Juguetes

Casas de tela para niños ¡emanciparse siendo bebés!

casas de tela

Sabía yo que este sería uno de los regalos estrella del cumpleaños de mi bichilla y no me he equivocado. Con lo independiente que es mi churumbelita, su casa de tela se ha convertido en el lugar donde ella vive en su intimidad, donde se refugia de nuestras miradas indiscretas y se relaja a su aire. Con deciros que hasta la está amueblando metiendo su sillón infantil dentro para estar más cómoda. ¡Todo iniciativa propia! Cuando rebusqué entre los distintos modelos de casas de tela, tenía clarito que debería tener dibujos relacionados con las películas y series infantiles que a ella le gustan. Independientemente de que me pusiera el salón hecho una feria con tanto colorido y monigote, igual ella empezaba a pensar que en ese espacio habitaban de verdad los protagonistas de sus sueños, por lo que había que ponerlo todo de nuestra parte para lograr acertar a la primera. ¡Pero encontré tantos modelos de casa de tela! Que al final lo más sencillo fue dejar que la persona que lo eligió como regalo escogiese ella misma el diseño de entre algunos seleccionados. Como suele pasarme, ahora que llevamos unas semanas conviviendo con nuestro ejemplar de casita de tela, ya tengo claro que hay detalles que me van a ser útiles de verdad y otros que no valoro tanto.

casa_tela_peppa_pig

1. Los protagonistas de las casas de tela. Aquí tenía que venirse a vivir con nosotros Peppa Pig, las princesas de Frozen o los perritos de la Patrulla canina. No podíamos abrirle las puertas a otros desconocidos. Y la casa de tela que nos llegó fue esta primera de Peppa Pig, que recrea muy bien el escenario de la serie de dibujos animados y el precio es aceptable como regalo de cumpleaños. Es bastante espaciosa, y el único fallo que le veo es que tiene un agujero en el techo, en forma de nube, por el que mi bichilla insiste en meterse. Pero esto es ya un descalabro personal. Seguro que hay niños a los que esta locura ni siquiera les pasa por la cabeza. La casa de Frozen  me gustaba menos estéticamente, y era más pequeña que la anterior, por eso la descartamos. Aunque la decisión no fue fácil porque el amor de mi bichilla por las princesas motivó toda la temática de su cumpleaños. Y esa gran afición por la Patrulla canina nos hizo dudar hasta el último momento, pero ahora estamos felices con la casa de Peppa Pig. Incluso antes de valorar otros aspectos técnicos, lo de los dibujitos decorativos nos pareció fundamental.

casas de tela plegado

2. Plegado de las casas de tela. Otra ventaja de las casas de tela para niños, es que mientras las están disfrutando las puedes mover con facilidad de un lado a otro, porque no pesan nada. Pero cuando llega ese fatídico día en que dejan de mirarlas y hay que valorar qué hacer con ellas porque no queremos tirarlas a la basura, o heredarlas, o revenderlas, el plegado se convierte en un punto fundamental. La mayoría no ocupan nada de espacio, incluso aunque tengan varillas para que adquieran su forma y tengan cierta rigidez. Todo suele ser flexible y plegable de forma que ocupan más o menos lo que una sábana doblada. Si traen más complementos, como esta casa con túnel ocuparán algo más, pero tampoco será una catástrofe grave. Nuestra casa de Peppa se pliega como esta casa de Minnie. La barra del techo es encajable y se divide en la mitad de su longitud, y el resto de la estructura se retuerce sobre sí misma quedando hecha un círculo de trapos sin más. Una opción diferente es la que nos ofrece la tienda plegable para la cama de Imaginarium de forma que los niños jugarán directamente encima del colchón de la cama y no arrastrándose por el suelo frío, como hace mi churumbelita. Este modelo se engancha con gomas en las 4 esquinas del colchón y queda más fijo que las demás casas de tela, que se mueven para todos lados según las van empujando nuestras criaturas. En definitiva, esta bola es el aspecto que suelen tener las casas de tela una vez plegadas como esta morada de princesas Disney.

