Opiniones

La desgracia de querer ser sólo madre

desgracia de querer ser solo madre

Es complicado este asuntillo de haber pretendido igualar los derechos de las mujeres a los de los hombres, pasando por alto que por mucho que queramos y nos empeñemos, hombres y mujeres no somos iguales. La cuestión es que a las niñas de mi generación (y de un poco antes, y a todas las que nacieron después) nos han educado familias de bien, con unas expectativas depositadas en nosotras a fin de que nos convirtiéramos en las perfectas profesionales. En mujeres independientes y con carrera (no sólo universitaria, sino de cualquier tipo), autosuficientes, que nos sacásemos las castañas del fuego por nosotras mismas, que no dependiésemos de los ingresos de nuestra parejas para vivir. Se nos deseaba lo mejor en cuanto a trabajo, salud, dinero y amor, pero ¿y la familia? Mientras recibíamos este tipo de crianza ¿nuestros padres se pararon a pensar en que quizás un día tendríamos descendencia y nos podríamos sentir incapaces de conciliar los hijos y el trabajo? El temita de la conciliación (que ahora está en boca de todos, por el famoso bebé Bescansa) me ha hecho pensar que, sin pretenderlo, hecho caer sobre mi familia la vergüenza de haber querido ser sólo madre. Porque en esta batalla por equipararnos al género masculino, nadie nos explicó cómo nos sentiríamos el día que diésemos a luz a nuestro primer churumbel y a algunas nos diese por anteponerlo al resto de cuestiones vitales.

1. Querer ser sólo madre y renunciar a tu vida laborar. Para nadie es fácil echar por alto toda una vida de estudios, de formación, de becas y trabajos precarios para descubrir que el puesto de tus sueños nunca llega, que el tiempo va pasando y que o te preñas ahora o quizás luego sea demasiado tarde. Y como nunca existe el momento perfecto para ser padres, te arriesgas, das el paso y cuando finaliza tu baja de maternidad, o incluso antes de este momento, dependiendo de la estima que te tengan o de las malas prácticas que desarrollen en tu empresa, te encuentras entre la espada y la pared. Entre perpetuar indefinidamente (o hasta que tus superiores quieran) un puesto que ni te llena y al que no le ves perspectivas de futuro, y una criatura recién nacida que te lo ha revolucionado todo y que no quieres abandonar tan prematuramente en manos de otros. Y aunque después te des cuenta de que es la mejor decisión que has tomado en tu vida (o no) al verte en ese brete sólo piensas en que tú has tenido la desgracia de querer ser sólo madre. Y no porque no quieras trabajar y colaborar con tu familia y con esta sociedad. Sino porque te lo ponen tan difícil que al final quien acabará perdiendo minutos y espacio en tu vida será tu hijo y el resto de tu entorno.

2. Querer ser solo madre y anteponer la crianza al resto de los aspectos de tu vida. Porque una vez que te lías la manta a la cabeza y cometes la locura de pensar que ya que la conciliación es imposible al menos no te van a quitar el derecho a elegir entre trabajar y criar, te vas a tu casa a ser madre las 24 horas del día. Una tarea muy bonita, que te llena mucho, en la que te has metido porque tú has querido (con lo bien que estabas tu con tu trabajito y tu sueldecito, tomando café con los compañeros y en reuniones y comidas eternas, que no servían más que para perder el tiempo). Así es que ahora ni se te ocurra exponer ninguna queja, ni decir que criar cansa, ni que no tienes un minuto de respiro. So perra vaga: si no quieres ni trabajar y encima te agota la crianza ¿qué piensas hacer en esta vida? ¿Nada? Pues eso, a criar sin lamentos, y sin titubeos ni malos pensamientos acerca de si no habrás metido la pata hasta el corvejón cuando dejaste el trabajo.

3. Querer ser sólo madre y ver disminuir los ingresos de tu familia. Vivir la desgracia de querer ser solo madre, para la gente trabajadora y de a pie que no se ha criado con la alta alcurnia, suele venir aparejado con el recorte de los ingresos familiares. Si antes había dos sueldos y ahora sólo uno… blanco y en botella. Vas a tener menos dinero, pero a lo mejor también reduces en gastos en desplazamientos en coche, en guarderías, en actividades extraescolares y cuidadores, en comidas fuera de casa, en ratos de ocio que te llevaban al consumismo. Muchos no te creerán cuando jures y perjures que en tu casa ¡hasta se ahorra desde que tú no trabajas!

4. Querer ser sólo madre y lidiar con el qué dirán. Ni siquiera tu familia directa entenderá este cambio de rumbo en tu vida. Lamentarán tu mala suerte, lo mal que te han tratado laboralmente para haber tenido que optar por dedicarte sólo a la crianza de tus hijos y la mala inversión realizada en tu formación. Otros irán más allá y te acusarán de querer vivir gratis de las ayudas del Gobierno (estos viven en la inopia, pero bueno, tú a callar que no trabajas y no tienes derecho a réplica). Y aspiras al menos a que tu pareja te entienda, que apoye tu decisión, que no crea que a partir de ahora, además de madre debes reconvertirte en ama de casa o esclava a tiempo completo. Que sí, que lo del reparto de tareas en el hogar también es algo muy progresista, pero cuando una se queda en casa para criar, acaba pencando con el trabajo que dan los niños y las horas extras y no remuneradas de las labores del hogar. A final, piensas que la no conciliación laboral igual hubiera sido menos mala… Ibas a estar igual de atareada pero al menos te iban a pagar por una parte de estas funciones.

5. Querer ser sólo madre y pensar que eres la mantenida del pueblo. La chula, la que abusa de su pobre marido para poner a su criatura como excusa y quedarse encerrada en casa haciendo y deshaciendo como le da la gana durate ¿cuánto tiempo? Porque te preguntarán si no piensas volver a trabajar nunca, si no te da pena ese hombre al que estás esclavizando mientras tú vives una vida loca dedicada en exclusiva a la crianza. Porque lo que antes era un signo de machismo y patriarcado, el que las mujeres tuvieran la obligación de quedarse en casa criando a sus hijos, ahora, si puedes elegir, resulta que es visto como un lujo que sólo las ricas (y las vagas y caraduras) pueden permitirse.

Pero pese a la desgracia de querer ser sólo madre ¡lo mejor es ser solo madre! No tener que delegar la crianza de tus hijos en otras personas, no sentir que necesitas una tarea externa para realizarte como mujer, o agudizar el ingenio para buscarte las habichuelas inventándote un trabajo que te permita tener dinero y además no desatender a tus criaturas. Y como la conciliación no existe, pues ya te las ingenias para que las jornadas de 24 horas como madre a ti te parezca siempre tiempo bien invertido y ni te pese, ni sientas que necesitas tomarte unas vacaciones de tu nuevo puesto. Si dejas que la gente no se pase de la raya y toleras bien las críticas hacia tu decisión, igual descubres que esto de ser madre, pese a las renuncias, es lo mejor que podías haber hecho en la vida. Aunque el esfuerzo (y el cansancio) sea grande.

