Lactancia

Mi lactancia (XII) El falso destete

Nueva crisis de lactancia al cumplir un año ¡pánico al destete!

Nueva crisis de lactancia al cumplir un año ¡pánico al destete!

Cuando mi bichilla cumplió un año pasé 3 días terroríficos pensando que el temido momento había llegado. El del destete. Era como si mi churumbelita, tras haber hecho el amago de apagar su primera vela, se hubiese convertido en adulta de golpe y a su teta ni la quería ni esperaba que volviera a reaparecer en su vida. A veces (muchas) parezco medio tonta, porque con la de crisis de lactancia que llevamos superadas debí haberme imaginado que este sería un nuevo episodio en el desarrollo normal de nuestra relación de amamantamiento. Pero en vez de eso me eché las manos a la cabeza (gesto que por cierto la niña ha aprendido a imitar muy bien durante estos días) y comencé a temer que mis malas artes en la cocina con la alimentación complementaria empezasen a ser las únicas responsables de la alimentación de mi bichilla. ¡Ay mi teta! Que había sido lo mejor de esta crianza y la que me lo había puesto todo en bandeja. Y ¿cómo llegué yo a esta errónea conclusión de forma precipitada? Pues por los siguientes signos de alarma.

1. Todo el día sin demandar teta. El primer día apenas le di importancia. Durante la mañana se durmió su siesta sólo enganchándose un poquito y sin chupar. Por la tarde se durmió en la mochila de porteo y tras la cena pegó 3 chupetones y también se traspuso. Oye, sentí hasta cierto alivio por disfrutar de un día de descanso tetil. Pero cuando al día siguiente y al tercero la cosa parecía ir en aumento empecé a preocuparme. Leche había (que mi madre siempre me pregunta lo mismo). A estas alturas de mi lactancia ya no se me ponen las tetas como piedras si la niña se salta una toma, pero sigo viéndome en la necesidad de usar discos de lactancia a diario porque como intente ventilarlas un poco se me sigue escapando un hilillo de leche a los pocos minutos. Así es que hechas las comprobaciones básicas de que con un simple apretoncillo el chorro de leche salía disparado, eliminamos la posibilidad de que me hubiese quedado más seca que una mojama.

2. No pude evitarlo y se la ofrecí. Yo aspiro a que mi bichilla y yo tengamos un destete de esos que llaman respetuosos ¡una maravilla! De esos en los que el niño deja de mamar porque sí y su madre lo va viendo venir poco a poco. Y no existen traumas para ninguna de las partes. Siempre se recomienda que para que esto se produzca lo mejor es no negarle el pecho al bichillo, cuando este lo reclame, pero tampoco ofrecérselo si no sale de él la iniciativa de pedirlo. Yo esta segunda parte la incumplí del todo. No pude evitar perseguir a mi bichilla durante el segundo y el tercer día, con la teta en ristre y siempre a la vista, incitándola para que volviese a chupar. Por no hacerme un feo, mi churumbelita me daba un chupetón rápido y seguía a sus cosas. Esto iba de mal en peor y yo estaba empezando a ponerme verdaderamente nerviosa. Sin mi teta no iba a ser capaz de seguir criándola como está mandado.

3. Despertares nocturnos con llantos y paseos. Esto ya fue el colmo. Porque de día casi podía entender que con los panzones de comer que se estaba dando la niña para desayunar, comer, merendar y cenar, hubiera decidido renunciar a la teta pero ¿de noche? ¿Por qué ya no se volvía a dormir cuando se desvelaba? Que ya sabéis que me ando quejando mucho porque desde lo 7 meses estamos obligados a colechar si queremos descansar, que la bichilla se despierta entre 2 y 4 veces por noche (o infinitas, según el día), pero estos desvelos son livianos, y enganchándose a la teta se vuelve a trasponer en 5 minutos. Pues no, este sistema también se fastidió cuando mi criaturita pasó por su primer cumpleaños. Su papá se vio varias noches paseándola en brazos, arriba y abajo durante una hora para lograr que se durmiese 20 minutos ¡y vuelta a empezar! Si la ponía al pecho lloraba mucho, pero si le dábamos agua en su vasito se calmaba. Definitivamente esta niña le había cojido ojeriza a mis tetas (a las dos) y aquello no podía tener otra explicación.

Así andaba yo con mi trauma del destete, pidiendo consejo por las redes sociales y proclamando mi temprana desgracia a los cuatro vientos, cuando al cuarto día, y cuando ya mis últimos resquicios de esperanza empezaban a desvanecerse ¡la bichilla se reenganchó! Y a lo grande. Con cantidad de tomas, muy largas, que hasta me estresaron una mijita la piel de los pezones y tuve que volver al Purelán, que ya hacía meses que tenía completamente olvidado. Ahora, con 14 meses, las tomas diurnas sí se han reducido a unas 3-4 durante el día y más o menos el mismo número durante la noche. Suelen ser tomas bastante cortas (las más largas no llegarán a 10 minutos) tras las cuales duerme sus siestas durante el día o se preparar para la cena y para dormir de noche. En ocasiones, la teta ya no es suficiente para que se duerma y tengo que pasearla un poquito en la mochila de porteo (sólo en brazos no soy capaz porque pesa casi 11 kilos mi bestiecilla parda) y así vamos funcionando últimamente. Eso de dejarla en la cuna medio adormilada para esperar a que ella sola se duerma… mejor ni hablamos del tema, ni de lo que pienso de Estivill cada vez que oigo o leo estas recomendaciones. A mí bichilla, o la dejo en coma profundo en la cuna o se le activa un resorte que debe tener oculto en el culo y que la hace ponerse de pie de un salto en cuanto nota que la hemos soltado.

