Lactancia

Mi lactancia (XIV). El sobeteo indecente

lactancia bebé 18 meses

Lactancia a los 18 meses

Sí, mi lactancia va para largo. Para 18 meses este domingo, exactamente. No sé si esto ya se considera lactancia prolongada, porque como la OMS recomienda dar el pecho durante los primeros dos años de vida del bebé, quizás sea a partir de entonces cuando se considere que seguir teteando es un mérito digno de un monumento en la plaza de tu pueblo. Pensé en tirar la toalla por los dolores antes de que mi bichilla cumpliera una semana y luego cambié de idea, fui a un grupo de crianza y resistí como pude, con la ayuda de las pezoneras, hasta que casi a los 3 meses de mi churumbelita el dolor desapareció. Bueno, de las anteriores etapas de mi lactancia no diré más, porque ya están retratadas en los 13 posts anteriores (esta visto que de cada tema me sale una saga), así es que hoy vengo a contar las últimas novedades, porque ya he comprobado en mis carnes que en esto de dar el pecho hay una infinidad de etapas. Y aún más cuanto más se alarga el periodo de lactancia de forma indefinida, con la esperanza de que finalice de forma exitosa con un destete respetuoso.

1. Caricias. Con este nuevo comportamiento de mi bichilla he entendido por qué se dice que durante el post parto muchas mujeres se sienten afectivamente recompensadas sólo con el contacto directo con sus bebés. Y es que después de las etapas de mordiscos y arañazos, mi churumbelita está pasando por una fase de enamoramiento total de la teta. Con una de caricias, suavecitas en un pecho, y en el otro, y vuelta al primero, y hasta en el cuello, el entreteto y los michelines si es que la mano le alcanza hasta allí. Y no sé a qué se deberá el cambio, pero desde luego ha sido muy bien recibido por mi parte. Es como un masaje relajante y al menos una señal de que algo de aprecio me tiene mi churumbelita, aunque sólo me quiera por mi cuerpo. O más bien por mis tetas.

2. Pellizcos en los pezones. He leído posts de otras mamás, como Una mamá muy feliz y La agenda de mamá, que le llaman a esto la sintonización de la teta. El nombre tiene su gracia, y el gesto de mi bichilla al hacerlo también, pero es más doloroso que el apartado de caricias. Esa afición por coger el pezón contrario del que está mamando para ponerse a darle vueltas y vueltas con dos mini deditos… Un día de estos me desvía un satélite y nos quedamos sin poder ver la tele. No lo hace todos los días, pero desde que ha desarrollado esta afición he aprendido a fijarme más en la largura de las uñas de mi mochuela. No hay mal que por bien no venga.

3. Pedorretas. Empezaron como una gracia por la zona de la teta. Supongo que porque al principio se le escapó el aire sin querer, poco a poco fue descubriendo que podía hacerlo de forma voluntaria y ahora le gusta hacer unas pocas para dejar claro que ya ha tenido su dosis tetil necesaria y que puede volver al suelo a poner el mundo patas arriba. Desde la teta, las pedorretas se han ido desplazando a la barriga ¡y al culo! Bueno, o a la parte baja de la espalda. Porque como con nuestros intentos de BLW mi bichilla me deja el suelo hecho unos zorros, tengo que doblar el espinazo y ponerme de rodillas para acordonar la zona catastrófica y limpiar el desaguisado. Mientras tanto, ella ha encontrado un gran divertimento que es acosarme por la espalda y hacerme pedorretas por donde pilla mientras termino mi faena. La lactancia es una esclavitud ¡y la limpieza más! Pero al menos con un churumbel tiene sus puntos divertidos.

4. Meterme la mano por el escote propio ¡y ajeno! Antes de parir, y creo que antes incluso de estar embarazada, leía experiencias de lactancia en las que se contaba cómo el bichillo ya crecidito metía la mano por el escote de la ropa de su madre, en cualquier lugar, y sacaba la teta para amorrarse a su gusto. Sin miedo al qué dirán. Claro, como ellos son almas inocentes que no entienden de los dimes y diretes de la gente. Me hacía mucha gracia esto de imaginarme en plena calle siendo acosada a traición por mi churumbelita, pero ilusa de mí, creí que nunca me vería en semejante escenario. ¡Error! De momento sólo ha conseguido engancharse a la teta apartando toda mi ropa después de mucho meterme mano por el escote, por lo que yo estaba más que prevenida y le he facilitado el trabajo. Pero de un tiempo a esta parte, sobre todo ahora que llega el buen tiempo y los escotes generosos, mi bichilla ha tratado de agredir otros cuerpos con tetamen, como el de mi madre o el de mi tía. Señoras que de momento no se sabe que estén en disposición de sacar leche de golpe y porrazo.