Esto te puede interesar

65 Comentarios

  • Responder
    Una mama mas
    26 Enero, 2016 at 07:48

    En mi caso yo quería volver a trabajar, y mi familia que tanto me había criado para ser independiente, no quería. No les gusta que lo haga a día de hoy, pero yo lo necesite y lo necesito, no sólo económicamente por mi salud mental.
    Sería bueno que todos pudiésemos elegir, sin tener que sentirnos mal por una cosa o la otra.

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 13:22

      ¡Jajaja! A cada una nos proponen lo contrario de lo que queremos. Por eso digo que lo ideal es poder elegir ya que estar encerrada criando todo el día puede ser tan agobiante como tener que lidiar con un trabajo que no te compensa cuando querrías estar con tus hijos. Y no es sólo que nosotros nos sintamos mejor o peor con nosotras mismas ¡es que la gente parece que nos quiera complicar las decisiones!

  • Responder
    ¡Y yo con estas barbas!
    26 Enero, 2016 at 08:17

    Desde luego, lo ideal es poder elegir lo que quieres, como dice mamauniversitaria; si trabajar, si quedarte en casa con tus lechones, o si hacer las dos cosas. Cada uno lo que quiera o pueda, según lo sienta. Y al resto del mundo, si no lo comparten, que le den. No puedes vivir tratando de controlar cómo funciona el mundo ni lo que los demás esperan de ti… ¡Que bastante tiene uno ya con lo que tiene!

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 13:37

      Ya sé que cuesta mucho organizarse pensando en el bien propio, en el de los hijos y en el de la familia en general como para andar con la mente puesta en el qué dirán. Y mira que yo no soy mucho de dejar que me afecten este tipo de comentarios, pero oye, si yo he decidido meterme en esto de la crianza en exclusiva (o casi) yo solita saldré. Que no se preocupen tanto por mi desgracia.

      • Responder
        ¡Y yo con estas barbas!
        28 Enero, 2016 at 13:49

        ¡Esa es la cuestión, Lucía…! Que no es una desgracia… Que no debes salir de ninguna parte… Que tú solita te has metido en esto… ¡¡Y muy orgullosa y muy a gusto en tu decisión!! Sin la intención de “salir”, como si de un pozo se tratara… Lo que pasa es que sí, que no es un camino de rosas, que no es la bomba de la alegría, que no es jauja… Que es duro de cojones y hay que renunciar a muchas cosas. Pero no es una desgracia. Que la crianza exclusiva es una opción elegida libremente, y asumida en sus pros y contras… (Si no, te hubieras puesto a buscar curro como loca a los cuatro meses…) Y si algún día quieres cambiar el chip, porque tus circunstancias cambien, pues también maravilloso y bienvenida de nuevo al mundo del resto de los mortales.

        ¡Que la gente se aburre mucho, mujer…! Que se miren primero la viga de su ojo antes de mirar la paja en el ajeno…

        • Responder
          Planeando ser padres
          2 Febrero, 2016 at 12:43

          ¡Ay las vigas y las pajas! Si es que encima muchas de las mujeres que te sueltan estas cosas precisamente no han trabajado nunca por criar a sus hijos, con la diferencia de que ellas no tuvieron otra opción para elegir, y ahora no comprenden que alguien de ese paso “voluntariamente” y elija la crianza por encima de la profesión. Y el colmo de los colmos es el de quienes te dicen que si pudieran harían lo mismo, pero que no pueden (o en el fondo no quieren) por lo que les parece mal que tú lo hagas. Y así, todo el día inmersa en una marea de opinólogos. Y el día que quiera volver a trabajar ¡ya me empiezo a barruntar los comentarios que tendré que escuchar como la cosa no funcione a la primera!

  • Responder
    La mama fa el que pot
    26 Enero, 2016 at 08:28

    Yo adoro mi trabajo y aunque a veces me vuelva loca me encanta venir a trabajar, pero tengo claro que si me lo hubiera podido permitir lo hubiera dejado todo para criar a mi peque, por lo menos hasta que fuera al colegio.
    Sinceramente pienso que criar a un hijo es un trabajo muy duro y una gran responsabilidad, yo me paso con la peque solo la tarde y acabo agotada ( y eso que ella lleva todo el día de tute en el cole).
    Pero creo que la oportunidad que tienes de disfrutar de tu hija te lo vas a llevar toda la vida y creo que tienes derecho a quejarte como la que más.
    Cuidar a un niño no es algo fácil, en tu caso es la tuya y no te remuneran por ello pero para las canguros, profesores, madres de día, etc…es su trabajo así que me rió yo de los que dicen que te quedas todo el día en casa sin hacer nada, me gustaría verles a ellos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 14:19

      Tener un trabajo que te guste tanto ya es un punto para no querer abandonarlo. El mío no tenía futuro y claro, entre las condiciones completamente incompatibles con la crianza y las pocas perspectivas de que durase me hicieron dar el paso. Hay días en los que me indigno por no ser nada productiva en casa, porque yo misma tengo enraizado el pensamiento de que cuidando sólo de la niña algo más podría hacer. Pero es que se te pasan las horas volando sólo para atenderla. Y como le digo yo a este hombre: ya me gustaría a mí que él se la llevara un día a la oficina durante su jornada, a ver si rendía lo mismo. Luego está el temor de no poder reengancharme más al mundo laboral en el futuro, pero ya que las cosas se han dado de este modo, ya veremos cómo avanzan dentro de unos años.

  • Responder
    Diana
    26 Enero, 2016 at 08:34

    Lucía, has puesto palabras a lo que pienso. A sus pies. Es tal cual lo cuentas, literal. Y es terrible porque además de la incomprensión social te enfrentas a la familiar, que es bastante peor. Yo sí encuentro que el dinero es un problema cuando quieres tomar esta decisión porque pese a ahorrar de aquí y de allá cuando uno de los sueldos es menor de 1000 euros y tienes que pagar un alquiler… poco margen queda para gastos de luz, agua, gas, comida, etc.

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 14:23

      Sí, porque a fin de cuentas lo que diga el vecino del quinto te puede importar bien poco, pero lo que piense la familia directa, por muy pasota que sea una, algo de mella hace. El dinero es un problema siempre, pero cuando se tienen sueldos pequeños es aún peor. Justo hablábamos el otro día en casa de que con 1000 euros pagamos el alquiler y la comida y ya nos faltaría para todo lo demás. Y mira que lo compramos todo barato y que como mala cocinera que soy no hago virguerías. Esto hace que pasemos al siguiente nivel, el de intentar reinventarnos y sacar un dinerillo extra ideando puestos de trabajo que antes no existían. ¡La necesidad agudiza el ingenio!

