Inventos útiles

Babypod. Estimulación musical desde antes de nacer

babypod

Hace unas semanas publiqué en mi perfil de Facebook este sorprendente descubrimiento acerca de Babypod. Según leí en un portal de chismes mega revolucionarios, se trataba de un tampón musical para llevar durante el embarazo, a fin de que el bebé pudiera estar estimulado desde el principio de sus días. No daba crédito y empecé a pensar en la cantidad de apasionados y detractores que tendría el artilugio. Sinceramente, no sabía donde posicionarme, porque desde luego la humanidad cuenta actualmente con más de 7.000 millones de humanos que han nacido perfectamente antes de que se inventara el Babypod, o sea, que imprescindible para llevar adelante tu embarazo y tener a un hijo sano y feliz no es. Pero por otro lado, he indagado en el funcionamiento del tampón musical hasta límites insospechados. Vamos, que lo tengo en casa. Que lo he usado en mis carnes y mis interiores, aunque no con un bebé, porque hasta que mi bichilla no ponga un pie en su colegio no quiero más churumbeles en camino. Debo reconocer que Babypod me parece útil en diversos sentidos, y que tras intimar a fondo con él se me ha bajado el nivel de escándalo que me produjo en un primer momento.

babypod estimulación musical

1. Los estímulos musicales de Babypod. ¿Qué embarazada no le ha puesto música a su bebé? Siempre nos han dicho que la que les llega por el sonido ambiente, es más que suficiente para que aprendan a discernir notas familiares, las voces de sus padres y demás allegados (yo le ponía ami bichilla un repertorio muy selecto con Serrat, Paco de Lucía y David Guetta entre otros). Pero ahora confesad ¿cuántas os habéis obsesionado con el tema de la estimulación musical durante el embarazo hasta el punto de ponerle a las criaturas música clásica a todo trapo colocándoos unos auriculares sobre la barriga? Son locuras habituales (seguramente relacionadas con los desvaríos hormonales) porque todas queremos tener el bebé más listo, y más guapo, y el que antes camine y hable. Y la música siempre ha estado relacionada íntimamente con el desarrollo de estas habilidades. Según parece, con el uso de Babypod, además de quedarnos tranquilas porque el sonido sí va a llegar hasta el bebé, los niños aprenderían a vocalizar desde la semana 16 del embarazo, ayudados por el incentivo musical.

altavoz babypod

2. ¿Cómo funciona Babypod? Pues es una especie de altavoz hecho de silicona que puedes conectar mediante un cable a tu teléfono móvil o reproductor de música, e introducirlo como si fuera un tampón en la vagina, para deleitar a tu churumbel con la sesión de concierto que elijas. ¿Alucinas? La primera vez, yo también lo hice. El dispositivo es fácil de introducir y dispone de auriculares para la madre, una bolsita especial para su transporte y una caja para guardarlo cuando no lo uses. No requiere largas sesiones de uso que era algo que me inquietaba a mí, porque no sería nada práctico ir por ahí con el cableado colgando por la entrepierna. Con 10-20 minutos al día dicen que es suficiente estímulo para el bebé, así es que seguro que se puede encontrar un momento íntimo y relajado para usarlo.

kit completo babypod

3. Lo que realmente me gusta de Babypod. Más allá de si tu criatura puede o no desarrollar facilidades oratorias gracias a la estimulación musical temprana (tempranísima, vamos, porque se iniciaría desde el vientre materno), creo que en mi caso, Babypod me podría haber sido útil en dos momentos clave de mi embarazo. El primero, y que se repitió varias veces, fueron las diferentes ecografías que me hicieron, porque mi bichilla, movida de por sí, solía aprovechar para echarse la siesta justo cuando tocaba el turno de la revisión médica. A veces, el señor del ecógrafo necesitaba que la niña cambiase de postura para tomar medidas, o para saber el sexo, y hacían diferentes presiones sobre la panza, o me daban de beber un zumo para lograr que se moviese. Con la música de Babypod, lo habríamos conseguido de una forma más rápida y certera. Y el segundo momentazo llegó al final del embarazo, cuando la matrona decía que una vez que los fetos crecen y están encajados, hay días en los que podemos notar muy poco movimiento, pero que si eran menos de 6 cada 24 horas deberíamos pasar por la consulta. Reconozco que algunos de estos mommetos me inquietaron, porque al ser un bebé muy dinámico, eso de que pasara la jornada, llegara la noche y no se hubiera inmutado (o al menos no cuando yo estaba pendiente de que lo hiciera) me daba un miedito… Con una sesión musical rápida podría haberla espabilado un poco, quedarme en la gloria y luego dejarla dormir de nuevo.

