Enseñanza/Colegio

Llega el momento de elegir colegio ¡empezamos!

Elegir colegio. Lo que quieren saber de tu hijo antes de empezar P3

Mucho (muuuuucho) escribí yo el año pasado acerca de nuestro primer acercamiento a las jornadas de puertas abiertas de colegios públicos y concertados del Pueblucho Infernal. Todo desde mi desconocimiento de madre primeriza que no ha pasado por este valle de lágrimas ninguna vez, y que trataba de adelantarse lo máximo posible a la toma de decisión, para que el tiempo no se me echara encima y para que este año no nos quedara ni un centro por investigar. Al final, vamos a indagar en 11 colegios, que se dice pronto, pero repetiremos visita a los del año pasado, que a fin de cuentas fueron los primeros seleccionados porque nos interesaban más. Luego vamos a hacer una maratón por todo lo habido y por haber en este pueblo, a fin de tomar supuestamente la mejor decisión para que mi bichilla empiece a ir a clase, aún sin cumplir los 3 años, pero como una niña feliz. A veces, pienso que me conformo con bastante poco, con que mi churumbelita salga de casa feliz a diario, le encante el lugar y eso de estar con otros nenes (como les llama ella), que todo sea juego, diversión y felicidad. Llamadme desahogada, pero lo del aprendizaje casi que me importa menos. En casa podremos suplir las carencias que notemos, pero lo que se nos escapa son esas horas en las que deberá estar de cuerpo presente en el aula. Sin embargo, a la hora de elegir colegio por primera vez todo son dudas.

1. ¿Se adaptará fácilmente? El periodo de adaptación varía hasta el infinito y más allá dependiendo del colegio. El año pasado, fue una de las cosas acerca de las cuales no investigamos, porque en nuestra niñez tu madre te dejaba en el aula y santas pascuas. Pero ahora no, ahora hay colegios en los que la educación infantil empieza con clases de 1 hora, que va aumentando media hora al día, en la que se permiten la presencia de los padres, que irán desapareciendo progresivamente a medida que los niños no los necesiten allí para disfrutar con sus compañeros. No sabemos si en los colegios de nuestra zona se usa el método antiguo, el nuevo o cuál. De entrada, pese a las opiniones agoreras de que por saltarse la etapa de guardería será una inadaptada y sufrirá, nosotros somos optimistas porque mi mochuela tiene un carácter abierto y desinhibido, no es nada vergonzosa y no duda en arrimarse a todos los desconocidos, niños y adultos, que se encuentra en todas partes, hasta el punto de que se olvida por completo de nosotros y no requiere nuestra presencia para nada. Igual se vuelve más tímida de aquí a septiembre, pero como siga con esa poca vergüenza y ese desapego, esta se va a querer quedar a vivir en el cole para siempre.

2. ¿Acertaremos a la primera? ¡Ay, si yo lo supiera! A veces tengo la sensación de que el papá de mi churubelita no cree que esta decisión sea tan importante, pero lo es. Mi propia madre no ve dónde está el drama, y si nos equivocamos al elegir colegio en P3, la cambiamos a otro en P4. ¡Como si la cosa fuera tan fácil! Si la queremos llevar a un centro concertado, de los que te sacan los ojos con las cuotas, igual el problema no es tan grave pero si logramos plaza en un colegio público y supuestamente de bien, que luego resulta ser el mal ¿cuándo encontraremos una plaza libre en otro colegio público que más o menos nos convenza? Que sí, que lo primero que todos sabemos a la hora de elegir colegio, es que la escuela perfecta no existe, pero a ver si por lo menos tenemos un poco de ojo al elegir, y ojalá sea el que le dure durante toda la enseñanza.

