Enseñanza/Colegio

Buscar el mejor colegio (II) Colegio público ¡sí!

Busca el mejor colegio

El mejor colegio ¡puede ser público!

Ya os dije la semana pasada que en esta agonía que nos ha entrado por buscar ya el mejor colegio para mi bichilla, de 16 meses, la culpa la tuvieron los nada realistas comentarios de la gente del entorno. Nos entró el pánico, la ansiedad y ya hemos visto este año todos los centros que más podrían interesarnos. Aunque como vamos sobrados de tiempo y en el Pueblucho Infernal hay tantas opciones, completaremos la ruta el año que viene. Por comparar, y por asegurarnos de que no estamos tomando una decisión a la ligera y que hemos tenido tiempo y cabeza para meditar cada una de las opciones. El papá de mi churumbelita y yo, siempre hemos sido de escuela pública, desde el parvulario hasta la universidad. Hemos estado rodeados de compañeros en riesgo de exclusión social, había otros de nivel adquisitivo superior al nuestro, y nuestros padres nunca, jamás, pensaron que ese entorno no fuese el adecuado para la enseñanza de sus bichillos. Pero aquí nadie nos hablaba bien de los colegios públicos, y las razones que nos daban, y que hemos ido desmintiendo una por una, eran de lo más variopinto. Desde el tajante “¡Uy, no, no, no. Ese colegio no!” sin aportar ningún argumento más, hasta la acusación de malos padres por no querer gastarnos los cuartos llevando a la niña a un colegio de pago para garantizarle un futuro mejor. Confiamos en las posibilidades de mi bichilla y si quiere estudiar creo que el colegio no va a ser definitorio en sus inquietudes. Y si no es buena estudiante y quiere ganarse la vida en la farándula o siendo la primera ni-ni del futuro, pues no quiero que por pagar una cuota mensual me la aprueben si es una negada para el aprendizaje. No comparto la idea de que la enseñanza en colegios concertados o privados sea de mayor nivel que en los centros públicos, y empiezo ahora a desdramatizar lo que he ido pudiendo conocer durante estas primeras semanas de contacto dinero con diferentes centros de enseñanza del Pueblucho Infernal.

1. Falta de instalaciones adecuadas y tecnología. En este pueblo, esto es una mentira como un templo de grande. Dejaré claro que de los 4 centros públicos que hemos visitado, el peor es el que tenemos más cerca de casa (¡ahí, la primera en la frente!), y claramente no lo pondremos entre las opciones para mi bichilla, porque está absolutamente descuidado, sucio, con aulas desordenadas, material arcaico, profesores al borde de la depresión… Pero ¡seamos optimistas! Porque el resto de opciones de colegios públicos están francamente bien. Nuestro favorito está a 7 minutos caminando desde casa, y fuimos a verlo con nulas esperanzas porque nos dijeron que aquello era un gueto del demonio en el que los niños estaban hacinados en barracones. Y por lo visto esta historia fue real ¡hace 10 años! Ahora es el segundo centro más nuevo del municipio, con un diseño moderno y espectacular, con una cantidad de luz natural y hasta con premios al buen aprovechamiento de los recursos. Los 3 colegios visitados tienen pizarras digitales, ordenadores de sobremesa y portátiles, gimnasios y aulas de psicomotricidad y música, buenos patios separados para grandes y pequeños. Vamos, que presentan escasas diferencias con los centros concertados. ¡Y son gratis! Bueno, gratis no, que los hemos pagado previamente con nuestros impuestos. Otro de los motivos por los que en esta casa no queremos seguir pagando de más en un colegio concertado.

2. Sin actividades extraescolares ni excursiones. Solamente en uno de los colegios públicos visitados no tienen estas opciones porque los padres claramente no pueden pagarlas. El resto tienen actividades extraescolares que van desde la natación, a la música, el ajedrez, la danza, canto coral, teatro, inglés… Para nosotros ya está suficientemente bien, porque no aspirábamos a iniciar a mi bichilla en la hípica ni en el esgrima. El caballo no me cabe en casa y con el mal genio que tiene mi churumbelita ¡los floretes y espadas cuanto más lejos mejor! Además, ya veremos si ella se siente atraída por alguna de estas actividades, porque desde luego no la vamos a obligar sólo por mantenerla entretenida más rato en el colegio. Todos, menos el susodicho colegio pobre, van de excursión y hasta de colonias, durmiendo una noche fuera con 3 años (¡qué liberales son las familias ahora! No sé yo si estaré preparada para que mi bichilla trasnoche fuera de casa a tan tierna edad). Para que puedan acudir la mayor parte de los alumnos, independientemente de su situación económica familiar, algunos han ideado sistemas de venta de papeletas o de productos para que todos puedan compartir actividades con sus compañeros. En ocasiones, se trata más de ponerle ganas al asunto que de quejarse por los recortes y la pobreza de las familias. Excepto en el colegio pobre. Ahí han erradicado las actividades y punto pelota.

3. La sexta hora. Los colegios públicos de aquí hacen 5 horas de clase semanales en horario partido de 9 a 12:30 y de 15 a 16:30. Sólo hay uno que tiene esta hora de más, pero nos pilla muy lejos de casa y hay otras opciones que nos gustan más. Como soy primeriza en esto de buscar el mejor colegio, no sé qué tanta importancia puede tener la sexta hora, y si no será simplemente una forma de tener a los niños a resguardo en el colegio para que los padres puedan conciliar mejor sus trabajos y sus vidas. De momento este asunto no me preocupa, porque mi situación como mamá blogger 24 horas se prevé duradera. Pero si mi bichilla necesitase una hora más de estudio, ya planificaríamos algo divertido para aprender en casa. Muchas de las personas que pagan por llevar a sus churumbeles a colegios concertados lo hacen porque necesitan esa hora como el comer, o porque les viene genial deshacerse de sus mochuelos otro ratito. Es triste, pero hay gente para todo, que si pudiera tendría a los niños internos en Suiza, pero como eso no lo concierta el Gobierno…

La semana que viene os sigo contando lo que he averiguado sobre la enseñanza pública aquí, porque igual es aplicable a otras zonas de España. ¿Cómo vais de ánimos con lo que he contado hasta ahora?

Esto te puede interesar

58 Comentarios

  • Responder
    marigem
    1 abril, 2015 at 07:24

    Hola!!!!
    Yo creo que esto de los colegios es un tema complejo del todo.
    Lo primero que te digo es que los colegios con el tiempo cambian, yo quedé encantada con el de mis hijos y tal vez si fueran ahora no sería lo msimo, no sé, así que opiniones ajenas no me preocupan demasiado porque a ellos les puede pintar de una forma y a nosotros de otra o cambian los profes…en fin, puedes escuchar para orientarte pero poco más.
    Tema instalaciones. Eso depende del lugar, los públicos de mi zona estaban fatal de instalaciones y el privado concertado al que los llevé las tenía geniales, pero eso no ocurre en todas partes, de hecho yo miré todos para decidir, no iba con ideas preconcebidas excepto lo que te comenté de la ESO(prefería que la hicieran en el cole) y el uniforme, pero ninguno era requisito indispensable.
    Lo de niños extrajeros o de pocos recursos no estuvo nunca en mis miras, ya dije el otro día que la mejor amiga de mi hija es china y sus papis tienen un restaurante, y yo es que ni la veo china y es un sol. Mis hijos han ido al cole con gente muy acomodada y con gente muy ajustadita, eso no es tan importante mientras sean buenas personas.
    Después de la ESO buscamos colegios e institutos para el bachiller y optamos por uno público basándonos de nuevo en instalaciones, resultados de PAU y aquí sí que me influyó un poco el ambiente porque la adolescencia es complicada.
    Ahora van a la facultad y quedé igual de contenta en el privado que en el público, dependió del momento y de muchas cosas.
    No creo que unos padres sean mejores o peores por gastar dinero, como me decía la profe de mi hijo pequeño cuando tuvo problemas, no todo es pagar, hace falta estar pendiente de ellos y eso da igual al cole que vayan, hay que vigilar y son muchas cosas.
    Lo principal es que los niños vayan contentos y no se sientan excluídos.
    Ahhhh, y lo de las extraescolares depende, mis hijos tenían muchas en el cole pero curiosamente solo hicieron algunas porque a natación los llevé aparte,a música, a baseball y a fútbol también, así que tampoco es tan tan importante.
    Ya verás como aciertas y tu bichilla va a ir encantada.