Pues eso, que seguimos adelante con la lactancia, viento en popa a toda vela ¡y que me dure mucho que yo sin mi teta no soy nadie! ¿Habéis pasado por alguna crisis similar al año de comenzar a dar el pecho?

Foto: Topinambour / Foter / CC BY-NC-ND

Esto te puede interesar

69 Comentarios

  • Responder
    mamaenbulgaria
    15 enero, 2015 at 08:17

    Ay ya me acuerdo cuando te pasó, que pensabas que se estaba destetando!
    El mío ha tenido varias crisis pero sigue siendo un gran fan de esa parte de mi cuerpo serrano, no me suelta ni de día ni de noche y hace entre 20 y 30 tomas al día. No me importaría darles un descansito!

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 enero, 2015 at 19:41

      ¡Digo! El susto que compartí yo por Twitter. ¿20-30 tomas? Mira, por lo menos de día no es tan demandante mi bichilla. Generalmente con 3-4 va servida. Es por las noches cuando ya pierdo la cuenta de los tetazos que damos.

  • Responder
    lidia
    15 enero, 2015 at 08:27

    Hola, mi nene acaba de cumplir un año hace dos semanas y me ha pasado lo mismo, pero era algo que ya iba anunciandose desde hace un mes, tomaba cada vez menos teta, solo 1 toma al dia, y se dormia sin ella, no se despertaba por la noche y si se despertaba con el chupete volvía a caer… al llegar al año se puso malito y tiro de teta otra vez. y despues de las vacaciones y yo volver a trabajar se olvidó de ella. Lleva una semana sin pedir y yo deje de ofrecerle. Yo apenas tenía leche ya, así que hemos llegado al destete, por lo menos me alegro de que haya sido muy respetuoso, pero echo de menos esos momentos de tetita. Me alegro de que tu lo hayas superado y disfrutes de la lactancia.
    Me ha hecho gracia porque has descrito lo mismo que me ha pasado en las ultimas semanas.

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 enero, 2015 at 19:44

      A mí me pasó de repente, sin nada de anuncios previos. Y las noches eran un drama porque no es que se quedase plácidamente dormidita y se olvidase de la teta, sino que se despertaba a todas horas pero no la quería para calmarse. Creo que si me volviese a pasar, no insistiría con el ofrecimiento, y si se desteta pues se destetó y a otra etapa de la crianza. Pero aquello me pilló completamente desprevenida y me daba pánico pensar cómo iba a salir adelante sin lactancia. Ahora hay días que querría que se destetara y otros en los que no quiero pensar en eso de momento. ¡Soy una contradicción con patas!

  • Responder
    La mama fa el que pot
    15 enero, 2015 at 08:36

    A mi me pasó algo parecido a los 12 meses y volvió a la teta, lo que en mi caso pasó es que a partir de entonces le dio por ir espaciando tomas hasta que a los 15 meses (para mi pena) lo dejó.
    Así que a ver como lo lleva la bichilla. Lo peor es lo del dormir, espero que pronto vuelva a dormir del “tirón” sin tener que recurrir a los paseos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 enero, 2015 at 20:30

      Tras este amago de destete, de día ha reducido las tomas,pero de noche es incluso más demandante que antes. Y esto no lo llevo del todo bien, porque ella se duerme enseguida, pero yo a veces me quedo desvelada durante horas. ¡Con lo bien que dormíamos todos al principio de esta crianza!

  • Responder
    Soy Dee Mamá
    15 enero, 2015 at 09:06

    Mi niña se destetó sola a los 8 meses y medio. Estuvo dos semanas que cada vez mamaba menos. Le daba una chupadita y lo dejaba porque tenía muchas otras cosas que hacer. Fue progresivo hasta que dejó de pedirme y yo de ofrecerle. No volvió a pedirla nunca más y ahora cuando mira el escote, se ríe y me da palmaditas en las tetas, pero ni un solo amago.
    A veces lo hecho de menos pero al mismo tiempo fue un descanso. Me hubiese gustado llegar al año pero fue algo que eligió ella.
    Ánimo con la lactancia!

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 enero, 2015 at 20:32

      Yo tengo decidido que si esto vuelve a pasar no insistiré con el ofrecimiento. Que se destete ella sola cuando quiera.Pero es verdad que en este falso destete no hubo nada progresivo, fue algo repentino, de la noche a la mañana dejó de hacer tomas completas. Sé que cuando se acabe mi lactancia voy a echarla muchísimo de menos, porque me lo ha facilitado todo enormemente. Pero a veces, sí me gusta fantasear acerca de cómo será ese día y del descanso que supondrá por otra parte.