3. Todos los colegios parecen iguales ¿realmente lo son? Esto es algo que me pilló completamente desprevenida durante el acercamiento a las jornadas de puertas abiertas del año pasado. Vimos un par de colegios concertados y 3 públicos, y prácticamente no hallamos diferencias reseñables entre ellos. Todos con pedagogías muy modernas (tipo Montessori, Waldorf y demás parientes extranjeros y respetuosos con los tiempos del desarrollo de los niños), sin deberes para casa, sin libros hasta la última etapa de la fase de primaria, con inglés desde los 3 años, instalaciones muy completas, modernas y bien conservadas. Pero en la práctica ¿serán todos iguales? ¿De verdad funcionarán de esta forma o es simplemente una imagen que nos venden para encandilar a los padres y que metamos allí a nuestros hijos? Como tampoco conocemos familias con hijos mayores que mi bichilla que ya acudan a estos centros que nos gustaron, no podemos contrastar otras opiniones, por lo que siempre tengo esa sensación de estar tomando a ciegas una decisión que por otro lado estamos meditando tanto.

4. El baremo de puntos. Contra esto nada podemos hacer. Dicen las estadísticas de la zona que el 96% de los padres consiguen plaza en el colegio que han elegido como primera opción. ¡Esto es mucho! Y debería estar más tranquila pensando que no vamos a ser de los desafortunados que no lograrán esta hazaña. Pero no puedo evitar darle vueltas al asunto, sobre todo porque nuestras 2 primeras opciones preferidas son escuelas con una única línea, por lo que si no obtenemos plaza en la primera, seguramente tampoco lo logremos en la segunda, y hayamos desaprovechado esa posición para colar a la tercera y tener más puntos ahí. Total, que por ahora creemos que pondremos el listado de opciones tal y como deseamos según nuestras preferencias, sin tener en cuenta estos cambalaches del baremo. Luego nos sentaremos a esperar a que haya suerte.

5. Los futuros herederos. Esos ya lo tendrán todo solucionado. Me da pena pensar que mi bichilla va a ser el conejillo de indias de esta familia, a quien utilizaremos a la hora de elegir colegio, y experimentar si es bueno, malo o regular. Cuando tenga hermanos (al menos uno queremos que tenga) estos irán de cabeza al mismo centro. Por un lado, es un alivio saber que este proceso de la elección del centro escolar sólo se va a dar una vez en la vida (suponiendo que todo salga bien a la primera, que no nos mudemos huyendo del Pueblucho Infernal, etc.) pero por otra me agobia pensar que si la cosa no sale bien, tenga que pagarlo ella.

Bueno, pues esto no ha hecho más que empezar, así es que abandonadme si queréis, porque hasta que mi criatura no esté cómodamente instalada en un colegio que la haga feliz ¡este tema aparecerá por aquí de vez en cuando! ¿Ya pasasteis esta fase de tener que elegir colegio para el primer hijo? ¿Salió todo bien a la primera?

Esto te puede interesar

44 Comentarios

  • Responder
    Marta García
    15 febrero, 2016 at 08:15

    Escogeréis bien ya verás! 🙂

  • Responder
    MuxiNeko
    15 febrero, 2016 at 08:43

    El año pasado estas fechas fueron un infierno para mi. Fui a ver 4 colegios, nos decidimos por el que tenemos más cerca, que además es el más respetuoso bajo nuestro punto de vista. Lo peor vino en el sorteo. Meses de incertidumbre porque entrábamos de los últimos y cualquier error en las listas, nos dejaban fuera. Un horror.
    Afortunadamente entramos y estamos contentísimos con la elección.
    Una suerte que los colegios de tu zona sean tan chulos, por aquí la gran mayoría te vendían la moto de progre y luego hacían fichas casi hasta para mear. Jajaja!
    Suerte!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 febrero, 2016 at 15:09

      El año pasado por estas fechas empezamos la primera ronda de tanteo, usando las jornadas de puertas abiertas que no nos correspondían para ver cómo eran algunos centros con nuestros propios ojos. La cercanía me parece fundamental y soy consciente de que entre el periodo de prematrícula y la publicación del listado definitivo nos volveremos locos de los nervios. Partimos sólo con los puntos por residencia y se acabó, no tenemos ningún extra más. Ya veremos si realmente son tan progres como dicen o nos están engañando para captarnos.

