Primeros meses del bebé

¿Diferentes formas de gateo? Y yo sin saberlo

gateo bebé gateando

Aún iba con mi bichilla recién nacida al grupo de crianza de nuestro centro de salud, cuando vi a una niña con casi un año gateando de una forma rarísima y desconocida para mí hasta el momento. La chiquilla gateaba sentada, erguida perfectamente y apoyándose en las manos para desplazarse dando saltitos sobre el culo a toda velocidad. Reconozco que como primeriza desinformada para quien el gateo se basaba exclusivamente en arrastrarse sobre las rodillas como si fuéramos un perrito (o más bien un gato) lo primero que pensé es que la niña tendría algún problema de motricidad y que por eso se daba a la fuga con semejante hechura corporal. A mucha gente le gusta presumir de que sus bichillos on empezaron a gatear a los 4 meses (y algunos incluso en el momento del parto, oye) mientras otros sufren con las comparaciones porque a los 18 meses el suyo empieza a intentar moverse después de año y medio de no haber hecho nada mientras los demás corren que se las pelan. Mi bichilla empezó a gatear a una edad normal, sobre los 6 meses, pero no tuvo la técnica dominada hasta los 8 y lo abandonó por completo a los 13, cuando decidió que andando llegaba antes a todas partes. En este tiempo, consultando con la pediatra y observando a mi criatura y a otras de su entorno, he aprendido varias cosas sobre el gateo.

1. ¿Es imprescindible el gateo? Los expertos no se ponen de acuerdo. Mi pediatra nos decía que esta fase es fundamental porque ayuda al fortalecimiento de los músculos antes de que haya que hacer el sobresfuerzo de empezar a andar. Pero hay niños que se mueven menos que un gato de escayola y de pronto echan a andar sin gatear. Y no parece que les haya pasado nada. También existen los padres obsesionados con ejercitarlos y hacerles estiramientos desde que nacen, para que sus mochuelos gateen antes que ninguno y disfruten de una condición física mejor que los demás. Y de pronto, cuando tienen 6 meses gatean y cuando tienen un año caminan. Como todos los demás que no han sido entrenados, que diría Rosa Jové. Mi bichilla ha gateado durante meses y comenzó a andar a una edad razonable, entre los 12-13 meses. Vamos que ni se ha acomodado a ir gateando a todas partes en lugar de arrancar a andar, ni tampoco ha comenzado a andar más y mejor por haber gateado.

2. ¿Todos los niños gatean igual? Pues no. Y esto no lo sabes hasta qué te sumerges en el mundo de la crianza. Porque la tele y el cine solo nos enseñan el gateo estándar, y luego cuando ves a una niña que se arrastraras a saltos sobre el culo, pues crees que está tullida, cuando es algo normal. Mi bichilla empezó a gatear hacia atrás. En lugar de avanzar hacia el objeto que quería alcanzar, se iba alejando cada vez más de él, y como es de carácter fuertecito, se indignaba y se enfadaba. Luego llegó otra fase en la que intentaba levantar el culo para ganar velocidad, pero no lo conseguía y se caía de cabeza sobre el suelo o echaba a rodar lateralmente. Por eso digo,que entre los 6 y los 8 meses solo tuvo experimentos raros que no se correspondían con lo que todos entendemos por gateo. Eso sí, a los 8 meses ya dominaba la técnica y lo que resultaba asombroso era la velocidad que podía alcanzar.

3. La independencia del gateo. Cuando un bebe aprende a gatear debe pensar que está a un salto de dominar el mundo, porque yo no he visto a una criatura más emponderada que la mía por esa etapa. Y como madre ¡se te acabó la tranquilidad! Han descubierto lo que es ir a donde quieran sin ayuda, trepar por donde quieran, coger lo que quieran… No entiendo cómo es posible que me creyera el cuento de que según van vreciendo y ganando autonomía, tú puedes criar más tranquila y despreocupada. ¡Mentira! Como primeriza, yo vivía infinita entre más tranquila cuando mi bichilla iba enrollada en el trapo de porteo o se quedaba embobada mirando al techo junto a mí en su hamaquita. Para el siguiente churumbel ya estaré prevenida.