  • Responder
    Mivi Mama
    26 Enero, 2016 at 08:47

    Yo me quedé en paro y después de buscar trabajo, conseguir algunos con condiciones de risa que casi me costaban dinero en vez de ganarlo, mi marido y yo nos planteamos tener un bebé. Mientras llegaba o no yo continué buscando algún trabajo hasta que la barriga de hizo evidente.
    Ahora, 6 meses después, me da pena y horror buscar un trabajo y tener que dejar a mi hija a saber donde y con quien.
    Gracias a dios mi marido es el que más apoya esta decisión y el que me dice que me quede en casa con ella.
    Eso si, tengo ganas de trabajar, eh! Lo quiero todo vaya jajaja

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 14:47

      ¡Jajaja! Si es que nos han educado para quererlo todo. Lo que no nos contaron es el secreto para lograrlo. Ya que tenemos una formación y hemos trabajado hasta el momento de ser madres. ahora estamos del todo desaprovechadas porque capacidad tenemos, lo que no nos sobra es tiempo para perder y sobre todo paciencia para que nos toreen con las condiciones. El hecho de que actualmente el mercado laboral sea tan precario, creo que nos facilita la toma de decisión a quienes optamos por dedicarnos en exclusiva a la crianza.

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    26 Enero, 2016 at 08:55

    A mi en España me las han dicho de todos los colores, no les cabe en la cabeza, pero por suerte me importa un pepino el qué dirán, y en Bulgaria nadie me dice nada (al menos a la cara). Aquí la baja maternal es mucho más larga y están acostumbrados a ver madres que se quedan en casa con sus hijos creciditos. Cierto que el agujero en el CV ya parece un cráter, pero cada una sabe sus prioridades.
    Vivir y dejar vivir, qué fácil es pero qué poco se practica. 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 14:51

      A ver si en Bulgaria resulta que después de ser los que tenéis los salarios más bajos de la Unión Europea entendéis más de política sociales. El CV ¡un poco más y me cuesta identificar esas siglas! Oye pues justo este verano estuve yo actualizando el mío, por si las moscas. Aunque dicen que ahora lo moderno es que te busquen en Linkedin y me parece un rollazo de red social laboral…

  • Responder
    Mami esto esta chuli chuli
    26 Enero, 2016 at 09:07

    Yo he vuelto a trabajar despues de las dos bajas de maternidad de los dos mayores. Con el mayor fue muy duro. Lo bueno es que tenia media jornada!! Pero trabajaba los sabados por la mañana. Mi tia lo cuidaba por la mañana y luego lo lleve a escuela infantil cuando nació el hermano. No tengo la sensación de no haberlos disfrutado porque en realidad lo he hecho y mucho pero ahora conbla peque creo que me voy a quedar en casa a disfrutar más de ellos. No quiero lágrimas en verano ni vacaciones. Me criticaran… Pues si, posiblemente. Pero es una decision nuestra. Un saludo

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 14:54

      Yo no podía tener media jornada, ni siquiera adelantar el mes de vacaciones para alargarla un poco más justo después del nacimiento. Tener la decisión clara en la pareja es fundamental. Si la otra parte no te apoya se te va a hacer un camino muy tenebroso. A fin de cuentas, los de fuera de casa, que digan hablen lo que quieran. Que nos tengan pena por estar profesionalmente desaprovechadas y por tener un futuro incierto para recolocarnos cuando hayamos criado a los niños. Pero mientras tanto la satisfacción de criar en primera persona que no nos la arrebate nadie.

  • Responder
    Marigem
    26 Enero, 2016 at 09:36

    Yo tuve la suerte de ser solo madre y no me pesó en ningún momento. Además del ahorro en guarderías, niñeras, extraescolares y demás el tiempo con ellos no tiene precio. Gracias a ser solo madre pude dedicar el tiempo que necesitaban para comer(algunos mucho), les llevaba a todos los sitios, qué había unas marionetas a una hora rara en el otro extremo de la ciudad, allá iba, que salía el sol de repente, hala un picnic, que se lo estaban pasando en grande en un merendero, pues me quedaba un ratito más que por mí no había prisa. Y los recuerdos que tengo son buenísimos, aunque entiendo que a veces no nos queda otra que trabajar, en mi caso pude estar con ellos.
    ,Mi madre dejó de trabajar para cuidarnos y como por entonces no había Internet para sacarse unos dineritos tejía para una tienda de lanas, y entre lo que vendía y la ropa que nos hacía a nosotras se sacaba un sobresueldo, y lo hacía mientras estábamos en el parque, en el cole o durmiendo la siesta, sin desatendernos. Y ese dinero era para extras, vacaciones, excursiones diferentes, estrenos de cine, conciertos…pero tiempo para nosotras nunca faltó y yo quise lo mismo para mis hijos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 15:00

      Con los sueldos que hay ahora, todos esos gastos que enumeras se notan. En este pueblo, cuando nació mi bichilla, las plazas en guardería públicas (a las que yo temía más que a una vara verde= eran inexistentes y las concertadas se te iban a 700 euros por jornada completa, que era el horario en el que debería llevar a mi bichilla e incluso depender de alguien que me la recogiera, porque no llegaría a tiempo a la hora del cierre por la tarde. Ahora los precios se han reducido mucho, pero aún así, a mí no me gustaría hacer esa inversión, pudiendo disfrutar yo de ella. También vivimos sin prisas, da igual si se nos hace de noche en la calle o si se quiere levantar un día tarde o hacer la siesta cuando le viene en gana.

      Claro que en todas las casas nunca está de más un segundo sueldo, pero ¿a qué precio? Porque salir a trabajar todo el día para que entre guarderías y demás actividades necesarias para que la gente ajena te entretenga al churumbel, acabas por malgastar todo el sueldo en esos temas y al final te quedas trabajando gratis y sin ver crecer a tus hijos. Sólo por guardar un puesto para el futuro que a saber si el día de mañana existe.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    26 Enero, 2016 at 10:08

    Yo he sido muy afortunada de poder ser solomadre y bueno como imaginarás me han puesto como un guiñapo en el pueblo; desde mis amigas, hasta uno que pasaba por allí y no le importaba. Pero me da igual, porque como tu dices lo mejor de solo ser madre, es eso, ser solo madre y disfrutar muchísimo de ello.

  • Responder
    Educación-Emocional.es
    26 Enero, 2016 at 10:45

    Lo ideal sería poder elegir sin tener que valorar como opción el hecho de que sea una necesidad económica. De ese modo, dependiendo del estilo de crianza que queramos hacer, podríamos trabajar en casa con nuestros niños o fuera.

    El problema es que la mayoría de las veces, hay un factor económico fuerte que nos “obliga” a que la balanza se incline hacia una lado con el que emocionalmente no estamos de acuerdo, porque se sufre.

    Y luego está el factor “estrella” de los ciudadanos “jueces”, que independientemente de tu decisión, le dan vueltas, la valoran y comparten su parecer…

    Un abrazo!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 15:04

      Trabajar desde casa, excedencias, bajas de maternidad más largas, posibilidad de trabajar media jornada pero una media jornada real y compatible con los horarios escolares ¡será que no hay opciones a poco que alguien piense! Mi padre me dice siempre eso, que haga lo que quiera porque por una u otra cosa me van a criticar igual. Si voy al trabajo dejando a la niña con 4 meses 11 horas en una guardería malo, y si dejo de trabajar para ser yo la que esté con ella, peor. ¿Y cuál es el término medio de todo esto? Que alguien me lo diga, porque yo no lo encuentro.

