Crianza

Yo colecho (V). Querido Estivill

Mi bichilla, en colecho,ocupando toda la cama

Mi bichilla, en colecho, ocupando toda la cama

Querido señor Estivill:

Reconozco que hay días en los que pienso mucho en usted (y en toda su familia). Desde que el mecanismo del sueño natural de mi bichilla se estropeó a los 7 meses, trato de concienciarme según las palabras de Rosa Jové, a quien he leído con devoción y escuchado en una charla, acerca de que lo que le pasa a mi criaturita es normal, son etapas propias en el desarrollo y maduración del sueño de los bebés y los despertares nocturnos, la necesidad de teta y de dormir, no ya en la cuna junto a nosotros, sino en medio de toda la cama, son cosas normales y corrientes que le pueden pasar a cualquier hijo de vecino. Y hoy, escribo esto después de que llevamos una semana casi increíble de buen dormir. Sí, seguimos colechando, pero hemos tenido días en los que mi bichilla ha dormido 12 horas con sólo 2 minidespertares que se han arreglado arrimándole la teta menos de 2 minutos. ¡Esto cada vez se parece más a nuestra primera etapa como primerizos! No quiero decirlo muy alto, por si el mecanismo se le vuelve a averiar, pero si siguiésemos con este rimo, lo que me queda de crianza iba a ser coser y cantar. El caso es que lo que yo quería contar hoy, es parte delo que hemos vivido entre los 7 y los 14 meses de mi bichilla, con diferencia la peor tortura para el descanso de cualquier pareja de buenos y dormilones padres.

1. El intento. Otro días os haré un resumen más detallado de lo que yo he entendido acerca de El Método Estivill al leer algunos de sus libros. Lo que hoy nos interesa es que pese a que este hombre de Dios (o del demonio, si el que lo juzga es uno de nuestros churumbeles) ahora dice que su método es para enseñar a dormir a niños mayores de 3 años, lo cierto es que en sus libros no hace referencia a esta edad. Más que nada porque habla de dejar al niño en su cunita… ¡si con 3 años ya están nuestros bichillos criados! Habría que meterlos en la cuna a presión. Su teoría (que no es realmente suya) es bastante sencilla: póngale un póster mono en la habitación, dele un muñequito y explíquele al mochuelo que se tiene que dormir. Yo veía que con mi bichilla esto no iba a funcionar ni para atrás. Pero una noche de desesperación, después de tetas, paseos, tetas, paseos y sin la ayuda del papá de mi bichilla que estaba de viaje, decidí hacer la prueba. Y la abandoné a oscuras, sola en el dormitorio y metida en su cuna con el doudou. No tenía intención de dejarla llorar, pero ya me picaba la curiosidad, porque quienes aplican este método hablan maravillas de él, y a ver si en esta casa íbamos a estar siendo los únicos tontos que nos sacrificábamos con el colecho, el porteo y el ciento y la madre de la crianza conapego. Por probar no perdía nada.

2. La respuesta de mi bichilla. Cuando la dejé en la cuna, la niña estaba completamente despierta. Vamos, ni un poquito relajada ni nada. No dejé encendido ni el punto de luz, ni el proyector musical. Nada de nada, para que se concentrase en dormir sin distracciones. Sólo conecté el trasto de vigilancia para oír lo que hacía desde el salón. Al principio todo era silencio. Ni un llanto, ni un ruido. Nada de nada. ¡A ver si Estivill iba a tener razón! Al cabo de unos 10 minutos comenzó la fiesta. Por el walkie escuchaba unos crujidos como si estuvieran arrugando papel delante de él. Fui despacito por el pasillo y allí estaba mi bichilla, de pie en la cuna, dando palmas y con el trasto en la mano, porque la lucecita de LED azul la había distraído. Ya empezó a decir hola, hola, mama, mama, más palmas y risotadas. Vale, estaba claro que el método Estivill no había funcionado, pero traumatizada tampoco parecía. Eso si, la fiesta nocturna le duró más de lo habitual. ¡Mierda de método!

3. La incapacidad de su papá. El papá de mi bichilla reniega mucho del colecho, me acusa de vez en cuando de que la estamos mal acostumbrando, de que ya está todo perdido con ella y de que no la sacaremos de la cama nunca. Estas palabras las repite como un papagayo porque se las escuchas a las señoras expertas en sabiduría popular de su familia y alrededores. Eso sí además, bien que se ha negado a leer ningún libro de expertos sobre el tema. Ni siquiera el de Estivill. Sin embargo, si hay alguien en esta casa completamente incapaz de dejar llorar a mi churumbelita, de día o de noche, ese es su papá. Yo soy la mala de la película, la que por cotillear en Twitter se retrasa 4 minutos en el cambio del pañal y la que si se queda entretenida jugando con los peluches dentro de su cuna, aprovecha para escaparse al cuarto de baño y ducharse tranquilamente, o desayunar sentada. Lujos de mala madre, vamos. Pero él es diferente. Así es que hace unos días, en una de las últimas malas noches que nos ha dado mi bichilla, decidí volver al experimento Estivill. Ya habían pasado varios meses desde aquel primer intento, que no había servido para nada, pero que tampoco había dejado marcada a la niña. Así es que muy dispuesta, volví a abandonarla en la cuna. Y va este hombre y se coloca en el pasillo, justo detrás de la puerta del dormitorio, para asegurarse de que va a estar bien ahí sola, despierta, a oscuras y sin nosotros. ¡Como si no fuésemos a escuchar la primera nota de su llanto con el tono estridente que tiene mi churumbelita!

En parte, el post de hoy sobre nuestra opción por el colecho en detrimento del abandono nocturno promulgado por Estivill, está motivado porque el papá de mi bichilla siempre duda de mí. Cuando la gente proclama a los cuatro vientos lo mal que lo estamos haciendo, y lo fácil que sería la vida para nosotros si abandonásemos a mi criaturita durante 3 o 4 noches, llorando a grito “pelao” para que se acostumbrase desde ya a que sus papás no van a estar ahí siempre que los necesite… Pues la verdad, somos primerizos y dudamos. Pero luego somos incapaces de aplicar el método. Bueno, y encima el dichoso método Estivill nos reconvierte a la niña en una fiestera nocturna que sería la última en salir de un after. Entonces me pregunto ¿es que hay padres que de verdad quieren hacerles entender a sus bebés que no van a estar a su lado para ayudarles? Y lo más grande ¿es que hay bebés de meses que ya entienden este mensaje? Si a mí, que ya estoy entradita en años, no hay día que no recurra a mi madre o a mi padre para mis contratiempos diarios ¿por qué nos empeñamos en que los bebés sean tan independientes desde recién nacidos?

Esto te puede interesar

84 Comentarios

  • Responder
    Marigem
    5 febrero, 2015 at 07:11

    Hola. Yo no coleché, pero mi hijo pequeño era de los típicos que no dormía nada, nada, nada, que estuvo a punto de mandarnos a todos al manicomio y probé de todo, pero jamás traté de hacerle entender con meses o con un año que quedándose solo en la cuna era la manera de dormir, jamás se me ocurrió dejarle llorar. Sé que acostumbrarlo a los brazos no fue lo ideal, pero yo no podía dejarle llorando, lo lógico es intentar calmarle, aunque falles, aunque no resulte, el instinto hace que busques más opciones que dejar a un niño llorar porque un bebé no hace las cosas ” a proposito” para fastidiarte el sueño, así que no te va a entender. Cuando descubrimos que en el carrito se dormía lo sacábamos a las tantas a pasear y mientras el papi empujaba el carro yo le cogía la mano y le acariciaba la cabeza, y no sabes la pereza que da salir de casa de madrugada porque te da miedo que tu hijo enferme por no dormir ni de día ni de noche. Al final, tras muchos desvelos fue cogiendo el ritmo, pero al menos, aunque durmió poco se sintió querido y protegido.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 13:09

      Es que eso de que se acostumbran a los brazos, yo es que no lo veo malo. A ver, durante los primeros meses el acunarlos facilita mucho la vida y el que duerman mejor. Si cuando tengan 5 años aún quieren seguir durmiéndose en brazos, ya veremos como lo afrontamos, pero no sé por qué la gente tiene ese pánico al asunto de dormirlos de esta forma. Mi madre me dice que probemos con el carrito (ella la duerme así cuando la dejo en su casa y no hay más problemas) pero yo prefiero tenerla en brazos que recorrer los pasillos de noche y chocando con todo. Y a la calle no voy a salir de madrugada, eso sí que lo tengo bien claro. Yo creo que no todos los niños duermen igual. Como los adultos: hay algunos que son marmotas y otros que duermen poquísimo. Creo que la que enfermaría por falta de sueño ¡sería yo!