  • Responder
    Futura Mamá
    15 enero, 2015 at 09:08

    La crisis ahora la estoy pasando yo… Que me da un agobio cada vez que pienso en la lactancia que me quiero arrancar las tetas que tengo para que no haya más problemas

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 enero, 2015 at 20:34

      ¡Jajaja! Mujer, pero si aún no has empezado ni a dar el pecho. Que a lo mejor a ti te va todo rodado desde el principio y no te pasan estas cosas. Pero por si acaso, ya quedas informada de que lo mismo que reniegan de la teta un día se pueden reenganchar al siguiente.

  • Responder
    Rosa
    15 enero, 2015 at 09:57

    Pues mi enana nunca ha sido de las que ha pedido teta. Sólo recuerdo una vez en la playa que me pegó un tirón del bikini jaja La mía tiene 21 meses y seguimos con la lactancia. 2 o 3 tomas diarias, a veces alguna nocturna pero ya sólo me pide su botellita de agua por la noche. Cuando se pone tontorrona y no se sabe lo que pasa, siempre le digo ¿quieres tetita? Y le entra una risa floja y deja cualquier cosa que esté haciendo para engancharse y al finalizar tan feliz. Actualmente se sigue durmiendo al pecho, sí y paso olímpicamente de cómo se debería dormir porque al igual que la tuya ni en broma se duerme sola en su cuna y para evitar conflictos y discusiones, si ella en 5 minutos se duerme en la teta no voy a complicarme la vida de paseos infinitos y vueltas (como hemos hecho también de primerizos jeje). A los 11 meses creí que ya iba a ser el destete porque me pasó una situación parecida a la que describes y me parece que la que no estaba preparada era yo, no sé si fui egoísta e insistí pero siempre creyendo que es lo mejor para ella. Ya estoy concienciada y siempre me preguntan que cuándo lo voy a dejar. Siempre digo: cuando ella o yo queramos (siempre hay un run run de escándalo jeje).

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 enero, 2015 at 20:49

      ¡Jajaja! Esa risa floja es la que le entra ami bichilla cuando le preguntamos por la tetis. Y empieza a restregarse contra el escote, y a meterme la mano por donde pilla hasta que encuentra un pezón… La mía también se suele dormir al pecho la mayoría de las veces, y si no con un pequeño paseo en brazos después de la teta. Lo de soltarla en la cuna ya me lo tomo a risa,porque sé que me la va a liar de lo lindo y no va adormir ella ni vamos a poder vivir nosotros por los gritos. Veo que ese primer intento de destete te pilló como a mí, a traición y sin preparación alguna. A partir de ahora, creo que dejaré que sea ella la que decida cuando se quiere destetar, porque a este ritmo yo alargaría la lactancia a perpetuidad.

  • Responder
    Cosetes de Marta
    15 enero, 2015 at 10:14

    Pues yo por lo que veo con mi sobri, el tema va para largo, al mayor le dieron hasta los 22 meses y éste ya tiene 20, o sea que va de camino.
    Yo creo que es más por dependencia de la mami de no cortar ése vínculo tan bonito y ésa dependencia, porque cuando se acaba ya empiezan, poco a apoco, a ser más independientes y a no necesitar tanto.
    Tiene que ser complicado decidir en qué momento hacerlo la verdad.

    Un Besazo gigante!!

    Te dejo mi nuevo post. Chupeteros de mil Colores!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 enero, 2015 at 20:51

      Pues yo ya he decidido que será mi bichilla la que le ponga fin al asunto cuando quiera. No te creas, que por mí hay días en las que la destetaría ya (sobre todo cuando demanda tanto por las noches) pero luego entro en razón, me lo repienso y veo que esto es lo mejor que me podía pasar en la crianza porque me ayuda en todos los aspectos: alimentación, sueño, defensas, apego…

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    15 enero, 2015 at 10:29

    A mi me pasó hace unos días igual, no se si lo has leido, te dejo el enlace, aunque creo que lo tuyo ha sido más grave jejejej

    MIra yo nada más que pensar, no solo en la penilla que me daba que algo tan maravilloso acabara, sino que madre míaaaaaa cómo iba a dormir al fiera!!?? cómo iba a calmarle sus caidas!!?? y hasta el pañal!!?? puntualizo el pañal cuando se lo cambia UPMF, ya sabes que soy #tetaeslastica pero no tanto aunqeu todo es cuestión de ejecitar el asunto…

    Menos mal que en unos días todo volvió a la normalidad o más…estoy feliz…me siento protegida jajajaj

    http://www.mamarrie.com/tetafenix-resurgiendo-de-sus-cenizas/

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 enero, 2015 at 20:54

      ¡Calla! Que no había leído tu post. Lo he hecho esta mañana y te he comentado ahí diciéndote que yo había publicado hoy sobre lo mismo. ¡Ay, la de vueltas que he dado por llevar unos días de retraso en esto de la lectura bloguera. Hija, tú es que entre la tetafénix y la tetaelástica tienes todo un mundo que contar respecto a la lactancia. Lo de la teta a la hora del cambio de pañal me lo he planteado yo alguna que otra vez,porque la verdad es que al ser alto el cambiador la niña me queda bastante bien de altura, y por lo que cuentas le pasa como a UBMF, que se pone endemoniada perdida casi en cada cambio ¡con lo que le gustaba antes!