      • Responder
        Educación-Emocional.es
        28 Enero, 2016 at 15:18

        Nunca llueve a gusto de todos. Eso está claro. Por eso siempre es mejor hacer lo que le conforme a una, en beneficio de su bebé. Eso creo yo vaya

  • Responder
    Adriana
    26 Enero, 2016 at 11:22

    A mi me encantaría ser “solo madre” a mi manera, es decir, pudiendo hacer cosas que me gustan y me llenen también. Es decir, una solomadre rica. jajajaja. Y ya fuera de coña, tener la tranquilidad de que mi familia y yo vamos a vivir desahogados por siempre jamás aunque yo no trabaje.
    Nosotros por suerte tenemos sueldos muy decentes y yo podría permitirme no trabajar y seguiriamos viviendo bien, pero a ese plan le veo dos pegas: una, si podemos seguir viviendo desahogados con un solo sueldo por siempre jamás. Ahora sí, pero, ¿y más adelante, cuando los niños sean mayores y tengan otras necesidades, sobre todo educativas? ¿O culturales? ¿Y si cuando tengan 20 años se quieren ir de Erasmus, como hicimos su padre y yo? ¿Podríamos? Para algunos serán chorradas y lo entiendo, pero para nosotros han sido cosas importantes en nuestra vida que queremos poder facilitar a nuestros hijos.

    Y dos, ¿y si me arrepiento y cuando quiera volver, el agujero en mi vida laboral y mi curriculum es demasiado grande? Ahora en el corto plazo, con niños pequeños y bebés, a mi me pide el cuerpo quedarme con ellos. Pero, ¿y dentro de unos años? ¿Tendré las mismas necesidades?

    De todos modos, yo no me puedo quejar porque trabajo media jornada, y la otra media disfruto de los peques.

    Pero opino como tú, cada una deberíamos poder decidir qué queremos hacer sin ser juzgadas, que parece que en vez de para adelante en libertades, vamos para detrás. Haces muy bien en hacer lo que quieras, independientemente de opiniones. Si tú estás feliz, eso es lo que cuenta.

    ¡Un beso!

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 15:14

      ¡Jajaja! Mujer, a ser solo madres ricas aspiramos todas. ¡Y los papás también! Vivir siempre sin estrechuras económicas debe ser el sueño de toda familia prudente. Pero el problema es que tal y como anda la economía mundial, ni siquiera trabajando ambos padres se puede garantizar esta seguridad en muchas familias. Si te digo la verdad, mi puesto tenía ta poco futuro a largo plazo que seguro que no hubiera seguido en él el día que mi bichilla necesitase irse de Erasmus, Al final,me hubiera tocado reinventarme, y en lugar de haberlo hecho justo en el momento en que me convertí en madre, me hubiera tocado hacerlo unos años después. As´es que casi agradezco el haberme encontrado entre la espada y la pared para haber dado el paso con antelación.

      Otra cuestión es que dadas las pocas oportunidades laborales que hay hoy en día, ese agujero curricular va a estar presente en el expediente de muchos trabajadores, padres y no padres, jóvenes y de mediana edad. El temor a que una futura reinserción laboral sea inviable lo tenemos todas las que optamos por este tipo de crianza. Pero igualmente, hay quien lo sacrifica todo por su trabajo y de la noche a la mañana se ve igualmente en la calle por 1001 motivos inesperados, de ahí que no me haya agobiado tato pensando en esa posibilidad.

      Un trabajo de media jornada puede ser una opción ideal para criar, y seguro que más de una madre firmaría por un acuerdo así ahora mismo. El drama surge cuando se te ocurre mencionarlo en tu trabajo y te atacan por todas partes. Yo vivo feliz desde que tomé la decisión. No puedo asegurarte que no me vaya a arrepentir en el futuro, pero casi 2 años después, no lo cambiaría por nada.

  • Responder
    Mamá de V
    26 Enero, 2016 at 12:21

    Y esperate que ahora te queda lo mejor. Tu cria irá al colegio y tu te quedarás de 9 a 17 ¡rascándote el parrús! claro, como madre, si no tienes a la cria ¿Qué haces todo el día en casa? Lo de querer quedarte en casa ya con mayores de 3 años es una aberración total xD

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 15:16

      ¡Sshhh! De 9 a 16_30, que queremos que sea colegio público y en estos aún recortan más el horario para entorpecer la conciliación un poco más. ¡Jajaja! Corre, hay que hacer un bebé de urgencia que sustituya la ausencia de mi bichilla ¡y evite el que dirán!

  • Responder
    nosoyunadramamama
    26 Enero, 2016 at 12:45

    uff, este tema definitivamente es muy complejo… Pero ojo, que no es solo cosa de nuestra generación, mi madre y todas sus hermanas ya se encontraron con este problema en su día y todas decidieron seguir trabajando. Claro que, como le digo a mi madre, antes la hipoteca te la quitabas en 5 años y ahora en 50, así que tenías por las mañanas a la típica señora de toda la vida que se quedaba con los niños y que era casi como una abuela… Y antes, los trabajos eran más “humanos”, es decir, la gente se pasaba décadas en la misma empresa, era todo más familiar, sin tanta competencia… así que tampoco era un drama coger una baja o ir al pediatra… También digo que mi madre y mis tías son currantes como las que más, y ya cuando íbamos al colegio, se pegaban buenas jornadas de trabajo hasta tarde… Pero bueno, yo creo que lo importante es que podamos elegir, y eso se tiene que hacer desde arriba, las pequeñas y medianas empresas tienen bastante con salir adelante…
    Yo ya sabes que dije no a algunos trabajos porque no quiero dejar de ver a mis hijos… Otros trabajo puntuales estos últimos años sí los he cogido y con gusto, porque eran pocas horas o solo unos días a la semana y además los disfruté!
    Por ahora, me conformo con seguir sacándome unos euros con el blog y algunas colaboraciones porque, efectivamente, estoy ahorrando un pastizal en esta casa en guarderías!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 15:22

      ¡Guardería para 3 criaturas! Es que lo pienso y me imagino que no les dejarías nada en herencia. Claro que las mujeres de generaciones anteriores no lo tuvieron más fácil, pero es que la faceta laboral ha ido haciéndose con nuestras personas y ya no se entiende que se pueda tomar una decisión de crianza que vaya en contra de lo que hoy en día se considera normal: que no es otra cosa que darlo todo en tu trabajo y a tus hijos te los vigilen en una guardería hasta que tú vuelvas. Oye, y que si tu trabajo es el sueño de toda tu vida, te pagan un dineral y te da una seguridad económica que el gasto en guardería ni lo notas ¡pues todos felices y tú a seguir trabajando! Pero es que en la mayoría de los caso no es así. estamos en puestos inferiores al de nuestra calificación, cobrando una miseria y reinvirtiendo casi la totalidad del salario en la famosa guardería ¿estamos locos o qué? Para eso ya me vigilo yo misma a mi mochuela.

      Lo de la vida labora, antes o después creo que se acaba echando de menos Por eso yo no puedo estar completamente parada y trato de idear mil y un disparates que me permitan colaborar económicamente en casa. A fin de cuentas, la satisfacción personal con una misma también es clave para ser felices. Todo es ponerse e ir viendo cómo avanzamos según va pasando el tiempo. Quizás en el futuro también podamos tener un golpe de suerte inesperado cuando los niños ya no nos necesiten tanto ¿no?

