Primer trimestre de embarazo

Primera visita del embarazo con la matrona ¡y con mi bichilla!

Primera visita del embarazo con la matrona

O en el Pueblucho Infernal ya no nacen niños nuevos, o el cambio del centro de salud ha sido todo un triunfo. En mi primera preñez, la primera visita del embarazo con la matrona me la programaron para la semana 10. Por una cancelación, me llamaron para adelantármela a la semana 9, por lo que al ver mi tercer test de embarazo positivo y llamar por teléfono para empezar a programar las visitas de este segundo embarazo, eché mis cuentas ¡y fallé por completo! En 2 días tenía mi cita, a mediados de la supuesta semana 6 del embarazo (que según mis cálculos sería de menos tiempo…). Con la matrona siempre me he visitado a solas, porque este hombre solo ha acudido de acompañante a las ecografías, pero esta vez ¡me planté en la consulta con mi bichilla y su patinete! Primero, porque un miércoles a las 10:45 de la mañana no tenía con quién dejarla, pero sobre todo porque el embarazo era aún secreto. Como mi churumbelita es inquieta por naturaleza, ya me veía intentando controlarla para que no destruyera la consulta y sin poder explicar mi casuística ni atender a la profesional. Pues todo lo malo que imaginé fue mucho mejor que lo que vivimos allí dentro. 2 matronas para mí sola, con mucho tiempo libre pero con una visita de 40 minutos que ni la tablet, ni su patinete, ni una piruleta fueron suficientes para apaciguar a mi criatura. Pensé que a este ritmo de estrés este embarazo no acabaría bien. La matrona mayor le cogió manía a la niña, no la dejaba moverse de la silla ni tocar nada, y con el geniazo que mi criatura sin tolerancia a la frustración se gasta… aquello fue digo de película de terror. Durante esta primera visita del embarazo con la matrona, esto es lo que hicimos.

1. Altura, peso y tensión. Empiezo este embarazo con 5 kilos menos que cuando encargue a mi bichilla. Bien ¿no? Aquella vez tuve una matrona que era todo amor y que nunca arremetió gravemente contra mis kilos. Y ahora ¡parece que he vuelto a tener suerte! Sinceramente, aspiro a no engordar nada como la primera vez, e incluso a perder tantos kilos como entonces. Lo bueno es que en el ordenador ya aparecían todos mis datos del anterior embarazo: grupo sanguíneo, posibles enfermedades mías y familiares, historial del papá de mi criatura, cómo fue todo mi embarazo anterior… La tensión la dejamos por imposible. Normalmente suelo andar por los 11,5-6,5, porque mi abuela tiene un tensiómetro súper profesional en casa y hacemos rondas de salud de vez en cuando. Pero con la matrona mayor enfrentada a mi mochuela y la niña haciéndome reír al preguntarme a cada paso qué estaba haciendo… 13,6-7,4 es la mejor nota que pude sacar. Crecer nno he crecido, sigo midiendo 1,70 metros.

2. No repetir el test de embarazo. Les dije que me había hecho ya 6 tests de embarazo en casa en los últimos 9 días. Los 2 primeros fueron negativos, de ahí el que yo dudase acerca de que mi preñez se produjera cuando supuestamente debió ser mi periodo fértil, y los 4 últimos, el más reciente justo de aquella mañana, cada vez con un positivo más intenso. No me lo hicieron repetir en la consulta. Y menos mal, porque sólo me hubiera faltado tener que ir a recoger una muestra de orina con mi bichilla y su patinete encerrados en mi mismo cubículo.

3. Hablar sobre la fecha probable de parto dadas mis irregularidades menstruales. Yo estaba muy preocupada porque como el parto de mi bichilla tuvo que ser inducido, y eso que en aquel entonces yo era súper regular y la FPP que yo calculé coincidía casi exactamente (2 días más) con la de la ecografía de las 12 semanas. Ahora que calculo que me he quedado embarazada 2 semanas después de lo que se piensa oficialmente, no querría que me indujeran el parto a las 40 semanas creyendo que ya estoy de 42. Pero me dijo la matrona que eso ya se vería en la ecografía de las 12 semanas. Que el protocolo se inicia a partir de la fecha del primer día del último periodo, y que si realmente hay este desajuste y llego a esa ecografía estando realmente embarazada de 10 semanas y no de 12, se vuelve a programar una nueva eco de control y solucionado.