  • Responder
    Cuestión de madres
    5 febrero, 2015 at 07:31

    Me gusta sobretodo tu última pregunta.. porque yo soy igual y si todavía dependo de muchas cosas de mi madre para que me ayude por qué no voy a estar yo ahí para mis hijos que son más pequeños??? Muy buena, sí señora.
    Pues justo hoy nos hemos levantado cada uno en nuestra cama… y sin haberles enseñado a dormir solos en su cama… ellos nos pidieron pasar a la habitación (primero el mayor porque empezaba el cole de mayores, luego la pequeña porque quería imitar a su hermano) y volvieron a nuestra cama y… entre colecho y cada uno en su cama hasta que ellos ya han preferido no pasear por la noche.. jejejejeje.. así que eso de que no se van a marchar nunca de la cama es falso 😉
    Un besazo guapísima y achucha mucho a la bichilla que está creciendo muy rápido

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 13:12

      Es que eso de tener que enseñarles a dormir ¡si el sueño te entra o no te entra! Mi bichilla, cuando está cansada, bien que se va cayendo por los pasillo y se arrastra como un náufrago hasta la teta para dar dos chupetones y dormir. Le da igual la hora que sea, donde esté… Pero si no quiere, no quiere. Yo aspiro a que sea ella la que pida el cambio, pero la gente habla, y nos calienta la cabeza, y me trastornan a su papá. A ver, que yo dormiría mucho más cómoda sin ella por ahí rondando, pero entre llantos y desvelos y dormir apretaditos ¡me quedo con esta última opción! Digo que si crece rápido ¡que se queda con toda la cama para ella!

  • Responder
    Marijijijijiji
    5 febrero, 2015 at 07:31

    Mmmmm pero es que no es así, lo que no se puede hacer es dejar al bebé en la cuna llorar 30 minutos y decir que el método Estivil no funciona. Yo no colecho, no la sobre portejo, y para mi lo más importante aprende equivocandose… Estivil tiene un método que se tiene q hacer para que sea efectivo y no es dejar llorar a la niña hasta q caiga rendida dormida…. Tienes q entrar en la habitación cada x minutos tienes q hablar con el niño…

    Marijijijijiji
    Niblognibloga

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 13:15

      Ya, ya sé el rollo de la tabla de minutos (que me he leído el libro y lo he entendido bien). Pero si llora ahora ¿por qué no la puedo coger ahora? ¿Por qué hay que dejarla llorar 2 minutos, o 5, o 10 o los que diga la tabla? ¿Quién es esa tabla y de qué la conozco yo? Oye, que un llanto como el de mi bichilla, de 15 segundos en plena madrugada despierta al pueblo entero. Si pusiéramos en práctica el método Estivill ¡el alcalde nos echaría del Pueblucho Infernal!

  • Responder
    Anónimo
    5 febrero, 2015 at 08:00

    Mi culebrilla tiene 15 meses y desde que nació no hay noche que no se despierte. Además de tener que estar a veces hasta una hora, durmiendola en el carro y luego pasarla a la cuna!
    Duerme con nosotros en la habitación y aunque el pediatra me ha dicho que ya es hora que la pasemos a su habitación porque es bueno para ella, para su desarrollo, me da mucha pereza estar deambulando de una habitación a otra cada vez que me reclame, bueno, si hay que hacerlo se hace, pero no se que tiene de malo que duerma con nosotros
    también me han contado madres que recurra al método Estivill, que la meta en la cuna, la hable, y que me vaya, y vuelva a los 5 minutos, y vuelva a entrar, y así, prolongando el tiempo, y que son tres noches muy malas de lloros, pero que a la siguiente noche, mano de santo
    puf, todavía no me he atrevido, no me atrevo a ver a mi culebrilla llorando y chillando sin la pobre entender por qué la hacemos esto.
    Me parece que de momento seguiremos como estamos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 13:21

      Lo bueno de mi bichilla es que no suele llorar, hace un quejido leve y como enseguida le pongo la teta y la meto en la cama se acaba lo que podría se runa tragedia.Nunca la hemos tenido que pasear en el carrito, y ya tampoco hacemos intentos nocturnos con la cuna, porque nunca nos han salido bien. Mi pediatra me avisó de lo contrario: cuando nació y dormía sola e independiente en la cuna, ya me dijo que llegaría el día en que la tendría que meter conmigo en la cama. Y así fue. Ella no se ha escandalizado porque aun siendo pediatra enmadre de 5 criaturas y con los 5 ha tenido que colechar. Y ninguno de sus hijos ha tenido problemas de desarrollo. Yo no estoy dispuesta a ir de una habitación a otra cada noche durante un tiempo indefinido. Así es que le he dicho a su papá que si quiere independizarla se esfuerce él con este asunto. Y claro, no le ha convencido la idea de ser él el que se desvele por las noches.
      Las mamás que han probado el método Estivill están encantadas (algo tiene que funcionar porque si no no lo entiendo), pero yo es que ese abandono durante unas pocas de noches (por pocas que sean) no me convence.Precisamente por eso, porque con esta edad no entienden por qué le hacemos esas perrerías.

      • Responder
        Irene Lopera
        5 febrero, 2015 at 14:37

        Anda, que este comentario anónimo es mio! Que pensaba que no se había publicado y lo he vuelto a escribir otra vez. Perdona, guapa.

        • Responder
          Planeando ser padres
          5 febrero, 2015 at 15:52

          ¡Olé esa pasión por dejar claro tu comentario! ¡3 veces lo tengo! Gracias por poner tanto interés.

          • Irene Lopera
            5 febrero, 2015 at 16:53

            Si? Jo, pues perdona, borralos si quieres, como lo escribo a través del móvil, no sé qué narices pasa. Que plasta soy, je je.

          • Planeando ser padres
            6 febrero, 2015 at 19:24

            ¡Jajaja! No mujer, si tener muchos comentarios es bueno para un blog. Hala, los dejo todos.

  • Responder
    Marta
    5 febrero, 2015 at 08:35

    Jijiji, esto es así, todo el mundo quiere opinar, y si se trata de opinar con padres primerizos, ni te cuento… Creo que todos tenemos algo de sentido común, y eso que llamamos responsabilidad para saber qué hacer con nuestros hijos, que habrá momentos que necesitemos que estén en su cuna, o que se duerman ya, pero nadie mejor que nosotros para ir conociendo como es su caracter y su personalidad (y la nuestra), para aventurarnos con métodos o no.
    Para los que piensan que el colecho es malo, porque se acostumbran, nadie a visto a un niño de 10 años seguir durmiendo en la cama con sus padres, no?

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 13:27

      A esa pregunta, seguro que te responden que es porque nadie ha dormido con sus churumbeles tanto tiempo como tú. Mi problema es que yo quiero dormir. Seré una mala madre, pero estoy dispuesta a hacer lo que sea necesario por narcotizar a mi bichilla y que descanse de la forma más tranquila y duradera posible cada noche. Y no sólo porque lo necesita, por su salud y para su crecimiento sino porque egoístamente ¡yo también quiero descansar! No estoy en edad de crecimiento pero tampoco para aguantar noches de fiesta. ¡Ay que me hago viejuna! Así es que si para dormir todos hay que compartir cama, pues se comparte y andando.