  • Responder
    marilia
    26 Enero, 2016 at 12:46

    Lo explicas fenomenal pero el tema de independencia económica es fundamental, y yo no la tengo desde mucho antes de quedarme embarazada,y somos un matrimonio feliz pero NADIE puede asegurar el futuro, mi padres se divorciaron tras más de 30 años y fue una conmoción, mi madre dejó de trabajar fuera de casa por criarnos y mi infancia fue estupenda y agradecida estoy a ello pero menos mal que pudo retomar su carrera profesional unos ańos antes sino…una desastre total(aún así fue durísimo y su pensión de jubilación será muy escasa debido a tantos años sin cotizar)
    ..es que me parece que cada una elija,eso es evidente,pero lo ideal sería estar en excedencia de un puesto de trabajo al que retornar y luchar por conciliación familiar.

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 15:28

      Precisamente porque nadie puede asegurar el futuro, lo de perderme el presente con mi churumbelita para apostar por un trabajo que podría desaparecer de un plumazo de la noche a la mañana tal y como están las cosas, también me animó a arriesgarme. Si me hubieran dicho “vas a tener este mierda sueldo y este mierda empleo de aquí a que te jubiles” igual hubiera dudado más, pero visto cómo anda el país, me veía perdiéndome estos primeros años para acabar en la calle igualmente. Opciones, como hemos comentado antes, se nos ocurren muchas para que se adapten a cada tipo de familia. El problema es que en la mayoría de trabajos no dan ninguna facilidad, y al final o pierdes el tiempo en familia o las posibilidades en el trabajo. Y en estas andamos.

  • Responder
    Mamá puede
    26 Enero, 2016 at 15:40

    Yo trabajo fuera de casa y lo hago porque me gusta, por sueldo, por formación, porque necesito ese tiempo… Vamos, por lo que me de la gana! Y de la misma manera que yo no me voy a justificar (ni quiero, ni debo) nadie debería hacerlo.

    Dicho esto, cada uno tiene una forma de pensar, y no deberíamos meternos donde no nos llaman, cada uno en su casa sabe lo que tiene que hacer.

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 15:30

      ¡Esa es la idea! ¿Usted quiere parir y trabajar? Adelante. ¿Usted quiere parir y tomarse un tiempo para criar? Adelante también. Pero en este último caso las posibilidades se reducen porque a veces no se conceden excedencias, porque el embarazo ya supone el despido, porque te degradan tras la baja de maternidad o no te permiten reducir la jornada. Lo ideal sería que hubiera múltiples opciones y que todas fuesen vistas con buenos ojos por las empresas,los compañeros de trabajo, la familia…

  • Responder
    Diana
    26 Enero, 2016 at 15:44

    Cuánta razón!! Y eso que yo en mi trabajo no tenía problema, pero preferí optar por quedarme con la niña…. Y la de criticas que me cayeron.
    La de mis padres los primeros, sobre todo de mi padre, que aunque nunca le ha gustado mi trabajo, pero la idea de que “me quedase todo el día con el culo en el sofá” le gustaba mucho menos. Y mira que me cansé de explicarle que era decisión propia y que hacía muuuuucho más que estar sentada, pero no, que fue una mala decisión y cualquier problema que hubo desde ese momento siempre ha sido por mi mala decisión. Vamos, que aunque se rompa un radiador, la culpa es mía por haberme quedado en casa a cuidar de mi hija..
    En fin, que ahora todos contentos porque ya trabajo, aunque si mi hija llora cada vez que nos despedimos…también es por mi culpa, por trabajar media jornada. Si trabajase mucho más mi hija se acostumbraría a estar sin mi y no lloraría (lo normal vamos, todos los niños necesitan criarse sin sus madres, agg)

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 15:35

      ¡Jajaja! Ya me imagino que si en un trabajo en el que estás a gusto y te dan oportunidades para conciliar tú decides irte a criar unos añitos a casa ¡lo de loca vaga sería lo mínimo que te llamarían! Lo de que somos malas madres por querer criar personalmente a nuestros hijos también me suena mucho. Porque hay un rumor que dicen que los niños están mejor con los abuelos o en guarderías. De hecho, cuanto más dinero te cueste el antojo de ir a trabajar, mejor. Cuanto más pagas, mejor crías a tu hijos, más sociable lo haces y más problemas le evitas en el futuro. ¿Te he contado que mi bichilla será una inadaptada porque hemos decidido que vaya directamente al colegio sin pasar por una guardería de pago? ¿y que unirá los pañales de bebé con los de incontinencia urinaria de adultos porque no la perseguimos desde los 18 meses para que avance con este tema, como se debe hacer en las guarderías?
      Que e llamen vaga por no haber sabido “conciliar”, me lo esperaba. Pero mala madre por estar apegada a la niña y no confiarla a manos extrañas, esto sí que me ha pillado de nuevas. Será como dice tu padre, que por no trabajar estoy haciendo que se ciernan todos los males sobre esta casa.

  • Responder
    Andorele
    26 Enero, 2016 at 16:33

    Me quedé en el paro cuando el mayor tenía 5 meses, han pasado casi seis años y otro niño más. En este tiempo no he trabajado fuera, aunque he hecho mil y una en casa. No hecho de menos trabajar, considero que criar a mis hijos es mi mejor obra aunque sí quiero volver a incorporarme al mundo laboral. Eso sí, busco un trabajo que me permita conciliar, por eso me he metido en el mundo de las oposiciones, que es otra guerra… Sea cual sea la decisión estoy segura de que cualquier padre o madre lo hace pensando siempre en dar lo mejor a sus hijos

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 15:39

      Yo empecé a ingresar algo de dinero en casa desde el mismo momento de dejar mi trabajo de entonces. Por ahora no echo de menos el trabajo fuera de casa, y con el que me invento para estar con mi bichilla tengo satisfacciones de sobras. Además, que no creo que fuese tan fácil eso de salir a buscar un trabajo ahora y justo encontrar el ideal y encima con horarios que permitan la conciliación. Desde luego, no creo que nadie se lance a dejar su trabajo o a sus hijos en manos ajenas, sólo ara fastidiar a sus criaturas. Lo difícil es saber si estamos tomando la decisión adecuada hasta que no pasa el tiempo suficiente para comprobarlo por nosotros mismos.

  • Responder
    kika
    26 Enero, 2016 at 17:05

    Yo creo que la verdadera revolucion femenina es poder hacer de verdad lo que una quiera. Por que vale mas la mujer que esta fuera trabajando que la mujer que se queda en casa?Requiere mas valor lo segundo sin duda, porque nos critican mas.