Como nuestra lactancia sigue viento en popa, ya me voy preparando para nuevas aventuras en este terreno de mi maternidad primeriza. También hace meses que a mi bichilla le gusta mamar de pie, cual cabritilla del campo. Y ahora temo que con la llegada del verano, y las muchachas en topless en playas y piscinas ¡se amorre a una teta desconocida y nos denuncien por acoso sexual! ¿Esto podrá pasar?

Esto te puede interesar

45 Comentarios

  • Responder
    Marta
    12 mayo, 2015 at 08:44

    Jajaja, eso de meter mano en el escote propio es muy común, en el ajeno, no sé qué decirte 😉
    Lo de dar de mamar en la playa es divertido, porque como sople un poco de viento, tendrá teta rebozada :p

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 mayo, 2015 at 11:24

      Mi bichilla rebusca en el entreteto propio y en el ajeno. Si tiene necesidad, no hace distinciones. El verano pasado, lo de la teta saladita le gustó ¡veremos a ver lo de la rebozada!

  • Responder
    marigem
    12 mayo, 2015 at 08:59

    Jajajaja, ayyyy lo cuentas con una gracia!!!!!!!1 Me imagino a la bichilla por la pplaya en plan acosador, como Shinchan pero inocente,jejeej, Besos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 mayo, 2015 at 11:25

      No te creas tú que tan inocente. Claro, es que acaba de pasar el invierno y el verano pasado ella no tenía esta independencia de movimientos. A ver la que lía entre tanta teta suelta.

  • Responder
    pequeboom
    12 mayo, 2015 at 09:30

    jajaja A la mía también le gusta meter la manita por mi escote, parece que espera encontrar algo interesante!!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 mayo, 2015 at 11:26

      Mi bichilla la mete, remenea todo lo que puede y la saca por escote como tenga una oportunidad. Se me están quedando de un flexible…

  • Responder
    mamaenbulgaria
    12 mayo, 2015 at 09:38

    Lo del satélite ha estado bien jaja!
    A mi ya me tiene tan sobada el niño que casi ni me inmuto. Pero mi lactancia tiene los días contados por la presión familiar. Todos creen que no habla por la teta…

    • Responder
      Una mamá muy feliz
      12 mayo, 2015 at 10:49

      No me digas!!?? lo que me faltaba por leer, qué no habla por la teta!!?? no sé si me hace gracia o …no sé de verdad jajajajajaj

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 mayo, 2015 at 11:33

      Debe ser un coñazo que no os dejen tranquilos con la lactancia. A mí nadie va más allá del “¿aún le das la teta? ¿Hasta cuándo piensas seguir así?”. Y luego cada uno a su casa y nosotras a seguir con la lactancia. A ver ¿es que no hay niños de biberón que empiecen a hablar más tarde? ¿Qué tendrá que ver la lactancia con el retraso en el habla?

  • Responder
    Diana
    12 mayo, 2015 at 09:48

    Estamos viviendo exactamente lo mismo; en mi caso 19 meses 🙂 Yo el tema de la “sintonización” no lo llevo demasiado bien ya que en dos ocasiones me ha hecho herida en el pezón… Heridas que, además, me han tardado muchísimo en curar y que en cada toma me producían un dolor indescriptible.

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 mayo, 2015 at 11:35

      A mí me ha hecho heridas con mordiscos, pero con la sintonización no. ¡Menos mal! Y vaya bestia parda está hecha también Mara.

  • Responder
    Núrok
    12 mayo, 2015 at 10:04

    Suelo leerte habitualmente..pero nunca me decido a poner un comentario!
    pero hoy no me he podido estar!!

    Tus palabras me llegaron a la teta! ejejejeje^^
    Qué bonito, qué ternura, que guai que metan mano!

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 mayo, 2015 at 11:38

      ¡Jajaja! En poco tiempo te verás así. Son muy sobones estos bebés y algunos ya nacen enamorados de su teta. Mi bichilla me la ha maltratado mucho durante meses pero ahora vive una luna de miel con ella. ¡Gracias por lanzarte a comentar!

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    12 mayo, 2015 at 10:20

    Maramoto es más bien una niña salvaje, así que todos esos gestos que se presuponen cariñosos, acaban destrozando los pezones de la mamá jefa. Mítico, eso sí, lo de meter la mano en cualquier escote que aparezca en su vida 😀

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 mayo, 2015 at 11:43

      Ha pasado por aquí tu señora hace un rato para dar fe del maltrato que sufre en sus carnes. Me tranquiliza saber que mi bichilla no es la única que accede con violencia a los entretetos ajenos.

