Consejos Uncategorized

Celebrar San Valentín ¡con niños!

Este año habrá que dejar de lado los planes súper románticos, las escapadas en solitario y todo lo ñoño y amoroso que rodea a esta cita en el calendario. Sé que hay muchos padres que sí disfrutan de unos días alejados de sus criaturas, volviendo a revivir el noviazgo y cambiando radicalmente de rutina pasando unas horas sin niños. Pero de momento, esta posibilidad no entra dentro de nuestros planes. Este año haremos algo especial, y nos iremos sólo una noche, la del 13 de febrero, a un pueblecito perdido de Lleida, con 162 habitantes… Vamos, que con lo que se mueve esta niña y la escasa densidad de población se acordarán de nuestro paso por allí durante mucho, mucho tiempo. A la vuelta os contaremos cómo ha salido todo y qué se puede hacer en semejante entorno rural y apartado de la civilización con una niña de 2años. Pero por ahora, voy a pensar en otras propuestas para celebrar San Valentín con niños, en plan romántico sin tener que excluir la diversión para los peques de la casa.

1. Alojamientos cómodos para familias. Quizás debamos renunciar a tener un jacuzzi al pie de la cama y una de esas decoraciones de pétalos de rosas esparcidos por todas partes en un ambiente selecto y tranquilo. Más que nada porque nuestros hijos serán los primeros que van a dar un cambio radical a esta opción. No hay por qué quedarse en casa y renunciar a hacer algo especial por San Valentín. Es un buen fin de semana como otro cualquiera para salir y hacer algo diferente. Eso sí, mejor si optamos por opciones de alojamiento prácticas como por ejemplo los bungalows en los que estuvimos en Berga Resort. Son casitas curiosas, en la naturaleza y con actividades para agradar a todos los miembros de la familia. Luego os dais un par de regalitos o unos pastelitos de esos con forma de corazón ¡y romanticismo asegurado!

san valentín con niños

2. Campo o playa. Pues ambas opciones son buenas. De hecho, con niños tan pequeños como la mía, creo que lo peor es ir a una gran ciudad y querer abarcar muchas visitas culturales y monumentales en muy poco tiempo. La costa y los entornos rurales siempre ofrecen mayor amplitud de espacios, las visitas son más relajadas y aunque no hagamos otra cosa más que pasear y echar un vistazo por las callejuelas del nuevo enclave, ya haremos algo diferente sin estresarnos con los niños de un lado para otro. Al viajar con niños los horarios contrarreloj y las visitas cronometradas nunca, jamás, salen bien.

3. Actividades para niños. Quizás, si habéis pensado más en los gustos de los adultos a la hora de celebrar un San Valentín romántico y por todo lo alto, no sería mala idea ceder algo de terreno organizando visitas a parques de atracciones, museos con exposiciones especiales para la infancia, obras de teatro para niños, rutas en bici, montar a caballo, o hacer kayak o cualquier pequeño detalle que esté acorde con los gustos de vuestros hijos. Con una promesa de que esa tarde o al día siguiente haréis algo que les va a gustar mucho más, seguro que se contentan y la negociación llega a buen término. A fin de cuentas, si hemos decidido celebrar San Valentín con niños, no vamos a martirizarlos durante todo el fin de semana, por lo que las actividades en familia serán imprescindibles.

san valentín con niños

4. Cuando no hay presupuesto. No en todas las casas está la economía como para realizar escapadas por San Valentín con niños o sin ellos. Como habitualmente en el colegio ya se suele inculcar esta idea, se organizan manualidades y regalos para los padres, etc. podemos seguir con la tradición con ideas sencillas para hacer sin salir de casa. Por ejemplo sorprendernos unos a otros con alguna cosita DIY o un regalito poco costoso; elaborar juntos una comida especial, o un pastel espectacular y decorado para la ocasión, vestirnos de forma elegante y hasta organizar un baile de enamorados en el salón de casa. Sin tener que pernoctar fuera, podemos hacer alguna visita por las cercanías e ir de picnic, hacer alguna ruta de senderismo, o recorrer un paseo marítimo y dar una vuelta en esos barquitos que recorren la costa. También los museos y centros culturales suelen programar actividades especiales para esta fecha, por lo que repasando las propuestas de alguna localidad cercana seguro que encontramos algo para salir de la rutina.

A fin de cuentas, el amor hay que demostrarlo durante todo el año, y San Valentín no deja de ser una excusa para inventarnos una fiesta y disfrutar de un día porque sí. ¿Vosotros celebráis el día de los enamorados con o sin niños?




Esto te puede interesar

No hay comentarios

¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!