  • Responder
    Mama Blogger
    5 febrero, 2015 at 08:40

    Yo me he leído el libro de Estivill. Es como dice Marijiji, no es solo dejar llorar a los peques, sino que tienes que entrar en la habitación cada x minutos para que vean que no están solos… Dicen que si lo haces todo tal y como se detalla funciona!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 13:30

      Lo sé,lo sé. El problema que tenemos para aplicar bien el método es que si la niña llora ahora,la cogemos ahora.No nos ponemos a mirar un cronómetro para decidir entrar dentro de un rato. Supongo que debe funcionar porque mucha gente lo aplica,pero ¿cómo aguantan los llantos sin volverse locos hasta que la tabla de minutos les da permiso para entrar en la habitación? Que si lloran es por algo: tendrán miedo, no querrán estar solos, echan de menos la teta, o se han meado patas abajo. ¿No será mejor atenderles lo antes posible? Si durante el día lo hacemos así ¿por qué no de noche?

  • Responder
    pequeboom
    5 febrero, 2015 at 09:03

    Tu reflexión final lo explica todo, no sé por qué hay personas a quienes les cuesta tanto entenderlo y conste que papáboom ya me avisaba de que si la niña no dormía le aplicaría Estiviil y yo sabía que sería por encima de mi cadáver!!!!!!
    Al final todos duermen del tirón y todos en su cama, más tarde o más temprano, también te diré que yo echo de menos dormir con ella.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 13:36

      Aquí ha pasado al revés. Si alguno delos dos estuviese dispuesto a estivilizar a mi bichilla ¡sería yo! Su papá no soporta un llanto aunque sepamos que lo hace porque se enfada llorando o por cualquier otra tontada y que no le pasa nada. A día de hoy, yo echo de menos dormir sola y moverme todo lo que quiera, pero seguro que en el futuro echaré de menos el colecho.

  • Responder
    mamaenbulgaria
    5 febrero, 2015 at 09:06

    Yo he pasado por varios métodos. A la mayor la estevillicé, entrando cada x minutos como decía el libro. Sí que se acababa durmiendo, pero no quise hacerlo con el pequeño. Con él colechamos a veces, pero ahora usamos una técnica intermedia.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 13:40

      ¡Jajaja! Pues sería que la mayor no lloraba a grito “pelao” como mi bichilla, porque yo antes de perder n tímpano entro en la habitación. Aunque lo peor es que esta niña no lloró con los experimentos, sino que se montó una juerga flamenca de palmas y contra eso Estivill no explica nada en su libro.

  • Responder
    Segundos Pasos
    5 febrero, 2015 at 09:33

    pufff yo tengo que reconocer que mi intención no era colechar porque no descanso igual de bien si el peque está en medio pero al final, colechamos casi toda la noche y cada vez mejor. yo tengo amigas que siguen utilizando el método Stivill y están encantadas, pues perfecto por ellas!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 13:42

      Este es mi caso. Yo preferiría dormir a solas, y n veo nada romántico en el colecho pero sí muy práctico. El que sea capaz de aplicar el método Estivill y le funcione tendrá esta etapa solucionada, pero niña, a nosotros no nos sale bien porque no queremos dramas en casa.

  • Responder
    La agenda de mamá
    5 febrero, 2015 at 09:34

    jajaaj. La bichilla duerme si está con vosotros? Vosotros dormis mejor si está ella al lado? Pues ganas de complicarse la vida. Todos a dormir y punto 😉
    No se va a quedar ahí toda la vida… ya llegará el día que preferirá dormir con otr@. Que esa es otra, nos empeñamos en que tienen que “aprender” a dormir solos cuando te pasas gran parte de la vida durmiendo en compañía. Al principio de vivir en pareja yo no podía dormir porque me molestaba tener compañía en la cama!!!
    Un besote

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 13:44

      Visto así, lo mejor es dejar de hacer caso a los comentarios, pero como primerizos todo el mundo opina, y desde luego en el entorno no contamos absolutamente con ninguna persona que haya practicado el colecho y que lo defienda. Con lo cual imagínate la situación ¡somos los hippies del Pueblucho Infernal! Cosa rara, con lo clásicos que hemos sido para todo. Yo la verdad es que duermo genial a solas, pero mi bichilla me ha salido pegajosita ¿que le vamos a hacer?

  • Responder
    Historias de pitufines
    5 febrero, 2015 at 09:40

    Mira, nosotros colechamos con el peque y tiene ya 6 años. Es lo más maravilloso del mundo! no la saquéis de la cama, os lo recomiendo, ya querrá dormir sola, y ya querréis vosotros que sea más cariñosa y poder abrazarla más y darle besos, y dormir con ella. Porque los niños crecen y la maldita edad,hace que se vayan despegando de nosotros.
    Yo erré con la mayor aplicando el método Estivill, y dije, nunca más, con el segundo será distinto. Y lo es, y es de lo mejor que hemos hecho.
    Si al colecho!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 13:46

      ¡Jajaja! Más cariñosa ya quiero que sea ¡de día! Pero está visto que ella de día no quiere contacto humano. Sólo lo quiere de noche. Si yo le digo al papá de mi bichilla que podemos llegar a los 6 años de la niña y que aún no se haya ido de la cama ¡creo que sí me la estivilizaría ahora mismo! Me parece que él no piensa soportar el colecho más allá de los 3 años, así es que yo me he ofrecido voluntaria para independizare con ella a su habitación, pero esa idea tampoco le convence. ¡Ya no tengo más planes!

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    5 febrero, 2015 at 09:45

    Nosotros estamos como vosotros, lo que les gusta a estas criaturas dormir en paralelo a la almohada para ocupar más espacio! Pero lo que sí es cierto es que llevamos meses durmiendo decentemente, salvo días esporádicos de juerga nocturna.
    Yo a las personas que opinan como dormimos les empiezo yo a preguntar como duermen ellas, camisón? Pijama? Leen antes de dormir o son más de tele?

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 13:49

      Al principio mi bichilla se quedaba muy quietecita en el centro de la cama y daba gusto dormir con ella, pero ahora se menea sin parar, da patadas, manotazos, cabezazos y se pone en la peor postura posible para dejarnos el menor trozo de colchón. ¡Jajaja! Es verdad que todos se meten en la intimidad de una cama cuando hay un niño de por medio. Ahora llevamos unas noches bastante buenas ¡a ver si dura la racha!

  • Responder
    Mamifutura
    5 febrero, 2015 at 09:49

    Yo tampoco tengo nada claro al respecto y a veces es una disputa en familia… A ver qué ocurre al final. Espero que sea lo más natural posible.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 13:50

      Lo mejor creo que es no ir con ideas preconcebidas. Yo tenía clarísimo que no portearía, que no colecharía ¡y mírame ahora! Ya irás actuando sobre la marcha, según como se comporte tu bichillo y las necesidades que tengáis tanto él como vosotros.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    5 febrero, 2015 at 09:54

    Yo colecho, sa lo sabes, el sueño de mi rubio también se estropeó un día y es ahora cuando parece que se va enmendando casi con tres años. Hemos, ejemmmmm, he pasado noches de auténtica locura, de no dormir nada de nada, pero jamás se me ha pasado por la cabeza aplicar ese método, si siquiera bien aplicado, que más da que llore o no llore, el caso es que lo dejas solo y él solo entiende que su madre lo ha abandonado, solo eso ya me parte el alma!!!
    Yo estoy feliz y cada vez más, ahora lo voy a pasar a la cama que es cuando empezamos a dormir mejor!!?? ni locaaaaaaaa.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 15:23

      Creo que me viendo siguiendo tus pasos en esto del descanso nocturno. Lo cierto es que las noches malas de verdad de mi bichilla las puedo contar con los dedos de una mano, pero todo gracias al colecho. Sin embargo, la mala madre que albergo en mi interior me hace tener pensamientos impuros acerca de estivilizar a mi churumbelita, cuando, por ejemplo, se me despierta más de 16 veces en una noche con ganas de juerga. Sí, porque mi criatura no llora a moco tendido, ni quiere teta, ni la cercanía humana, ni está malita o le duele algo. No. Mi bichilla quiere montar jarana de madrugada porque sí, porque es joven y le gusta la fiesta hasta que el cuerpo aguante. Pero yo ya tengo una edad… y aún así el método Estivill no me cuadra ni en las peores noches.

