Inventos útiles

3 consejos para portear a niños mayores (II)

kangarunga porteo de niños mayores

Hoy seguimos justo donde lo dejamos la semana pasada, descubriendo los secretos para portear a niños mayores gracias a Eva Gracia, co-fundadora junto a su marido de Kangarunga, la primera tienda en España especializada en mochilas portabebés ergonómicas. En este post, Eva os va a detallar una serie de mochilas apta ara niños de mayor talla y peso, y seguro que alguna se adapta genial a vuestras necesidades.

1. Mejor con una mochila portabebés de talla toddler. Ahora mismo en el mercado existen cada vez más opciones de mochilas ergonómicas toddler, que os van a proporcionar una comodidad superior a una mochila de tamaño estándar. ¿Por qué? Porque son mochilas mucho más grandes, tanto en ancho como en alto, y con mejor acolchado y refuerzos. Esto garantiza, por un lado, que el bebé va a tener un buen soporte, de manera que viajará mucho más cómodo. Por otro lado, al ir mejor sujeto, más pegado a nosotros, su peso no alterará nuestro centro de gravedad e incluso si se mueve, lo notaremos menos que si va suelto en una mochila con panel más pequeño.

Lucía utiliza una Tula Toddler, una mochila realmente excelente: un ajuste fantástico, un acolchado comodísimo, un panel fino y flexible, un acabado artesanal, bonitos diseños y una sorprendente ligereza y facilidad de plegado a pesar de sus grandes dimensiones.

Tula Toddler

Pero además de la Tula Toddler, hay otras opciones en el mercado que son igualmente recomendables. La Emeibaby Toddler, la versión para niños mayorcitos de la fantástica Emeibaby que seguro que muchos conocéis. Con un panel 6 centímetros más alto que en la talla estándar, nos ofrece la misma adaptabilidad pero con un plus de comodidad para niños mayores. De hecho, gracias a la posibilidad de hacer crecer su panel en ancho casi ilimitadamente, podremos dar soporte de corva a corva a niños muy altos, más allá de 1.15 m, donde otras mochilas toddler no llegan.

emeibaby kangarunga

La Beco Toddler, que al igual que las anteriores mochilas también es hermana mayor, en este caso de la Beco Soleil. Con el mismo excelente acolchado nos ofrece una mochila con un panel realmente grande, sobre todo de alto. Pero ¿y si mi mochila es una mochila de talla estándar? ¿Ya no podría portear a mi hijo mayor? Mientras estéis dentro del peso máximo homologado, la podéis seguir usando. Mochilas como la Boba 4G o la Manduca tienen un soporte de hasta 20 kilos. Pero aunque por peso el margen sea amplio, tenéis que tener en cuenta que conforme vuestro bebé vaya creciendo, la proporción de muslo y espalda que llevará fuera de la mochila será cada vez más importante, lo que afectará a la comodidad de ambos.  Si el porteo va a ser esporádico, podéis seguir con vuestra mochila. Pero si vais a portear a menudo, si vais a hacer un viaje o si necesitas que la máxima comodidad, entonces habrá llegado el momento de pasar a una mochila toddler.

2. Mejor a la espalda. Llega un momento en que se hace necesario que lleves a tu hijo a la espalda. No sólo por una cuestión de comodidad, sino porque por altura te terminará tapando la visión si le llevas delante. Para los niños suele ser un cambio muy divertido. Es una posición que les permite ir viendo el mundo desde otra perspectiva, más altos, pudiendo abrazarte por detrás, hablarte al oído, ir saludando a la gente… En cierto modo para muchos es como re-descubrir el porteo. Además, un niño que tiene ya un añito o dos sabe cuándo le vas a portear, ¡incluso te lo pedirá! Así que es una fase genial para portearles a la espalda porque ya saben lo que tienen que hacer y te van a facilitar muchísimo subirse a tu espalda, incluso agarrarse mientras terminas de colocarte la mochila. No obstante, algunos niños no se muestran muy entusiasmados con la idea de pasar a la espalda. Ocurre con cierta frecuencia en niños que toman pecho ¡y es normal!. Aquí, como siempre, utilizaremos mucha psicología ya que son bebés que poquito a poco pueden ir entendiendo. Podemos darles tetita delante y explicarles que a continuación les pasamos a la espalda para ir todos más cómodos. Podemos hacérselo más divertido jugando a algún juego por la calle, por ejemplo, pidiéndole que contemos cuántos perritos nos cruzamos por el camino.

Si vas a portear a un niño grande delante, te puede venir muy bien tener la posibilidad de cruzar los tirantes a tu espalda. Tardarás un poquitín más en ponerte la mochila, pero el peso se repartirá aún mejor. Cuando tu bebé ya está convencido de pasar a la espalda, simplemente abrochas los tirantes “como siempre” y listo. Si la va a llevar también el papá, es posible que esta posibilidad de cruzar los tirantes le interese incluso para llevar al niño a la espalda, cruzándoselos delante. En principio, para los mujeres no es cómodo cruzar los tirantes delante ya que molesta con el pecho y más si estamos en periodo de lactancia. Pero la posibilidad también existe. Este tipo de tirantes con broche, que nos permiten colocarlos a nuestro gusto, los tenéis en la Beco Toddler.