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 abril, 2015 at 11:37

      ¡Claro que cambian! El que más nos ha gustado a nosotros tenía mala fama por ser viejísimo y ahora es el más nuevo. Pero la gente sigue con la mentalidad antigua y no hay quien los baje del burro. con ir a visitarlo ellos mismos se convencerían, pero tampoco están por la labor. Es un no, porque no, y punto, y no hay forma de hacerlos entrar en razón, por lo que acaban creyendo que queremos escolarizar a mi bichilla en el culo del mundo.
      Las instalaciones ya han dejado de preocuparme porque hemos comprobado que las de los públicos tienen poco que envidiar a las de los concertados. Lo del uniforme no me lo había planteado. Antes en los colegios públicos no se llevaba, y ahora no sé cómo andará el tema en este asunto. No es algo que me preocupe, aunque lo veo cómodo. Pero por otro lado tampoco me entusiasma la idea de que vistan todos igual, sin criterio propio ni diferenciarse en nada. Aunque se evitan comparaciones y las temidas marcas… ¡Ay, no tengo nada claro este punto!
      El tema de la inmigración aquí es incuestionable, y mi bichilla compartirá clase con ellos en centros públicos y también en los concertados. En unos habrá más y en otros menos, pero ni mejores ni peores, así es que no va a ser un elemento definitorio a la hora de elegir centro.
      Y la educación secundaria y el bachllerato, si vamos por la vía pública serán obligatoriamente en otro instituto, por lo que eso nos queda muy lejos. Pero no queremos renunciar a la enseñanza pública por ese motivo. Es cierto que el cambio se hace en un momento peligroso en la adolescencia de los niños, pero aspiramos a superarlo sin traumas, como hicimos su papá y yo misma.
      Pero sí que hay gente que cree que pagando ya están haciendo todo lo mejor por sus hijos. Y este argumento no me convence nada. Me da la sensación de que quieren delegar todo el tema de la enseñanza en el colegio que eligen y así librarse de responsabilidades en casa. pero tu hijo es tu responsabilidad en tu casa, en el colegio y cuando juega en el parque. Siempre. Así es que desentenderse de su educación escolar simplemente por pagar una cuota más o menos alta no me parece acertado.

  • Responder
    Vanesa Pérez Padilla
    1 abril, 2015 at 07:26

    Cuando me tocó el tema me pasó algo parecido. Tengo enfrente de casa un público bilingüe y huía de él como de la peste. Busque por mil sitios, precios de concertados desorbitados, algunos más que privados…Una desesperación. Considerando que el mayor va a educación especial a otro municipio y que los horarios no cuadran, necesitaba hacer cábalas de horarios. Al final matriculé a la mediana en plan “a ver que pasa” Tres años después tengo a los dos pequeños y estoy encantada, por los recursos, profesores, iniciativas del colegio.
    Hay de todos los niveles socioeconómicos. MI hija comparte amigos de todas condiciones, y estamos encantados de esa decisión. Además, el cole ha puesto una profe de inglés solo para infantil, de manera que el pequeño de 2 sesiones que debia tener a la semana según el curriculum de la CAM, tiene 4 y la niña todos los días. Eso lo da el colegio, la organización del mismo.
    Pasa de la gente y cíñete a tus principios. Creo que si hay que invertir dinero es más adelante, en secundaria o incluso la universidad, que los tiempos ahí sí que han cambiado.
    Un beso

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 abril, 2015 at 11:41

      ¡Jajaja! Si es que nos complicamos la vida a lo tonto. Ya ves, teniéndolo enfrente de casa y no querías ni darle una oportunidad. Me alegro de que después de tantos quebraderos de cabeza al final la solución la tuvieses justo delante de casa y que te haya resultado tan bien la decisión. A nosotros, el colegio que tenemos más cerca es precisamente el único que nos ha decepcionado muchísimo, por el tema de instalaciones, porque viven sin programa educativo y con profesionales desganados del todo. No sabía que el colegio pudiese tomar decisiones de este estilo, como aumentar las horas de inglés por su cuenta. Ya te digo que me queda mucho que aprender en este terreno. Desde luego que voy a pasar de las opiniones ajenas. y por lo menos este año lo vamos a pasar descansando después de lo que hemos andado averiguando.

  • Responder
    Lydia - Padres en Pañales
    1 abril, 2015 at 08:14

    Ya con 3 años?? Madre mía yo tampoco se si me atrevería!! Pues tener el.cole a 7 min Esta muy bien. Como te dije aquí solo hya un colegio, y de actividades extraescolares anda escaso la verdad, con ese tema si me veo que tendré q desplazarme si quiero q haga alguna de calidad. Solo hay inglés, y no la.organiza el cole, es cara pero buena y está sin salir del pueblo, pero nada más, para de contar… Y no pretendo llllenarle la agenda de actividades, pero desde luego como aquí no mejoren habrá que desplazarse, un rollo!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 abril, 2015 at 11:43

      Lo de las extra escolares no sé yo si con 3 años tendrán mucho sentido. Entiendo que las familias que necesitan tenerlos entretenidos por la imposibilidad de recogerlos a su hora no tendrán más remedio, pero yo creo que me la voy a traer a jugar a casa o a la calle y santas pascuas. Aún nos queda todo un año para ir decidiendo estas cosas.

      • Responder
        Lydia - Padres en Pañales
        1 abril, 2015 at 16:24

        Ah, yo con 3 años nada, para mas adelante es para cnd buscaré extraescolares, con 3 años pobres criaturas ya con extraescolares…

        • Responder
          Planeando ser padres
          1 abril, 2015 at 17:07

          Es que cuando hemos ido a informarnos, incluso en los públicos, con 3 años ya suele haber natación e ingles. Y los concertados ya tienen un despliegue de entretenimientos ¡que casi hay que pedir hora para llevarte al niño y verlo encasa!

  • Responder
    Mama Blogger
    1 abril, 2015 at 09:45

    Mi hija mayor va un colegio público y estoy muy contenta!! Y las actividades extraescolares las hace fuera de él, porque no me podía combinar los horarios…

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 abril, 2015 at 11:50

      El tema de las extra escolares no me preocupa mucho de momento, siendo mi bichilla tan pequeña. Y como dices, siempre estaremos a tiempo de llevarla a algún entretenimiento fuera del centro escolar.