casas de tela puerta

3. La puerta. Ojo, que la entrada de las casas de tela puede ser clave para que tu criatura no entre hocicando en ella si no tiene mucha soltura ni estabilidad al caminar. Sobre todo si aún son pequeños y andan experimentando con sus primeros pasos. Lo ideal sería que la entrada no tuviese obstáculos, como esta casa de la jungla o esta tienda de campaña pirata. Ambas tienen formas muy diferentes, pero no hay escalón de entrada, ni tela que sobresalga para evitar que tropiecen. Las de acceso más difícil suelen ser las de tienda de campaña como esta de Cars. Por la tensión que soportan en la base siempre suele haber varios centímetros de tela mas rígida que se levanta del suelo y eso puede conllevar un tropezón cada vez que intenten entrar o salir de su espacio. Para los mayores de 3 años seguro que no es un hándicap, pero para los pequeños ¡pueden odiar la casa a muerte! Y una opción que no me había topado hasta ahora es este modelo de tienda boutique de Minnie Mouse, que es una casita de tela pero sin la estructura, sólo con lo que sería el mobiliario y la decoración del interior. De aquí se puede entrar y salir sin traumas.

4. El siguiente paso. Las casas de jardín. Bueno, el siguiente paso para quien tenga jardín, o patio o espacio de sobra en su casa. Porque estas casas ya no son de tela plegable sino un armatoste de plástico difícil de disimular cuando no está montado. La más común, y la que he visto montada por todas partes, en centros comerciales, en ludotecas y casi en cualquier espacio habilitado para niños, es esta casita de jardín de Feber. No es muy grande, pero oye, con ella ya tienen sus primeras paredes rígidas de verdad. Claro que si nuestros churumbeles siguen siendo muy estrictos con el tema de la decoración, habrá que volver a valorar casas rígidas como  la casita de jardín de Peppa Pig ¡Con buzón y todo! O esta casita de hielo, no diremos de imitación de Frozen, para quienes quieran cambiar de gustos y colores. Aún ando alucinando con este chalet de jardín ¡que tiene 2 plantas y puedes criar en él a la mitad de los niños de tu vecindario! En mis tiempos creo que no existían estos diseños tan enormes y molones. Eso sí, no apto para todos los espacios ni para todos los bolsillos.

Pues hasta aquí, mi máster acelerado en casas de tela y de jardín para niños. Por ahora, la casa de Peppa Pig es el gran descubrimiento en nuestro salón, pero a saber cómo se irá desarrollando la afición de mi bichilla por estos juguetes. ¿Vuestros niños las han probado?

Esto te puede interesar

13 Comentarios

  • Responder
    Educacion emocional
    17 diciembre, 2015 at 09:15

    La verdad es que con esa edad les encanta esconderse y tener su propio espacio y sus «txokos». Da mucho juego y es saludable que lo hagan. Bien sea en casas de interior, de exterior o en ambas. Yo en ocasiones incluso les he «ampliado» puntualmente la casa con alguna sábana. Un saludo

    • Responder
      Planeando ser padres
      18 diciembre, 2015 at 16:31

      Como aún es pequeña, esta primera casa de tamaño estándar le viene genial, aunque con lo poco mañosa que soy, no me explico cómo es eso de ampliarla con una sábana.