  • Responder
    Sylvia - Ejecutiva & Mamá
    5 febrero, 2015 at 10:07

    Yo no he leido ningún libro sobre el sueño del bebe. Lo reconozco. He oido hablar sobre Estivill y alguno más pero he preferido “enseñar” a dormir a V según mi instinto de madre primeriza que duda de todo.
    Los primeros meses fueron fatales. Con reflujo la peque se despertaba a los cinco minutos de quedarse dormida. Nosotros no colechamos. Creo que es más cómodo para los tres dormir separados. Así que tras casi 5 meses de dormirla en brazos o en el capazo y pasarla a la minicuna, el día 2 de enero decidí que por el bien de mi espalda y por probar, la acostaría en su minicuna a ver si había suerte.
    Todo esto lo cuento con la boca pequeña para que no se me “desprograme”. Yo la acuesto una hora después de cenar con la luz encendida a todo trapo. Se queda jugando, “hablando” y moviéndose un rato hasta que lloriquéa. Entonces me acerco y la hablo bajito, la toco la carita y la hago unas caricias. Entonces se coloca y se adormece. Me voy y si me vuelve a reclamar repito la operación. Como mucho entro dos veces. Desde que empezó la guarde enseguida se duerme. Y así del tirón hasta que la despierto por la mañana. Es una marmotilla!!
    Seguro que nos esperan temporadas peores, pero de momento solo puedo dar gracias y disfrutar de esta etapa.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 15:34

      ¡Disfruta de este periodo de marmota! ¿di que sí! Que yo lo hice durante los primeros 7 meses de mi bichilla, y lo que presumía por ahí, poniendo los dientes largos a todo el mundo. ¡Ay, qué tiempos tan felices! Y que conste que llevamos unas semanas que no me puedo quejar. Hoy mismo se ha despertado a las 11 de la mañana y sólo un par de veces por la noche y muy cortitas. Esto es lo que me hace sobrellevarlo mejor, porque no se pone a gritar, ni a llorar,ni necesita paseos. Si se desvela, le arrimo la teta y en un par de minutos se me traspone otra vez.
      Yo preferiría que se durmiese en su cuna, como la tuya, pero ya ves que las veces que la hemos dejado a solas de noche (2 exactamente) ha liado unas fiestas de risotadas y palmas que han acabado con todo el ambiente relajado para que se durmiera. Y claro, dela festa al llanto por el aburrimiento hay un paso, así es que si no la dejamos profundamente dormida en la cuna,no quiere ni oír hablar de dormir ahí.
      A diferencia de ti, yo no me he podido resistir a leer sobre el tema del sueño, pero ve que me ha servido de poco. A Estivill no lo soporto porque lo que propone me parece una crueldad sin sentido. Y a Rosa Jové ¡yo quiero creer en ella! Pero como soy primeriza, hasta que realmente no vea con mis propios ojos que el sueño de mi bichilla se normaliza por sí misma, no acabo de confiar del todo.

  • Responder
    Marujismo
    5 febrero, 2015 at 10:12

    Tengo que decir que, como tú, alguna vez he pensado en ese señor pero realmente jamás podría haberlo utilizado… Ay! 12 horas… soy fan de tu bichilla. Suertaza, suertaza… 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 15:36

      Ya no quiero presumir de lo que está mejorando el sueño de mi bichilla estos días,no vaya a ser que me pase como cuando presumía de recién nacida. ¡Ay! En la maternidad parece que vivimos constantemente pendientes de un hilo.

  • Responder
    Cosetes de Marta
    5 febrero, 2015 at 11:02

    jajjaj, me ha gustado el post!!
    Yo lo que veo con mi sobri es que es super complicado, el mío tiene un radar que cuando su madre lo baja un poco de sus brazos ya se despierta, y al final duermen los cuatro juntos en la cama de los papás.

    Lo veo un tema difícil, y más difícil dejarla llorar hasta que se duerma, no sé

    Un Besazo gigante!!

    Te dejo mi nuevo post. Fallas 2015

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 15:38

      ¡Ese radar les viene de serie! Lo hemos comprobado muchas veces. Mi bichilla se duerme en brazos y parece muertecita de lo relajada que se queda. Pero en cuanto empiezas a separarla para dejarla en la cuna ¡le salta un resorte hasta se pone de pie en el colchón como ni nada hubiera pasado! Y vuelta a empezar… de ahí que en esta casa de haya acabado implantando el colecho.

  • Responder
    Kath Vf
    5 febrero, 2015 at 14:18

    Yo desde el principio no era amiga del colecho, la peque dormía en el moisés junto a nuestra cama y al final terminé haciendo lo que llamé “colecho de supervivencia” cuando se despertaba la ponía en la cama y nos dormíamos ella enganchada a la teta…a veces la devolvía al moisés pero muchas veces nos despertábamos todos en la cama durmiendo juntos. Yo tengo un dolor de espalda bastante fuerte y el colecho me estaba matando.
    Nos cambiamos de casa y con 8 meses la pasé a su habitación (en contra de recomendaciones de expertos de hacerlo a esa edad) Al principio lloraba un poco, entraba, la cogía, le cantaba y se me quedaba dormida en los brazos. En un mes era meterla en su camita, con “el Rano” su peluche preferido y su búho y ella solita se queda dormida, al cabo de un rato voy a su habitación para colocarla bien y taparla porque acaba dormida en un rincón jugando. Y así hasta ahora que tiene 13 meses. La verdad es que hemos tenido muchísima suerte y espero que siga así. Mi marido se pone pesado que quiere traerla a la cama con nosotros y yo siempre me niego ya que ella ha aprendido a dormirse sola, es una suerte y no hay que estropearlo. Anoche mismo se la quiso llevar, la activó y nos costó que se durmiera… Se dio cuenta, me dijo: “la he cagado, verdad?”
    Yo no me he leído ni a Estivill, ni Rosa Jové, ni Carlos González, etc… La verdad es que en la crianza de mi hija no me posicionó en ninguna corriente, de cada cosa cogeré lo que a mí y a mi hija le vaya bien en un momento dado.
    Hay mucha gente encantada con Estivill, para otros es el mismísimo demonio… Depende de cada niño, cada familia y sus circunstancias. En la crianza, como en la pareja, 1 + 1 no siempre son 2.
    En vuestro caso os va mejor colecho? Pues estupendo, y nadie tiene que meterse. BLW? Pues genial, y etc, etc.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 15:49

      Así empezamos nosotros: la bichilla dormía en la cuna pegada a mi lado de la cama hasta los 7 meses. Durante 11 horas sin interrupción, pero se dormía temprano y sobre las 5 de la mañana se despertaba. Entonces la metía en la cama,le daba la teta y aguantaba otro ratito más. Como sólo dormíamos los 3 juntos unas horas, descansábamos genial por las noches.Y ella era muy bebé y no se movía nada ¡un primor de criaturita con la que colechar!
      Dile a tu marido que deje de tentar a la suerte porque mira cómo nos vemos los demás. Si ella es capaz de dormirse sola jugando y feliz ¡esa suerte tenéis! Vamos, yo me cambiaba por ti ahora mismo. Pero estos intentos con mi bichilla no han funcionado. A ver si la culpa va a ser de que no tiene un juguete preferido…
      Yo los he leído a todos y menos con Estivill,con el que no comulgo en nada, con el resto me quedo tranquila al saber que antes o después encontrará su ritmo, su momento y dormirá como el resto de los seres humanos. Estas lecturas me han servido para eso, no para aprender ni aplicar métodos, sino para normalizar la situación que vivimos y no estar sufriendo al pensar equivocadamente que esto la va a marcar de por vida y que no dormirá nunca sola.
      Desde luego, en lo que te doy toda la razón es en que en esto de la crianza, no a todos nos funcionan las mismas artes. ¡Ay, qué pena que no sea una ciencia exacta!