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    12 mayo, 2015 at 10:30

    Yo le tengo prohibida la sintonización, no puedo con ella así que cuando veo que su mano se acerca, la intercepto e intentó desviar su atención. M lo que ha descubierto es que su padre también tiene teta, y se las acaricia y señala, de momento no se ha lanzado a probar si hay leche, creo que hay algo que todavía no le cuadra…jajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 mayo, 2015 at 11:47

      Yo he intentado esconderme detrás de un collar de lactancia, pero debo hacer demasiado bulto, me ha visto y no ha habido forma de quitarle esta afición. Mmm… mi churumbelita aún no sabe que su papá tiene tetas ¡este fin de semana que iremos a la playa, me encargaré de que las descubra!

  • Responder
    Anita
    12 mayo, 2015 at 10:40

    Madreee
    Yo, por si acaso, iré bien tapada a tu charla!!;)

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 mayo, 2015 at 11:46

      ¡Jajaja! A mi bichilla no la traeré, que se va a quedar disfrutando del día a solas con su papá.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    12 mayo, 2015 at 10:52

    Jajajajjaja tal y como lo cuentas!!! Pedorretas, sobeteos, asaltos a tetas ajenas…y esto va a más, lo próximo será las conversaciones en torno a ella que son para mondarse de la risa!!!!

    Pero ya sabes, a echarle teta al asunto y a disfrutar!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 mayo, 2015 at 11:53

      ¿Hablarle a la teta? Mi bichilla ya ha sentado la gramática y las bases de su propio idioma, pero es verdad que a la teta no se ha dirigido nunca directamente. Esta fase es de las más graciosas que he vivido durante mi lactancia primeriza, pero si comienza con los discursos ¡esa será mejor!

  • Responder
    cosetesdemarta
    12 mayo, 2015 at 11:02

    jajjaa, mi sobrino va para los 24 meses o sea que te ganamos, y también hacían lo mismo a mí me metían mano los dos, y yo siempre les decía lo mismo, yo te puedo dejar chupar, pero no va a salir nada de ahí, jajjaja
    Ánimo

    Un Besazo gigante!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 mayo, 2015 at 11:54

      ¿Y te hacía caso? Creo que mi bichilla, ante la visión de una teta, no atendería a razones. No sé cuanto mas durará esta lactancia pero de momento ¡ya estamos batiendo nuestro propio récord!

  • Responder
    La agenda de mamá
    12 mayo, 2015 at 11:17

    Por aquí lo de mano en escote ajeno tampoco lo sufrimos! Miss L tiene muy claro que las tetitas de mamá valen, el resto no XD
    Animo!

    • Responder
      Planeando ser padres
      12 mayo, 2015 at 11:55

      La mía no hace diferenciaciones. Bueno, la verdad es que de momento sólo ataca a escotes conocidos, pero incluso estando bien tapados. Por eso me da miedo que estando al aire libre y con entretetos en topless se lance sin pensar.

  • Responder
    motherofthelamb
    12 mayo, 2015 at 14:52

    Tendré en cuenta no hacer topless este verano si hay peques cerca xD

  • Responder
    lamamadealvaro
    12 mayo, 2015 at 15:17

    Es que la teta da mucho de si!!!! Álvaro ha hecho y sigue haciendo cada una de las cosas q haces… Y lo de meter la mano en el escote de su padre y sacarla con cara de pena porque allí no hay nada que le sirva… Esa cara es un poema 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 mayo, 2015 at 14:10

      ¡Jajaja! A mi bichilla no le ha dado por rebuscar en los escotes masculinos, ella se dirige muy certeramente a los de las mujeres cercanas. Eso sí, sin importarle la edad.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    12 mayo, 2015 at 15:29

    A mí esto me pilla fuera de bolos, a Gabriel ya le quité la toma de pecho esta semana y con 5 meses como q no le daba todavía x ahí.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 mayo, 2015 at 14:10

      Es muy pequeño aún para estos juegos tetiles.Y si ya no toma pecho, no recordará nada de lo que le gusta cuando esté en esta edad.

  • Responder
    misuperbabycom
    12 mayo, 2015 at 15:55

    La mía hace o ha hecho todo lo que comentas, y lo que peor llevo es la sintonización del pezón, porque cuando lo tiene bien sintonizado después le da el pellizco de gracia y a mi gracia, no me hace ninguna. Ahora ya no me acaricia, lo hace todo a lo bruto, con lo que disfrutaba yo de sus sobeteos…

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 mayo, 2015 at 14:11

      Nosotras hemos pasado de una brutalidad tremenda a un trato más afectuoso. El pezón lo retuerce con ganas, pero lo que más duele es que me clave las uñas, por eso deberíamos vigilarle la manicura a conciencia.