4. La mopa improvisada. Cuando tu bichillo empiece a gatear, échate a temblar porque va a quedar en evidencia cualquier atisbo de higiene descuidada en esa casa. Si se te ha olvidado limpiar el polvo te dejara las manitas marcadas en todos los muebles bajos que sea capaz de alcanzar. La pantalla de la tele, si está cerca del suelo, jamás volverá a verse con nitidez y dejará huellas imborrables para la posteridad. Los pijamas blancos y en tonos claros pasarán a la historia, porque no existe forma humanamente posible de mantenerlos impolutos con semejantes restregones contra las baldosas durante horas y más horas cada día.

En ocasiones desearás que empiece a andar ¡error! Lo cierto es que cuando se acaba el gateo se gana en higiene indumentaria pero aunque parezca increíble, se pierde aún más tranquilidad, porque se dificulta el garantizar la integridad física de tu mochuelo de una forma sencilla y relajada. ¿Cómo ha sido el gateo de vuestros churumbeles? ¿Fueron precoces o tardíos? ¿Innovaron en el estilo o parecían bebés de película perfectamente colocados a 4 patas?

Esto te puede interesar

34 Comentarios

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    13 Enero, 2016 at 08:09

    El mío antes de gatear se pasó dos semanas arrastrandose con la barriga y los codos, en plan comando de acción. Se cargó un montón de bodys. XD

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 Enero, 2016 at 11:34

      ¡Jajaja! La mía iba en ese plan pero hacia atrás. Eso sí, debió hacerlo con más delicadeza porque no tuvimos bajas en la ropa.

  • Responder
    Mivi Mama
    13 Enero, 2016 at 08:37

    Ais madrr, miedo me da cuando la mía empiece. Aunque yo la pongo boca abajo y no hace intento ninguno, solo pone los brazos y estira el tronco, parece que hace flexiones, o se acuesta y levanta las piernas y las mueve cual nadadora jajaja
    Mi sobrino no gateó y mi sobrina si y de una forma muy rara también. Ella se sentaba y cuando parecía que se iba a poner en 4 patas para echar a gatear, dejaba una de las piernas tal cual la tenía y la otra apoyando el pie en el suelo y así se movía… muy rara la posición, pero menuda velocidad!! Jajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 Enero, 2016 at 11:37

      Es pequeñita aún. No la fuerces y déjala a su aire, que antes o después todos caminan y mientras no lo hacen ¡esa tranquilidad que tienes tú por poder tenerla bajo control! Al menos tú ya tienes experiencias con gateos raros en tu familia y no te llevarás un susto si tu niña empieza a hacer esos malabarismos. Pero yo no había visto a ningún bebé que no gatease a 4 patas y el shock fue monumental.

  • Responder
    Marta García
    13 Enero, 2016 at 08:48

    El mío gateó después de andar… Esto va como va 🙂 y caminó solito hacia los 11 meses y con gran soltua a los 12. Eso sí, sufrí tanto porque no se lanzaba a gatear… Jajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 Enero, 2016 at 11:39

      ¡Jajaja! Esto si que no lo había oído. Lo mejor es no preocuparse por los tiempos, pero claro, no todos nos tomamos las cosas de la misma forma y hay quien no puede dejar de sufrir.