    Yo hice carrera, saque todo matricula pero por suerte o por desgracia una mala experiencia en un puesto chachipiruli con el cual soñaria cualquier persona me hizo ver que hay que trabajar para vivir y no al reves y he decidido quedarme en casa. Y claro que me da pánico depender de mi marido económicamente y el agujero del cv por eso digo que creo que nadie esta en casa tocandose el chirri porque si sino que te quedas en casa porque quieres estar con el enano, y cuidarle tu. Y como tu dices casi que ahorras. Es cuestion de echar cuentas.
    Cuando os critiquen podeis dar este dato, trabajaba en un cole haciendo extraescolares. Estaba harta de ver a esas madres que dejabanal niño en el desayuno alas 7 de la mañana y no le recogian hasta las 5 o las 6 de la tarde pero oye venian con trapitos nuevos cada semana, de peluqueria, con un coche nuevo porque claro el papa ya se llevaba el otro y hablando a toda castaña con su iphone mientras le daban al niño el ipad y oye entrentente mientras mami whatsapea un poquito o habla con la vecina sobre lo dificil que es criar a un niño en oh cuidado las 2 horas que estara con el antes de que el bendito se acueste.Pero oye que no se pueden permitir dejar de trabajar eh…
    la mayoria son niños tristes que llenan ese vacio con cosas materiales y eso que saben que su madre no trabaja porque lo necesite(la minoria de los casos es una necesidad econocmica real)y que sobretodo vive el tiempo que esta con ellos como una tortura porque es tan dificil conciliar!!!!llegar del trabajo y hacer 30 minutos de deberes cuando lo que quiero es estar en el sofa haciendome la manicura.
    Si creen que ese es el ideal de mujer que deberia haber hoy en la sociedad estupendo….ya veremos cuando esos niños lleguen a adultos

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 15:51

      Si en eso estamos todos de acuerdo, que como la variedad de opciones y la libertad para elegir no habría nada mejor. El problema es que actualmente este planteamiento no existe y por lo tanto, se valora más a una mujer que se quiebra los cuernos en su trabajo, anteponiéndolo a sus hijos o dejándose la vida para intentar encontrar el equilibrio, que a la que se lía la manta a la cabeza y toma la decisión de que este tipo de vida acelerada no es el que quiere ni para ella ni para su familia.

      Esto lo he comentado anteriormente Tú puedes sacrificarlo todo por el puesto que crees que es el ideal, el de tus sueños, el que nunca podrá ser mejorado, y luego pares, o te cierran la empresa de un día para otros, y hala, adiós sueños de futuro y adiós a la inversión temporal y personal que hiciste en él. En mi trabajo anterior me dejaron muy claro que aquello era vocacional y que no se podía tener todo, por lo que obviamente habría que renunciar a la familia y por eso me volví a casa.

      En el ejemplo que me pones, eso no es conciliar. Ellas creerán que sí lo es, porque han parido y siguen trabajando fuera de casa. Pero no están criando. Han decidido prescindir del tiempo en familia en pos del horario laboral Y me parece una opción muy respetable pero es justo la que yo no quería para nosotras. No quería ser la madre que llegase a las 7 de la tarde para acostar en media hora a mi bichilla cuando sólo tenía 4 meses y obligarla a madrugar siendo un bebé para separarme de ella el resto de la jornada. No quería no poder ni llevarla al colegio y no recogerla.Apuntarla a cien actividades extraescolares porque si no no puedo estar a tiempo en el colegio y tener básicamente una hija de fin de semana. A veces pienso si no nos meten el miedo en el cuerpo con eso de que con un solo sueldo no se puede vivir. Nosotros hemos sido hijos de familias trabajadoras con un solo sueldo, hemos empezado a trabajar cobrando una miseria pese a la formación universitaria, y aún así hemos sido capaces de ahorrar y no pasar penalidades. Es sí, mis modelito son muy low cost, mi teléfono de 0 euros y de marca el pollito y el único coche de esta casa es el de la empresa. Pero yo sin estas cosas puedo vivir felicísima.

      Si la niña me quedará mejor o peor criada ¡ya lo veremos! Pero al menos que note que siempre tendrá un respaldo en casa y no unos padres por horas.

  • Responder
    Sin hará
    26 Enero, 2016 at 17:12

    El problema que yo veo a dejar de trabajar es que está muy bien cuando habláis de niños de uno, dos, tres años… Pero y cuando sean mayores? Habéis valorado (la que puede elegir, claro) si dejar de trabajar ahora habrá sido una buena decisión cuando tengan 6,7… Y pasen tantas horas en el colegio? Tendréis el inconveniente del dinero sin las ventajas de “estar juntos”. Y eso sí que es un problema a medio plazo… Pero no es fácil.

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 15:54

      Yo tomé esta decisión pensando que para entonces habrá muchas madres que hayan sacrificado estos primeros años para asegurarse un puesto de trabajo y que por otras cuestiones de las que ocurren cada día (crisis, cierre de empresas, despidos improcedentes, reducción de plantilla, etc.) acaban perdiendo su puesto igualmente. Por ahora, intento pensar en opciones que me permitan compaginar la crianza con algún ingreso, pero anteponiendo siempre a la niña. Cuando pases esos años, ya veremos qué situación nos encontramos.

  • Responder
    Verónica de La Opinión de Mamá
    26 Enero, 2016 at 22:16

    Yo soy sólo madre por decisión mútua con mi marido. Somos un equipo, él trabaja fuera, yo me ocupo de la casa y de los peques, así funcionamos.
    Para mí, e sun privilegio poder estar en cada momento de los peques… Cada despertar, cada noche al irse a dormir, hacerles la cena ( la comida no que comen en el cole por temas de distancia )… MI marido, muchas veces dice que me envidia, porque él se pierde muchas cosas de los peques por trabajar.

    Pero, la gente no lo ve así… Y lo curioso es que siempre te llueven desde todos lados… Desde la vecina que te ve como una vaga y aprovechada de su marido, hasta la amiga que estudió contigo carrera, postgrados y demás que te dice una y otra vez que has tirado por la borda tu carrera que estaba ya en lo alto… ( sí, en mi caso, llegué a lo más alto que podía aspirar y lo dejé todo, sueldazo, viajes, etc… ).
    Y lo peor, es que la gente mayor, que es lo que ha mamado, tam bién te critica… Que si mantenida ( mi suegro me llama así cuando él prohibió a mi suegra trabajar el mismo día que se casaron ) hasta sometida ( mi suegra, que más sometida que ella no hay… ).

    Hay que pasar de todo… Eres feliz así? Pues vive así de feliz y a quien no le guste, que no mire…
    Estudiaste para nada? No lo creo… Yo siempre digo que me realicé como persona, estudié lo que quería pero aunque me gustaba, no hay ” oficio” comparable con ser madre… El mejor oficio del mundo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 16:01

      Lo de la decisión conjunta es básico. si no, sólo faltaría que el que te acusase de perra vaga fuese tu pareja y tu día a día fuese insufrible. El papá de mi bichilla también envidia esta situación. Lógicamente, fui yo la que se quedó en casa porque su puesto y sus ingresos eran infinitamente mejores que los míos, así como sus perspectivas de crecimiento laboral y de futuro. Bueno, y no te negaré tampoco que si ya se pone el grito en el cielo cuando una mujer lo deja todo para criar ¡no te quiero ni contar si esta locura la comete un hombre! Vamos, lo pondrían de tonto del pueblo para arriba.