  • Responder
    Maria E.
    17 diciembre, 2015 at 10:50

    Mi hijo tenía una en casa de mi suegra como la tuya con abertura en el el techo tambien y aparte de querer meterlo por ahí todo, se empeñaba en entrar y salir por ahí así que al final con el peso volcaba la casita hasta que la acabo rompiendo y se acabó la casita.
    Ahora estamos pensando si poner una para los dos en el jardín (de mi suegra, claro, que yo tengo una triste terraza) de esas rígidas pero creo que esperaremos a que el rubio cumpla los dos años en primavera y ese puede ser un buen regalo de cumple para que se entretengan los dos en su propio espacio

    • Responder
      Planeando ser padres
      18 diciembre, 2015 at 16:34

      Eso es lo que temo, que como me la vuelca y se enreda en ella de mala manera,la acabe rompiendo pronto y nos quedemos sin juguete. Mi balcón no llega ni a triste terraza (tiene la anchura de un tendedero de esos de sisí justito) por lo que las casas en plástico rígido quedan descartadas del todo. Seguro que al peque le encantará porque mi bichilla las ha probado en centros comerciales y de ocio y no salía de las casitas.

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    17 diciembre, 2015 at 10:56

    Si en algún momento entra en nuestra casa algo así, nosotros nos tendremos que mudar porque no cabríamos. Es curioso lo que ha evolucionado esto de las casitas, yo recuerdo de niña jugar debajo de la mesa del comedor, que tenía un mantel que llegaba hasta el suelo y me encantaba. Llego a tener una casita de estas y alucino en colores, jejeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      18 diciembre, 2015 at 16:37

      Nosotros teníamos jardín y una cuerda de árbol a árbol que hacía las veces de tendedero.Allí poníamos unas toallas de playa sujetas con pinzas, en forma de triángulo y nos hacíamos una tienda tipo indio. Y hasta nos dejaban dormir de noche asalvajados allí afuera, cosas que ahora ya casi que no pasan en ningún sitio. Creo que me habrían hecho mucha ilusión de pequeña y no son nada caras porque hay para todos los bolillos.

  • Responder
    Maria Mivinailart
    18 diciembre, 2015 at 06:37

    Lo de las casitas son una pasada. Unos amigos tienen una de Ikea para su hijo, tipo castillo, y es ideal. De hecho si mi peque le gustase cuando sea más grande, probablemente se la compre.
    La de tu hija es genial! A mi sobrino le regalamos una tipo la de la patrulla canina y es muy pequeña… de hecho creo que la usó 2 veces. Creo que mi cuñada no acertó al incluirla en la lista de reyes del enano.

    • Responder
      Planeando ser padres
      18 diciembre, 2015 at 16:41

      La de Ikea también es muy barata y a la gente le da muy buen resultado. Nosotros nos decantamos por Peppa por el amor de mi bichilla, pero si no, creo que cualquiera le hubiera servido para esconderse. Las que parecen una tienda de campaña triangular tiene bastante menos espacio en el interior, aunque a veces, dependiendo de cómo sea la casa y del presupuesto que queramos gastar, no son mala idea para probar antes de invertir más en otra.

  • Responder
    correolacajitademusica
    19 diciembre, 2015 at 12:46

    Qué chulas! No me extraña que la casita de Peppa Pig haya sido el regalo estrella de la bichilla, jiji. A quién no le gustaría? Me apunto la idea, gracias 😉

    Feliz día!

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 diciembre, 2015 at 09:47

      La verdad es que entre el disfraz de Frozen y la casita de tela vive feliz en su propio mundo.

  • Responder
    mamapuede
    20 diciembre, 2015 at 18:50

    Pues mira, al final será uno de los regalos de reyes en mi casa, eso sí, el modelo el de la patrulla canina, me gusta mucho más vuestra casita, pero la patrulla es la patrulla, eso sí, el día que se cansen de ella no sé que vamos a hacer con tantas cosas…

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 diciembre, 2015 at 09:51

      A lo tonto, yo he ido vendiendo algunas cosas de segunda mano en Wallapop. Me negaba al principio pero es que si no va a legar el día en que no quepamos en casa. Había pensado en comprarle sábanas de la Patrulla Canina para pasarla a su cama, pero al final Papá Noel las trajo de Frozen y Peppa Pig.

  • Responder
    alejandra
    19 julio, 2018 at 22:27

    quiero na casita de pepa

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.