  • Responder
    judit
    5 febrero, 2015 at 14:28

    Pues yo también coleche una temporada, era eso o no dormir y aqui el dormir es sagrado! ! ahora duerme el solo en su cuna, pero como va a rachas, ahora solo se duerme en brazos, pero bueno a mi me gusta mas así que el abandonado en la cuna! Nunca me ha molestado dormirlo en brazos. Cuando sean mayores ya dormiran solos y lo echaremos de menos!

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 15:51

      Para mí lo de dormirla en brazos es lo de meno ¡lo peor es que me robe todo mi espacio en la cama! Que yo hago mucho bulto y vivo al filo del precipicio durante toda la noche. Pero el abandono a su suerte no ha tenido efecto en ella, así es que el colecho se prevé largo y duradero en esta casa. Como dices ¡todo sea por dormir!

  • Responder
    Anónimo
    5 febrero, 2015 at 14:31

    Mi culebrilla con 15 meses sigue durmiendo con nosotros en la misma habitación, y desde siempre despertandose varias veces por la noche y costandome sobre 1 hora el dormirla meciendola en el carro! Así que aunque el pediatra me diga que ya es hora que la pasemos a su habitación porque dice que es bueno para su desarrollo, me niego a estar deambulando por la noche de una habitación a otra ni se sabe cuantas veces, si no hubiera más remedio, pero yo no veo mal que duerma con nosotros!
    Madres me han hablado de lo eficaz del método Estivill, que la metes en la cuna, la hablas, te vas, vuelves en 5 minutos, y así vas aumentando el tiempo, y que pasas tres noches malas de lloros y gritos pero que a la siguiente, mano de santo. No me atrevo, y mira que llevo 15 meses sin saber lo que es dormir bien, pero no me atrevo a ver a mi culebrilla sufrir, llorar y gritar como loca. Porque ella no sabe ni entiende porque se le haría eso, y me sentiría muy mal.
    Me parece que seguiremos como hasta ahora, yo creo que hasta que no duerma bien y de un tirón., no daré el paso de pasarla a la habitación, además me queda el consuelo que tarde o temprano se independizará de la teta y de nuestra habitación por las noches, no?

  • Responder
    Irene Lopera
    5 febrero, 2015 at 14:32

    Mi culebrilla con 15 meses sigue durmiendo con nosotros en la misma habitación, y desde siempre despertandose varias veces por la noche y costandome sobre 1 hora el dormirla meciendola en el carro! Así que aunque el pediatra me diga que ya es hora que la pasemos a su habitación porque dice que es bueno para su desarrollo, me niego a estar deambulando por la noche de una habitación a otra ni se sabe cuantas veces, si no hubiera más remedio, pero yo no veo mal que duerma con nosotros!
    Madres me han hablado de lo eficaz del método Estivill, que la metes en la cuna, la hablas, te vas, vuelves en 5 minutos, y así vas aumentando el tiempo, y que pasas tres noches malas de lloros y gritos pero que a la siguiente, mano de santo. No me atrevo, y mira que llevo 15 meses sin saber lo que es dormir bien, pero no me atrevo a ver a mi culebrilla sufrir, llorar y gritar como loca. Porque ella no sabe ni entiende porque se le haría eso, y me sentiría muy mal.
    Me parece que seguiremos como hasta ahora, yo creo que hasta que no duerma bien y de un tirón., no daré el paso de pasarla a la habitación, además me queda el consuelo que tarde o temprano se independizará de la teta y de nuestra habitación por las noches, no?

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    5 febrero, 2015 at 15:27

    Sin colecho yo hoy no estaría escribiendo este mensaje, estaría ya en el otro barrio. Me da repelús hasta mencionar el nombre de Stivill. Igual sus métodos son muy válidos para niños de 3 años, pero no me parecen razonables para bebés como los nuestros. En fin, que voy a contar que no haya dicho antes ya…

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 febrero, 2015 at 15:54

      ¡Jajaja! La muerte por insomnio prolongado. Eso es lo que queremos evitar en esta casa. Y si hay que colechar lo haremos. El tiempo que haga falta.Pero ya ves, que Estivill me ha tentado porque de tanto escuchar las maravillas que se cuentan del método al final he caído y he hecho un mini intento de 5 minutos de aplicarlo. Y hasta ahí hemos podido llegar. Yo creo que nos mata antes el estrés de mi bichilla 3 días llorando que la falta de espacio para dormir a pierna suelta siendo 3 en la cama.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    5 febrero, 2015 at 15:55

    Yo creo q no hay que demonizar ningún método ni tampoco obsesionarse con ellos. Hay que tener en cuenta muchísimas circunstancias de las familias. Yo entiendo perfectamente q alguien pruebe un método cuando tiene q levantarse a trabajar a las 7 de la mañana y lleva meses sin pegar ojo. Y entiendo perfectamente que, si el bebé en tu cama, no te molesta (yo por ejemplo soy incapaz de pegar ojo con ellos en la cama) y duermen bien padres y niños, pues perfecto tenerlo en la cama. A cada uno le funciona una cosa.

    Yo por ejemplo, aunque hay gente que no lo entiende, pasé a Alfonso a su propia habitación a los 4 meses. Su primera noche solo la durmió del tirón. Hice lo mismo con Rafa y curiosamente, fue también su primera noche durmiendo del tirón. Y desde eses día, 12 horas seguidas. Mientras que, cuando vamos a una casa rural o a un hotel y dormimos en la misma habitación, se despiertan. Por no hablar de que yo, cuando dormía con ellos (ahora con Gabriel), me despertaba una decena de veces cada noche porque en cto les oyes moverse, vas cual gacela a ver qué pasa. Y la mayoría de las veces son microdespertares y se vuelven a dormir solos…

    Yo a Estivill lo encuentro muy útil en cto a las rutinas (el cuerpo humano cdo mejor está es cuando sigue los mismos ritmos diariamente). Y no le falta razón en que el sueño es muy importante también para la salud de los niños, porque muchas veces nos olvidamos de que la falta de sueño también es un problema de salud. Y un niño de dos años que duerme mal puede tener problemas por el día, estar irascible… Por eso entiendo perefctamente que la gente aplique el método y entiendo q la gente duerma con ellos. Lo importante es que todos duerman el número de horas suficientes para estar sanos y de buen humor al día siguiente!

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 febrero, 2015 at 19:20

      Yo a Estivill si lo demonizo (un poco) pero no creo que este obsesionada con ninguno. Es más, es que aquí no estamos practicando ningún método conocido. Es sólo que como la única forma de que mi bichilla duerma es meterla en la cama con nosotros, pues a la cama que se viene. Yo dormiría mejor sola (sin niña y sin su padre) pero como no puede ser, entre la versión de niña llorando toda la noche y despierta y la de en la cama apretaditos ¡me quedo con la segunda!
      Es que si yo hubiera puesto a mi bichilla en la cuna y le hubiera pasado lo que a tus churumbeles ¡claro que la dejaría allí! Si dormir en la cuna no tiene nada malo, que para eso la pagamos y buenos dineros que nos costó. Si mi bichilla duerme muchísimo (unas 13 horas al día) pero en la cama con nosotros. De hecho no sé de qué me quejo, si llevamos una rachita levantándonos a las 11 ¡las dos! Vamos, que ni la Preysler en sus mejores tiempos. Vivo yo como una reina, todo el día metida en la cama. En el fondo, yo creo que dormimos más de lo que que creemos, porque al despertarme no me siento cansada, ni me entra sueño temprano por la noche. Quizás es el estar todo el día pensando en el colecho, y en la falta de espacio en la cama y en los despertares, lo que me hace creer que duermo peor de lo que duermo.