El precio de Babypod son 150 euros. Como detalle para esas embarazadas que decimos que lo tienen todo, es un puntazo (aunque mejor consultar antes de comprar, no vaya a creer que nos estamos metiendo donde no debemos, y nunca mejor dicho). ¿Conocíais Babypod? ¿Lo utilizaríais en vuestros futuros embarazos?

Esto te puede interesar

11 Comentarios

  • Responder
    Marigem
    4 Abril, 2016 at 09:43

    Hola!!!! Yo fui una loca de la música en los embarazos pero no sé yo si el invento me iba a convencer, lo veo…incómodo?
    Eso sí, como regalo tú lo has dicho, un puntazo si creemos que puede gustar.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 Abril, 2016 at 15:56

      Pues no, incómodo no me ha parecido. Lo he probado sin embarazo pero en lo que se refiere a la forma de colocarlo y usarlo no molesta para nada. Eso sí, mejor estando sentada durante la sesión musical.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    4 Abril, 2016 at 09:57

    Pues qué quieres que te diga…no me podía hacer el masaje sabiendo que de ello dependía que un cabezón saliera por ahí…como para meterme un eso!! yo le puse mucha música a UNMF, pero de forma convencional y mientras la oíamos todos y no solo mis entrañas y él.

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 Abril, 2016 at 16:00

      ¡Uy! A mí el masaje perineal también me daba cosita, pero para esto no hay que andar remeneando nada ahí adentro. Se coloca muy fácil y tú también puedes escuchar lo mismo a través de los auriculares. ¿Demasiado moderno te parece, no?

      • Responder
        Una mamá muy feliz
        5 Abril, 2016 at 16:10

        Jajajaja me parto!!! hija cualquiera que te lea va a pensar que soy una madre de la prehistoria…ni que tuviera 40 años!? ;P

  • Responder
    mamarun
    4 Abril, 2016 at 17:37

    Lo veo más como una curiosidad para esas que ya tienen de todo. Yo me alegro de no haberlo usado, porque en el embarazo me dio por el reaggeton (y eso que no me gusta nada, pero el cuerpo me pedía bailar, jajaja) mejor que mi nene no se acuerde de eso…

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 Abril, 2016 at 16:05

      ¡Jajaja!Hay par todos los gustos. Yo también hacía mezclas raras, pero mira, por el reaggeton creo que no me dio.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    4 Abril, 2016 at 23:45

    Yo tuve bastante con ir al concierto de Bon Jovi en el primer embarazo y con ir a zumba en el tercero!!! Oye, casualidad o no pero a Alfonso le gusta Bon Jovi, y al pequeñajo, lo del baile le pirra desde antes de saber sentarse solo, jajaja… Ya sabes que soy poco de meter cosas en la vagina, las puramente necesarias…

    • Responder
      Planeando ser padres
      5 Abril, 2016 at 16:07

      Ya digo que necesario, necesario no es, pero a mí me hubiera aliviado algún disgusto en esos casos que he comentado. Aluciné mucho cuando lo descubrí, pero ahora lo veo como una opción más en el mercado. No todo el mundo vive los embarazos con la misma tranquilidad y hay mamás muy modernas que quieren estar a la última de todos estos avances.

  • Responder
    srajumbo
    6 Abril, 2016 at 20:59

    Ehhh yo te dije que quería este post con foto!!! ..necesito algo explicativo jaja.

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!