  • Responder
    ¡Y yo con estas barbas!
    15 febrero, 2016 at 08:54

    ¡Ay Lucía, que nosotros estamos ya en ello, también! Ya he pasado por el primer cole en puertas abiertas, y me quedan todavía estos dos/tres meses más para darle al maratón… ¡No voy a poder con la vida! Ya te iré contando, hermosa, que esto presiento que va a ser un sinvivir…

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 febrero, 2016 at 15:12

      ¡Ánimo Sem! Si es hasta divertido y ahora tendréis planes casi todas las tardes y fines de semana para ir en familia a ver coles. A mi bichilla le encantan estas excursiones, y pulular por las clases tocándolo todo, jugando con lo que quiere, corriendo en el patio. Y nosotros pues eso, nos toca pasar por una época de nervios a la espera de lograr el centro que queramos. ¡Mucha suerte para tu lechona!

  • Responder
    Marigem
    15 febrero, 2016 at 09:07

    Ayyyyy tema complicado!!!!! Yo soy un poco como tú, me importaba que fuesen felices, el aprendizaje es importante pero relativamente.
    Cada uno busca lo que cree mejor para sus hijos. Yo buscaba cercanía, uniforme a ser posible, que tuvieran ESO porque no quería que fueran al insti con 12 años, y que reuniese unas condiciones, obviamente.
    En mi caso acerté, me sacaron los ojos con las cuotas(creo que ahora es totalmente subvencionado o casi pero antes no) y en mi caso no me arrepiento. Pero si me hubiera equivocado con cambiar está, no pasa nada.
    Yo siempre les he reforzado en casa aunque el nivel del cole era bueno, pero no refuerzo con tareas sino con visitas culturales, leyendo, viendo pelis de cine menos convencionales, que el cine también es cultura y no solo existe Disney, con viajes, los apunté a música, coro, deportes…al final el cole es un lugar donde pasan muchas horas y tienen que ir contentos, eso para mí es lo prioritario, lo demás lo vamos reforzando en casa y poco a poco.
    Y con tres años tienen que jugar y divertirse.
    Y lo de aprender, mira, en la clase de mi hija mayor todos aprendieron a leer la vez, con 5 años, y algunos van muy bien y otros son casos perdidos. Y en la clase de mi hijo algunos aprendieron con 6 y mi hijo aún no tenía 4, suponemos que por oír a la hermana, y es que cada niño es un mundo, pero al final mi hijo va a clase con alguno de los que aprendieron con 6, tampoco es algo tan tan urgente, que las madres son muy dramáticas a veces y compiten en exceso.
    Ya nos irás contando a ver en qué queda todo.

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 febrero, 2016 at 23:39

      La cercanía me parece fundamental y lo del uniforme ¡ni me lo había planteado! Al instituto creo que irá a uno público, porque ahí sí que las cuotas no dan como para escolarizar a más de un hijo, y no podemos pensar en nada que sea absolutamente privado. Todavía los colegios concertados sí están al alcance, pero aún así preferimos que vaya a uno público. El drama no es equivocarse por pensar que hemos errado y que no hemos sabido elegir a la primera,sino porque el cambio a otro centro, sobre todo si se desea una plaza pública, puede ser misión imposible.

      En casa lo va a tener todo, experta en letras y experto en ciencias, ambos con nuestros conocimientos de idiomas ¿que más puede pedir? Hasta que llegue a la universidad, si es que va, podremos orientarla y ayudarla con todas las asignaturas, así es que por eso creo que no vivo tan pendiente de los contenido que vayan a enseñarle en el colegio. Si tiene inquietudes en un área determinada, siempre podrá seguir indagando con nuestra ayuda en casa. Tampoco creo que el hecho de leer antes, ni el de socializar antes, ni aprender los números o los colores antes, vaya a determinar su futuro académico ni profesional. Aunque sobre estos hay todo tipo de opiniones y de competiciones.

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    15 febrero, 2016 at 09:22

    No te angusties, encontraréis un buen colegio para la niña. Yo ya he pasado por eso 4 veces, mi mayor fue primero a una guardería, luego a un parvulario, y ahora a primaria. Y el enano está en una guarde.
    Lo que me flipa es que haya 11 colegios en el pueblucho infernal, no sabía que fuera tan grande! XD

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 febrero, 2016 at 23:40

      Haber hay 17, pero los otros 6 están descartados por diversos motivos. ¿4 veces en tan poco tiempo? Tú tienes ya un máster en elección de colegios. Y en Bulgaria ¿sois más de escuela pública o privada? ¿Existe esto del colegio concertado?

