Ocio y viajes

Carcassonne. Ciudad de cuento para niños

carcassone con niños

Hoy rescato uno de los destinos que me parecen ideales para recorrer en familia, aunque cuando nosotros lo visitamos aún no éramos padres. De hecho, acababa de saber que estaba embarazada y aún era súper secreto para toda la familia. Carcassonne es una ciudad amurallada del sur de Francia. Para nosotros, se hizo popular a través de un juego de mesa que tiene el mismo nombre, y que por cierto, tiene una versión infantil, Carcassonne Junior que es ideal para jugar en familia. Aunque suponga atravesar la frontera española, viviendo en Barcelona a penas son 2 horas y media de viaje, por lo que merece la pena comprobar las diferencias que nos esperan al otro lado de los Pirineos. Sólo pasamos un fin de semana, pero si os desplazáis será más que suficiente. Lo realmente importante de Carcassonne es un ciudad antigua, porque la parte nueva es un pueblo francés normal y corriente, y eso lo podéis visitar en unas pocas horas. Aprovechamos el camino de vuelta para conocer Perpignan, pero no me gustó nada. Los hoteles en Carcassonne son escasos y bastante costosos, más aún si lo que queréis es vivir la experiencia completa de dormir dentro de la ciudad amurallada, por lo que para conseguir algo más económico no dudéis en salir de ese recinto. En Carcassonne se puede ir a todas partes andando, y os ahorraréis mucho dinero sólo para dormir.

carcassonne viajar con niños

1. Ciudad medieval. Digamos que es lo único que da sentido a la visita de Carcassonne. Está sobre una colina en la que se levantan sus murallas, que la rodean por completo con su río, su foso, su puente. Desde luego, nadie debía pillarles de improviso en las batallas de la antigüedad. Es un espacio pequeño ¡y súper comercial! Es impresionante cómo se ha mantenido la fortaleza en pie con el paso de los siglos, pero también lo es el hecho de que las construcciones que antes albergaban talleres de zapateros, herreros y comerciantes ahora estén llenitas de souvenirs para sacar el dinero a los turistas. La ciudad medieval de Carcassonne es un centro comercial de una punta a la otra, lo que impide transportarse al pasado e imaginarse la vida allí, cuando te asaltan artículos de colorines por casa esquina. Dentro del recinto podréis visitar la basílica de Sant Nazaire, el castillo Comtal y recorrer su interior, descubriendo torreones y murallas. Las estancias están prácticamente vacías, pero la arquitectura es espectacular.

2. Otras actividades en Carcassonne con niños. Los museos no merecen la pena para ser visitados en familia. Son pequeños, de poca relevancia y con temáticas nada atractivas para menores. Sin embargo, se puede dar una vuelta por el río en hidropedal (lo veo caro, a 15 euros por persona), o recorrer los alrededores de la Ciudad medieval de Carcassonne en un pequeño tren turístico durante 20 minutos (7,5 euros los adultos y 4 euros los niños). También organizan recorridos en calesa de caballos (8 euros los adultos y 5 euros los niños) para sentirnos nobleza por un día. El paseo dura 20 minutos, pero si no lo habéis probado nunca puede ser una buena idea. Los caballos suelen apasionar a todos los niños. Por 5 euros, se puede pasar media hora con un verdadero caballero del siglo XIII, que nos explicará cómo es su armadura y sus armas para que sepamos cómo era la vida de los soldados de la época.

murallas ciudad medieval carcassonne

3. A comer. Nosotros íbamos en plan de pareja romántica, por lo que el restaurante elegido, sin ser algo fuera de lo normal, no estaba adaptado para niños. Aún así, Carcassonne está abierto al turismo, por lo que es habitual encontrar restaurantes con menús de día y de noche que sin ser low cost, pueden rondar los 20-25 euros por persona sin tener que caer en los locales de comida rápida.

Nosotros fuimos en nuestro propio coche, pero una vez en la ciudad, se puede ir a pie por todas partes. También tienen servicio de alquiler de bicicletas, pero entre las calles empedradas, las aceras estrechas y el tráfico algo desorganizado de Carcassonne, lo de las bicis no me parece buen plan. Desde luego, desplazarse desde sitios muy lejanos sólo para ver la ciudad medieval de Carcassonne no lo veo rentable, pero si aprovecháis para visitar otras ciudades de la zona del Languedoc-Rosellón sí que podréis organizar unas auténticas vacaciones de cuento. Aunque hay quien dice que en esta zona, visto un castillo, un torreón y una muralla, vistos todos. Pero es una opinión discutible.

¿Conocéis la ciudad de Carcassonne? ¿Destacaríais otras actividades o sitios para visitar con niños?




Esto te puede interesar

No hay comentarios

¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!