  • Responder
    Mami esto esta chuli chuli
    13 Enero, 2016 at 09:28

    Mi mayor “gateaba” si se puede llamar así como los soldados en las trincheras jejejejeje. Ahora.. Me limpiaba el suelo que daba gusto!!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 Enero, 2016 at 11:39

      ¡Anda que no! Lo de dejar el suelo reluciente es de las mejores cosas del gateo. Eso sí, algunos pijamas quedaron irrecuperables por usarlos como mopa.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    13 Enero, 2016 at 09:35

    A mí esa etapa me parece supertierna…muy de bebé, verdad!!?? UNMF si gateó y bastante, el fue tardío en andar, como gateando se apañaba…jejejejejej y hoy en día en casa muchas veces va de un lado a otro gateando jajajaj

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 Enero, 2016 at 11:42

      ¡Sí que le cogió afición! La mía desde que tuvo fuerza en las piernas hacía sus pinitos para escaparse andando, pero unos meses sí tardó en dominar la técnica. Ahora no gatea para nada. Vamos, que hay veces en la que quiere coger algo a lo que llegaría más deprisa gateando y aun así se levanta, luego se dispersa por el camino y tarda una hora en volver a lo que estaba haciendo.

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    13 Enero, 2016 at 09:35

    Mi hermano fue de los que no gateó: un día se levantó y echó a andar. Lo mejor fue que lo hizo en medio de unas rocas en una playa, el sitio más seguro del mundo para dar los primeros pasos. M fue estándar: también comenzó gateando hacia atrás y vaya etapa mala que pasamos entonces cuando se metía en sitios de los que no sabía salir. Yo sí estaba deseando que empezase a caminar porque quería gatear en todas partes, nos coincidía invierno (lluvia) y con todo el suelo mojado no era plan.

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 Enero, 2016 at 11:46

      ¡Ayyy! ¡Qué impresión verlo andar por primera vez en semejante entorno! Pues mi bichilla y M más o menos iguales. Yo tenia muchas ganas de que caminase pero porque vivía engañada con esas promesas de que entonces se haría más autónoma y yo criaría más tranquila. Ahora puedo asegurar que vivía más tranquila cuando gateaba.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    13 Enero, 2016 at 12:31

    Si yo te enseñara los vídeos de Alfonso gateando, fliparías…solo lo hacia con una pierna, cosa más rara!!!!! Los otros dos han sido normalitos, jajaja… Gabriel ahora me coge unas velocidades y tiene ya un dominio… Pues mira, cada vez se da más importancia al gateo, yo también creo que no pasa nada si no gatean pero por lo visto ayuda al desarrollo de no sé qué área del cerebro!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      18 Enero, 2016 at 11:17

      Si teorías hay muchas, por eso antes se presumía más de los niños que se lanzaban a andar sin pasar por el gateo y ahora, como se entere el pediatra, te la lía en la consulta. Viendo dormir a Alfonso ¡ya me imagino cualquier rareza de él en esto del desarrollo!

  • Responder
    Eva
    13 Enero, 2016 at 13:11

    El mío no gateo nada. Empezó tímidamente a arrastrarse y luego ya sólo quería ponerse de pie, a todas horas y en todas partes. A los 10 meses y días se lanzó a andar y hasta ahora, que con sus casi, casi dos añitos no anda, corre!! Los papis en el parque flipaban con mi peque tan pequeño y sin parar y yo les decía que no tuvieran prisa en que los suyos andaran, que luego no hay quien los controle!!!
    Ah, y mi hijo sin manos. Él se lanzó solito y sigue sin querer ir de la mano…

    • Responder
      Planeando ser padres
      18 Enero, 2016 at 11:19

      Mi bichilla también está en esa fase de ir corriendo y sin medir la velocidad, pero es que está en esta etapa desde que comenzó a mantenerse en pie. No hay forma de decirle que vaya más despacio, o de la mano por la calle, para ella sólo existe el “correr, correr”. Yo tampoco entiendo ahora las prisa que nos entran para que caminen muy temprano ¡con lo tranquilos que vivíamos sólo con el arrastre del gateo!