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    15 febrero, 2016 at 09:28

    Ayyyy Lucía la que se os viene encima!!! no sé si te acordarás de mi martirio…qué aun perdura por cierto. No tiene porque ser igual, es más os deseo de verdad que no sea igual, pero tampoco te confíes, UNMF es un niño alegre, abierto…pero cuando está con nosotros, en el cole si su supermamá protectora es otro cantar, ah y que no te coman la oreja con eso de “como no ha ido a la guarde” no tiene nada que ver, hay varios niños en la clase de mi tesoro que estuvieron en la guarde desde los 4 meses y aun pasan el berrinche al entrar.

    También opino como tu el aprendizaje es lo de menos, lo importante es que ellos estén felices, que les guste el cole…desde luego a UNMF le tiene que gustar mucho, porque con lo mal que lo pasa a la hora de ir luego está todo el día pinando escribiendo y la maestra me dice que va genial.

    Espero encontréis el mejor colegio para la bichilla.

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 febrero, 2016 at 23:44

      Oye ¿pero el peque no va contento al cole? Que ya hace muchos meses que empezó. Yo a la mía no es que la vea feliz estando con nosotros, es que la veo desapegada del todo. Verás tú que después de tanta crianza con apego se me va contenta con cualquiera a las primeras de cambio. Lo del tema de la guardería no me hará mella, porque ya he visto casos cercanos de niños que se la han saltado y que desde el primer día iban al colegio tan contentos que no comprendías por qué existían los fines de semana y las vacaciones. Esa situación de que vaya quejándose y luego allí lo pase bien dice que es frecuente, aunque como madres siempre nos quedará la desconfianza de no saber si es verdad que durante el resto del día se olvidan por completo de su pena o es que nos lo maquillan así para que no le demos más importancia.

  • Responder
    Mivi Mama
    15 febrero, 2016 at 10:05

    He trabajado en la secretaría de dos colegios, de dos pueblos diferentes y te diré que la diferencia de lo colegios está en su mayoría en los maestros. He visto como les llevaban las pizarras digitales y portátiles para dar clases a los niños (a quienes les daban un netbook) y unos profesores se pusieron las pilas y las usaban para todo y otros les dieron los portátiles a sus hijos que iban al insiste o a la universidad.
    No te preocupes porque no haya ido a la guardería. Hay críos que van y llevan peor la entrada al cole.
    Seguro que elegirás bien, ya lo verás. Y tu bichilla se lo pasará pipa con los demás nenes ????

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 febrero, 2016 at 23:48

      Claro, es que el profesorado es fundamental y cuando uno va en familia a visitar las jornadas de puertas abiertas, te presentan al de P3 y alguno que otro que ande por allí suelto y poco más. No puedes saber si son personas correctas, entusiastas, comprometidas con su trabajo. Pero eso de llevarse el material nuevo para su casa ¡ver para creer! Yo sólo quiero que vaya contenta y que disfrute jugando con los nenes, que es lo que le hace más ilusión cada vez que se habla del cole. Y eso que de momento no tiene muy claro lo que es (piensa que es una mezcla entre una tienda de artículos de fiesta y una piscina de bolas a onde van los niños).

  • Responder
    La mama fa el que pot
    15 febrero, 2016 at 11:37

    Yo creo que el tema de que haya ido a a la guarde antes tampoco es tan importante para tener una buena adaptación o no. Al final dependerá de la peque, el ambiente de clase o de la profesora que te toque, no te agobies por eso.
    Sobre lo de acertar a la primera nunca lo sabras y yo la verdad es que llegué al punto de pensar que si me había equivocado (nuestro cole es de pedagogia diferente de lo habitual) pues ya la cambiaria.
    Las puertas abiertas van bien para hacerte una idea pero si conoces a gente que lleve a sus hijos a ese cole siempre es interesante ver su visión.