  • Responder
    Lydia - Padres en Pañales
    5 febrero, 2015 at 16:12

    Yo a lo único que he llegado hasta sido a dejarla sola a ver como reacciona, y como la tuya, habla, da palmas… No sé queda relajada y punto, ojalá!! A mi me daría angustia oirla.llorar y no ir, pero hya.padres de todo tipo y situaciones desesperadas..

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 febrero, 2015 at 19:23

      Por lo menos me consuela el hecho de que no llore, peor claro, al no relajarse tampoco se duerme, al final se enfada por quedarse sola y sí que empieza a llorar. Sé que esto no es aplicar el método, pero es que creo que en nuestro caso no nos sirve.

  • Responder
    mamirecientecuenta
    5 febrero, 2015 at 17:44

    A nosotros en Navidad nos recomendaron que leyéramos el método Estivill y cuando mi marido dijo que no quería dejar llorar a su hija toda la noche, le contestaron que no es toda la noche, si no un rato y se calman. Por aquel entonces, la niña dormía en una cuna-colecho, al lado mío. Pero esa cuna se hacía pequeña y él me decía que teníamos que llevarla a su cuna. Yo le decía que lloraría, que no lo entendería, aunque la lleváramos dormida, cuando se despertara se notaría sola y tenía miedo.
    Sin más, una noche me dijo, la ponemos en la cama y probamos el colecho?? Yo, por supesto, grité flojito SIIIII!!!! Y salté de alegría, me saqué la teta y se la dejé a la niña al lado de su cara.
    Ella se despierta mucho por la noche, porque quiere sentir que estamos ahí. Pone los brazos en cruz para tocarnos y cuando uno de los dos se levanta sin hacer ruido, se da cuenta y se despierta.
    Así que viva el colecho y mando a freír espárragos al método Estivill.
    Pero como no quiero entrar en ninguna guerra con la familia de mi marido, que fueron los que nos recomendaron el libro y todos son pro-Estivill, le dije a mi marido que les dijera que sigue en la cuna de colecho y que duerme muy bien.
    Sí, es mentir, pero así me ahorro un dolor de cabeza y no escuchar ni a mi suegra ni a mi cuñada diciendo tonterías. Como el otro día que me dijeron que la niña tenía hambre (le había dado teta media hora antes), porque la teta al fin y al cabo solo es agua.
    En fin, lo que hice, fue calentar la comida, darle dos cucharadas y decirle a mi cuñada. Como ves mi hija no tiene hambre, simplemente quiere que la cojan en brazos y jueguen con ella. Creo que la conozco mejor que cualquiera. Mi suegra me quitó la cuchara y fue a darle de comer, la niña cerró la boca, giró la cara y terminó manchándole el pelo, porque NO QUERIA COMER!!
    Así que a partir de ahora, prefiero dejar la vida de la niña y nuestros métodos al margen. Será lo mejor.

    Saludos

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 febrero, 2015 at 19:32

      Mi bichilla siempre había dormido en su cuna, no de colecho, de las normales, a mi lado hasta los 7 meses.Pero desde entonces tiene que ser dentro de la cama y tocándonos a los dos. En cuanto uno de los dos desaparece se da cuenta y empieza a removerse. La gente ve una excusa muy fiable en eso de que sólo lloran unas cuantas noches, o sólo un rato, pero yo no entiendo que el hecho de irse a dormir tenga que ser un drama. ¡Con el gustito que da eso de dormirse a conciencia y bien! No eres la primera que conozco que miente a la gente de la calle o a la familia para seguir criando tranquila. Es una pena que haya que llegar a este extremo sólo porque la gente ve más normal que un niño llore hasta que se acostumbre a la soledad y no el que sus padres lo tengan cerca mientras los necesitan.

      No he vivido situaciones tales como as que comentas con tu peque a la hora de comer. Aquí soy la única rara del entorno que da la teta a una niña de casi 15 meses, y sé que muchos siguen pensando que no alimenta lo suficiente, que se va a malacostumbrar y todos los demás tópicos que rodean a la lactancia. Pero ya no me dicen nada. Primero porque saben que me paso los comentarios por el arco del triunfo, y segundo porque la niña es la de percentil más alto de todos los demás niños que tiene al rededor. Así es que esto me ha llevado a no desconfiar de la teta cuando el resto son de biberones y papillas industriales. Oye, pues ánimo y a seguir criando según tu criterio ¡que seguro que lo haces genial!

  • Responder
    marichollos
    5 febrero, 2015 at 19:24

    Chollito siempre ha dormido mucho,muchisimo.Pero, le cuesta dormirse. Ya lo conté en el blog así que no te lo voy a repetir. El caso es que una noche motivada por la presión de familia y amigos intenté lo de estivil…Lo intenté 3 o 4 noches, y fue peor. Lloraba como nunca, no quiso volver a meterse en la cuna nunca más y empezó a tener pesadillas y despertares. Así que dije que te den por donde no da el sol estivil. Lo metí en nuestra cama, vaya pecado,jamás lo sacaré de ahí eh. Y un día se me ocurrió ponerle una camita pequeña a nuestro lado. Pensé que no la querría pero le encanto oye. La quería! De hecho si alguna vez viene a la mía a por teta,luego se vuelve a la suya. Su padre se mea de risa porque dice que es como una ratilla yendo y viniendo. Vamos, que al final sin querer, fue mas efectivo el colecho que el señor ese que me cae mal..

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 febrero, 2015 at 19:34

      Pues mira que todo el mundo dice que en 3-4 noches el método Estivill es mano de santo. Yo no estaba ni a favor ni en contra del método, por eso leí el librito e incluso he intentado hacer mis pinitos con él.Pero es imposible que funcione. Primero por las fiestas que hace la niña y segundo porque aquí no estamos dispuestos a dejarla llorar los minutos que diga un libro. Pues la idea de la camita no tiene mala pinta. Cuando mi bichilla no se me tire de todos partes en plan suicida lo mismo me pienso si poner algo parecido.

      • Responder
        marichollos
        6 febrero, 2015 at 19:45

        No,si hay mucha gente que lo recomienda,pero también hay gente a la que no le ha funcionado. Lo que pasa es que si no te funciona te dicen que es porque lo hiciste mal. A ver,yo lo dejaba solito, lloraba,volvía. Lloraba antes de que me fuese..volvía. Si me veía darme la vuelta ya estaba llorando. Osea él ya sabía que lo iba a dejar y lloraba en cuanto me movía, así como me iba a salir a contar minutos? Lo hice un par de veces dejándolo llorar y se durmió de puro agotamiento de tanto y tanto llorar. Y total que fue peor. Odió la cuna, le cogió una manía terrible. Imagino que la asociaba a que mamá se iba. Y comenzó a despertar de noche llorando y pidiendo teta desconsolado. Así que dije “Estivil, que te den dos duros” (en realidad dije algo mas fuerte). Lo metí en mi cama y fuera problemas. Y lo que te decía, luego puse la chiquitina al lado y encantado se fue a ella,le ha gustado tener su espacio,su camita, y sabe que no está solo. O eso cree, porque en cuanto se duerme le enchufo la cámara y me escapo jaja.

  • Responder
    mamapuede
    5 febrero, 2015 at 20:47

    Nosotros no colectamos, ni con uno ni con otro, no me gusta y sólo lo hacemos cuándo están malitos y no descansamos bien ninguno, eso será por la falta de costumbre digo yo.