  • Responder
    Maria E.
    13 Enero, 2016 at 15:07

    El pelirrojo tardó mucho en gatear a cuatro patas, más de 10 meses. Antes lo que hacía era desplazarse con el culo y moviendo las piernas hacia los lados. Eso sí, echo a gatear perfectamente y poco después estaba andando.
    El rubio en cambio gateaba con 7 meses más o menos y tardó más en andar solito porque gateando llegaba más rápido a los sitios

    • Responder
      Planeando ser padres
      18 Enero, 2016 at 11:20

      Yo pensé que mi churumbelita se acomodaría a lo del gateo precisamente porque lograba todo lo que quería. No había nada que quedara fuera de sus dominios. Pero aun así, como el mueble de la tele es bajo, empezó a ponerse en pie relativamente temprano para alcanzar a Pocoyó en la pantalla y en cuanto echó a andar ¡bye, bye gateo!

  • Responder
    Madre Agua
    13 Enero, 2016 at 22:33

    Ayyyy, aún recuerdo cuando Álvaro gateo por primera vez. Tenía 9 meses y estábamos en lisboa. En gateaba normal, como los perritos, vamos, pero mi sobrino más que gatear reptaba, era graciosisimo verlo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      18 Enero, 2016 at 11:28

      La mía fue reptando hacia atrás hasta que logró ponerse a 4 patas, pero fue todo muy rápido. El primer verano de gateo, en la playa, era un espectáculo porque no quería salir de los límites de la toalla del asco que le daba la arena. Y ahora se reboza en todos los parques…

  • Responder
    mamá puede
    13 Enero, 2016 at 22:34

    Ese gateo que te sorprendió yo le llamo “culear” y mis dos peques han culeado.
    Leo gateo muy poco y Gonzalo más, en cambio Gonzalo se soltó antes a andar invalidando la teoría de que se estancan en el gateo… Vamos que como en todo cada niño es un mundo

    • Responder
      Planeando ser padres
      18 Enero, 2016 at 11:29

      Pues lo de culear me parece muy propio. Yo jamás había visto ese estilo hasta aquel día con aquella niña y me pareció un defecto de la naturaleza ¡nueva que era una!

  • Responder
    Lydia - Padres en Pañales
    14 Enero, 2016 at 10:00

    Esos que saltan con el culete son muy graciosos. La beba se arrastraba cual militar y sí le sirvió todo el proceso para fortalecer porque no tenía nada de fuerza. El enano yo pensaba q ya estaría andando pero se ve tan feliz gateando que para q hacer sobre esfuerzo y andar… A ver cuando se lanza!

    • Responder
      Planeando ser padres
      18 Enero, 2016 at 11:33

      De mi bichilla decían que se arrastraba porque estaba muy regordeta no tendría fuerza para levantar semejante culo.Pero estos son coas de vieja, claro. Y eso que dicen que lo segundos son más rápidos para todo que los primeros. Menos mal que ya nos pillan con más experiencia y no nos preocupará tanto que tarden más o menos.

  • Responder
    Educación-emocional.es
    15 Enero, 2016 at 00:47

    Efectivamente, el tipo de gateo de cada niño, nos da pistas de muchas cosas. No todos los niños lo hacen, pero cuanto más lo hagan, más beneficios tendrán por lo que estimular el gateo, a pesar de que tengan adquirida la marcha, siempre es saludable. Saludos!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      18 Enero, 2016 at 12:02

      ¿Ves? La mía gateó poquísimo desde que comenzó a andar. La verdad es que estimular, estimular no le hemos estimulado nada. Hemos esperado a que decidiera hacerlo todo por sí misma y cuando se cansó de gatear, pues ha seguido andando.

      • Responder
        Educación-emocional.es
        18 Enero, 2016 at 13:59

        Pero dejarle ir a su ritmo, ya es mucho. Lo importante es no forzar. Seguro que está estupenda como su madre 😉

  • Responder
    correolacajitademusica
    16 Enero, 2016 at 23:48

    jaja, sí hay formas diferentes! Mi pipiolillo gateaba de una forma que se conoce como “el soldado herido”, solo con una pierna, era muy gracioso y tengo algún vídeo que me encanta ver y recordar… jejeje.