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 febrero, 2016 at 23:52

      A mí lo que me da miedo de equivocarnos a la primera es que lo del cambio entre centros públicos lo plantean como una utopía. a la impresión de que una vez que te asignan plaza sólo podrás salir de ese centro si ocurre un milagro o si pagas una plaza concertada o privada. Lo de hablar con la gente sólo me ha dado disgustos. primero porque en edad escolar conocemos a un niño que va a un centro al que jamás irá mi bichilla. y segundo porque el resto del mundo opina de todo sin saber, de recuerdos o por la fama que tal colegio tenía hace 30 años, y claro, eso ya no nos sirve ahora.

  • Responder
    La Hobbita
    15 febrero, 2016 at 14:16

    Que dilema! Ya me tocará a mi enfrentarme a ello, ya…. De momento, solo puedo mandarte ánimos y estoy segura de que escogeréis bien. Realmente los colegios están llenos de profesionales como la copa de un pino que harán que la estancia de tu bichilla sea buena, sea cual sea al final vuestra elección. ¡Ya lo veréis!

    Un abrazo 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 febrero, 2016 at 23:56

      Yo espero que no vaya a dar con profesores depresivos y asqueados con su trabajo, porque son tan pequeños que solo se merecen alegría por los cuatro costados. Lo cierto es que el profesorado que conocemos de las jornadas de puertas abiertas siempre es súper entusiasta. Digo yo que no será solo una pose para captar alumnos.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    15 febrero, 2016 at 15:13

    jajaja, si el año pasado te dio para varios posts, lo de este año va a ser para un libro!!!! 11 colegios???? ostras, yo no sé si es porque lo tenía muy claro, pero en mi lista había tres, y casi que mejor!!!
    Lo del periodo de adaptación creo que debería ser abierto, hay niños q van encantados el primer dia y otros que tardan mucho!!! aunque coincido contigo en que antes allí nos dejaban y oye, no veo que seamos una generación traumatizada!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 febrero, 2016 at 00:00

      ¡8 escribí el año pasado! Y aún no estaba metida en faena como este año. espero que no se nos vaya el tema de las manos y trataré de resumir lo máximo posible, pero sí, creo que me dará para bastante. Yo no recuerdo ningún trauma por empezar el colegio sin periodo de adaptación, pero ahora que la que se va a escolarizar es mi bichilla, sí me gustaría mirarla por un agujerito los primeros días, para ver qué tal se lo pasa con mis propios ojos.

  • Responder
    Mami esto esta chuli chuli
    15 febrero, 2016 at 15:14

    Que dificil es. Aqui solo hay 5 coles. No teniamos dudas en la primera opción pero si en las siguientes por si no lo cogian. Elegí el cole donde yo estudié porque me gusta y sobretodo por comodidad ya que lancasa de la abuelachula está al ladito y eso es un punto a favor y que tuviera una sola linea era otro.
    Yo tambien soy de las que piensa que el parbulario o infantil como dicen ahora es para aprender jugango y felices.
    Mi pequeño ha ido a guarde y la adaptación fue regu regu, así que ni caso a la voz del pueblo ¿sabio?. Seguro que elegis genial y entra a la primera. Un beso

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 febrero, 2016 at 00:03

      Lo de la cercanía y lo de que sean de una sola línea me gusta, porque da la sensación de que todo queda como en casa, es más pequeño, más personal y humano… Si eligiésemos el cole al que fue el papá de mi bichilla tendríamos algún punto más, pero ese está descartado por infinidad de motivos, así es que hasta que no se nos presenten las listas definitivas nos quedan muchas semanas de incertidumbre con este tema. Y la adaptación ¡ya os contaré cómo va! Pero para eso sí que falta cantidad de tiempo.