      Desde luego ¡te han dicho cantidad de lindezas por tu decisión! Yo creo que en mi caso son más de apiadarse y callar, pensando que soy una desgraciada que ha perdido el tiempo con tanta formación para quedarme en casa. Pero esas burradas no me las dicen a la cara (ni los suegros ni nadie, sólo faltaría).

      De todas formas yo tampoco creo que estudiase para nada. Los recursos aprendidos me sirven en mi día ya día y en un futuro, si quisiera volver al mercado laboral fuera de casa, digo que que de algo me valdrían, pese al parón evidente por la crianza. La felicidad es muy difícil de lograr, pero una vez que tomamos este tipo de decisiones drásticas pero meditadas ¿por qué tiene la gente que malmeter en ellas?

  • Responder
    Mamadedos
    26 Enero, 2016 at 22:28

    Qué bonito simplemente ser madre cuando en el fondo es tremendo tener que justificar que una quiere ser madre y punto. Esa educación que nos han dado a las de mi generación, la generación de las superwomans (yo le llamo) y que no solo simplemente somos madres pq nos han hecho creer que hay que ser siempre algo mas

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 16:04

      ¡Eso es! Siempre aspirar a algo más. A un sueldo mejor,un puesto mejor, una casa más grande, un coche más caro y un teléfono último modelo del que sólo uses la cámara e fotos y el Whatsapp. Pero hay que tenerlo todo. Luego nos encanta decir que el dinero no da la felicidad que hay cosas más importantes en la vida… pero llegados a este punto de tener que decidir entre la familia y el trabajo ¿a cuál renunciamos con menos dolor?

  • Responder
    Madre Agua
    27 Enero, 2016 at 15:07

    No te había leído ayer y me perdí esto. Como sabes ayer mi bebé hizo 16 semanas pero afortunadamente yo no trabajo. Con Álvaro si trabajaba y me lié la manta a la cabeza y lo dejé. Nadie lo entendió. Yo creo que ni siquiera lo entendió mi señor esposo, pero por lo menos me apoyó. Desde entonces vivo gratis de mi pobre marido, soy una aprovechada y he tirado por tierra toda la vida estudiando y trabajando para nada. Pues no es para nada. Es para criar a mis hijos, pero parece ser que ser madre no es suficiente. Pena de país.
    Un abrazo de madre a madre 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 16:11

      El papá de mi bichilla tuvo muchos miedos cuando le expuse esta idea de dejarlo todo para criar. Te pones a hacer cuentas, a pensar en cómo será ese futuro que nadie puede conocer, en si me sobrevendría la depresión post parto no por parir y criar sino por dejar el trabajo… Ser madre no es suficiente y no se valora. Pero esto ya lo sabía cuando lo deje todo como las locas. yo no quiero reconocimiento ajeno, sólo que me dejen tomar las decisiones como me dé la gana y no vengan a atemorizarme con un futuro que todos desconocemos.

  • Responder
    Lai - Asi piensa mamá
    27 Enero, 2016 at 16:23

    pones en palabras lo que a veces no se responder cuando me preguntan porqué trabajo medio día. y eso que trabajo medio día, aprovechando que mis hijas están en el colegio, y hago malabares con la abuela porque yo tengo 15 días de vacaciones y los colegios, más de dos meses. Cada uno debería tener opción de elegir, pero confieso que ni mi madre está de acuerdo conmigo. Yo sacrifico mis ahorros personales, tiempo de ocio para mi y otras cosas…pero lo hago feliz. No cambiaría ni un minuto que paso con mis hijas, por mucho que termine agotada y dormida con ellas a las 21 de la noche, y me critiquen amigas (y marido) también por eso. Lo que si cambiaría es haber vuelto a trabajar tan pronto cuando las niñas eran bebes, y haberme ahorrado todo ese tiempo de guarderia. Pero no pude. ¿Podré si me animo con un tercero? No lo sé, pero estoy en ello 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      28 Enero, 2016 at 16:17

      ¡Hala un tercero! La ventaja si te animas es que ya tienes las ideas claras respecto a lo que estás dispuesta a ceder en tu terreno laboral y personal ara poder criar y trabajar al mismo tiempo. Actualmente, es que apenas hay opciones y las que hay ponen en riesgo tu trabajo o te separan de tu familia Yo no podría vivir pensando que cada minuto ue le dedico a la niña debería estar invirtiéndolo en cuestiones profesionales, y al mismo tiempo trabajar pensando en que le estoy robando minutos a ella y perdiéndome su crecimiento. La incomprensión dentro de casa es lo que peor se lleva.

      • Responder
        Lai - Asi piensa mamá
        28 Enero, 2016 at 16:58

        si…la verdad mi ilusión es poder quedarme en casa con el tercero, almenos mientras que no vaya al colegio…pero es una ilusión, no se si podré, porque ahora soy feliz con mi media jornada, porque esa media están en el colegio! pero con un bebe…la verdad me gustaría estar en casa al 100%, pero no se si podre! en fin…como ves…ideas claras a medias nada más! jaja

  • Responder
    srajumbo
    27 Enero, 2016 at 18:52

    Yo decidí ser madre ante todo. Me siento igual de realizada que una que prefiere ascender en la empresa o una que quiere estudiar una carrera. Nosotros tenemos negocio propio, y acordamos que los primeros años del niño yo sería principalmente, solo madre. Ello supone mas trabajo para el marido o necesitar a veces algo de ayuda extra en el trabajo, pero es lo que quisimos. Una vez escuché un comentario como los que dices, alguien que dijo: Joder esta, desde que tuvo al niño no da un palo al agua. Ya nadie se acuerda de los 9 años anteriores que he estado trabajando en el negocio codo con codo con mi marido, de que no se me veía por el pueblo porque jamas salia, que no iba a los bares, no salíamos de fiesta..eso ya no cuenta, solo cuenta que ahora soy “vaga” porque “solo” soy madre. Así que como no ha servido de nada haber trabajado tan duro, ahora me la …trae floja lo que digan. Si, soy “solo” madre,aunque siga atendiendo a clientes, llamadas etc aunque en menor medida que antes y al único al que debe importar eso es a mi marido, los demás no me mantienen.

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 Febrero, 2016 at 12:31

      Es que de lo que se ha trabajado antes del parto todo el mundo se olvida. Da igual todo lo que sacrificaste por tu puesto o tu negocio, si no haces los mismos sacrificios una vez que nace el niño ya eres una vaga. A mí me pasa como a ti, que pese a reconvertirme en autónoma y tener ciertos ingresos, se me sigue considerando solo madre, pero con ese tonillo de desprecio. Como ya hemos comentado antes, lo principal es que al menos la pareja esté de acuerdo a la hora de tomar esta decisión, para que no haya malos entendidos y para nos resbalen los comentarios e intromisiones ajenas.