4. Estrenar el carnet del embarazo. Ahí está, con mi altura, mis kilos de más y mi tensión disparada. Ya sabemos que hay que llevarlo siempre encima, a cada visita médica y también si salimos de viaje. El carnet del embarazo en nuestro nueva identidad como futuras madres, a pesar de que en mi primera preñez nunca me introdujeron los nuevos datos y todo quedaba en el ordenador.

5. Programar citas para el futuro. El nuevo centro de salud es más pequeño que el anterior y no tiene especialistas, ni ginecólogos, ni hacen ecografías, ni nada. Para todo eso tengo que ir al de mi anterior embarazo. Pero aún así, salí de la primera visita del embarazo con la matrona con hora para el dentista (ahora la Seguridad Social te hace gratis una revisión dental y una fluorización para que los dientes no se resientan por la gestación); hora para la analítica del primer trimestre y mi primer test de O’Sullivan (por mi peso y mi antecedentes de diabetes familiares me toca hacer la prueba cada trimestre, aunque sólo la corta, porque los resultados siempre son buenos); cita para la ecografía de las 12 semanas; segunda visita con la matrona a las 18 semanas… ¡el kit completo!

6. Cosas que me han disgustado. Además de la ojeriza que le tomó una de ellas a mi churumbelita, el hecho de que al explicarle mis desarreglos menstruales, que yo creía provocados por la lactancia, me espetase directamente que debo destetar a la niña… En fin, no se lo tendré en cuenta porque parece muy de la vieja escuela, pero vamos, que si no tengo ningún riesgo más en el embarazo no lo pienso hacer. La teta no me molesta y la necesitamos para dormir todos de noche. Tampoco me explicaron nada sobre la toxoplasmosis, la listeriais, ni me dijeron que siguiera tomando mi ácido fólico ¡con lo importante que se considera para evitar defectos en el tuno neural del bebé! No sé si es que al ser el segundo embarazo ya dan por supuesto que debo saberlo todo, pero como den con una bimadre en ciernes una mijita desmemoriada ¡la van a liar!

Por ahora, echo un poco de menos a mi primera matrona. ¿Vosotras tuvisteis al mismo equipo de seguimiento en todos vuestros embarazos? ¿Os dieron mucha menos información en la primera visita del segundo embarazo con la matrona?

Esto te puede interesar

13 Comentarios

  • Responder
    La maternidad de Krika en Suiza
    5 septiembre, 2016 at 07:44

    Mira que pretender tener a tu bichilla 40 minutos sentada en una silla sin hacer nada, pobre! Jajajaja. En breve saldrán mis post con las diferencias entre los embarazos en España y este aquí. Los otros dos sí me los llevó la misma matrona.

  • Responder
    Mami esto está chuli
    5 septiembre, 2016 at 08:18

    Yo por suerte he tenido la misma mayrona con los tres. Es un amor de mujer. Y sobre la teta no tienes porque dejarla a menos que te perjudique en algo

  • Responder
    María - Mivi Mamá
    5 septiembre, 2016 at 09:39

    Vaya tela, me parece increíble que no te recordasen todas esas cosas. Aunque a mí, cuando llegué a la consulta la primera vez y le quise hacer preguntas de la toxoplasmosis y demás (supongo que habituales en todas las primerizas) me cortó en seco y me mandó leer un papel que me había dado, donde no me resolvía mis dudas. Total que tuve que buscar por internet y preguntar a amigas que ya habían pasado por el embarazo.
    Yo tuve 2 matronas. La primera, de la vieja escuela, se dio de baja y llegó una chica joven, muy pro teta, de partos respetados, me gustó mucho más, pero dudo que si algún día volviese a estar embarazada me encontrase con ella, aunque sí se donde buscarla por que tiene un centro de maternidad y embarazo con otras matronas y psicólogas que está muy bien.

  • Responder
    Carolina mamá ríe
    5 septiembre, 2016 at 11:32

    De verdad lo de que a primera de cambio quiten la teta de enmedio me parece…argggggg. Hija yo no tengo aun para comparar jejejejej…

  • Responder
    Aprendemos con mamá
    5 septiembre, 2016 at 13:48

    Cuando mi hijo mayor, que era un terremoto, tenía la edad de tu bichilla, que son muy parecidos, tampoco podía llevármelo. Hasta los cuatro-cuatro y medio no se normalizó la cosa.