  • Responder
    Maria E.
    15 febrero, 2016 at 15:56

    Reconozco que cuando me tocó a mí lo pasé fatal con el tema!! Embarazada, con las hormonas locas, ningún colegio me gustaba lo suficiente para mi peque. Vimos algunos privados que nos gustaban por el tema del bilingüismo pero me cogian algo lejos de casa para ir y venir con otro bebé y todo el día en coche así que al final vimos los públicos que estaban cercanos a casa y aunque no son perfectos eran los que más me gustaban.
    Entre que salían las listas definitivas y no fue un horror porque solamente teníamos los puntos por domicilio pero menos mal que el peque entró en el que más nos gustaba y ahora no puedo estar más contenta. Él está feliz y yo tambien porque es un colegio respetuoso con las evoluciones de los niños, con muchos proyectos que han ganado premios nacionales y un equipo educativo maravilloso.
    Espero que tengáis suerte y que la bichilla entre en el que queréis!!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 febrero, 2016 at 00:06

      Pues excepto por el asuntillo de que yo no espero nueva preñez, tu caso se parece mucho al nuestro. partimos con los puntos justos, queremos un centro público, porque aquí lo del bilingüismo se entiende como catalán y español, y el inglés se nos queda marginado en todos los centros y lo de tener que coger el coche a diario para ir y venir del colegio no me atrae nada (y menos ahora, que hemos vendido el mío). Aún sólo me he estresado por las jornadas de puertas abiertas que vamos a tener que recorrer, pero no me quiero ni parar a pensar en esos días previos a la resolución de las plazas. ¡Van a ser de infarto!

  • Responder
    Miriam (Algo más de 9 meses)
    15 febrero, 2016 at 19:13

    Caray, pues si que es grande el pueblucho! Donde yo vivo (para mi desgracia) solo tenemos un colegio así que en caso de seguir aquí dentro de 3 años (espero que no) El Bichillo solo tiene una opción sea buena o mala. De todas formas si el colegio tuviese algún defecto muy gordo podría intentar llevarlo al que hay en el pueblo de al lado…pero bueno, como te dije antes, espero no seguir aquí en tres años!!
    Mucha suerte con las jornadas de puertas abiertas!! Seguiré pendiente para ver como termina todo!
    Un beso

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 febrero, 2016 at 00:09

      Es grande, grande (ya sé que lo de pueblucho os lleva a error muchas veces). Tiene 17 centros, de los cuales de entrada hemos descartado 6, pero el resto podrían ser buenas opciones a priori. No te creas que es mala idea eso de mudarse al lugar en el que esté el colegio de vuestros sueños, porque luego se van a pasar muchos años escolarizados y tenerlo lejos es un trastorno.

  • Responder
    Una mama mas
    15 febrero, 2016 at 19:53

    Pues

  • Responder
    Una mama mas
    15 febrero, 2016 at 20:00

    Pues yo lo tengo fácil, hay dos por el pueblo. Y cohete el que me pilla más cerca del trabajo (es un pueblo, las distancias son cortas!), ni método ni nada… Yo lo elegí por comodidad. Y pienso que lo curricular si vemos que falla pues le pondremos clases particulares y los idiomas ira por separado. Todavía no conozco a nadie en España que haya aprendido idiomas de ir a un colegio normal… Sin animo de ofender, pero los que saben bien han ido a colegios de pago y bilingües o trilingües, que nosotros ahora no nos podemos permitir y además nos quedan lejos para mandarlo, así que la elección hay sido por comodidad.
    Lo de que no vaya a la guarde me parece una tontería, mi hijo va y estoy segura que los primeros días lo pasara mal, pero la gente se empeña en decir tonterías y que todos sea iguales. Sin darse cuenta que cada uno asume los cambios de forma distinta, niños y adultos! Y si te dice algo el maestro tú dile cómo reaccionaría si de un día a otro la manda a trabajar a Laponia! Que ahí la quiero ver si su guardería la ayudaría! Así que ni caso a lo que digan!

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 febrero, 2016 at 00:13

      ¡Jajaja! Lo de amenazar a la maestra con un cambio laboral a Laponia me ha encantado. La cercanía es de lo que más valoro, y la verdad es que hay varios muy asequibles en cuanto a distancia, con la mala suerte de que dos de ellos son concertados, y la verdad, preferiríamos llevarla a un centro público. El bilingüismo en estos colegios no existe (además de que aquí tenemos el gran invento del catalán como lengua principal de la escuela, por lo que si me descuido en casa no me aprende ni el español, como para ponerme a pensar en el inglés). A veces, preferiría haber tenido menos opciones, o que el baremos de puntos fuera diferente. No es que quiera que me obliguen a elegir un centro determinado, pero al tener tantas posibilidades, si nos asignan alguno de los que pongamos en la lista toda la responsabilidad de la elección habrá sido completamente nuestra.