  • Responder
    Patri
    1 abril, 2015 at 10:43

    Buenos días,

    Voy a opinar como maestra y desde mi punto de vista (esto quiero dejarlo claro, entiendo que no todo el mundo puede tener el mismo punto de vista).
    Para empezar no sé en tu pueblo o ciudad, pero en el mío y en los de alrededor no se cobra por estar en un colegio concertado (que es distinto a uno privado), lo único que puede haber es una cuota por el auxiliar de conversación (bastante baja por cierto) en uno de los casos; y esto lo digo porque la gente desde fuera y sin preguntar da por hecho muchas veces que hay que pagar (en mi pueblo también se ha estado comentando que había que pagar cuando ya digo que es mentira).
    Por otro lado como profesional de la educación conozco buenos profesores tanto en los colegios públicos como en los concertados, pero evidentemente están más encima de los profesionales de la enseñanza concertada, pues siempre hay alguien encima diciéndote como mejorar en esto o en lo otro (ten en cuenta que es un trabajo que no es para toda la vida como el de los que trabajan en la pública, sino que si haces algo mal pueden darte puerta y elegir a otra persona; y de esto hablo desde la experiencia pues en mi misma familia estamos unos en la concertada y otros en la pública) con esto, repito, no quiero decir que unos sean mejores ni otros peores, pues también hay muchos apasionados de la enseñanza en la pública que dedican todo su tiempo a mejorar, pero claro, simplemente recalcar que no hay nadie detrás diciéndoselo.
    Y explicado esto os cuento razones (que para mi entender y solo para mi entender, no estoy diciendo nada de como lo hagan los demás) deberían ser relevantes a la hora de elegir un centro educativo. Primero yo me fijaría en sus instalaciones, no sólo si es nuevo o viejo (que también) sino si tiene instalaciones TIC (aulas dotadas tecnológicamente), aulas de idiomas, en el caso de infantil aula de psicomotricidad, etc. También miraría que fuera bilingüe, pues creo que es algo muy importante hoy en día; que tuviera un servicio de logopedia y refuerzo para posibles dificultades dentro del mismo colegio (y dentro de la etapa de infantil a poder ser); el servicio de comedor (si lo requieres como padre/madre, pues muchos padres no tienen un horario en el que puedan recoger a sus hijos al terminar el cole); y las actividades extraescolares (aquí yo me informaría de las que hay a disposición, pero no me decantaría por uno u otro en cuanto a este punto, pues como habéis dicho antes se puede estar en un colegio e ir a las actividades extraescolares de otros). También miraría que el colegio tuviera secundaria (E.S.O), porque considero que la edad en la que cambian los niños a secundaria es una edad muy mala para estar cambiando de colegio; y por último (y este para mí y sólo para mí) miraría un colegio que enseñara valores cristianos, pues como ya digo (para mí) es muy importante.

    Y después de este tocho quiero aprovechar para decir que me encanta tu blog y lo leo con asiduidad 🙂

    Un saludo

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 abril, 2015 at 12:00

      Hola Patricia. Muchas gracias por tu comentario tan completo. Mira, reconozco que yo daba por hecho que en el concertado había que pagar de más, pero era una idea preconcebida y sin contrastar. En estos días, hemos visitados 2 colegios concertados del Pueblucho Infernal, y ya tengo documentos en la mano que afirman mi teoría. Exactamente por escolarizar a mi bichilla en P3 debería pagar 183 euros mensuales (sin comedor, ni extraescolares, ni aula de acogida matinal, ni nada de nada) sólo por asistir a clase. Ya me han comentado que esto es una irregularidad porque precisamente los centros que son concertados ya reciben este dinero por parte de la administración. Pues aquí justifican esta cuota con la llamada sexta hora. En los colegios públicos hay 5 horas de clase al día y en los concertados del pueblo hay 6. Por este motivo te cobran y ya no se puede rechistar más. Bueno sí, supongo que habrá posibilidad de entrar en denuncias y demás, pero de momento con no escolarizar a mi churumbelita ahí ya tenemos suficiente.

      Respecto al tema de los maestros en colegios públicos y privados ¡tengo experiencias para todos los gustos! Maestras de educación infantil de centro públicos que acuden a cursos de reciclaje cada poco tiempo para actualizar conocimientos y obligadas por la administración, y profesores de centros privados y concertados que tienen esa plaza por enchufe y a quienes sobre todo se les pide que no suspendan a más niños dela cuenta porque luego los padres se quejan a la hora de pagar. Ya ves, que en cada pueblo los vientos soplan de forma diferente.

      Los puntos que comentas como importantes (excepto el de la enseñanza cristiana que no lo consideramos fundamental) son los que estamos valorando para decidirnos. Curiosamente, pensábamos que las instalaciones, nuevas tecnologías, aulas inglés, de música, de psicomotricidad,los logopedas y todos estos “extras modernos” serían algo exclusivo de los centros concertados y privados. Pero resulta que as escuelas públicas de esta zona todas tienen lo mismo. Con lo cual ya no nos valen como factores decisivos. Lo del colegio completamente bilingüe sería bien interesante,pero hija, esto en Cataluña y aquí el bilingüismo se entiende como castellano y catalán, y de ahí no hay quien los saque.

  • Responder
    Patri
    1 abril, 2015 at 10:48

    Ah! y el olvidado el aula matinal, por la misma razón que el comedor, para poder dejar antes al niño/a si nos es imposible dejarlo a las 9.

    Saludos

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 abril, 2015 at 12:01

      ¡Jajaja! Te lo había comentado en la respuesta anterior. Menos el peor colegio del pueblo ¡todos los públicos y concertados tienen este servicio! Previo pago, claro.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    1 abril, 2015 at 10:53

    Yo de ánimos fatal, ayyyyyyy esto está siendo una pesadilla, además tengo un asuntillo pendiente que ya os contaré.
    Aquí en el pueblo solo hay colegios públicos, así que un problema menos y además tengo la suerte de que el que está en frente de casa es el mejor en cuanto instalaciones, profesorado, es bilingue…qué más puedo pedir!!?? pues si, he pedido algo más y hasta ahora me dicen que no, ya veremos, ya…

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 abril, 2015 at 12:03

      Niña a ver ¿no estarás pidiendo imposibles con la buena situación que dices que tienes con los colegios del pueblo? Tienes que desvelar ya ese misterio que te preocupa, porque cuando te leo me da la sensación de que en tu caso esto de elegir el mejor colegio es pan comido pero tú sigues erre que erre con la preocupación.

  • Responder
    patus
    1 abril, 2015 at 10:57

    La verdad, si yo tuviera que aconsejar si PÚBLICO, CONCERTADO O PRIVADO, en ningún caso me centraría en los puntos en los que lo has hecho tú. Yo he trabajado como profesora de clases de apoyo escolar en una academia de la ciudad en la que he vivido durante años, y SI HAY DIFERENCIAS ENTRE LOS QUE LLEGAN DE UNOS Y DE OTROS. Por otra parte, también he trabajado como monitora de aula matinal y comedor.

    He de decir que siempre he tenido alumnos de Bachillerato y últimos cursos de la ESO, y siempre de matemáticas.

    1.- En general, me parece que hoy en día se trabaja nada (o casi nada) el cálculo mental, casi todos mis alumnos cogen su calculadora científica para una simple operación de multiplicar 12×3 , y a veces más simples. A mi me enfadan, porque al final pierden más tiempo en teclear todo que en escribir directamente 36 (y en Bachillerato ya es importante no perder tiempo en los exámenes). Y eso les pasa a todo en general, salvo a los de un centro… que precisamente es concertado desde infantil hasta la ESO y privado en Bachillerato. (Llamemosle centro A, puesto que creo que haré varias veces referencia a él)

    2.- Teniendo dos alumnos del mismo curso y misma opción, pero uno del centro A y otro de un centro público; el primero hacía exámenes cada 10-15 días y otro cada 2 meses. ¿diferencia? pues uno se veía más obligado a estar al día que otro. Puedo entender la idea que eso evita que el alumno sea responsable porque el profesor está encima; pero también es cierto, que los ejercicios de los exámenes del primero eran mucho más complicado. (Si pones 5 ejercicios de un tema en un examen puedes profundizar más que si pones 6 ejercicios de 4 temas). Aún así, diré que hay dos profesores de matemáticas que me he encontrado fabulosamente buenos en esta ciudad: uno es de un instituto público y otro es de un concertado.