    Pero entre el colecho y dejar llorar a un niño llorar para que duerma en su habitación va un trecho.

    Los dos pasaron a la habitación a los 5 meses, y los dos empezaron a dormir mejor cuándo le sacamos de nuestra habitación, casualidad o no pero ahí están los hechos.

    Que me le levanto muchas veces entre la noche? Pues si, claro que si! Porque en cuanto oigo el más mínimo ruido allá voy, no se me ocurre dejar llorar a los niños ni medio segundo vamos.

    Hay noches muy buenas, otras buenas, otras regulares y otras pésimas pero en general dormimos mejor ahora que cuándo estaba en nuestra habitación, a nosotros nos funciona y seguiremos así.

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 febrero, 2015 at 19:38

      Si a mí el colecho lo que es gustarme no me gusta. Yo prefiero dormir solita y con todo los centímetros que me correspondan del colchón para mí. Yo a sacarla de la habitación aún no he probado, porque tener que pasarme la noche con la teta de un lado a otro me da mucha pereza. Es que lo tuyo no es aplicar el método Estivill, porque acudes en cuanto ellos lo demandan. Ese creo que será mi siguiente paso, pero cuando mi bichilla deje de estar pegada ala teta durante la noche,porque si no la que no va a pegar ojo voy a ser yo con tantas excursiones. Si habéis encontrado un método que os funciona (igual que hay gente a la que les funciona lo de Estivill) ¡es lo mejor que os podría haber pasado! Estarías locos si lo quisierais cambiar porque sí. A ver si aquí damos con la tecla de lo que nos está fallando.

  • Responder
    monstruuosa
    5 febrero, 2015 at 20:55

    Ya llegará! Espero… Yo llevé a Monstruita a su habitación a los 15 meses a una cama sin patas (con somier pero a la altura del suelo) y oye, muy bien… aunque me tenía que levantar a darle teta y en alguna de esas, me quedaba frita en su cama con ella hasta el día siguiente xD

    Ahora con Monstruito, comienza la noche en su habitación y luego me la trae el padre (que también reniega del colecho) porque si no, entre los dos me iban a dejar medio muerta y no es plan 🙂

    PD: Que le den a Estivill!! 😀

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 febrero, 2015 at 19:40

      A sacarla de la habitación aún no he probado, porque de noche es cuando más pecho reclama. Tu plan con los dos monstruitos en casa ¡ay, eso sí que debe ser cansado de sobrellevar! Pero veo que a Estivill tampoco lo tienes en tus pensamientos (al menos en los buenos).

  • Responder
    sradiaz
    5 febrero, 2015 at 22:50

    Miedo me dan a mi ésas noches en blanco que todo el mundo augura… De momento ahora duerme mejor que de recién nacida, salvo la semana pasada que se despertó cada dos horas durante cinco días seguido. Duerme bastante aceptablemente y sólo con arrimar tetilla un par de veces también nos vale… Por la noche cena, teta y si no se ha dormido, la pongo en su cuna a oscuras y enseguida cae, sin lágrimas. Recemos para que le dure.

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 febrero, 2015 at 19:42

      Oye, que no tiene por qué ser así. Yo pensaba que mi bichilla seguiría durmiendo estupendamente como al principio, pero a los 7 meses se averió, que es cuando otros bebés se arreglan. Si ya se duerme sola cuando la dejas en la cuna, verá como tienes suerte y te dura la buena racha. ¡A lo mejor para siempre! No pienses en que se os pueda complicar el tema del sueño y disfruta de lo bien que lo lleváis ahora.

  • Responder
    nuestrocachorro
    5 febrero, 2015 at 23:46

    ay con el poco tiempo que son bebes tenemos que disfrutarlos. Yo a ese hombre lo encerraba, que le dejen a el llorando toda la noche a ver que le parecía. Nosotros por suerte tenemos una marmotita por hijo, siempre ha dormido genial y solo. Es más ahora que lleva tres días sin chupete sigue durmiendo en su habitación y no dice nada. Así que mira, disfruta de la compañia de tu princesa que ya llegará… y a Estivill que le den. Un besito

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 febrero, 2015 at 19:45

      ¡Jajaja! Ese es otro de los argumentos en contra de Estivill. Lo habitual es que si ves a un conocido tuyo que llora, lo atiendas al instante, pero si es un bebé está bien dejarlo llorar durante unos minutos. ¿Por qué? Si cualquier adulto sabe defenderse mejor que un churumbelito recién nacido. El colecho me gusta sólo cuando nos despertamos por la mañana, que ella empieza a trepar y a desperezarse y está muy graciosa. Pero por la noche… ¡solita dormiría mejor!

  • Responder
    Diasde48horas
    6 febrero, 2015 at 05:31

    Pues muy bien dicho y las preguntas que nos dejas al final son muy acertadas. Hace tiempo escribí un post similar, lo llamé la edad de independizarse, y que por cierto todos los días recibe alguna visita. Aquí me preguntaba por qué la gente se empeña en querer que un bebé de meses sea independiente y sin embargo no dejan que un adulto de 18 o 20 lo sea? Todavía no he descubierto la respuesta

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 febrero, 2015 at 19:47

      Muy buena reflexión. Cuando cumpla 18 no querré que se vaya de discotecas ni salga de casa, pero ahora que tiene unos meses estamos deseando echarlos de nuestro lado.Da qué pensar.

  • Responder
    Socorro que soy mamá
    6 febrero, 2015 at 11:07

    Hola yo te cuento un poco como me fue a mi…. mi Salvajita ha sufrido de terrores nocturnos, lo que me llevo a colechar mas tiempo del que en principio tenia en mente, además ahora tiene micro-despertares que según el pediatra todo es normal hasta los 5 años, que hacemos? pues ella ya duerme en su cama desde hace un tiempecito, no por nada es que en la cuna se daba golpes y en la cama duerme mejor, pero la noche que tiene movidita o que esta malita vuelve al centro de la mía para dormir abrazada a nosotros, y es que ella misma decide al final donde quiere dormir cada día… no se si es mejor o peor pero así es como lo llevamos y podemos descansar alguna noche, cada niño tiene sus cosas, yo me leí ambos libros y ninguno me funciona realmente…. así que ya voy yo sobre la marcha decidiendo, y mi hija cambio de un cuarto al otro sin lloros ni dramas, cuando estuvo preparada ella misma lo pidió, cada noche se va directa a su cuarto a que le lea un cuento y que me acueste con ella en su cama hasta que se duerme, pero el día que esta malita es ella misma quien me lleva hasta mi cuarto y me dice ahí mamá ahí….. Un beso

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 febrero, 2015 at 19:50

      Yo aspiro a que nuestra situación se normalice de esta forma, Que antes o después, con más o menos mese so años, sea ella la que por iniciativa propia quiera irse a dormir a su cuna, o a su cama o a donde le corresponda. Lo ideal es que sea como sea la situación en casa todos descansemos lo mejor que podamos. A mí tampoco me ha funcionado un método al 100% en prácticamente nada (sólo en la lactancia, pero me dolió muchísimo pese a que todos digan que no tiene que doler). Pero ni en la introducción de la alimentación complementaria, ni ahora con el asunto del sueño, veo que ninguna corriente se adapte por completo a lo que necesitamos. Pero si hay una teoría que no tiene pinta de que nos vaya a funcionar en la vida es esta de Estivill. ¡Muchas gracias por darme esperanza!

  • Responder
    Desire
    6 febrero, 2015 at 14:35

    Pero no has aplicado el metodo estivill en ningun momento!! La has dejado en la cuna esperando el llanto que tanto te temias y resulta que va y no llora por lo tanto tan disgustada no estaba ella en su cuna… No se, me da la sensacion de que parece que o colechas o estas aplicando estivill sí o sí y no es el caso. Quizas si lo probaras mas veces, sin dejarla llorar, entrando cada vez que lo pide y lo reclama acabaria confiando en que puede estar tranquila en su cuna porque cuando te necesita y llora tu acudes. Hay terminos medios y tampoco se trata de colechar a disgusto. Recuerda que el vinculo se crea con el placer.