  • Responder
    diasde48horas
    15 enero, 2015 at 12:03

    Pues a mi me pasó algo parecido y más o menos en la misma época… no sé si porque tenía que pasar o porque yo casi, casi que emigré al extranjero. Te dejo el post, por si te interesa 🙂
    https://diasde48horas.wordpress.com/2014/03/28/problemas-con-la-lactancia-ii/

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 enero, 2015 at 20:54

      A lo mejor te influyó el estrés por el posible cambio de vida. A ver si saco un ratito y te leo para aprender algo más sobre estos intento de destete.

  • Responder
    diasde48horas
    15 enero, 2015 at 12:05

    AHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!! ExtranJero, con JJJJJJ, me están sangrando los ojos de ver mi propio comentario

  • Responder
    Marigem
    15 enero, 2015 at 12:34

    Hola, mis hijos han tenido ese tipo de crisis con muchas cosas, como que se cansaban de ciertas cosas y luego volvían a ellas, por ejemplo la nena y el chupete, algunas comidas de las que se cansaban, el caso es que de momento estáis bien así y has podido prolongarlo así que genial.
    Y para dormir yo nunca los dejé en la cuna solos aunque con el segundo que hasta los 9 meses no durmió de noche la tentación me rondaba. Una temporada logramos que se durmiera en el carrito, teníamos que sacarlo a la calle y cuando se dormía yo ya no lo movía, no era lo más adecuado pero además del descanso del peque estaba el de su hermana que no podía dormir con los llantos y el nuestro. Si se hubiera dormido en mi cama no habría dudado pero créeme, lo intenté y lloraba más, era un niño marchoso.
    Besos guapa.

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 enero, 2015 at 20:59

      Ahora que lo dices, con la comida también le pasa.No había relacionado las dos cosas,pero sí es verdad que hay alimentos que a veces se come a manos llenas y de pronto los margina durante semanas.Luego los vuelve a retomar con ganas. Pero mi miedo era que al pasarse unos cuantos días sin apenas mamar, yo dejase de producir leche.La verdad es que no tengo ni idea de cuánto tiempo tiene que pasar desde que un bebé deja el pecho hasta que su madre deja de producir alimento. Mi madre me duerme a la bichilla en el carrito cuando la dejo con ella: le echa un trapo encima de la cabeza y a roncar. Pero en casa la dormimos con teta, en brazos de papá con la mochila de porteo. Menos mal que la mía por lo menos parece que con el colecho entra en razón, porque si no ¡la devuelvo al sitio del que vino!

      • Responder
        Rosa
        15 enero, 2015 at 23:04

        Cómo me suena eso!! Mi madre la duerme hasta en la cuna por Dios! Quiero esos poderes!

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    15 enero, 2015 at 12:39

    Pues yo ahora mismo la crisis la estoy pasando yo, no M, él sigue a su bola. El caso es que me han salido un par de grietas que veo las estrellas cada vez que se engancha. Y claro, que me vuelva el dolor a estas alturas de la película, como que da pereza. Yo ahora lo de no ofrecer lo llevo a rajatabla, que necesito un descanso. Menos mal que últimamente sólo lo necesita para dormir aunque hoy por la mañana ha estado enganchado una hora de reloj!! Buf, vamos que si ahora mismo se destetase, no me daría ninguna pena

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 enero, 2015 at 22:01

      Es que los dolores de la lactancia son de lo peor.Desde luego, si yo me viese con grietas ahora ¡también desearía el destete! Que ya van teniendo una edad y no creo yo que haya que pasar por semejante suplicio como si fueran recién nacidos. Ojalá se te solucionen esos dolores y podáis seguir teniendo un lactancia prolongada y feliz.

  • Responder
    Lydia - Padres en Pañales
    15 enero, 2015 at 13:18

    fijate, por la noche también?? a mi por el día cada día pedía menos porque comía “de mayores”. Pero por la noche era lo que más le cos´to. De hecho desaparecieron las de la noche con agua y con el método padre, y fue cuando entonces dejó de pedir por el día también, y a dormir algo mejor. (algo). Eso, el embarazo y que le empecé a ofrecer leche de vaca (al rpincipio no la quería ni ver), fuimos dejando la teta. Me daba una pena…. ya no habéis tenido más “crisis”?

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 enero, 2015 at 22:00

      Una vez superado el falso destete sí que estamos en esa fase que comentas. De día pasa con 3-4 tomas pero es de noche cuando se pega como una lapa y se engancha ala teta cada media hora. Mi bichilla lleva ya meses tomando leche de vaca, para desayunar pero ¿tú se la ofrecías por las noches para que se destetase? De momento no tengo especial interés en que se destete. Su papá sí, pero cuando le hablo del método padre y de que toda la responsabilidad de los despertares nocturnos recaería sobre él, se le quitan las ganas.

