Libros

Libros para niños. En casa ¡hay reglas!

en casa hay reglas

Esta semana me he arriesgado eligiendo un libro de la editorial SM para niños bastante mayores que mi bichilla. En casa ¡hay reglas! no es un cuento al uso, sino un listado de pautas para organizar la convivencia en familia. Y es un tema peliagudo, porque en él se plasman prohibiciones y se dan consejos que no van a ser válidos para todas las familias. No es un libro que podamos regalar a lo loco sin antes haberlo ojeado, porque trata temas muy personales, que se gestionan de formas muy diversas en cada casa. Por ejemplo, puedo estar de acuerdo en insistir a los niños en que siempre hay que mirar al cruzar la calle, en que nunca se tiran los papeles al suelo y que si no encuentran una papelera cerca es mejor que se lo guarden en el bolsillo o nos los den a nosotros. Pero en esta casa se colecha y no puedo decirle a mi bichilla que no debe querer dormir con mamá porque sólo papá duerme conmigo. Igual que tampoco puedo pretender que coma sin mancharse insinuando que no somos cerditos. Primero, porque es muy pequeña y aún anda manejándose por sí misma con los cubiertos, y después ¡porque Peppa Pig está implantando unas costumbres en los niños de todo el mundo contra las que va a ser casi imposible luchar! Os dejo la ficha de En casa ¡hay reglas! No lo destriparé entero, pero sí os comentaré algunas de las recomendaciones que pueden ser polémicas y no aceptadas en todas las familias.

Título. En casa ¡hay reglas!

Autor. Laurence Salaün.

Ilustraciones. Gilles Rapaport.

Año. 2015.

Editorial. Ediciones SM.

Edad recomendada. De 3 a 7 años.

Idioma. Español (original francés).

Número de páginas. 72.

Precio. 12,95 euros.

Material y diseño. Tapa rígida y páginas de papel normal. Es un libro estrecho y muy largo, con un formato de paginas poco convencional.

Sinopsis. En casa ¡hay reglas! Empieza ya gritando un poco desde que leemos el título. Al elegirlo, supuse que algunos de estos mandatos chocarían con mi forma de crianza, y efectivamente así ha sido. Hay temas más o menos universales, relacionados con la seguridad de los niños en casa y en la calle, los buenos modales para saludar y dialogar con un cierto orden, tener unas pautas de higiene básica, fomentar la independencia y la capacidad de hacer cosas por uno mismo, obedecer cuando los padres demandan algo con cierta urgencia, ser responsables de las tareas que se les tengan asignadas, Pero también hay pautas que limitan bastante las inquietudes de los niños, como que no se puede salpicar agua a la hora del baño, ni preguntar constantemente por qué, no tocar la comida del plato de los demás, o insistir a mamá para que juegue cuando está cansada, o no correr nunca dentro de casa, ni jugar con ciertos juguetes en el hogar. Me parece que para un niño de 3 años, quizás no para los de 7, hay comportamientos que no van a comprender y que son inherentes a la infancia, como el hecho de sacar punta a todos los fallos de los adultos, ser una mijita impertinentes con lo que no les gusta o sacarnos de quicio y agotarnos con ciertos comentarios más propios de una persona mayor. Por eso digo, que los padres deberían revisar el libro antes de adquirirlo. Algunos puntos se pueden pasar por alto, pero otros pueden chocar frontalmente con nuestras ideas de crianza.

Curiosidades. Los papás de los niños están enfadados en muchas de las páginas del libro. Cuando los niños prefieren a su padre sobre su madre, o al revés, las ilustraciones muestran unos padres fuera de sí, con muchos dientes, en pose agresiva y cara de pocos amigos. Me transmite la sensación de que las reglas en esa casa son todas impuestas sin razonar y que los niños deben limitarse a acatarlas sin rechistar. En una de las ilustraciones, el niño ha debido esperar sus turno mientras su padre hablaba con otro adulto, hasta el punto de que se ha orinado encima durante el tiempo en que lo han tenido esperando. Esto me parece una exageración para explicar que deben respetar la charla ajena.

Puntuación (1 a 10). Le doy un 6. Porque me parece que la idea de mostrar a los niños las primeras reglas de convivencia en casa es un buen plan, pero las han plasmado de una forma que no agradará a todas las familias. Los dibujos de los adultos están casi siempre de mal humor y la edad recomendada es demasiado amplia. No tiene la misma capacidad de abstracción un niño de 3 años y uno de 7. Para los mayores quizás no resulte un libro con normas tan restrictivas, pero para los pequeños creo que seguirlo al pie de la letra limitaría la libertad propia de la infancia. Me ha dejado dividida, la verdad. Pero entiendo que para otras familias más estrictas pueda ser un manual básico para hacerle entender estas actitudes a sus churumbeles.