    3.- En unos centros y otros hay buenos y malos maestros; para mi, la diferencia está en que los malos maestros del colegio concertado al final cumplen unos mínimos debido a la presión de dirección, y a que su puesto de trabajo depende de ello; y en los públicos esta presión no existe. He trabajado en Aula Matinal en un colegio público, en el que conocí a una de las mejores maestras de infantil (se notaba porque los niños del aula matinal de 3ºPrimaria habían estado con ella y eran los únicos que hablaban de una maestra y sólo de ella, los demás… ni caso) pero también había dos maestras que llegaban tarde 10 MINUTOS A DIARIO. Cuando estoy trabajando en el Comedor, los niños de infantil salen 10 minutos antes de su hora… Bueno pues mis amigas que tienen a los niños en concertados entran y salen puntuales a diario. [(10+10)x5=120 MINUTOS SEMANALES].

    4.- Cuando un padre se preocupa de “A QUE COLE LLEVO A MI HIJO/A” ese niño/a es fabuloso/a en el cole en el que esté, puesto que su familia le cuida y apoya. Por desgracia, no todos los menores tienen la suerte de que su familia se preocupe por ellos, y eso dificulta la tarea de los maestros/as, ralentiza el nivel de la clase y baja el nivel. Las familias que no se preocupan, en muy rara ocasión eligen colegio que no sea público, por lo que ese porcentaje varía mucho entre unos centros y otros. Hay centros de la ESO en mi provincia (algunos amigos trabajan allí) en los que casi todas las semanas se tiene que pasar la policía nacional por algunas clases… ¿cómo pueden avanzar los maestros con semejante problema (aún teniendo alumnos interesados en estudiar)?

    5.- No sé en otras autonomías, pero donde vivo tienes un sistema de puntos para elegir colegio; y en este sistema lo que más se valora es la residencia. Yo tengo un cole en mi calle y otro a 10 minutos andando: difícilmente pueda llevar a mi hijo al segundo puesto que tengo sólo 8 puntos para ese colegio, mientras que para el de mi calle tengo 12 (por suerte me gusta más el de mi calle). A lo que me refiero, es que hay que coger el área de influencia de tu vivienda y escoger lo mejor (o lo menos malo); y siempre pillar plaza en primero de infantil, ya que a todo el mundo le gustan los mismo colegio de una zona y esos acaban con las plazas a los 3 años. Si quieres entrar después, hay que tener la suerte que alguien de la edad de tu hijo se vaya del cole.
    Yo ahora vivo en un pueblo, y elegiré colegio en dos años, la verdad es que tengo la suerte que en el pueblo están todos los colegios bien, aunque no haya muchas opciones (aquí no hay concertados como en la ciudad de la que hablo).

    6.- El problema se agrava al llegar a la ESO, que se unen de diferentes colegios (unos de los que te gustan, otros de los que no, el trabajo de los profesores se dificulta por los diferentes niveles educativos y comportamiento de los alumnos…) y hay colegios (normalmente concertados) que llevan la ESO incorporada e incluso Bachillerato. Quizás como centros de infantil y primaria son igual de buenos (incluso mejores) algunos públicos de la zona que el concertado de turno; pero luego en secundaria toca un instituto que deja que desear (y ya he explicado antes que aquí no es fácil cambiar) y el del concertado no está mal… Difícil decisión…

    7.- El gran problema de los concertados y privados (en esta ciudad) es que todos llevan consigo una ideología que quizás no compartes (aquí no hay colegios suecos sin ideología religiosa y política). Y aquí es cuando hay que poner en una balanza ver lo que pesa más. Está claro que si compartes la ideología con el colegio, es un ideal, pero si eres contrario a ella… tienes que convivir con la misma igualmente aunque sea en la distancia.

    8.- Respecto a medios materiales, para mi va primero la motivación del profesional y del alumnado (y su familia). Por otro lado, una cosa es tener una pizarra digital, y otra que quien tenga que dar la clase sepa utilizarla.
    Estando en la universidad, en una clase que tenía pupitres en condiciones, calefacción y aire acondicionado, dos pizarras, proyector,… nos íbamos casi toda la clase a casa de una profesora particular sin medios: por mesas tablero con borriquetas, una pizarra que escribía regular, un triste miniventilador en pleno mes de julio y agosto con clases a las 16’00 (38ºC en la calle) porque la profesora explicaba FENOMENAL. De hecho, los 11 que estábamos en esta clase sin medios aprobamos, mientras que el total de aprobados fue 13 (y los presentados llegaron a los 170).

    9.- Respecto a las clases extra-escolares, me es indiferente buscarlas dentro del centro educativo o fuera del mismo.

    • Responder
      patus
      1 abril, 2015 at 11:19

      perdón, he visto varios fallos de no escribir S final, e incluso de redacción (no he ordenado mucho mis ideas antes de ponerme a escribir algo tan largo, y pretendía que fuera más corto).
      Sin embargo, en el punto 3 he puesto 120 minutos semanales en lugar de 100!!!!
      Lo siento!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 abril, 2015 at 12:35

      Oye, empiezas tu comentario diciéndome que no pensarías en los mismos puntos que yo a la hora de elegir colegio pero en el fondo sí que lo haces. Entiendo que te basas en tu experiencia personal con niños mayores y exclusivamente en el área de las matemáticas (en casa no nos preocupan las matemáticas porque el papá de mi bichilla es ingeniero y un apasionado del tema y si la niña me renquea en esto ya tenemos al experto en casa). Dicho esto ¡valor y al toro! Porque vaya comentario larguísimo y completo me has dejado.

      1.Sigues centrada en el tema de las matemáticas (deformación profesional, es comprensible) pero piensa que cuando una va a a elegir colegio para una niña de 3 años, no me van a detallar el sistema que tienen para la enseñanza de cada una de las asignaturas. Entiendo que este tema te preocupe a ti particularmente, igual que otros pondrán el grito en el cielo porque los niños conjuguen mal los verbos o porque no empiecen con inglés hasta primaria. Por desgracia no podemos elegir tantos detalles (y yo sigo contando con los dedos a mis años… en fin, que ojalá la genética de mi bichilla en el tema matemático sea la de su padre).

      2.Sigues hablando del tema de as matemáticas y en secundaria. Piensa que ahora lo moderno es no hacer ni deberes si no es en clase, por lo que este tipo de enseñanza basada en exámenes constantes (que la clásica, la que hemos tenido todos los de las generaciones anteriores) se esta quedando muy obsoleta y no parece que presente los buenos resultados que siempre nos han hecho creer. Hay centros en los que se prescinde por completo de los exámenes y las criaturas acaban aprendiendo. Pero efectivamente, si quieres que tus hijos estén controladísimos por los profesores todas las semanas esto no lo vas a tener en un centro público. Aunque para eso está la responsabilidad de cada padre en su casa.

      3. Lo de la impuntualidad y buenos y malos maestros depende mucho de la persona, no del centro. Yo me he criado en un colegio público y allí nadie llegaba tarde porque sí, de forma sistemática. Igual que en los centros concertados la presión que comentas a veces se centra (y me consta por una experiencia de un familiar muy cercano) en que el número de aprobados sea alto, aunque la mitad de la clase debiese suspender. Por tal de que los padres paguen alegremente las cuotas y crean que sus hijos rinden de verdad se toleran ciertas prácticas que me horrorizan y que no van a darse en un centro público.

      4. Siguiendo con tus ejemplos de secundaria (porque no me veo yo a la policía pululando en las clases de preescolar y primaria por muy deficiente que sea el centro) el caso en que aquí, en los colegios concertados los padres también son los que son porque no hay plazas publicas para todos, por lo que la Generalitat mete en estos centros a todos los niños que se quedan sin plazas, independientemente de si sus familiares se preocupan más o menos por la elección de colegio. Vamos, que hay quinquis y delincuentes en potencia por todas partes.

      5. Aquí hay distrito único, por lo que si no te sales del pueblo da igual que elijas el colegio más cercano o el más lejano. A mí no me gusta este sistema porque 3 de los que más nos gustan nos corresponderían por la cercanía, pero también es cierto que el peor de los que hemos visto es el que tenemos al lado de casa, así es que esperaremos a tener suerte en el sorteo, porque no tendremos ningún punto extra más. Y sí, es importante acertar a la primera porque si no hay que esperar a que quede un hueco libre más adelante y eso puede que no pase nunca.