    Empezó a gatear tarde, tenía más de un año. Así que gateo los dos meses de verano y ya después empezó a andar solo (14 meses). Personalmente no creo que sea fundamental gatear, pero sí sano. Vamos, que yo prefería que lo hiciera pero que sé que hay niños que se saltan ese paso y no pasa nada (según mis padres yo empecé a andar sola a los 9 meses y nunca había gateado antes…)

    Feliz día!

    • Responder
      Planeando ser padres
      18 Enero, 2016 at 12:14

      ¡Uy! Esa es la forma del niño de No soy una drama mamá. Que por cierto, tampoco la había visto nunca. Dicen que el gateo fortalece músculos de la espalda para que el salto del no hacer nada a caminar y correr no sea tan brusco, pero claro, si el niño se salta esta fase ¿qué podemos hacer nosotros? No vamos a obligarlo a arrastrase si ya puede caminar.

  • Responder
    srajumbo
    18 Enero, 2016 at 20:46

    El mío gateó muy poco, no es que le hiciera mucha gracia, prefería ir con el culo sentado o intentar ir de pie. La verdad es que nos duró poco la etapa del gateo ajja. Eso si, no tenía ni idea de que hubiese diferentes formas como para señalarlas, aunque si he oido que el gateo es un proceso mas y que es beneficioso pero claro,si no quiere, ¿que haces?

    • Responder
      Planeando ser padres
      19 Enero, 2016 at 12:53

      Eso digo yo. Que si un día pasa de estar panza arriba a correr de un lado a otro ¿cómo lo obligas a gatear? Así estaba yo cuando vi a aquella niña, que me parecía que tendría algún defecto físico para gatear así. y ya ves que además de a cuatro patas se gatea arrastrando una pierna, dando saltos sobre el culo y a saber de cuántas formas más ¡y todas son válidas!

  • Responder
    La Hobbita
    22 Enero, 2016 at 14:34

    Yo era de las que se desplazaban a saltos sobre el culo xDDDDD. Y mírame ahora. Tan normalita… Bueno, un momento….

  • Responder
    Karla
    12 Mayo, 2016 at 13:38

    Hola.

    A veces uno como padre se preocupa de todo cuando de nuestros hijos se trata. No digamos cuando somos papás primerizos. Mi hija se empezó a arrastrar a los siete meses y medio y así duró hasta los diez meses. En ese lapso de tiempo, me dediqué muchísimo a investigar lo relacionado al gateo porque ya me preocupaba que mi hija no se pusiera a cuatro patas y avanzara a patrón cruzado.

    Encontré pues, que el gateo es sólo uno (el “clásico” ya descrito) y que hacerlo le proporciona al bebé la integración de dos reflejos: el tónico laberíntico y el tónico asimétrico del cuello, para dar paso al reflejo tónico simétrico del cuello. Si el bebé no gatea a cuatro patas y patrón cruzado, el RTSC no se integra debidamente y entonces habrá problemas de desarrollo motriz grueso y fino, de lateralidad, de visión y habrá una combinación ineficaz de los sistemas vestibular, proprioceptivo y visual, muy importante para la lectura.

    Un buen día, antes de cumplir los diez meses, mi hija se puso a cuatro patas, se comenzó a balancear y de un momento a otro, comenzó a gatear. Antes de eso, ya estaba yo en lista de espera con la terapeuta especialista en psicomotricidad infantil.

    Me tomo el atrevimiento de dejar los links de tres páginas que encontré y que en mi opinión, fueron las más
    útiles dada la información proporcionada.

    http://visionyaprendizaje.blogspot.be/2015/02/reflejo-tonico-simetrico-del-cuello.html

    http://psicopedagogias.blogspot.be/2009/08/arrastre-y-gateo-la-importante-etapa.html

    http://jugandoenfamilia.blogspot.be/search/label/gateo

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!