En cualquier caso, revisarlo a fondo según los valores de cada uno antes de comprarlo.

Esto te puede interesar

13 Comentarios

  • Responder
    Marigem
    11 marzo, 2016 at 08:19

    Hola!!!!! No lo he visto pero no convence mucho por lo que dices. En casa hemos tenido cuentos que enseñaban las normas básicas de modo simpático. Teníamos uno que por una parte enseñaba las horas con un reloj cuas agujas podías mover y por otra te enseñaba que se lava uno las manos antes de comer o tras ir al baño, que se recogen los juguetes al terminar de jugar, que uno se baña de noche(ah´yo alternaba porque tuve una temporada de bañarlos de día) pero era gracioso, con una familia de osos, no imponiendo ni con papis llenos de dientes.

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 marzo, 2016 at 15:35

      Creo que puede que influya el hecho de que sea francés, y quizás así este sea un estilo común para enseñar las normas de casa. pero hay apartados que me parecen demasiado rígidos para los niños de 3 años. Lo de los dientes es que se ve muy amenazante.

  • Responder
    Mami esto esta chuli chuli
    11 marzo, 2016 at 09:25

    Habia leido alguna vez sobre este libro y coincide contigo. No me llama nada la atención con la edad de mis peques y menos eso de “reglas” que en mi casa no cumplimos. Lo de los mayores enfadados… Con lo sensibles que son mis hijos ante eso, siempre fijandose en las facciones de enfados o tristeza, y yo intentado estar siempre feliz jejejeje

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 marzo, 2016 at 15:36

      ¡Jajaja! Es verdad que mi bichilla me pregunta mucho ¿mami qué te pasa? ¿Estás enfadada, mami? Y efectivamente, cuando ve a los papás de este libro cree que están enfadados todo el rato ¡y mucho! Será que les ve parecido conmigo.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    11 marzo, 2016 at 10:42

    No lo conozco pero si es como dices no creo que sea de nuestro gusto. En casa queremos libros que transmitan buen rollo, no importa la edad, el que comento yo hoy es también para más mayores pero no sabes el partido que le estamos sacando.

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 marzo, 2016 at 15:38

      ¡Tengo que leerte! Voy con una mijita de atraso con los posts ajenos. No, sinceramente no creo que a ti te cuadrase este libro. Demasiado restrictivo y poco comprensivo.

  • Responder
    Cuestión de madres
    11 marzo, 2016 at 16:38

    No había oído hablar de él pero con lo que cuentas fijo que no lo tendré nunca en mi poder. Primero, porque no creo que la lectura de un libro deba de ser para aleccionar a los niños y otras porque iba a chocar mucho con mi forma de educar a los niños. Soy seria pero me gusta que los niños sean niños

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 marzo, 2016 at 15:44

      Es que da la sensación de estar escrito para adultos y para contentar a adultos de estos que quieren tener niños prácticamente perfectos en todo. Por eso me ha resultado tan chocante. Habrá niños más impacientes, otros que quieran dormir con sus padres, o los que revoloteen por toda la casa para jugar. Y tanta limitación ¿cómo vas a tenerlos todo el día sin moverse, si protestar, ni interrumpir?

  • Responder
    srajumbo
    12 marzo, 2016 at 17:27

    Yo iba a coger el mismo que tu, pero decidí ver primero como era por si no era de mi agrado.Ahora después de leerte confirmo que a mi este libro no me hubiera gustado. Claro que tengo reglas en casa, y el niño debe aprenderlas, pero no es una academia militar, hay cosas que son obvias, como lo que cuentas de el dibujo del niño que se hizo pis encima por no interrumpir a los padres. Es que esto de acertar con un libro de educar niños..es complicado jeje.

    • Responder
      Planeando ser padres
      15 marzo, 2016 at 15:53

      ¡Tú eres muy espabilada! Pues sí, creo que habrá familia a las que les parezca genial porque quieran dar una educación más severa, pero si lo que buscas es que entiendan las normas de una forma más pedagógica y dialogante, este libro no te vale.

      • Responder
        srajumbo
        15 marzo, 2016 at 16:27

        Jajaj a mi querida gloan seguro que si le gusta!

  • Responder
    Vanesa Blb
    27 marzo, 2016 at 10:10

    Me lo han enviado también para reseñar y coincido totalmente contigo…¡El post me ha costado horrores escribirlo!
    Un abrazo

    • Responder
      Planeando ser padres
      30 marzo, 2016 at 13:54

      Sí, vi tu título y tengo que pasar a leerte. Es complicado de encajar porque puede no ser mal libro para otras familias.

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!