  • Responder
    Ainara
    28 Enero, 2016 at 10:42

    A mi me encantaría no trabajar y estar con mis hijas y eso que trabajo solo hasta mediodía con reducción de jornada. Pero claro, luego quiero tener independencia económica, así es que una cosa con la otra no cuadran.
    Y además, quiero no trabajar para poder hacer muchas cosas que me gustan y que ahora o puedo. Vamos, que no quiero no trabajar para sentarme en el sofa, o pasarme el día en casa. Y para eso hace falta algo de dinerito también. Qué le voy a decir a mi chico, págame un curso de fotografía, o págame hacer deporte, yo que estoy en casa sin ingresar? No sé, es complicado.

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 Febrero, 2016 at 12:36

      Ese es uno de los grades problemas, que no se puedan cuadrar ambas facetas. Bueno, lo de decir que te gustaría hacer otras cosas por afición además de criar ¡es pecado mortal! Yo aun recuerdo cuando leía libros y seguía series de televisión, o me iba a la piscina o la playa a cualquier hora, o al gimnasio o de ruta a ver museos porque sí. La decisión no es nada fácil y el temor a la dependencia económica es uno de los mayores cortapisas.

  • Responder
    Crisnasa Blog
    28 Enero, 2016 at 11:16

    Esto tiene que ser una decisión personal (o de la pareja, mejor dicho) y nos tiene que dar muy igual lo que otros opinen. Creo que ya te he explicado alguna vez que yo no he renunciado a trabajar, pero sí que lo hago sólo a media jornada y, como dices, ves mermados tus ingresos, pero hemos comprobado que son suficientes para vivir bien y mi hijo me tiene ahí cuando entra y cuando sale del cole.

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 Febrero, 2016 at 12:39

      De la pareja, de la pareja. Porque yo ya lo había decidido unilateralmente y cuando se lo comuniqué a este hombre casi le da un parraque. Luego no nos ha salido mal la jugada, pero antes de dar el paso ¡todo es incertidumbre! En mic aso, la media jornada no era posible, así es que tenía que ser todo o nada. La verdad es que si es una media jornada real (de las que cobras la mitad pero también trabajas la mitad, y no esos engaños de reducir el sueldo a expensas de seguir trabajando casi una jornada completa) creo que es una de las mejores opciones para poder disfrutar de ambas cosas.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    28 Enero, 2016 at 16:13

    Con las mujeres parece que hagáis lo que hagáis todo es criticable y está mal. De verdad que qué pereza… Olé por ti, porque te digo una cosa, a tiempo de trabajar siempre estás, pero haber disfrutado estos tres años de tu peque ya es algo que no te podrá quitar nadie 😉

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 Febrero, 2016 at 12:45

      Bueno, no sé yo si lo de encontrar trabajo sería tan sencillo (oye, que están las listas del INEM llenas y no creo que sea solo de jetas que quieren vivir a costa de las subvenciones), pero por ahora lo de salir a trabajar fuera de casa es un tema que no me quita el sueño. Ya veremos qué pasa en el futuro.

  • Responder
    Inana Astarte
    29 Enero, 2016 at 21:49

    Hola!! Pues es la segunda que vez que te comento algo… y eso que te leo a diario, pero ya te dije que tiempo ando fatal. Pues en mi caso no pude elegir ser sólo mamá, porque o trabajaba o no había para comer en casa… Creo que se debería poder elegir, pero en mi caso mi marido se quedó parado cuando yo iba a tener el bebé, y mi trabajo nos iba a aportar más dinero que cualquiera de los que le ofrecen a él… cuando se los ofrecen, que no es nada habitual. Me da mucha penita irme por la mañana y ver a mi nene en la cuna dormidito. Sé que mejor que su padre nadie lo va a cuidar, y que volveré por la tarde, pero no es fácil. Respeto tu decisión de ser sólo mamá, es natural querer vivir a su lado todo lo que hace. Es maravilloso y necesario y nadie debería criticarte por ello. En cada casa se hace lo que se puede, tampoco critico la decisión de querer volver al trabajo, pues lo pueden estar haciendo por necesidad, como es mi caso, o por el motivo que sea. Sencillamente creo que deberíamos poder decidir y que los que critican a unas u otras… pues se pongan en los mocasines del prójimo antes de hablar.

    • Responder
      Planeando ser padres
      2 Febrero, 2016 at 12:56

      Claro que sí. Elegir es lo principal. Entiendo que la situación económica de cada familia puede ser muy diferentes, y que hay muchas que con un solo sueldo no podrían literalmente vivir. Y en estos casos ya te puede hacer toda la ilusión del mundo quedarte en casa criando un tiempo, que si eres un poco responsable no te vas a atrever a tentar a la suerte de esta manera. Pero te digo una cosa ¡al menos tu hijo tiene a su padre! En ocasiones es la madre la que pierde el trabajo, pero el hecho de que uno de los dos pueda estar con él ya es un lujo, aunque los ingresos sean menores. De acuerdo con que tu marido no ha decidido ser sólo padre y se ha visto obligado por las circunstancias, pero ya sabes lo que es tener a alguien dedicado al 100% a la crianza y seguro que algún comentario negativo habrá tenido que soportar.

  • Responder
    correolacajitademusica
    30 Enero, 2016 at 23:11

    A la gente le gusta mucho hablar. Demasiado diría yo… Cada uno hace lo que quiere (o lo que puede) y todos deberíamos de tener la boca más cerradita…

    Feliz día!

  • Responder
    La Hobbita
    2 Febrero, 2016 at 19:03

    Gracias por este post. Hay días en los que necesito leer cosas así para reafirmarme en mi decisión (por otro lado muy meditada) y es que… cuánto daño hacen los opinólogos!

    Un abrazo 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 Febrero, 2016 at 15:45

      Creo que nadie se lanza sólo a la maternidad sin haberlo meditado mucho, sobre todo cuando se ha trabajado fuera de casa desde siempre. Pero sí, a veces necesitamos saber que nuestra decisión no es vista como una locura por el resto de la especie humana al completo. Un poco de apoyo nunca viene mal.

  • Responder
    Mamá al desnudo
    8 Junio, 2016 at 00:01

    Simplemente genial. Suscribo cada una de tus palabras. Qué difícil nos lo ponen, no ya no sólo por los comentarios que tenemos que aguantar, sino por un Estado que nos penaliza si nos quedamos en casa y no demostramos que somos mujeres del siglo XXI a las que tener un hijo no les cambia la vida. Nos hemos criado en una era feminista donde se nos dijo que teníamos que demostrar que valíamos lo mismo que un hombre, que fuéramos autosuficientes, que lleváramos dinero a casa y no dependiéramos, jamás, de nuestros maridos. Pero nadie nos habló de lo que íbamos a sentir cuando nacieran nuestros hijos y viéramos que a las 14 semanas de vida tendríamos que separarnos muchas horas de ellos. Que sus primeras palabras, sus primeros pasos y sus primeros dientes lo iban a disfrutar otros. Hace unos días escribí una reflexión al respecto, te la dejo por aquí porque me gustaría mucho que la leyeras y saber tu opinión. Espero que los políticos no tarden mucho en darse cuenta de que la conciliación no sólo es crear guarderías para dejar a los niños mientras sus madres trabajan. Un abrazo muy fuerte! https://mamaaldesnudo.wordpress.com/2016/06/06/conciliacionrealya/

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!