  • Responder
    Madre y Blogger
    15 febrero, 2016 at 23:05

    Nosotros ya teníamos elegido colegio desde antes de que mis niños fueran una posibilidad porque es al que fuimos sus dos padres y en el que actualmente trabajo. Pero lo que sí puedo decirte es que mi pollito grande no ha pisado una guardería ni una sola hora hasta que empezó el colegio y se ha adaptado igual o mejor que sus compañeros. A pesar de escuchar de personas agoreras eso de que mi niño sería asocial, no ha sido así, de hecho, como tu mochuela, es más sociable que el resto de niños de su edad que sí que han ido a guardería, sabe compartir, es bueno, no pega… Me imagino que eso va en su personalidad, pero creo yo que lo de estar en casa y en contacto con mucha más gente también ha ayudado… Sobre todo porque leo que en tu caso ha sido igual 🙂

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 febrero, 2016 at 00:22

      Claro, es que el hecho de que no haya ido a la guardería no significa que tenga a mi bichilla en una burbuja aislada del resto del mundo (como me han comentado alguna vez). ella tiene total libertas en la calle, en los parques, en la biblioteca, cuando vamos a espectáculos o a eventos variados, a casa de familiares… Socializa con gente de todas las edades, no sólo con niños y bebés, y no parece echarnos en falta cuando lo hace. Lo que hacemos ahora es hablarle mucho del cole y de lo bien que se lo pasan los nenes allí, para que lo vea con buenos ojos y como un lugar de diversión. De momento parece que la idea va cuajando, porque cuando pasamos por delante de alguno se vuelve loca de con tanta y cuando vamos a las jornadas de puertas abiertas lo investiga todo como el el espacio fuera solo suyo.

  • Responder
    Un Papá en Prácticas
    16 febrero, 2016 at 17:05

    Qué dolor de cabeza esto de los colegios, compañera! Nosotros estamos en las mismas! Esto es un sinvivir!

  • Responder
    Educación-Emocional.es
    17 febrero, 2016 at 01:47

    Yo con mi hija mayor, hice una buena “ruta”, como tu o un poco más. Todo me parecía poco para quedarme tranquila con la elección. Mi hija pequeña es un poco menor que la tuya así que andl temblando por el momento en que empiece el cole. Un abrazo!!

    • Responder
      Planeando ser padres
      17 febrero, 2016 at 23:28

      Pero ¿la llevarás al mismo centro de su hermana, no? Entonces ya tienes esto superado, porque te darán puntos y lo tendrás muy fácil. Espero tener que pasar por esta decisión sólo una vez en la vida.

      • Responder
        Educación-Emocional.es
        17 febrero, 2016 at 23:47

        Si, supongo que se da por hecho. Pero en unos años ha habido c

      • Responder
        Educación-Emocional.es
        17 febrero, 2016 at 23:48

        Si, supongo que se da por hecho, por cuestión de comodidad. Lo que pasa que en unos años ha habido cambios por la zona. En fin, lo valoraré según se acerque la fecha… Un abrazo!!

  • Responder
    srajumbo
    18 febrero, 2016 at 21:12

    Que no te toquen las narices con lo de que por no ir a la guardería lo va a pasar mal, porque eso no tiene porque ser así. Mira el mío que zas les hizo a todos. La verdad es que yo al pertenecer a un cole rural, me he saltado todo eso de las elecciones, decisiones, puntos etc..no había mas jaja. Pero a día de hoy he de decir que el que tenemos me encanta, cada día más. Así que sabiendo lo que se ahora, si tuviera que elegir, creo que buscaria uno parecido, pequeño, con pocos niños y respetuoso. Lo de las instalaciones o distancia creo que me daría igual si cumpliera esos otros requisitos.