      6.El asunto de hacer toda la enseñanza desde P3 hasta el bachillerato en un mismo centro es interesante, pero como dices, aquí no hay centros públicos que funciones así, y a 600 euros al mes el bachillerato (con los precios de aquí, no sé en otras zonas), incluso quienes se han podido permitir pagar un concertado desde infantil hasta secundaria suelen llevarlos a un instituto público porque hoy en día no es un gasto fácil de asumir para las familias. Y basándome en mi experiencia, no me supuso ningún trauma el paso del colegio al instituto, así es que procuraremos estar al tanto de posibles dificultades.

      7. Lo de la religión e ideología política a mí no me molesta, pero al papá de mi bichilla le saca de quicio. Este es otro punto a favor de la enseñanza pública. Ahora, que ara ser sincera te diré que cuando vimos el único colegio público que nos ha espantado, este hombre salió de allí diciendo que si era necesario se haría del OPUS pero que la niña no iba a ir a aprender nada allí. Depende de con los ojos con los que se mire, puede no ser un obstáculo tan grande.

      8. La motivación del profesorado también creo que es mucho más importante que la dotación tecnológica del pueblo. El problema es que hasta que no empiezas las clases ¿cómo sabes quién es el maestro de tu hijo uy qué maestros va a tener en el futuro? Esta incertidumbre está tanto en los centros públicos como privados y no creo que haya padres que se entrevistes absolutamente con todos los profesores, de todas las asignaturas, de todos los cursos para decantarse por un colegio u otro. ¡No acabaríamos nunca con la ruta de los colegios!

      9. ¡Por fin! El tema de las extraescolares es definitivamente anecdótico en mi caso, pero no para otros padres que no pueden recoger a sus criaturas dentro del horario estándar de las escuelas. ellos sí necesitan estas actividades para mantener a sus churumbeles bajo control hasta que logran salir del trabajo.

      • Responder
        patus
        3 abril, 2015 at 01:20

        jejejeje

        la verdad es que la entrada fue bastante larga (me di cuenta cuando miré la hora a la que acabé), pero la verdad es que es un tema en el que (por formación profesional) he pensado desde mucho antes de quedarme embarazada.

        El tema de centrarme en las mates, es cierto que es porque es LO QUE HE VISTO, y en cierto modo, me es fácil pensar que cuando el nivel de exigencia es elevado en una materia, lo en en general. No me es sencillo imaginar un nivel alucinante en química y que los alumnos tengan faltas de ortografía, no sepan redactar, o coloquen Burgos junto a Murcia; ya que si tienen problemas de lectoescritura…. se refleja en todo lo demás. Sobre todo, porque pienso que depende mucho de la población que acceda al cole y del centro.

        Con respecto al obsoleto sistema educacional de estudiar y hacer exámenes; puedo estar de acuerdo… pero tengo que ver otro sistema que se aplique y FUNCIONE. Dices que eres de Cataluña (no lo sabía), el otro día leí un artículo de un colegio de Jesuitas en Cataluña que iban a aplicar un sistema nuevo haciendo clases de 60 alumnos y 3 docentes y otra forma de educar; estoy segura de que si se trabaja correctamente serán excelentes, pero habrá que verlo. Hoy en día, en colegios e institutos se ejerce el sistema tradicional, y sólo hay diferencia entre los de mayor y menor exigencia. De momento, el sistema de PRIMARIA-ESO tiene menos nivel de exigencia que el antiguo EGB, “adaptándose al nivel del alumnado”, y yo no veo que la cultura general sea mejor que la del antiguo EGB (en expresión escrita, mates, ortografía, geografía,… en inglés algo mejor).
        En cualquier caso, en referencia a exámenes cada 10 días y 2 exámenes al trimestre hay varias lecturas: la exigencia de profundizar en los temas en cada examen (como expuse en la entrada anterior) y el TIEMPO DEDICADO POR EL PROFESOR. Puede estar mejor o peor invertido, y si se cambia el sistema lo podrá dedicar a las cuestiones necesarias para el otro sistema. De momento no es igual preparar 15 exámenes al año y CORREGIRLOS, que 6.

        Yo he estudiado en centro públicos, y con el de EGB estoy menos contenta y MUY CONTENTA CON EL INSTITUTO. La ventaja que tenía yo cuando estudiaba, es que al instituto iba QUIEN ESTABA INTERESADO EN ESTUDIAR (mayor o menor medida), lo que querían aprender una profesión se iban a un centro de FP , y los que querían ponerse a trabajar o hacer el canelo… PODÍAN. Ahora los profesores se encuentran con el problema de que hay un porcentaje más o menos importante de niños QUE NO QUIEREN ESTAR AHÍ PERO TIENEN QUE ESTAR POR LEY, SALVO QUE LOS EXPULSEN (Y A VECES INCLUSO BUSCAN LA EXPULSIÓN). En ese sentido, creo que antes lo teníamos más fácil los alumnos de los centros públicos.

        Bueno, voy a dejar de escribir, que acabo de incorporarme a este blog, y no quiero que me “echen”.

        Un saludo, y repito… ME ENCANTA ESTE TEMA.

        • Responder
          Planeando ser padres
          3 abril, 2015 at 16:13

          Niña ¡sí que te ha apasionado el tema! Oye, yo soy de Málaga, pero el Pueblucho Infernal en el que vivo está en la provincia de Barcelona. Conozco la noticia que citas del colegio de Jesuitas que va a poner en práctica esta nueva forma de aprendizaje. A ver qué tal les sale la cosa. No es por presumir, pero yo hice la EGB, BUP y COU porque en mi pueblo la ESO llegó tarde y de hecho, se enviaba a ese otro instituto con el nuevo sistema a quienes no querían estudiar. Y realmente creo que la educación en este país no ha ido a mejor. Que conozco niños de 9 años que no saben ni cómo se llama el pueblo en el que viven. No digo yo que con esa edad tengan que memorizar todos los macizos y cordilleras de la Península, pero una mínima formación acerca de lugares de proximidad no estaría mal. Y como este ejemplo, tantos otros, a diferentes niveles, que me hacen dudar de que los nuevos sistemas funcionen mejor que los antiguos.

          Por otro lado, pienso que en ocasiones hoy los padres no se implican nada en la educación de los hijos. Hay quien literalmente cree que los niños tienen que aprenderlo todo en el colegio, y que seguir encarrilándoles en casa es facilitarle el trabajo a los profesores, que para algo les pagan (sí, hay gente muy cafre y para todos los gustos). Y otros que quisieran involucrarse más, pero que con las dificultades de conciliación de horarios familiares, escolares y laborales no encuentran la forma de hacerlo. Lo de alargar la enseñanza obligatoria hasta los 16 años tampoco me convence. No creo que todo el mundo deba estudiar, y más si no quiere hacerlo, pero tal y como está el mercado laboral entiendo que es una forma de tenerlos recogidos y vigilados.

  • Responder
    clauminera
    1 abril, 2015 at 12:28

    Yo siempre he estudiado en colegio, instituto y universidad públicas y la verdad, muy contenta, así que mi idea siempre ha sido que mis hijos también lo hiciesen así, y más al ver el precioso colegio que tenemos en frente de casa, público, bilingüe, pequeñito (me gustan pequeños ya que el mío también lo era), con buenas instalaciones deportivas, extra escolares, y lo mejor, muy buena opinión de todos los que conocemos.
    Ahora, a cruzar dedos y que dentro de 2 años nos den plaza.