      • Responder
        Lydia - Padres en Pañales
        16 enero, 2015 at 12:11

        yo le empecé a ofrecer en cualquier momento, jajaj la verdad que estaba agotada con el embarazo y la lactancia me estaba agotando. Le ofrecía a mitad de tarde, por la mañana, por la noche… pero no sé cual fue el día que decidió que sí le gustaba. Lo del método padre fue bien para empezar a hacer noches del tirón y cambiarla de habitación, ahora nos despertamos a partes iguales si ella llora, se le cae el chupe, pide agua…

        • Responder
          Planeando ser padres
          16 enero, 2015 at 16:41

          Eso es lo que no me gusta del cambio de habitación, que no garantiza que mi bichilla vaya a dormir toda la noche del tirón. Y si tengo que levantarme para ir a atenderla, prefiero seguir colechando que me resulta más práctico por ahora. Eso sí, entiendo tu cansancio. Si yo hay días que querría quedarme en la cama durante horas cuando la niña se levante, ya me imagino que tú entre tu trabajo y la preñez debes acabar agotadita.

  • Responder
    lamamadealvaro
    15 enero, 2015 at 13:44

    Pues debe ser una experiencia fea, verdad? Nosotros no hemos tenido ninguna crisis de lactancia o al menos yo no las recuerdo. Pero si las tuviera haría lo mismo que tu, iría corriendo detrás de él con la teta fuera, jajajaj
    Un beso

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 enero, 2015 at 22:02

      Si no recuerdas ninguna crisis de lactancia ¡seguro que no has tenido ninguna! Porque no son cosas que se olviden fácilmente ¡lo que lo complican todo por unos días! Yo por tal de que se reenganchase estaba dispuesta a cualquier cosa, aunque para la próxima vez, me lo iré repensando, porque a veces apetece mucho descansar definitivamente de la teta.

  • Responder
    judit
    15 enero, 2015 at 15:32

    A nosotros nos paso a los 8 meses y lo dejamos ahi… mamaba por obligación. y por el trabajo y que duerme toda la noche del tirón solo hacia una toma… deje de ofrecersela y ni me buscaba… prefirió el biberón, asi que con mucha pena se acabo la lactancia! Con lo que me costó empezarla!! Me alegro que tu lactancia vaya tan bien 😀

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 enero, 2015 at 22:04

      Es que si mi bichilla durmiese toda la noche del tirón ¡ni loca la iba a despertar yo para darle el pecho! Así me reventasen las tetas. Si no la despertaba ni cuando nació, que dormía bien y tenía yo una subida importante de leche, menos ahora, que llevamos mal durmiendo desde los 7 meses y cada vez peor y con más despertares. Mi lactancia también fue dolorosa durante muchos meses, pero ahora que son todo ventajas no me gustaría que se acabase.

  • Responder
    Mamá de V
    15 enero, 2015 at 19:06

    ¡A mi casi me dio algo cuando la tia decidió que 4 días y 4 noches la teta no existía! Animo con esas noches 🙂

  • Responder
    nosoyunadramamama
    15 enero, 2015 at 22:05

    Madre mía!!! yo debo ser rara porque vamos, si llegara al año con LM, que ni me lo planteo, estaría deseando que se destetara… por qué tanto trauma si son ellos los que rechazan la teta??? y si luego vuelven a pedir pues bien, pero no entiendo lo de agobiarse pensando q se destetan… Y bueno, lo de los despertares nocturnos ya me mataría!!!! qué va!! yo estoy con la lactancia haciendo lo que puedo pero por la salud del bebé, que para conectar con los peques ya me he pasado las 24 horas del día con ellos pegados a mí….

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 enero, 2015 at 22:17

      ¡Jajaja! Tú siempre en el lado contrario de la teta. Lo del destete imprevisto no es que me pusiera triste por cuestiones sentimentales sino porque inconscientemente me ha facilitado tanto la crianza que me da miedo depender sólo de mis dotes de mala madre primeriza sin el respaldo de la teta. Es que incluso ahora: ¿que no cena? Le doy la teta y a dormir, y todos tranquilos porque algo lleva en el cuerpo. ¿Que se resfría y no come? Todos tranquilos porque de la teta no se va a desenganchar mientras dure el resfriado. ¿Que está penosa y no se duerme? Pues a la teta y en unos cuanto minutos estará traspuestas. Y así con todo. Es que es mi solución para cualquier cosa, por eso me eché a temblar al pensar que me quedaría sin ella. Pero ya se me ha pasado el susto y si volvemos a pasar por otro bache de estos, si se quiere destetar tendrá el camino libre.

