Ocio y viajes

Loro Parque. ¿El “must” de Tenerife?

loro parque tenerife

Desde que empezamos a planear las vacaciones de verano en Tenerife, el Loro Parque aparecía ante nuestros ojos en cada búsqueda. Es como si en la isla sólo existiera El Teide, y este zoo. Lo del Teide lo veo comprensible, ya que es un volcán, un parque natural, una cosa única de la naturaleza, pero el Loro Parque no deja de ser un recinto más con animales: genial para ir con niños, con cantidad de vegetación y de sombra, muy accesible incluso para carritos de bebé, con un entorno que parece muy cuidado y animales vistosos. Pero un parque zoológico más. Bueno, sin jaulas de esas miserables y deprimentes de las que se veían en estos recintos hace unos años, pero tampoco lo vi yo como algo tan extraordinario como para que se tenga que visitar forzosamente. A pesar de todo ¡pasamos nuestra media jornada en el Loro Parque! Faltaría más. No podíamos ser los únicos de la isla que volviesen sin haberlo visitado. Personalmente, como era el segundo parque de este estilo que veíamos con la niña, habiendo sido el anterior Terra Natura en Murcia, con animales y un ambiente muy diferente, nos llamó la atención y pasamos un buen día. Pero si fuésemos una de esas familias acostumbradas a visitar zoológicos de este tipo en cada viaje con niños, no creo que tuviésemos mucho que destacar. Bueno sí ¡el precio! Porque no sé cuánto costarán normalmente los parques de este estilo, pero 34 euros por adulto, la entrada más básica (y suerte que la niña era menor de 6 años y entraba gratis) me parece un abuso. Sobre todo porque, en nuestro caso, no pudimos hacer uso de algunas de las atracciones que ofrecen.

loro parque flamencos

1. Precio, entradas y colas. Me alarmé al leer que el aparcamiento en la zona era difícil, que el parque no disponía de plazas suficientes para todos los coches, que si comprabas las entradas del Loro Parque en taquilla te podías preparar para esperar hasta una hora de cola para comprar, y otra hora de cola para acceder al recinto… Incluso si ya las llevabas compradas a través de internet. La verdad es que lo visitamos un 31 de agosto, pese a que el parque abre a las 8:30 de la mañana, nosotros llegamos sobre las 10:30, porque nuestro hotel, el Olé Tropical Tenerife, estaba en la otra punta de Tenerife, en Adeje, y la carreterita para bordear la isla (escoged la autopista sin pensar, porque son el doble de kilómetros desde el sur, pero llegas en el mismo tiempo, una hora más o menos, y sin cambalaches por carreteras infrahumanas) y allí no había colas de ningún estilo. El parking del Loro Parque nos costó 4 euros para todo el día, había plazas de sobra y nada de cola en taquilla.

loro parque pingüinos

2. La organización del Loro Parque. Es muy bonito cómo ha sido edificado, recreando junglas, zonas muy arboladas y con vegetación muy cuidada, imitando chozas y poblados, con caminos bien asfaltados y muy cómodo para familias con niños. Comimos en el Bambú bar, en una zona pensada para los niños, donde hay un parque con escaleras, toboganes y puentes colgantes para que disfruten. El menú de 9 euros era malo a más no poder. Para salir del paso y no pasar hambre, pero constaba de un hot dog poco hecho (o hamburguesa, a elegir) una montonada de patatas fritas saldas de mala manera y un refresco. Y se acabó. Hay que esperar a tener mesa libre y el recinto no es muy grande. Creo que debe ser el bar más barato del Loro Parque, y si vuestro presupuesto es ajustado, pues haced uso de él, pero a poco que podáis yo optaría por probar cualquiera de los otros restaurantes ¡y a ver si tenéis más suerte!

3. Los animales. En cuanto llevas unos pocos de metros recorridos, no te cabe la menor duda de por qué el Loro Parque tiene este nombre. Todo, absolutamente todo el recorrido está repleto de jaulas a diestro y siniestro de loros de todo tipo y otros pájaros primos hermanos de los loros. Suerte que a la niña, a raíz de su afición al loro Polly de los dibujos animados de Peppa Pig, este animal le encanta, porque si no llega a ser así, la visita ya hubiera sido el colmo del despropósito. El acuario es muy bonito, con su túnel para pasar bajo los tiburones y otros peces, y también nos impresionó bastante la zona de las medusas, con esas luces tan llamativas que iluminaban sus tanques y las hacían parecer animales de ciencia ficción. Los pandas rojos son muy originales y la casa de los pingüinos también se convirtió en una de nuestras zonas preferidas. La gente seguro que se decanta por los delfines, orcas, focas, y todos los bichos con espectáculo propio, pero como nosotros no pudimos verlos… Estas actividades más corrientes fueron las que más nos gustaron.

loro parque acuario

4. Los espectáculos. ¡Ni uno pudimos ver! Y eso que llegamos con tiempo de sobra y de forma casual, a cantidad de ellos mientras íbamos recorriendo el Loro Parque tranquilamente. Pero hicimos dos intentos. Uno en el espectáculo de las orcas, con unas gradas enormes, casi todas bien pertrechadas a la sombra, pantalla gigante y lleno hasta la bandera. Pero a la niña no le gustó la música previa, el Kiss Cam y la gente que aplaudía y jaleaba al verse en pantalla. Así es que en cuanto la primera orca salió a la piscina y dio el primer salto con salpicones, entró en pánico por el entusiasmo del público y tuvimos que huir. Exactamente lo mismo que nos pasó al hacer un intento varias horas después, en el show de los loros, y eso que allí había muchísima menos gente y el ambiente era más calmado. Conclusión: no tenemos opinión de lo bueno, mediocre o pésimo de ninguna de estas actividades porque no pudimos verlas.

Como ocurre con otros zoos, aunque de cara a los turistas de a pie los animales parecen bien cuidados, sanos y viven como reyes, siempre me queda la duda de si sobre todo esos mastodontes como la orca estarán realmente felices dando saltos al aire y zampando pescado. En fin, el caso es que por todas partes de la isla veréis anunciarse el Loro Parque como el “must” de Tenerife, y la verdad es que una vez visitado, no creo que diste mucho de otros complejos similares. ¿Os gustan los zoos para visitar con niños? ¿Habéis estado en el Loro Parque?




Esto te puede interesar

1 Comentario

  • Responder
    Sandra
    6 Julio, 2017 at 19:28

    Te recomiendo el documental Black fish en el que aparece Loro Parque y te hace reflexionar.

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!