Ocio y viajes

Hotel Olé Tropical Tenerife. Con guiris ¡y niños!

piscina hotel olé tropical tenerife

¡Hemos vuelto! Con mucha pena, porque la verdad es que estar de vacaciones es un lujazo que debería durar muchas más semanas al año. Pero en fin, ya sabemos que es una situación pasajera y lo cierto es que nuestro periplo por primera vez a las Islas Canarias ha merecido la pena. Tendré posts sobre Tenerife con niños durante un tiempo: las playas, el Teide, el Loro Parque… Pero hoy voy a empezar por nuestro hotel. El Hotel Olé Tropical Tenerife. Sinceramente, lo escogimos por el precio y por su situación, no muy convencidos del resultado que nos daría, pero aspirando a que fuera mínimamente tranquilo para dormir por las noches con una niña de menos de 3 años. Y ahora que hemos vuelto, debo reconocer que pese a las reticencias iniciales, no ha sido mala elección. Es un hotel de 4 estrellas modesto, no situado en primera línea de playa, pero con la ventaja de tenerla a 5 minutos caminando y evitando así las zonas de ocio nocturno del paseo marítimo de Adeje, entre las playas de Troya y las Américas. Incluso llamamos antes de realizar la reserva, para saber si tenían alguna zona o entretenimiento para niños de 3 años, a lo que nos dijeron que prácticamente nada. Pero una vez visto ¡se valoran muy poco! El ambiente… podría decir que es muy internacional ¡o Guirilandia completamente! La mayor parte de los huéspedes son ingleses y escoceses, por lo que cuando nos escuchaban hablar en español, el personal se sorprendía y todos nos repetían que éramos minoría en el hotel. Os cuento los detalles de la estancia.

1. Situación. El Hotel Olé Tropical Tenerife está en el sur de la isla a pocos kilómetros del aeropuerto de Tenerife Sur. Pertenece a la localidad de Adeje, pero está prácticamente al límite con Arona. El paisaje de los alrededores es un poco desolador: la zona norte de la isla es verde y frondosa pero lo que queda al sur del volcán Teide parece que haya sido recién arrasado. En estos municipios, todo lo que ves son montañas secas, sin casi vegetación, llanos despoblados y luego la costa edificada para el turismo. Las playas merecen mucho la pena, pero esto os lo cuento otro día. La más cercana es la playa de Troya, a la que se llega caminando desde el hotel. Pese a estar a unos 800 metros hacia el interior del paseo marítimo, todas las habitaciones tienen vistas al mar y no te sientes encerrado en un bloque de ladrillo.

habitación doble olé tropical tenerife

2. Habitaciones. La nuestra era una habitación doble estándar y muy espaciosa, con 2 camas individuales unidas para que pareciera de matrimonio. Había un sofá cama enorme, que al llegar ya estaba habilitado para que durmiese la niña, por lo que ella sola tenía mucha más cama que nosotros mismos. El hotel es antiguo pero está bien reformado y las decoración es moderna y simple, más propia de un hotel urbano que de los estilismos playeros horrorosos que se suelen ver en los hoteles de playa. El baño completo y con ventana de ventilación al exterior ¡lo que se agradece mucho! En lugar de minibar hay una mini nevera genial para guardar todo lo que necesitéis mantener fresco. Durante las 5 noches estuvimos rodeados de otros huéspedes en las habitaciones de arriba, y a ambos lados, pero el silencio era total. Nuestra habitación, la 520, estaba situada sobre la piscina y el aire acondicionado era imprescindible porque a partir de mediodía el sol entraba de pleno por el balcón y el calor era difícil de soportar.