  • Responder
    Paula (Sin Chupete)
    12 mayo, 2015 at 16:31

    Uff. A mí las caricias y la fijación obsesiva me parecen muy entrañables, pero lo de la sintonización es un horror. Esta noche sin ir más lejos que andaba el niño más nervioso de lo habitual y ha estado sintonizando canales un buen rato, me ha hecho una heridita que me va a estar dando el coñazo unos cuantos días…

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 mayo, 2015 at 14:13

      Heridas por la sintonización aún no he tenido (y ojalá no las tenga nunca) porque es cierto que en esa zona cualquier pequeñez tarda una eternidad en curarse, y es muy doloroso.

  • Responder
    Aprendiendo a Ser Mamá
    12 mayo, 2015 at 23:21

    Me suena todo taaaanto… El mío, a sus 19 meses, le ha dado por darme besos en la teta mientras mama… está chupando, y de repente, abre la boca, me sonríe, y con la teta aún en la boca, hace “aaaaamuuaaaaaa”, y después sigue con su faena tetil.
    En cuanto a la sintonización… una o dos veces lo intentó, y le quité la mano! con lo brutito que es, como para dejarle que experimente a costa de mis pezones… A cambio, tiene la obsesión de maltratarme la oreja… Pero prefiero que me agarre la oreja a que me pellizque el pezón.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 mayo, 2015 at 14:21

      ¡Jajaja! Qué envidia de besos, eso no lo he vivido yo, y con lo mal que me trataba hasta ahora, haber llegado a este sobeteo relajante casi que me parece el sumum de la felicidad. Yo he probado a retirarle la mano infinitas veces, pero siempre vuelve, y si insisto se enfada y llora, así es que estamos todo el día sintonizando. Mis orejas viven tranquilas, por ahora.

  • Responder
    nuestrocachorro
    13 mayo, 2015 at 00:03

    jajajjajaja que mal pensada eres, ten cuidado en la playa. Por cierto me ha encantado lo del satélite jajjaja vaya si te da para mucho la lactancia, que arte también para mamar de pie, tu niña no pierde el tiempo

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 mayo, 2015 at 14:22

      ¡Es un animalito en pie!Tiene mucha gracia, pero claro, la gente ya la ve tan grande para seguir con la teta que empiezan las murmuraciones…

  • Responder
    Mama Puñetera
    13 mayo, 2015 at 09:35

    jajajaja, vas a tener que enseñarle que tu teta si, pero la de los demás no! jajajaja Menuda situación!
    A mi el rollo sobeteo me agobia un poco y lo de retorcer los pezones directamente no le dejo que lo haga, que duele mucho! jejejeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 mayo, 2015 at 16:38

      ¡Ay! A mí no me importa que agobie el entreteto de las demás ¡que cada una defienda su cuerpo! ¡Jajaja! Yo con disfrutar de que ya no me martiriza tanto como en meses pasados, vivo feliz.

  • Responder
    srajumbo
    13 mayo, 2015 at 19:44

    jajajaj suscribo!!!! Al principio eran solo caricias. A partir del año pasó a hacer algo que me irritaba, tengo un lunar en un hombro y me lo arrancaba con las uñas continuamente. Luego pasó a tener que tocar una mientras mamaba de la otra y por lo tanto a dejarme en bolas donde fuese. Y ahora estamos en la fase cosquillas donde me hace cosquillas con las manos por todas partes y así no hay quien se concentre. Ya vamos a por los 3 años así que imagino que lo próximo será mirar los whast de sus amigos mientras tanto jaja.
    PD: Ya se que voy con un post de retraso leyendo/comentándote pero es que me gusta ser la última 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      14 mayo, 2015 at 10:47

      ¡Ay, no lo del lunar! Que eso sí que duele. Lo de la sintonización de la teta es lo que tiene, que aunque tú te saques una, ellos tiene que tener la otra a mano para ir palpándola y sí, enseñas las dos quieras o no quieras. ¡Jajaja! Creo que voy a saltarme lo del destete respetuoso: si mi bichilla llega a utilizar el móvil antes de dejar la teta ¡la desteto a la fuerza!No te estreses con las lecturas y comentarios. Y lo que no te interese ¡sáltatelo!

  • Responder
    María {La cajita de música}
    15 mayo, 2015 at 20:04

    jajaja, cómo sabe la bichilla 😉

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!