      • Responder
        nosoyunadramamama
        15 enero, 2015 at 22:27

        Jaja, ya lo contaba en el post ayer… yo la teta como alimento. Pa consolarles ya les doy abrazos… vamos, moriría si ahora cualquiera de los peques necesitase consuelo y tuviese q sacar el pecho a 8 grados de temperatura en la calle… no creo q tengas q preocuparte mucho por tus artes xa la cocina, seguro q la bichilla come casi de todo a estas alturas y sigue sana y salva, jaja…

        • Responder
          Planeando ser padres
          16 enero, 2015 at 16:19

          Yo es que soy una vaga y uso la teta para todo. Será que como aquí hace mejor temperatura me da menos pereza ir teteando a lo loco. Ni mi madre se fía mucho de verme a mí en la cocina,por eso temo no estar a la altura cuando la lactancia se acabe.

  • Responder
    marilia
    16 enero, 2015 at 00:49

    Ay que temazo has ido a tocar!!!Creo que vuestra crisis ha sido una huelga de lactancia,mi hijo me ha hecho huelgas pero a la japonesa,jeje, demandando cada 5 minutos por el tema de los dientes creo yo y esas noches donde no es posible el relevo porque sólo te busca a ti, te hacen plantearte un destete,ahora que con 14 meses puede tomar leche de vaca.Pero yo quisiera que fuese de forma que sea él que rechace la teta porque que me pida y negarle me veo incapaz. Además conmigo sólo se duerme al pecho, y con muchas dificultades.El tema es que no usa ni chupe por lo que de tetinas ni hablamos,le voy dando 1 o 2 yogures.El tema es que el pecho es más que alimento y sólo las mamis que lo damos (especialmente más allá de los 6 meses )lo sabemos.Mi crianza ha sido muy agobiante y con discusiones con marido incluido en verano, demandaba su “chupito” a cada momento porque tendría mucha sed y hambre porque no ha sido hasta cumplir el año que ha empezado a comer más o menos bien, antes pasaba con 3 o 4 cucharadas de puré y 2 bocados a la fruta (tiene 4 dientecillos a dia de hoy)por lo que la teta vaya si es nutritiva,mi nene rondará los 11 kilos,así que menos mal que tenía teta,además de 2 bronquitis seguidas prácticamente que hubieran supuesto ingreso de no ser que estaba alimentado e hidratado con el pecho. Mi esperanza era que en comer más y hasta cenar (todavía no se puede decir que cene)no se despertaría por la noche, pero veo por tu caso que no es así.Y eso que te dormía cómo una bendita… También me pasa cómo a ti con los desvelos nocturnos,antes caía al momento pero ahora me cuesta más.

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 enero, 2015 at 16:29

      Desde que empezó 2015 hemos tenido cantidad de noches como las que comentas. De llegar a contar 16 despertares antes de la 4 de la mañana y dejar de enumerarlos ya por desesperación, plantearme levantarnos todos y hacer como que es de día y hacer vida normal a cualquier hora. ¡Imposible dormir así! Desde luego estas huelgas a la japonesa, como tú las llamas, son infinitamente peores que las crisis de lactancia en la que no se nos quieren arrimar a la teta. Mi bichilla se duerme generalmente bien al pecho, o si la porteo, y si es con su padre pues con paseítos en brazos. El problema es que cada vez aguanta menos dormida.

      Yo digo (medio en broma medio enserio) que se me estropeó mi bichilla a los 7 meses. Tú sabes que el embarazo fue genial y esos primeros meses dormía tanto, tanto, tanto… pero de aquellos buenos tiempos ya sólo me queda el recuero. Porque ahora no hay ni una noche de tranquilidad. Y esta come hasta reventar, desde los 6 meses. Para desayunar, y a mediodía, y para la merienda y para la cena. Unas cantidades industriales y todo regado con la teta a demanda, y ni aún concilia bien el sueño de noche. Así es que claramente por hambre no es. Unas veces se le nota que quiere contacto, y en cuanto deja de tocarme con alguna parte de su cuerpo se desvela. Otras parece que quiere ponerse de fiesta de madrugada.

      Total, que ha dado un cambio brutal en los últimos meses. El destete ni me lo planteo, porque si de esta forma ya andamos a trompicones ¿qué sería de nosotros cuando no tuviésemos ningún mecanismo de consuelo? Porque esta tampoco quiere chupetes, ni biberones, ni muñequito de apego.
      ¡Ay! Dicen que cuando comienzan a caminar se cansan más y duermen mejor ¡pero esta ya lleva un mes completo de carreras reales y como si nada! Si yo diría que incluso va a peor. Bueno, ya nos hemos desahogado ¿hacemos un propósito para seguir teniendo paciencia?

  • Responder
    mamapuede
    16 enero, 2015 at 06:49

    Crisis superada!!

    Ya te imagino corriendo detrás de la niña ofreciéndole teta y ella pasando jaja, pero y yo pregunto, ¿por qué será? Porque de repente durante unos dias la rechazan y luego vuelven?

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 enero, 2015 at 16:31

      Yo no tengo respuesta. porque ni estaba mala, ni se le notaban otros cambios aparentes. Y tan pronto la abandonó como volvió a ella.Y sí, aunque no debería haberlo hecho,la perseguí con la teta al aire todo lo que pude para que volviese ¡y volvió!