parque infantil olé tropical tenerife

3. Restaurante. Teniendo en cuenta el perfil extranjero de los clientes habituales, todo estaba orientado a sus gustos. No tenemos quejas, porque al ser buffet libre siempre podíamos apañar comidas normales para nosotros. El buffet del desayuno era exactamente igual a diario, con surtido de vegetales, embutidos, los ingredientes del English Breakfast, bollería variada, tortitas cocinadas al momento, zumos naturales, yogures, frutas, churros con chocolate… ¡De todo! Cualquiera podría hacerse su propia combinación. Como estuvimos alojados en régimen de media pensión, nuestra otra comida en el restaurante del hotel era la cena. Aquí solían variar a diario, con cremas, sopas, ensaladas muy diferentes, platos de carne y pescado distintos cada día y de varios tipos, y también zona de pastas, pizzas, fritos, postres helado, mesa de quesos y algunos rincones de show cooking con carnes, pescados, verduras, mariscos y hasta con postres. Variedad y abundancia independientemente de la hora a la que fueses a comer y la calidad… pues la propia de estos establecimientos. Con deciros que hasta el vino salía de un grifo a presión, como la cerveza… Eso sí, tened en cuenta que en el pack de media pensión no se incluyen las bebidas, ni siquiera el agua, y que hay que pagar un suplemento de 4,5 euros por persona y noche para acceder libremente a toda la variedad de bebidas sin alcohol y una pequeña selección de vinos de la casa, cava y cerveza. Que no es mucho dinero, pero está bien tenerlo en cuenta. En el Hotel Olé Tropical Tenerife disponen de tronas para bebés y la verdad es que todo el personal del restaurante fue súper amable y comprensivo con la niña.

4. Piscina. No muy grande, para la cantidad de turistas que caben en el hotel, pero con la ventaja de que la pequeña tenía sólo 60 centímetros de profundidad y la niña podía jugar sola con otros niños, vigilándola desde el bordillo o la hamaca. La gente bajaba a reservar hamacas a la 7 de la mañana, dejando ya sus toallas y pertenencias para todo el día, pero nosotros nunca tuvimos problemas para encontrar sitio cerca de la piscina de los niños ninguno de los días. ¡Estos extranjeros son demasiado previsores! El personal se encargaba de limpiarla a conciencia cada noche, pero esto de que la gente viaje con todo incluido, hacía que descuidaran sus vasos con bebidas al borde de la piscina, bajo las hamacas, y que durante el día la zona estuviera poco higiénica. Eso sin contar con que la niña iba recolectando vasos de plástico abandonados para jugar en el agua. En fin… Tienen un pequeño expositor con libros y revistas para distraerse en la piscina y permiten usar colchonetas y todo tipo de juegos, por muy grandes y aparatosos que sean.

miniclub olé tropical tenerife

5. Diversión para niños. Tienen miniclub para niños a partir de 3 años, pero estaba tan poco saturado que permitieron participar a nuestra hija, pese a ser pequeña. Ese día pintaron máscaras para disfrazarse y dibujos con rotuladores. El miniclub del Hotel Olé Tropical Tenerife está en una casa de madera monísima, en un rincón apartado y tranquilo, rodeado de césped, con una valla y bien controlado. Tienen más actividades como disfraces, jugar a indios, juegos en la piscina… pero si sales a visitar cosas de la isla no te coincide el horario, ya que todas las actividades son a las 11:00, 12:00 y 15:00. Por las noches, algunos días hacen una mini disco de media hora que comienza a las 20:45 en el bar de la piscina. Con música, payasos, globoflexia… Varía dependiendo del día. También hay un parque infantil con arena de playa y con varios columpios. En definitiva ¡muchas más cosas infantiles de las que pensamos al hacer la reserva!

Por una estancia de 5 noches en régimen de media pensión de 2 adultos y una niña de 2 años a finales de agosto y principios de septiembre, pagamos 540 euros. Más 45 euros por las bebidas de la cena. Comparados con otros hoteles de la zona, el hotel Olé Tropical Tenerife era mucho más económico y la verdad es que no tenemos mala opinión de las vacaciones que hemos pasado en él.




Esto te puede interesar

No hay comentarios

¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!