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 abril, 2015 at 12:49

      Los que estamos mirando también son pequeños (los públicos,porque uno de los concertados tenía hasta 4 líneas por nivel y se ven como muy familiares, acogedores. Es diferente al colegio público que yo recuerdo pero me ha gustado el cambio. Teniéndolo tan cerca, ya no busques más. Te deseo mucha suerte para dentro de dos años.

  • Responder
    Madreyautonoma
    1 abril, 2015 at 12:35

    Madre mía, este post tiene cola, basta con mirar los comentarios. Yo fui a un colegio privado siempre (desde parvulitos hasta COU). No me puedo quejar, no tengo nada en contra que decir porque no conozco la enseñanza pública. Lo que no entiendo es eso de los coles concertados: es un sí es público pero no lo es. Me da la sensación que es otra forma más de financiar a la iglesia (católica, se entiende) con dinero público. Si yo fuera señora y guardiana del universo, eliminaría este concepto de colegio, dedicaría todos los recursos de educación para la enseñanza pública y permitiría la existencia de colegios privados pero sin financiación pública, que se busquen ellos las castañas.
    Otra cosa que me ha sorprendido de tu post es el horario ¿a qué viene ese parón de hora y media? Parece que desde pequeños nos quieren acostumbrar a esa jornada partida que trae por la calle de la amargura a los adultos. Espero que en el futuro colegio de M no hagan eso…
    Si no te importa, voy a compartir esto en Facebook, y no sé si me has dado una idea de post para un futuro 😛

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 abril, 2015 at 12:55

      Tu eres de las mías pero al revés,porque yo fui a un colegio público desde que me escolarizaron hasta que salí de la universidad. Pero ¿en qué coincidimos? En que no entendemos la existencia en este mundo de la enseñanza concertada. Quien quiera enseñanza privada que se la pague, al escandaloso precio que le quieran cobrar. Y los ciudadanos de a pie, que tenemos derecho a una enseñanza pública, gratuita de calidad, que senos dé. Y si hay que invertir en nuevos colegios y profesorado que se invierta, y no que se dé este dinero a los colegios privados, para llamarles concertados y que acaben cobrando doblemente: del ciudadano y de la administración.

      ¡El horario! ¡Ay el horario! Yo me crié en el sistema educativo andaluz y allí fuimos siempre de jornada continuada. Pero resulta que en Cataluña, desde que el tiempo es tiempo, los colegios tienen este tipo de mierda horario partido, se supone que para que los padres puedan conciliar mejor. Pero yo no sé a quién le vendrá bien, porque a los niños, cuando son pequeños, lo más probable es que te los lleves a comer a casa, se te queden durmiendo la siesta y ya no vuelvan al colegio por la tarde. Y si se quedan en el comedor y son dormilones, tres cuartos de lo mismo. Y en cuanto a lo de facilitar la conciliación ¿qué adulto trabajador logra salir de su jornada laboral para estar a las 16:30 en la puerta del colegio? Yo aún no he conocido a ninguno. Comparte, comparte. Me quedan cantidad de posts sobre el tema del colegio que publicar ¡y eso que sólo acabo de empezar a mirar!

  • Responder
    Mama Puñetera
    1 abril, 2015 at 13:44

    Yo creo que hay mucho estigma sobre los colegios públicos, pero supongo que sera mejor o peor dependiendo del centro. Igual que habrá concertados que estén mejor y otros peor.
    Lo de la sexta hora no lo conocía, como se nota que no estoy nada puesta en este tema! Jejejeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 abril, 2015 at 17:01

      Lo de la sexta hora también ha sido un descubrimiento para nosotros este año. La verdad es que yo no recuerdo cuántas horas de clase teníamos de pequeños, pero no creo que sea necesaria tanta carga lectiva. En cada municipio habrá de todo, como en botica. Cada cual debe ver las opciones que tiene a su alcance y valorarlas, para no llevarse a engaño como nos pasó a nosotros.

      • Responder
        patus
        3 abril, 2015 at 01:30

        Yo de pequeña tenía 6 horas en el concertado y 5 en el público, ambos en jornada partida.
        9’00-13’00/15’00-17’00 versus 9’00-12’00/15’00-17’00.

        Para mi lo de la sexta hora no es crucial, y en mi zona actual los concertados no la ofrecen. Yo creo que el motivo de la sexta hora es tener una excusa para cobrar una cuota mensual (luego la aprovecharán mejor o peor). Lo interesante es que los padres pueden elegir no llevarlos a la sexta hora y no pagarla, ya que no es obligatoria (y los coles a veces te dicen que la hora extra es una a la que sea difícil prescindir -le pasó a un amigo mío con el cole de sus hijos- en otra autonomía).

        En mi zona los concertados NO COBRAN A LOS PADRES PUESTO QUE NO HAY SEXTA HORA, sacan dinero de donativos voluntarios, de la venta de uniformes,… Los donativos son REALMENTE VOLUNTARIOS, o mejor dicho, LEGALMENTE NO LOS PUEDEN EXIGIR, además con la formación de los padres hoy día se pueden buscar un problema legal del carajo. Es cierto que hay colegios concertados que hacen más presión para cobrar esos donativos, y otros que no hacen dicha presión.

        • Responder
          Planeando ser padres
          3 abril, 2015 at 16:16

          ¡Hola otra vez! Aquí no se puede renunciar a la sexta hora en los colegios que hemos visitados. Y sí, esa es la excusa que ponen para cobrar mensualmente una cuota de 180 euros para los niños de P3. Cifra que va subiendo según avanzan de curso. Yo no veo nada claro el tema de los colegios concertados, porque cada cual se gestiona como le da la gana, pero eso sí: ¡aquí todos te cobran ese famoso complemento! Y nada de que sea voluntario, porque además exigen entrevistas previas con los padres (y hasta con los niños. A saber qué información sacarán mirando a un churumbel de 3 años) antes de que llegue la etapa del reparto de plazas. Todo muy turbio. De ahí que nos estemos decantando por la enseñanza pública.

  • Responder
    Anónimo
    1 abril, 2015 at 13:50

    Hombre….! Es que tú te criaste y estudiaste en uno de los cinco pueblos “RIQUITOS” de España….Eran todos de primera categoría. …!! Y SOBRE TODOS, EL DE TU URBA”

    • Responder
      Planeando ser padres
      1 abril, 2015 at 17:02

      ¡Jajaja! Papá, no me dejes comentarios anónimos que se va a pensar la gente que somos ricos de verdad. Yo tengo buen recuerdo del colegio, que era público y el que nos correspondía por residencia. Pero hoy lo de llevar a la bichilla a la escuela pública en el Pueblucho Infernal está mal visto. Así es que como le asignen uno concertado ¡te va a tocar pagar!

  • Responder
    Dee
    1 abril, 2015 at 20:31

    Yo siempre fui a colegios privados o concertados (por la movilidad de mis padres pasé por 3 diferentes, uno por cada etapa).
    Mi hermana a los 13 años pasó de uno privado a uno público y acabó bachillerato con una media de 9. Creo que si el niño vale y es buen estudiante, lo es en cualquier escuela.
    A mi hija la llevaré al colegio público más cercano a mi casa, que es nuevo y está muy bien.
    Siempre escuchas comentarios buenos y malos de cada sitio. Aquí en Ibiza todos los públicos tienen horario continuo, de 9 a 14. Me gusta que tengan las tardes libres para jugar, estudiar o hacer alguna extraescolar. Yo siempre he estudiado en horario partido y lo de volver a clase a la hora de la siesta…Buff. 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 abril, 2015 at 10:56

      Mucha gente me comenta que más que el centro lo importante son las capacidades de cada niño, y que independientemente de que lleve a mi bichilla a un centro público, privado o concertado, si a la niña le gusta estudiar hará carrera, y si es una remolona, no sacaremos nada de ella por mucho que paguemos. Y este argumento sí me convence. Sí, porque conozco personas que por más clases particulares que hayan pagado sus padres, o academias de inglés, o repeticiones de curso, no han querido estudiar nunca y siempre han ido arrastrándose de un curso a otro. Sé que sobre cada centro habrá cantidad de opiniones, pero es que de los que tenemos cerca no oí nunca un comentario positivo. Yo odio el horario partido incluso antes de comenzar con él, pero es que no hay escuelas con horario continuado en el Pueblucho Infernal.