    Mucho ánimo y a descansar lo que se pueda 🙂

  • Responder
    clauminera
    5 septiembre, 2016 at 17:48

    Yo también acudí con el bichin mayor a las consultas de la matrona, que era la misma de la vez anterior y se acordaba de mi. Con ella no tuve problemas pero en el hospital en las ecografias si me dijeron que no podía ir con el niño (el papá no pudo venir más que una vez solo) y tenía que andar dejándolo con mi suegra cada 2×3 porque al ser embarazo de riesgo por haber tenido preeclampsia en el primero, me veían muy a menudo (y yo encantada, no lo voy a negar)

  • Responder
    Mama Puñetera
    5 septiembre, 2016 at 18:40

    Miedo me dan las matronas de la vieja escuela! La mía fue de esas y vaya embarazo que me dio la jodía, menos mal que ya se jubiló y cuando tenga otro seguro que no me toca ella… Cruzaré los dedos para que me toque una de la nueva escuela!
    Ánimo! y sino pide cambio de matrona!

  • Responder
    Mamá puede
    5 septiembre, 2016 at 20:42

    Yo solo puedo hablar de ginecólogos porque matronas no me han tratado en ninguno de los embarazos, durante el primero tuve “algunas diferencias” con la matrona de a seguridad social así que decidí no volver y en el segundo aunque volví a intentarlo salí de allí escopetada. Tuve trato con las matronas del hospital donde nacieron los niños cuando empecé las clases de preparación al parto.

    Y si el ginecólogo recuerdo que me dijo “bueno, ya te lo sabes todo, no?” Así que la información fue menor, eso sí cualquier duda encantado de resolverla y por cierto, también Leo me acompañó a esa primera visita ????

  • Responder
    anitawineissocial
    6 septiembre, 2016 at 09:50

    QUÉEEEE????? con tanta actividad laboral llevaba mucho tiempo sin leerte y veo que estás embarazada otra vez!!! MIL FELICIDADES!! no sabes como me alegro!! qué bien!! dos son alegría…. :DDD

  • Responder
    Madre y Blogger
    6 septiembre, 2016 at 11:43

    ¡Enhorabuena por tu embarazo! Matronas y ginecólogos de la vieja escuela hay por todos lados, menos mal que ya tenemos acceso a mucha más información a través de internet (sin que se enteren ellos, que se pican jajaja) Muchas felicidades de nuevo!

  • Responder
    Mamá arcoíris
    6 septiembre, 2016 at 15:48

    Mi seguimiento de embarazos fue algo raro. Como mi madre trabajaba como enfermera en un hospital me hice el seguimiento directamente con la ginecóloga y la verdad es que después de hacer el seguimiento del post—parto con una matrona, me di cuenta de lo que me había perdido.

    En mi caso no me dieron demasiadas pautas (no se si porque suponian que ya lo haría mi madre) pero la verdad es que me faltaba algo. Entre el primero y el segundo tuve el mismo equipo aunque con el primero no me sirvió de mucho ya que acabó pronto.

    A ver si con el tiempo la relación con las matronas mejora.

  • Responder
    Sara
    6 septiembre, 2016 at 17:53

    Precisamente hoy he publicado un post con tema matronas y peso en el embarazo, toda una aventura. Yo he tenido tres matronas en dos embarazos y la mejor la segunda, la que tuve en la recta final del primer embarazo. Era experta en LM y bastante agradable en el trato. La de ahora es maja y está muy pendiente del suelo pélvico, pero se pasa la vida dando recomendaciones muu raras en cuanto a lo que tienes que comer y advirtiendote de los peligros de engordar más de 8 kg en el embarazo. La primera era de la vieja escuela, no comments. Bss

  • Responder
    nosoyunadramamama
    9 septiembre, 2016 at 00:03

    6 test???? los pillarás por internet q los packs salen más económicos, no???jajaja… Ufff, yo también he ido a la matrona con los críos y es pelín estresante, la verdad!!!! A mí me llevaron los tres embarazos tres matronas distintas, y todas muy bien, tanto en el embarazo como para ver qué fallaba en las lactancias, sacarme leche para hacer cultivo… sin duda, estaba encantada y me dejaban comer jamón!!jajaja

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!