beco toddler kangarunga

3. Mejor como un juego. Cada niño es totalmente diferente. Y ocurre que algunos experimentan una etapa en la que no quieren ser porteados. Bueno, en realidad sí quieren, pero al mismo tiempo quieren correr libres, bajar una y mil veces… Y eso es terrible para nuestra espalda, ¿verdad? Como decíamos antes, de nuevo echaremos mano de la psicología. Portear debe ser siempre algo tierno, divertido, como un juego. Nunca vamos a forzar al niño. Si el niño llora, si se resiste, hay que dejarlo para otro momento. Cuando esté calmado podemos explicarle que nos encanta llevarle, pero que en brazos no podemos porque nos hace daño en la espalda. Que si se sube a la mochila podremos disfrutar de un rato juntos descubriendo el mundo a la misma altura. En la mayoría de los casos, estas pequeñas huelgas de porteo se terminan resolviendo en pocos días o semanas simplemente dando espacio a los niños a expresar sus nuevas necesidades de niño mayor.

4. ¿Hasta cuándo portear a un niño mayor? Enlazando con lo que comentábamos sobre las huelgas de porteo, algunas veces cuando el niño dice que no, es definitivo. En cierto modo es un destete natural, igual que la lactancia. Es normal que experimentemos pena y tristeza, incluso que nos dé un poco de rabia haber perdido ese momento de intimidad y también, por qué no decirlo, de gran comodidad ¡y es que el porteo facilita tantas cosas! En cualquier caso, hasta que llegue ese día, podemos portear a nuestros hijos hasta que ambos queramos, siempre atendiendo al peso máximo homologado de cada mochila y por supuesto considerando nuestra forma física. Estaríamos hablando de unos 18 kilos en la Emeibaby Toddler, unos 22 kg en la Tula Toddler o unos 27 kg en la Beco Toddler. Es decir, que perfectamente podríamos portearles hasta los 6 o 7 años o, lo que es lo mismo, hasta el final de lo que se suele denominar primera infancia.

Esto te puede interesar

11 Comentarios

  • Responder
    Cristina Madre Autónoma
    25 febrero, 2016 at 09:00

    Nosotros hemos pasado por una huelga de porteo que se solucionó con la lluvia: le encanta llevar el paraguas XD.
    Nuestro problema con el porteo a la espalda es que con el abrigo en invierno es bastante incómodo de poner, así que seguimos porteando hacia delante. ¿Alguna solución para esto?

    • Responder
      Eva | Kangarunga
      25 febrero, 2016 at 10:40

      Hola Cristina, ¿te resulta incómodo porque se le sube el abrigo a tu bebé? ¿O es por otro motivo? Te doy un pequeño truco para el tema del abrigo que se sube: una vez que le tengas a la espalda, estíraselo tu y luego ya subes el panel. Si te da miedo que se caiga, ponle como siempre pero con la mochila floja. Entonces te agachas lo suficiente como para poder tirar de su abrigo para abajo, te resultará más fácil estando floja la mochila. Cuando ya lo tengas bien colocadito, ajustas la mochila como siempre. Cualquier duda, aquí nos tienes!

      • Responder
        Cristina Madre Autónoma
        3 marzo, 2016 at 08:21

        El problema no es el abrigo del niño sino el nuestro. Si porteamos hacia delante, llevamos el abrigo abierto y ya está pero hacia atrás tendríamos que poner la mochila por encima de nuestro abrigo y eso es el problema, que además de incómodo, me parece que no agarra bien y se escurre, o igual es una impresión mía y se sujeta igual que si va agarrado al pantalón

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    25 febrero, 2016 at 09:08

    Según eso aún podré usar mi Tula Toddler con el pequeño unos años más, porque ronda los 16kg.

  • Responder
    diasde48horas
    25 febrero, 2016 at 13:25

    Pues yo estoy pensando en comprarme una toddler para el mayor porque aunque hace tiempo que no va en la mochila, se nos ha vuelto algo vaguete y ahora pide brazos con bastante frecuencia… estudiaré el tema en profundidad…

  • Responder
    nosoyunadramamama
    25 febrero, 2016 at 15:33

    la tuya es chulísima Lucia!!! Yo creo que tendría serios problemas para colocarlos en mi espalda, es difícil, no???

  • Responder
    Educación-Emocional.es
    28 febrero, 2016 at 11:21

    Pues yo aún porteo ocasionalmente pero creo que tengo que pensar en comprar una, que sea ligera a poder ser porque mi niña acaba de hacer dos años, y aunque es menuda, aún tiene pinta de que voy a usarla un tiempo. Gracias por esta entrada que me ha hecho tenerlo presente!!

  • Responder
    correolacajitademusicam
    28 febrero, 2016 at 21:46

    Muy interesante, gracias por la info!!!

    Feliz día!

  • Responder
    Ana
    16 agosto, 2016 at 23:36

    Yo, que no pude dar el pecho, siento que portear a mi niño es lo más bonito que he hecho en mi vida 🙂

  • Responder
    VERONICA
    14 noviembre, 2016 at 17:11

    Buenas tardes!
    He comprado recientemente una mochila TULA TODDLER y en la etiqueta de seguridad indica que es hasta los 27 kg!
    Puede ser por el modelo de mochila que tiene un tejido diferente… o no..
    Gracias»!

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.