Ocio y viajes

¿Por qué los niños pagan el avión tan pronto? Y en hoteles, atracciones…

niños pagan el avión

Ya estamos metidos en faena para organizar las vacaciones de verano de este año. Lo cierto es que desde que nació la niña, no solemos tener claro el destino que nos haría más ilusión visitar. Antes de ser padres, terminábamos un viaje y ya sabíamos cuál sería el siguiente, pero al viajar en familia hay destinos que no acaban de convencernos. La verdad es que nos hemos acomodado bastante y queremos tener una estancia pacífica, en la que no nos falte de nada y en la que el mal humor, las prisas, y la falta de confort no nos agobie. Un punto negativo de viajar con niños, que pensábamos que no nos afectaría hasta mucho más adelante, es que con poco más de 2 años, la niña ya debe pagar una tarifa parcial, e incluso completa, por cantidad de servicios. Y esto sí que nos ha pillado por sorpresa, porque resulta que esta mini persona puede desequilibrar de forma importante todo el presupuesto de las vacaciones. Aquí os dejo una lista de todo lo que va a tener que pagar una niña de menos de 3 años para poder desplazarnos.

1. Avión. Con 2 años, al menos en las compañías que hemos mirado (Ryanair y Vueling) la niña paga la tarifa completa. No una parte simbólica en forma de tasas, sino el billete exactamente igual que los adultos. De hecho, cuando veo que en la factura me ponen 2 adultos + 1 niño, entiendo que será por un control de otro tipo, porque por la edad no hacen ningún tipo de descuento. No me parecería mal si mi hija se quedara quieta y sentada ocupando su asiento, pero teniendo en cuenta que se va a pasar todo el trayecto sentada encima de uno de nosotros o intentando huir del minúsculo espacio que se le haya asignado, creo que es un dinero muy mal aprovechado.

2. Autobús. Los autobuses urbanos e interurbanos normales no suelen cobrar billete a los niños, al menos hasta los 4 años. Pero al mirar cómo desplazarnos en el destino nos pasa lo mismo. Ponemos que queremos ir del aeropuerto al hotel en autobús, siendo 2 adultos y 1 niña, y nos cobran por ella la tarifa estándar. Si contratamos uno de esos servicios de autobús privado que recogen a varios viajeros para repartirlos por diferentes hoteles, la niña también paga. No sé por qué, de repente, un niño de vacaciones abulta como un adulto.

3. Parte del alojamiento en el hotel. Algunos hoteles se venden bajo el lema de “niños gratis” hasta los 12 años, los 14, etc. Sin embargo, en otros hay que abonar un suplemento que varía en función de la edad del niño. Para 5 noches fuera de casa, la niña pagará 67 euros en concepto de no sabemos qué, porque en la tarifa no se detalla si es por la cama supletoria, por el desgaste que vaya a hacer de las instalaciones, por el festín que se vaya a dar en su media pensión del buffet libre… No es una cantidad descabellada, pero el detalle, en comparación con esas otras ofertas hoteleras que parecen más family friendly, me deja cavilando acerca de lo motivos reales por lo que una niña de 2 años debe pagar esta cuota.

4. Entradas a espectáculos y otras actividades de ocio. Esta partida creo que es la que más me subleva. Hemos acudido a espectáculos infantiles en los que la niña debe pagar desde que cumplió los 2 años. Como si no fuera ya suficiente el precio que anonamos lo padres para poder acompañarla mientras se culturiza y divierte a su escasa edad. Cuando ver un teatro infantil, o una danza, para 2 adultos y una niña tan pequeña, te cuesta casi 100 euros, es como para repensarse mucho lo de salir de casa. A veces, pienso que si el niño paga deberían dejar que el adulto fuera gratis, porque digamos que vamos “obligados” para vigilar a nuestras criaturas, no para el use y disfrute de las instalaciones. Lo mismo ocurre cuando vamos a parques de atracciones y si queremos acompañar a nuestros hijos en algún aparato para su edad pero de los que nos trasmiten cierta desconfianza, también debemos pagar nuestro viaje. Me parece un abuso. Y lo mismo para el zoo, el acuario, las excursiones dirigidas… Si el niños está claro que no puede ir solo, porque tampoco disponen de un servicio en el que los dirijan y vigilen durante el entretenimiento ¿por qué no facilitar que cada padre se haga cargo de su hijo gratuitamente o a menor precio?

¿Qué pensáis de esto? ¿Debe el viaje y los entretenimientos de un niño costar en ocasiones tanto como el de un adulto normal?




Esto te puede interesar

No hay comentarios

¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!