  • Responder
    Maternideas
    1 abril, 2015 at 22:56

    ¿que como estoy de ánimos? después de leer la entrada y sus comentarios, pues que quieres que te diga…. ¡fatal! nosotros no nos hemos puesto a mirar NADA aún (claro que nuestro bebé tiene 16 meses casi como tu bichilla y aún nos queda) pero supongo que irá al publico…. no sé… ya te diré que decidimos al final de todo. Pero yo insisto, de nada sirve un cole privado, concertado o público si el niño no tiene apoyo en su familia y en su hogar (que no digo de hacerle los deberes). Gracias por estas entradas que están resultando bastante informativas e importantes.

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 abril, 2015 at 10:58

      16 meses tiene mi bichilla y nos obsesionamos tanto con el tema que hemos adelantado un año la búsqueda. No te preocupes,porque lo normal es que no te metas en estos fregados hasta el año que viene. Lo que ocurre es que a mí me preocupaba mucho el tema por los malos comentarios que había recibido de todos los centros públicos.No pude contenerme y tuve que ir a verlos en persona. No te agobies, porque seguro que encuentras un centro público adecuado. Como dices, ser conscientes de que todo el trabajo de enseñanza no depende de la escuela sino también de la casa, es básico para respaldar a nuestros bichillos. Teniendo eso claro, creo que el centro será casi lo de menos.

  • Responder
    Bea
    2 abril, 2015 at 01:43

    Hola, no os compliquéis tanto ni os preocupéis, al final el colegio en si no significa nada, lo importante es el profesor que le toque, y eso no lo podéis controlar.
    Aquí en Asturias están los 3 años de infantil con el mismo Profe y en primaria cambian cada dos cursos.
    Mis hijos van a un cole público de una zona nueva de la ciudad y el mayor al instituto al que está adscrito ese colegio y otros dos de la zona.
    Solo puedo hablar bien porque todos los profesores que han tenido han sido buenísimos, sobre todo en infantil.
    Y fuera ese miedo al paso al instituto….si sus compañeros son de su edad, las clases están por zonas, no se mezclan con los de otros cursos…..lo mismo que en los concertados que tienen Eso.
    Yo tampoco entiendo la existencia de colegios concertados en los que los padres pagan cuando ya reciben fondos públicos y tienen que seguir los programas que estipula el Ministerio. Es ilegal que cobren, pero ese es otro tema.
    Hace años yo misma di clases en uno y me hizo tener claro que mis futuros hijos no pisarían ese tipo de centros, en los que todavía importa a qué se dedican tus padres y como te apellidas……bufffff lo que podría contar…..y los profesores reciben indirectas sobre quienesTIENEN que aprobar.
    Los que están son los que no se sacan la oposición, cobran menos, hay enchufismo, presiones….
    Da para hablar mucho el tema.
    Descubrí hace poco tu blog y me lo voy leyendo, me encanta….aunque mis hijos son mucho mayores que tu bi chilla,
    Besos

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 abril, 2015 at 11:08

      ¡Jajaja! Tú me tenías que haber escrito antes de que me hubiera metido en tanta faena. ¡Hasta una cana me ha salido con el tema de los colegios! Con el pelo tan moreno y tan vistoso que yo tengo… En fin que se nos han pasado los agobios, pero he decidido ir plasmando en esta serie de posts todo lo que la gente decía de oídas y cómo es la realidad que nos hemos encontrado. También pensamos que la clave, sobre todo cuando entran con 3 años, es la empatía y buen hacer del maestro. Después irán cambiando de tutores, de profesores y lógicamente de centro al tener que pasar al instituto, si optamos por la enseñanza pública. Yo no recuerdo como algo traumático ese cambio, pero veo que hay cantidad de padres a los que les preocupa seriamente el tema de la educación secundaria.

      En el Pueblucho Infernal hay que pagar esas cuotas (en torno a 180 euros mensuales en educación infantil, y subiendo según se avanza de curso) en absolutamente todos los centros concertados. Ya me han dicho que no es nada legal, pero ¿qué vamos a hacer? ¿Ponernos a denunciar a todos los colegios uno por uno? Si los padres acatan esta norma no escrita y quieren pagar, allá ellos. Nosotros haremos lo posible por escolarizar a mi bichilla en centros públicos y cada uno que libre sus propias batallas.

      Tampoco quiero que a mi churumbelita la aprueben porque sí, porque pagamos religiosamente una cuota y nos quieran tener contentos. Quiero que se esfuerce y que aprenda ¡que para es la voy a mandar al colegio! Para perder el tiempo la dejaría en casa o trataría de enseñarle yo misma. Pero hay padres a los que le puede el tema de la titulitis y decir que tu hijo ha aprobado en una escuela de pago, como que da caché, aunque el niño no sepa hacer ni la o con un canuto ni cuanto son dos más dos al llegar a bachillerato. Por ahí sí que no estoy dispuesta a pasar.

      Me alegro de que te guste el blog y sobre todo de que te hayas animado a contar tu experiencia, pese a que tus hijos ya sean grandes. Serás muy bien recibida siempre que quieras aportar algo que nos sirva a quienes vamos por detrás de ti en esto de la crianza.

  • Responder
    Bego
    2 abril, 2015 at 04:29

    Supongo que dependerá del cole y del momento,del proyecto educativo y del tutor que lo toque al niño. Yo, en principio,soy partidaria de la pública frente a otras opciones pero cada familia tendrá que ver lo que mejor responde a sus necesidades.
    un beso

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 abril, 2015 at 11:00

      ¡Aquí estamos por patrocinar la plataforma en favor de la enseñanza pública! Hemos pasado de tenerle pavor por los comentarios recibidos a estar encantados con las opciones que hemos visto. Si ahora, el miedo que tenemos es que no haya plaza en ningún colegio público y nos obliguen a ir a uno concertado. ¡Fíjate si ha cambiado el cuento!

  • Responder
    mamaenbulgaria
    2 abril, 2015 at 08:31

    El horario partido es horrible!

  • Responder
    belix84
    2 abril, 2015 at 17:56

    Quizá la sexta hora donde vives no es tan vital. Pero en grandes ciudades sí suele serlo, al igual que los servicios de comedor. Y no es que los padres quieran “aparcar” a sus hijos. Es que la gran mayoría tienen trabajos con horarios que impiden otra cosa. E incluso con 6 hora a muchos les toca igualmente tirar de abuelos para ir a buscarlos.
    Los horarios y los desplazamientos largos no lo ponen fácil. Así que no es cuestión “de aparcar” como comentabas

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 abril, 2015 at 15:52

      Yo le llamo Pueblucho, pero esto es grande. No como Madrid o Barcelona pero bastante grande. Sé que habrá miles de padres como tú, que se ven en la necesidad de tener que hacer uso de ella para poder conciliar, y ni aún así van a lograr llegar con tiempo suficiente a la puerta del colegio. Por lo que hay que añadir esa sexta hora, actividades extra escolares y hasta echar mano de familiares y amigos casi cada día. Pero también sé que en ocasiones se da el caso contrario: el de padres que incluso antes de que se acabe la baja de maternidad quieren dejar a sus churumbeles en guarderías (donde ni siquiera los aceptan por su escasa edad) y otros que a pesar de no tener trabajo alguno de ellos buscan como locos deshacerse de sus bichillos cuantas más horas cada día, mejor. Unos sí quieren aparcar a los niños. Otros lo necesitan de verdad para poder llegar a todas sus obligaciones.