  • Responder
    Marta
    16 enero, 2015 at 08:47

    Jijiji, yo tuve un cese respetuoso, y se lo agradecí muchísimo. Crisis de lactancia si hemos tenido, pero apenas la recuerdo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 enero, 2015 at 16:33

      Pues serían crisis pequeñitas, porque yo soy muy de desdramatizar, pero cada bache en la lactancia creo que se me ha quedado grabado.

  • Responder
    Paula (Sin Chupete)
    16 enero, 2015 at 16:35

    A mí sí me pasó, pero a los cinco meses, no al año y fue una combinación de factores como que de pronto me salía la leche más tarde (después de un rato de estar chupando) y eso no le molaba nada, unido a que como empecé a irme a trabajar a la biblio cinco horas, su padre le daba biberón y yo creo que le cabreaba ver que de un lado sacaba rápido y del otro no. Lo pasamos mal, pero seguimos adelante. ¿Qué le pasaría a la tuya? ¿Algún indicio de respuesta? ¿Dientes, fiebre, vacunas, catarro? Qué rarunos son estos pichones!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 enero, 2015 at 12:37

      Nosotras ya habíamos pasado otras crisis de lactancia anteriormente,pero era muy pequeña y ya había leído sobre ellas. Esta me pareció que iba a ser definitiva porque ya es más consciente,come de todo y pensé que se había hartado de teta. A mí siempre me dio miedo que le diéramos muchas tomas de mi leche extraída con el biberón, porque pensaba como tú, que como notase lo fácilmente que salía de ahí y lo que había que trabajar en la teta… Lo delos dientes pudiera ser,pero es que en ese tiempo no le ha salido ninguno nuevo, ni desde entonces hasta ahora tampoco. Y el resto de causas que comentas no se me dieron por aquel entones. ¡Ay, no sé! Misterios de la maternidad.

  • Responder
    Sara (Dos Rayitas)
    16 enero, 2015 at 21:15

    Ufff que llegue el momento sin avisar tiene que ser…horrible!! Y eso que algunas noches de estas toledanas me sale el diablillo diciendo… ceeebale a cereales para que duerma más de 20 minutos!!! Pero luego se me pasa y disfruto con todo lo que nos aporta a los dos!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 enero, 2015 at 12:42

      Pues ya te digo yo que ni cereales ni nada. Mi bichilla se atiborra de cena todas las noches y eso no quita que cada vez haga más tomas nocturnas. Así es que el cuento ese de que con un biberón de cereales duermen toda la noche, yo ya no me lo creo. Seguro que esos niños con los que funciona dormirían igual sin el biberón. Tendrán un sueño mejor que la mía y punto. ¡Yo quiero uno de ese modelo!

  • Responder
    madrexilio
    18 enero, 2015 at 09:22

    Me alegra que haya sido un destete falso 🙂 Hoy por fin he tenido tiempo de vsitarte y de escribir también yo misma en el blog mi historia de destete. Creo que es justamente el tipo de destete, como bien lo has llamado tú, respetuoso.

    Un gran abrazo venezolano desde Budapest

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 enero, 2015 at 17:09

      Te leí esta mañana y me encantó tu post. Es verdad que sufrimos a veces más las mamás con el destete que nuestros propios bichillos. ¡Ay. maternidad y sufrimiento van de la mano! Ahora empieza para ti una nueva etapa en la crianza.

  • Responder
    anabelmoor
    18 enero, 2015 at 17:02

    Me a gustado mucho tu post, he empezado a leerte hace unos días y la verdad es que me encanta como escribes…tienes mucha gracia y engancha! Yo tengo una peque de 15 meses y nosotras no hemos tenido crisis así como la tuya, ella esta muy enganchada a la teta sobre todo por la noche, para dormir. La crisis la tuve más bien yo que quise quitársela porque me mordía mucho y me hizo sangre varias veces seguidas…mala madre?se me pasó pronto, quería hablar sobre ello en un post en mi nuevo blog https://sinbotondepausa.wordpress.com/ y si me lo permites me gustaría nombrar este post tuyo. 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 enero, 2015 at 17:14

      ¡Muchas gracias por los piropos blogueros! Si no fuera por estos momentos en los que desdramatizo la maternidad ¡yo ya habría devuelto mi carnet de mamá! Porque a veces la crianza se hace muy cuesta arriba. A mí también ha llegado a hacerme sangre al principio de empezar a salirle los dientes, pero por fin se normalizó la cosa de nuevo (aunque tardó casi 2 meses en entender que no debía morderme). Ya me pasé por tu blog y veo que estás recién llegada a la blogosfera maternal. Espero que la vida 2.0 te enganche y que te mantengas durante mucho tiempo. ¡Gracias por comentar!