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 febrero, 2016 at 14:08

      Sí, con mi sobrinita igual. Le encanta el cole sobre todas las cosas. No te creas, que tener sólo una opción desde luego te quita una decisión importante de encima. No es que no quiera tener responsabilidad en este tema pero es que hay muchas opciones, y muchas de pago, por lo que se me está haciendo más complicado de lo que creía en un primer momento. Las instalaciones es casi lo que menos valoro dentro de unos mínimos que sean adecuados, pero la distancia sí me importa, porque no querría tener que echar el día entero en ir y volver. Pequeños, de una línea, nos gustan dos, pero nos da miedo elegirlos y que no haya plazas suficientes. A ver cómo acaba todo.

      • Responder
        srajumbo
        22 febrero, 2016 at 19:58

        Uf es que yo de esos berenjenales la verdad es que no tengo mucha idea jeje..aquí más que ir tu, te vienen a buscar a casa!

        • Responder
          Planeando ser padres
          24 febrero, 2016 at 22:30

          ¡Jajajaja! Bueno, el alcalde nos ha mandado una carta para que sepamos que deberíamos ir llevándola al colegio, pero no creo que nos reclamen de ninguna escuela.

          • srajumbo
            25 febrero, 2016 at 01:49

            Jaja es que aquí escasean los niños. Con 12, tenemos dos maestras pero si hubiera 11,nos quitarían una. Por eso es que más que faltar plazas…. Aquí casi van a casa a rogarte que lleves a los niños. Este año son 15.

  • Responder
    mamapuede
    21 febrero, 2016 at 19:00

    11 opciones tenéis Lucía?? Madre mía! Cómo me alegro de que en mi caso sólo mirasemos una opción, me hubiese vuelto loca!

    De todos modos una cosa tienes que tener clara, el cole perfecto no existe, a todos les va a faltar algo.

    Y la inseguridad de saber si es la opción más adecuada también estará ahí siempre, o al menos hasta que veas a la niña feliz yendo al cole. Que por cierto, te diré que a mi es lo que más me importa, que sea un lugar dónde los niños quieran ir y se lo pasen bien. Lo de estudiar, nivel y todo eso le daba más importancia antes hasta que llegó el momento de que entrase Leo al cole y dónde yo sólo quería que fuese feliz.

    Lo demás ya vendrá rodado, si el niño es feliz aprenderá y hombre salvo que sea un desastre de centro el nivel no tiene porque ser malo.

    Sobre la adaptación, en mi cole no me gusta nada el periodo de adaptación pero no nos dejaron opción, y dentro de lo malo la pasamos bien.
    Lo de los niños que van a la guarde… eso es una tontería, eso depende de cada niño punto y por lo que comentas la tuya no debería tener ningún problema en ese sentido.

    ¿Que más? Ah si! que seguro que acertais con la decisión, aunque si me lo permites te voy a dar un consejo y es que procureis que el colegio este cerca de casa o de los parques a los que vayais habitualmente, de verdad que eso ayuda mucho. Si los amigos están cerca será todo más fácil.

    • Responder
      Planeando ser padres
      22 febrero, 2016 at 14:57

      Calla, que ahora estamos pensando en cambiar de piso y ¡hemos sumado otra opción! Y eso descartando otras 6 del pueblo que no nos convence. Yo sé que no será perfecto, y que incluso si me convencen mucho a primera vista, algún fallito le sacaré. Pero con que la niña vaya feliz y vuelva a casa deseando regresar al día siguiente ¡ya tendremos bastante! Una pena que eso no podamos saberlo antes de rellenar el impreso de pre inscripción. En casa se pueden enseñar tantas cosas si vemos que el centro tiene carencias… Esta semana me comentaba una chica que el cole de su hijo es genial porque ya se sabe el abecedario y escribir su nombre y muchos números. Vale, mi bichilla tiene casi la mitad de edad que el suyo y el abecedario también se lo sabe, y otros niños no se lo sabrán hasta los 6 años ¿es esto tan importante? ¿Debería pensar yo que su colegio no está al nivel de mi churumbelita sólo porque esta se me ha aficionado a las letras y los números algo pronto?
      Sí queremos que el colegio esté cerca, por comodidad y porque pueda relacionarse con los niños más allá de las clases. Pero ya veremos al final si decidimos de una forma tan coherente o nos volvemos locos y nos convencen de la importancia de otros aspectos.

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!