pongo este fin de semana y arreglo este despropósito un poco. la bichilla, dependiendo de la marca ya está entre los 12-18 meses. para invierno no me atrevo a coger nada porque en las rebajas de enero hice eso para la primavera-verano y he tenido que guardar cosas literalmente sin estrenar. Así es que eso no es ahorrar.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    1 julio, 2014 at 10:24

    Ayyyyyyy yo necesito zapatossssssss!!!! oye que no me ha dado a mi nunca por lo de los cupones…voy a investigar.

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 julio, 2014 at 19:09

      Échale un ojito porque si sueles comprar por internet y encima te descuentan algo de la compra sólo por introducir un código ¡eso que te llevas!

  • Responder
    nosoyunadramamama
    1 julio, 2014 at 11:12

    Uffff, yo lo de ir de rebajas cada vez lo llevo peor, de hecho espero q pasen los primeros días, sé q hay menos cosas pero prefiero eso y q no haya una jaleo de narices. Yo lo de las compras x internet nada de nada, lo hice una vez y no te creas que acerté con el tema tallas… Oyeeee, si tu madre se ofrece para quedarse con la peque o acompañarte con ella e incluso pagar, a qué esperas??????? Más quisiera yo dejar a los peques un par de horas para ir de tiendas, lo q pasa que como ya recurro a mis padres algún día que trabajo, pues ya no pido más,jeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 julio, 2014 at 19:19

      Yo es que como me espere mucho ¡no encuentro nada de mi talla! En zapatos ya es casi imposible. Las dependientas siempre me dicen: es que tú con un 41 no puedes esperar a las rebajas, tienes que venir a comprar el primer día de la temporada. Sí claro, y me gasto el doble. Hija pues si tú con el tipo que tienes no acertaste al comprar por internet ¡las demás podemos morir de una depresión sólo de pensarlo! Yo suelo acertar siempre, excepto una vez que me pasé (muchísimo) con unos zapatos en los que las tallas venían en un formato completamente desconocido para mí y me llegaron a casa unas barcas enormes. Al final he salido esta mañana con mi madre ¡y he comprado mucho! Y también he comprado por internet. Y hoy era sólo el día de la ropa. Mañana repetiremos con los zapatos ¡no voy a llegar a fin de mes!

  • Responder
    María (La cajita de música)
    1 julio, 2014 at 14:07

    A mí me encantan los outlets… No puedo mirar porque si miro compro! jaja. Este verano a ver si voy a las rebajas a comprarle algo a mi chiquitín 🙂

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 julio, 2014 at 19:11

      Yo en las del año pasado, estando embarazada de 6 meses, ya compré por internet y en las tiendas cosas para la bichilla. Unas las he usado y otras ¡aún las tengo sin estrenar! El ansia, que a veces nos puede.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    1 julio, 2014 at 19:02

    Yo cada año compro en rebajas para el año siguiente, pero en Sofía no hay muchas tiendas que me gusten y que se adapten a mi bolsillo.
    Esto de tener que comprar cada año todo el armario nuevo para dos niños es una ruina jaja! Qué ganas de que crezcan y puedan aprovechar un poco más ropa y zapatos..

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 julio, 2014 at 19:53

      Sí porque encima en tu caso con niña y niño poco heredará el pequeño. El crecimiento de la bichilla me sigue sorprendiendo. Es que vamos ya casi por la tala de 18 meses y le queda bien, pero nada justita. ¡Así no hay quien calcule nada para la próxima temporada!

  • Responder
    Ensancha los pulmones
    1 julio, 2014 at 21:56

    Yo espero a los últimos días de las rebajas y es cuando mejores precios hay y me pongo las botas, sobre todo en la ropita para el peque

    ^^

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 julio, 2014 at 16:24

      Eso es lo ideal, pero yo si me espero hasta entonces nunca encuentro nada de mi talla, y con la bichilla aún no he probado a aguantar tanto tiempo sin comprar.

  • Responder
    Raquel
    2 julio, 2014 at 08:37

    Con mis super horario de trabajo me es imposible ir a las rebajas, y cada vez compro mas on-line, pero apra mi niño porqeu para mi no me atrevo jajajaja. Lo de ir a las rebajas el primer día solo una vez lo hice con mi madre, con la mala suerte de que un periodista pilló mi cara de pleno y al día siguiente cuando llegué al insti, todo el mundo diciéndome que me había visto en el periódico…¡ que horror! a mi que me gusta pasar desapercibida…
    Besitos

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 julio, 2014 at 16:35

      A mí me pasa lo mismo: comprar pala la bichilla o para u padre, que tienen un tipín envidiable, es fácil y siempre acierto con la talla pero para mí, fuera de los zapatos y de la ropa de marcas que conozco previamente, me da algo de miedo atreverme. ¡Jajaja! Con que tú fuiste en tu día una de esas que está en la puerta de los centros comerciales ansiosas por que no le quiten las ofertas de las manos ¡jajaja! Traumatizada de por vida, tan joven…

  • Responder
    Pasuco a Pasuco
    2 julio, 2014 at 10:07

    De momento no tengo pensamiento ir de rebajas, y no será porque no me hace falta renovar vestuario!! Pero ya te iré contando, porque creo que poco chollo voy a encontrar para mí este año…Eso sí, seguro que el Miniser y su padre algo pillan!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 julio, 2014 at 16:45

      ¿Qué nos pasa a las mujeres cuando parimos que descuidamos tanto la ropa? Que yo hasta el año pasado no me perdía ni una jornada de tiendas ni ne negaba un caprichito y desde que nació la bichilla ando de capa caída en este aspecto. Eso sí ¡la niña no repite modelito en todo el mes! Esta casa está muy mal repartida.

  • Responder
    sradiaz
    2 julio, 2014 at 14:14

    Me encantan los cupones descuento

  • Responder
    Pru
    2 julio, 2014 at 22:31

    Yo soy muuuuy de tiendear d eforma tradicional, tocando y probando, jeje, pero desde que tengo a la Cachorrina que me lo pone muy difícil me estoy aficionando a la web, aunque más a mirar, que no está la economía para gastar a lo loco… pero algo estas rebajas sí espero que caiga 😉 Un beso!

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 julio, 2014 at 11:40

      Pues yo ya he gastado por internet, en las tiendas tradicionales ¡con bichilla incluida y todo! De omento esta se distrae mucho con las señoras mayores que la entretienen en las tiendas. Ya llegará el día es que no se quiera quedar en el carrito mientras yo me deleito en plenas rebajas (espero que ese momento tarde en aparecer).

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!