  • Responder
    Crisis de lactancia, mi falso destete solo duró una noche | Sin botón de Pausa
    18 enero, 2015 at 17:37

    […] dejó el enlace del post de la mamá que os nombraba al principio de Planeando ser Padres, os recomiendo su […]

  • Responder
    Cuestión de madres
    18 enero, 2015 at 21:28

    La de crisis que pasamos con la segunda lactancia y después del año fueron muchas las ocasiones en las que pensé que todo había terminado pero no, volvimos siempre a la teta… y lo que la echo de menos ahora 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 enero, 2015 at 17:15

      Ahora estoy convencida de que de aquí a que se produzca el destete definitivo,pasaremos por muchas falsas alarmas como esta (o eso creo). Pero la primera me pilló desprevenida y casi me hunde. Ya estoy bien mentalizada y mi bichilla puede destetarse cuando quiera.

  • Responder
    creciendoconmicachorro
    18 enero, 2015 at 22:34

    La pobre solo necesitaba descanso de mamá jeje pero disfruta mientras que se echa de menos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 enero, 2015 at 17:29

      ¡Jajaja! ¿No está muy joven mi bichilla para descansar de mí? A este ritmo, con 15 años me echará de la casa porque le estorbo.

  • Responder
    Mama Puñetera
    19 enero, 2015 at 18:15

    Nosotros también pasamos la crisis del año hace poco, pero nos paso justo lo contrario! Dejo practicamente de comer y solo quería teta, teta y mas teta a todas horas, me tenia agotada! Por suerte duro unas semanas y luego la cosa se tranquilizó.
    Lo de los despertares nocturnos ha mejorado un poco después del plan padre, pero lo normal suelen ser unos dos. Para mi ya va bien porque antes eran como seis o siete! Y lo de dejarla en la cuna, como la tuya, en coma o si no nada!
    En fin, ojala tengamos el destete respetuoso soñado, el dia que nos toque!
    Besos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      20 enero, 2015 at 12:12

      Oye, no sabía yo que en estas crisis podrán dejar de comer en lugar de renegar de la teta. Aquí hemos hablado del método padre, pero este hombre no está por la labor. Tiene que madrugar mucho y no quiere ser él quien se desvele por las noches. Por eso me parece que esta lactancia será infinita. En cuanto a despertares mi bichilla va a saltos. Hoy ha tenido una noche buenísima con sólo 3, pero hace unos días llegamos a tener más de 16 en una noche. En esos momentos, la maternidad pierde su encanto y una se quiere morir, así, de repente.

  • Responder
    Pasuco a Pasuco
    20 enero, 2015 at 00:48

    Tan mala cocinera no creo que seas mujer!! Mira yo que el marinovio me dice que no ha probado mejores flanes de lentejas (de lo espesas y malas que me salen) que las mías, eso entre otros de mis platos estrella, y aun así, tras el destete respetado que tuvimos, el Miniser sigue creciendo sano y lozano, comiendo con gusto mis platos. Y para otras cosas como el consuelo o dejarle seco para dormir, la verdad, en esas cosas me alegro de haber destetado y haber aprendido otros recursos, me siento orgullosa de mi misma y no solo del poder de mis tetas! 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      20 enero, 2015 at 12:30

      Yo hice un potaje de garbanzos al principio de vivir con el papá de mi bichilla, que de tan salado que me quedó tuve que ponerme a añadir agua y patatas para poder salvarlo y acabé con una olla de 5 litros. Visto lo de tus flanes de lentejas, mejor nos dedicamos a los macarrones con queso 😛 Yo tengo que ir desarrollando otras habilidades, en la cocina y para narcotizar a mi bichilla, porque el día que me falle la lactancia no voy a lograr controlas la situación.

  • Responder
    Diana
    21 enero, 2015 at 12:53

    Bueno, me alegro que sea otra crisis superada!!!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      21 enero, 2015 at 16:33

      Ya ves, una crisis más y yo asustadísima porque pensaba que sería el destete definitivo.

  • Responder
    María {La cajita de música}
    21 enero, 2015 at 20:48

    Aysss, como te entiendo! Yo creo que ahora estamos teniendo nosotros una porque por el día como que no quiere mucha teta… Y yo tengo un disgusto…!!!!

    Pero fíjate que discos de lactancia no he usado desde la primera semana… Me parecían incómodos y todavía me queda alguno de la caja que compré antes de quedarme embarazada! Debo de mojar algo los sujetadores pero oye, que me quiten los bailaó!

    Feliz día

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 enero, 2015 at 13:27

      Yo hace unas semanas que noto que los discos parecen siempre secos. Pero he hecho la prueba en casa y tras una toma, en media hora mojo la ropa. Así es que perderé poca cantidad, pero como no sé cuándo va a pasarme tendré que seguir con ellos. A ver si lográis salir con éxito de vuestra crisis.

  • Responder
    admincreator
    27 agosto, 2015 at 05:33

    Hola! yo tuve una experiencia de destete y lo comparti en mi blog … se los dejo para ver que te parece tambien. La verdad que ser papas es todo un reto con las muchas etapas en que pasa la lactancia.

    • Responder
      Planeando ser padres
      27 agosto, 2015 at 10:40

      Gracias por compartir tu experiencia. Al final no se destetó y ya vamos camino de los 2 años de lactancia.

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!