Ocio y viajes

Festival de la infancia en Barcelona ¡pura diversión!

¡Este año sí! En la Fira de Montjuïc de Barcelona se celebra cada año el Festival de la Infancia y aunque mi hija es aún algo pequeña para disfrutar de muchas de las actividades (con la ventaja de que por ser menor de 3 años tiene la entrada gratuita) pasamos una tarde genial y súper entretenida en ese gran espacio de ocio diseñado para los mas pequeños de la casa. Ella se lo pasó tan bien que quizás la instauremos como una nueva costumbre navideña para hacer actividades diferentes en familia. Muchas de las atracciones están limitadas por la edad o la altura, por lo que la nuestra no tenía permiso para disfrutar de castillos hinchables gigantescos, hacer carreras con mini coches Audi a toda velocidad, o quebrarse la cabeza jugando al Minecraft, pero aún así, con la entrada de tarde (mucho más económica que el pase de día completo) pudo jugar muchísimo y desfogarse a gusto. Este año os hablaré sólo de los stands que probamos, en los que teníamos permitida la entrada, aunque había otros súper espectaculares como el barco pirata de Danone, que nos hubiera encantado probar, o el despliegue de escenarios para los amantes del Barça. El Festival es un gran entretenimiento para los que vivimos en la ciudad condal o en sus cercanías y para quienes vienen a hacer una escapada turística por Barcelona.

lidl festival de la infancia

1. El circo clásico de Lidl. ¡No nos pudo gustar más! Fue donde pasamos gran parte del tiempo con otras familias conocidas porque la niña decidió echarse la siesta nada más llegar al Festival de la infancia. En cuanto se despertó, se puso como loca investigando por todos los rincones. Pensaba que le gustaría quedarse en la zona de los más pequeños para jugar con los puzzles de madera y los juguetes propios de Lidl que tanto me entusiasmaron a mí como adulta nada más verlos. Pero no ¡ella quería desfilar por la pasarela y probarse sombreros y disfraces! Luego rondó el cuentacuentos, la mantuvimos alejada de la zona de manualidades para mayores (porque la catástrofe podría ser importante) y decidió jugar con las cajas de los puzzles de Frozen y con la enorme cocinita y el mercado de madera de Lidl. Debo confesar que no conocía apenas nada de la colección #lidlkids. Cuando acabamos de explotar a fondo la cantidad de actividades de Lidl (manualidades, cuentacuentos, pintacaras y hasta un desfile con un elefante enorme e impresionante), fuimos a descubrir otros lugares en los que pasar la tarde, aunque este fue con diferencia el que más nos gustó para una niña de 2 años.

kh7 festival de la infancia

2. Taller de plastilina con KH7. Encerrados dentro de un castillo de cartón, habían montado varios puestos con una plastilina muy colorida que no manchaba (supuestamente, porque es cierto que manchas no dejaba pero se te enharinaba toda la ropa de polvito de colores). Uniformaban a los niños con un delantal muy mono para que la manipularan a su antojo y podían usar herramientas para crear sus propias construcciones. La mía se dedicó sólo a amasar y aplastar, pero se divirtió cambiando de un contenedor a otro y viendo lo que hacían los demás niños. Una pena no podernos traer a casa el delantalito de papel. Hubiera sido un detalle poco costoso, la verdad.

festival de la infancia niños pequeños

3. Diversión desenfrenada con con la Guardia Civil y la Policía Nacional. ¿Quién lo iba a decir? Para empezar, la exhibición de la Policía Nacional con sus furgones en la Plaza del Universo, con sirenas a todo trapo, derrapes y maniobras a toda velocidad, con un jaleazo enorme ¡consiguieron dormir a la niña! Ver para creer. En casa escucha el roce de una sábana y se despierta, pero en plena persecución policial se me queda traspuesta. En el interior del recinto del Festival de la Infancia los agentes del orden eran los que tenían piscina de bolas, castillos hinchable, cama elástica y diversiones para los más peques. Yo no he visto a mi criatura dar más saltos a lo loco y hacer más gasto de energía en menos tiempo. Y aún así, cerramos la feria sin signos de agotamiento.

4. Lo que no pudo ser. Había en otro pabellón del Festival de la infancia un espectáculo especial de Peppa Pig, en el que se recreaba la casa de Peppa y los personajes cobraban vida en forma de personas disfrazadas. A 20 euros la entrada, y teniendo en cuenta que los mayores de 1 año ya pagan… nos pareció una exageración, puesto que nuestra experiencia en este tipo de espectáculos infantiles deja bastante que desear (la niña llora y se pone como loca). Es una pena, porque ella está súper enamorada de Peppa Pig, pero no quisimos arriesgar y lo cierto es que con el resto de entretenimientos salió más que satisfecha.

Si vuestros niños no tienen aún 3 años, con la entrada de tarde (4 horas de 16:00 a 20:00 por 9 euros) tendréis tiempo de sobra para verlo. Si son mayores, hay más variedad y quizás necesitéis más horas (12 euros la entrada para todo un día). ¡El año que viene repetiremos!




Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    locosxlosviajes
    12 enero, 2016 at 09:17

    Hicistéis bien en no entrar en el espectáculo de Peppa Pig y no porque la niña llore. Yo estuve en ese mismo espectáculo cuando estuvo en Madrid y me pareció un timo. Eran cuatro actividades cutres para los pequeños como dos castillos hinchables pequeñitos, hacerte fotos con los personajes y una pequeña función que duraba 10 minutos… Demasiado caro para lo que era!!!

    • Responder
      Planeando viajar con niños
      24 enero, 2016 at 19:28

      La verdad es que lo hicimos por ese motivo, pero con tanto bombo pensábamos que sería una cosa espectacular y nos costó contenernos. Si no llega a ser por los precio ¡hubiéramos ido seguro! Pero si esas son las actividades ¡avisada quedo!

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!