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 febrero, 2015 at 19:56

      Si yo no quiero colechar. Lo hago porque no me queda otra. Claro que no estuvo a disgusto en su cuna, mientras le duró la fiesta. En cuanto se le pasó la emoción por la novedad, ya empezó a quejarse y a reclamar la presencia de alguien que la sacara de la oscuridad. Pero es que Estivill no dice que entres cuando te reclame tu bichillo, sino que tienes que esperar unos tiempos concretos, y si llora pues que llore. Yo entre llantos y colecho, me quedo con el colecho. Más que nada porque así se duerme en menos tiempo y podemos disfrutar más rato de sueño. Aunque no te digo yo que en unos meses me vea experimentando con todas estas formas de dormir.

    • Responder
      Desire
      12 febrero, 2015 at 11:14

      Lo que queria decir es que no hay porque aplicar el metodo estivill si no queremos y tampoco es necesario colechar si no queremos. Lo que quiero decir es que hay mas variantes a parte de dejar llorar o colechar. Solo eso

      • Responder
        Planeando ser padres
        13 febrero, 2015 at 11:40

        Pues entonces no te había entendido bien. Sí, las variantes deben ser infinitas, porque a cada familia hay cosas extrañísimas que les sirven para descansar mejor. Nosotros de momento en lo más raro que hemos caído es en el colecho. Pero si la situación se alarga ¡a saber qué más podríamos maquinar!

  • Responder
    yderepentesomos3
    6 febrero, 2015 at 15:13

    Nosotros tenemos la cuna de Morlita que es una de esas de Ikea abierta por un lado en modo colecho y pegada a nuestra cama. Normalmente duerme en su cuna y hace algún despertar cada noche para echar un chupitillo, algunas veces si duerme entre nosotros pero suele ser cuando está malita o cosas así. Mi gran duda existencial es cundo pasarla a su habitación y como hacerlo, pero creo que sería incapaz de aplicar el método Estivil!! Cuando llegue el momento ya veremos que tal se nos da la transición! Me veo toda la noche de su habitación a la mia! Jejejeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      6 febrero, 2015 at 20:01

      Buen ¡tú ya vas muy avanzada! Yo el tema de pasarla a su habitación es que ni me lo planteo, visto como estamos con la teta al aire durante toda la noche. Quizás, si en la cuna ya se queda sola y a gusto, puedas hacer el cambio en cualquier momento, siempre que vayas a darle el pecho a su dormitorio cuando te necesite. A veces pienso que cuando mi bichilla se destete de forma natural, todo esto puede verse beneficiado, pero como soy primeriza no te puedo asegurar nada. Yo también tengo miedo a esas excursiones nocturnas.

      • Responder
        yderepentesomos3
        7 febrero, 2015 at 13:24

        El chupitillo se lo echa de bibe, solo pude darle el pecho hasta los 6 meses :(. Y eso de que con bibe los bebes duermen del tirón tararí que te ví!!! Jejejeje. Esto de ser primeriza es un ensayo – error constante jejejeje

        • Responder
          Planeando ser padres
          8 febrero, 2015 at 13:33

          ¡Jajaja! Mira que la gente vive obsesionada con el eso de que el biberón narcotiza a los bebés mientras que la teta no vale para nada. Pues no nos podemos confiar, porque hay mucha gente que dice que con el segundo churumbel vuelves a ser primeriza otra vez :O

  • Responder
    Paula (Sin Chupete)
    6 febrero, 2015 at 22:59

    Ay maja! Muy buen post. El otro día una pareja amiga nos breó con lo bien que su bebé se dormía desde que decidieron dejarlo llorar tres días en la cuna e insisitían en que hay que acostumbrarlos cuanto antes. Yo ante estas cosas me callo, porque ¿qué voy a decir? ¿Que yo no quiero arriesgar la salud psicológica de mi pichón? ¿Que mi cuerpo no aguanta oir llorar a mi hijo sin hacer nada?
    Como ya sabes si has leído a Rosa Jové, el éxito del método no se cuestiona, aunque hay algunos niños que lo interioricen en tres días, otros, como el bebé de mi vecino, tarden meses (meses!! por cierto, que este bebé, ya niño de 4-5 años, actualmente vomita al irse a dormir día sí y día no) y me imagino que con otros será completamente ineficaz (cuando se darán cuenta de eso los padres?? después de un año??). Lo que se cuestionan son las posibles secuelas para el pichón. Y en todo caso, algo que he aprendido este año y pico de maternidad es a no actuar contra mi propio criterio, mi instinto, mi sentir, o llámalo X, digan lo que digan médicos, pediatras, matronas, vecinas y suegras.

    • Responder
      Planeando ser padres
      8 febrero, 2015 at 13:38

      ¡No me puedo creer lo del niño de tu vecino! Es que esto de aplicar el método Estivill unos días, bueno, supongo que en casos muy desesperados te puede más el deseo de dormir a solas que la salud mental de tu churumbel. Pero que con 5 años el niño vomite a diario para acostarse ¡tela! ¿Y no se plantean que de verdad le han causado un trauma? Yo prefiero el colecho a estar limpiando vómitos durante años, eso te lo aseguro. Lo de seguir nuestro instinto para criar, al ser primerizas, a veces no cuesta, porque confiamos más en la opinión de cualquier persona antes que en nuestra propia forma de pensar. Por suerte, yo creo que tengo las cosas bastante claras en esto de la crianza. Hoy de digo que no pienso estivilizar a mi bichilla, y que confío en que todo sean fases del crecimiento normal. Ahora, que si dentro de 2 años el colecho ha podido con mi salud mental, tampoco te aseguro que no pruebe el método Estivill y cualquiera que se venda entonces para dormir un ratito a pierna suelta. En esto de la maternidad parece que nunca podemos estar seguras de cuándo tendremos que volver sobre nuestros pasos y tragarnos nuestras palabras.

  • Responder
    María {La cajita de música}
    7 febrero, 2015 at 23:30

    Tristemente confieso que yo también me lo he planteado alguna vez en alguna mala noche,aunque nunca lo he puesto en práctica. De hecho colechamos desde siempre y así seguimos… Intentamos pasarle a una cunita con barrotes y nos dio tal mala noche que al día siguiente le quitamos el lateral y la tenemos pegada a nuestra cama. Y así preveo que va a ser muuuucho tiempo.

    Reconozco que tampoco me parece mal, al final es lo que dices, son tan pequeños…

    Feliz día!

    • Responder
      Planeando ser padres
      8 febrero, 2015 at 13:19

      Es que las malas noches pueden ser muy desesperantes y hacernos valorar todas las posibilidades existentes con tal de lograr descansar un poco. Tú por lo menos has logrado ganar algo más de espacio, al pegar la cuna a la cama, pero nosotros hemos perdido más de media cama por mi bichilla ¡ay, qué estrecheces!

  • Responder
    Helena
    10 febrero, 2015 at 13:15

    Que buen post yo tengo uno del tema por si te apetece bichear, un abrazo. http://educandoxaprender.blogspot.com.es/

    • Responder
      Planeando ser padres
      10 febrero, 2015 at 13:54

      Pues esta semana creo que voy a seguir ahondando en el método Estivill, así ya acabo con él de un plumazo y me busco otras corrientes.

  • Responder
    Libros recomendados: ¡A dormir! Eduard Estivill
    12 febrero, 2015 at 07:02

    […] más adelante, pero el caso es que a raíz de algunos comentarios recibidos la semana pasada por mi post sobre el colecho como nuestra única forma para poder descansar en esta casa, he creído conveniente tranquilizar a […]

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!