  • Responder
    mamapuede
    3 abril, 2015 at 07:45

    Los coles van cambiando, lo que antes podía ser un cole infernal ahora estar reformado y ser maravilloso y al contrario, encontrarte con un cole estupendo en el que se cambia el equipo directivo, o cambiar profesores que se implicaban mucho y ahora ser malísimo.

    De todos modos, pienso que hay que elegir pensando en que estamos decidiendo lo mejor pero hasta que nuestros peques no van a ese cole no sabemos si hemos acertado, porque todo desde fuera parece una cosa y luego ….

    Nosotras ya hemos decidido, la verdad es que ha sido muy fácil, un colegio público, y del que oigo hablar muy bien en general pero la semana pasada me dijeron que en inglés llevan un par de años un poco flojillo (cambio de profesor) ya veremos este año…. Que miedo me da este tema!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      3 abril, 2015 at 16:19

      De los colegios públicos que hemos vistos nos gustan todos. Unos más por unas cosas y otros por otras, pero de verdad espero que acertemos con la elección, que mi bichilla vaya feliz de la vida a clase y que se encuentre en un ambiente agradable que la motive para aprender. Lo que he sacado en claro de esta tourneé por las escuelas del Pueblucho Infernal es que la gente opina sin saber, que se deja llevar por los dimes y diretes de unos y otros, y que sólo tienen alabanzas para la enseñanza concertada cuando la pública está a la par. No por pagar más vamos a lograr una enseñanza de mayor calidad. Me alegro de que la decisión para Leo ya esté tomada, y no tengas miedo por el inglés. Aún son muy pequeños, y si veis que el profe renquea, que intervenga el AMPA para que se ponga las pilas.

  • Responder
    IreneyUmpalumpa
    4 abril, 2015 at 22:52

    jajaja pues me lo he leído todo enterito…
    Evidentemente todo son experiencias personales… pero si cuenta… yo he estado escolarizada siempre en la escuela pública. La ESO (sí… he hecho la ESO y sé leer y escribir :p ) en un insti público, el mismo que en Bachiller (tampoco sufrí ningún trastorno por pasar con 12 años al instituto… Al fin y al cabo todos mis compañeros pasamos con 12 años al instituto…)
    Y después… he hecho dos carreras. En dos universidades públicas diferentes. Y no me ha quedado ni una asignatura para septiembre en la universidad… jaja ¡¡¡Y no me considero más inteligente que la media!!!

    Vamos, que, te digan lo que te digan, el hecho de que el cole sea público no va en detrimento de su formación. Y que si os gustan, pues genial entonces!!

    Por otro lado, para los que comentan sobre una posible motivación extra de los maestros por estar en un concertado, tampoco creo que tenga eso nada que ver. Hay gente motivadísima trabajando en la pública. Creo que eso es una cuestión individual e independiente del tipo de centro. Es como si digo yo (y no lo pienso, que conste) que en los coles públicos están más preparados los maestros, ya que si están ahí es porque han conseguido al menos aprobar una oposición que no es precisamente fácil (mientras que los que trabajan en los concertados/privados, presumiblemente es porque no lo han hecho… Y reitero… para que no haya malos entendidos, no digo que sean peores… pero me parece el mismo argumento que el otro)

    En fin… ante todo, yo diría que no os agobiéis demasiado. La mayor parte de la educación está en casa. El hecho de que vean que la formación es importante, es lo que hará que sea importante también para ella independientemente del centro =)

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 abril, 2015 at 09:39

      Claro que cuenta tu opinión. Empiezas bien diciendo que todo lo que hay en este blog se basa en experiencias personales, porque es así y no pretendo sentar cátedra sobre ningún tema. A mí tampoco me supuso un trauma el paso del colegio al instituto, aunque yo lo hice a los 14 años y no a los 12, pero como dices, todos los niños lo harán a la misma edad, se reencontrará allí con los amigos, conocerá nuevos compañeros… Es una fase más de la vida y no creo que haya que verla de una manera tan negativa.

      Igual que nosotros, también hemos hecho carrera universitaria empezando y acabando en el sistema público y no creo que si un niño tiene verdadera vocación estudiantil la escuela pública vaya a perjudicarle en nada. Quizás, en las privadas, estén más encima de ellos para lograr mejores objetivos cuando son remolones, pero esto trataremos de compensarlo en casa, si es que mi bichilla me sale de esta forma.

      El profesorado que hemos podido conocer en las jornadas de puertas abiertas de los centros públicos y concertados era muy parecido en todas partes. Excepto en uno de los colegios que daba verdadera depresión, el resto no parecían desmotivados, sino más bien al contrario, porque estaban ingeniándoselas de mil manera para hacer frente a los recortes presupuestarios. Después de todo, el estrés inicial que tuvimos buscando colegio y adelantando esta etapa un año, creo que nos hemos tranquilizado mucho al saber que la enseñanza pública sigue mereciendo mucho la pena. ¡Gracias por dedicar un ratito de tu tiempo a opinar y ayudar!

  • Responder
    Una sonrisa para mamá
    6 abril, 2015 at 00:00

    Que dificil decisión! nosotros también hemos visitado unos cuantos públicos, y me han parecido bien tanto profesorado, como equipamiento, servicios…, aunque es cierto que casi todo el mundo que conozco se decanta más por un concertado o privado, en nuestro caso optaremos por un público

    • Responder
      Planeando ser padres
      7 abril, 2015 at 10:03

      ¿Y te dan razones de peso para elegir centros concertados o privado? Es que a mí nadie me argumenta esta elección con argumentos sólidos que no se centren en el racismo. Y claro, con ese único motivo supuestamente negativo, mi bichilla irá a un colegio público.

  • Responder
    Buscar el mejor colegio (III) Enseñanza pública ¡y olé!
    8 abril, 2015 at 07:01

    […] la semana pasada el post se me quedaba largo, seguiré hoy alabando las bondades de los colegios públicos del Pueblucho Infernal. Bueno, esto y desmitificando todo ese cúmulo de pésimas ideas […]

  • Responder
    Cuestión de madres
    8 abril, 2015 at 08:33

    No te puedes imaginar lo a gustito que estoy con los niños ya escolarizados..jejejejeje… un dolor de cabeza menos… y bueno, el colegio público de mis hijos tiene esgrima entre las actividades extraescolares… y me rio yo de las mamás de concertados y privados que me dicen que ellas tienen gratis las extraescolares y nosotros no… ellos pagan todos los meses y de comedor pagan más de 120 euros de media al mes y nosotros no pagamos más que la aportación inicial y si se quedan a comedor 78 euros al mes (todos los meses)… ¿quién paga más por las extraescolares? 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      8 abril, 2015 at 12:09

      ¡Qué mala! Viniéndome a presumir de tener a los churumbeles bien colocaditos y escolarizados. ¡Jajaja! Perdona que me ría de lo del esgrima pero es que me hizo mucha gracia y lo vi como muy pijo. Pero ya veo que en los públicos también se puede aspirar a este deporte. A ver,los de los centros concertados siempre acaban pagando de más, por lo menos en este pueblo, porque las cuotas mensuales son altísimas, incluyan las extraescolares o no. En el comedor andan más o menos a la par los precios del público y el privado, pero en el resto de gastos no tienen nada que ver.

  • Responder
    Buscar el mejor colegio (IV) Descubriendo los centros concertados
    15 abril, 2015 at 07:00

    […] privada y este plus de exclusividad se lo pagaban las familias que se lo podían permitir. El resto íbamos al colegio público que nos correspondiese por la cercanía del domicilio y todos tan felices. Pero desde hace unos […]

  • Responder
    Buscar el mejor colegio (VI) Baremo de puntos
    29 abril, 2015 at 07:00

    […] vez valorados los colegios públicos y concertados de cada pueblo, de haber hecho vuestras cábalas, de haberos enamorado de […]

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!