Ocio y viajes

Playa de Troya en Tenerife. ¿Vamos con los niños?

playa de troya tenerife con niños

Pues sí ¡vayamos! Al organizar nuestro viaje a Tenerife y elegir un hotel que no estaba en primera línea de playa, teníamos nuestras dudas acerca de si el trocito de mar más cercano sería adecuado para veranear con la niña. La verdad es que no encontré mucha información acerca de la Playa de Troya en Tenerife. Vi algunas fotos en Google que, después de haber estado allí, me doy cuenta de que no todas se correspondían con la realidad de esa playa. Pero una vez hechos todos los preparativos, sólo nos quedaba esperar a tener un poco de suerte y si no, coger el coche a diario para buscar una que nos pudiese ser más cómoda. Pero no hizo falta. La Playa de Troya es un arenal pequeño, de arena finísima y negra, llano para caminar y tumbarse y también para introducirse en el agua. Queda resguardado por dos espigones rocosos, y es rarísimo que se note el oleaje, en caso de que lo haya. A primera vista, me pareció una balsa de aceite ¡cálido! Porque la temperatura era ideal, no estaba nada masificada, el ambiente era familiar y disponía de todos los servicios cerca. ¡Qué afortunados fuimos para haber elegido playa casi a ciegas! Por si en un futuro os desplazáis a Tenerife, os detallaré la información que a mí me hubiera gustado conocer acerca de la Playa de Troya antes de salir de casa.

1. Profundidad del agua y estado de la arena. Ojo con la subida de la marea, que en un par de horas perdimos 5 metros de playa. Subió la mareay tuvimos que trasladarnos más atrás. Esto nos pasa por plantarnos los primeros junto a la orilla, cuando la gente más entendida que había llegado antes no lo había hecho. En cualquier caso, la arena es muy oscura y fina ¡a mediodía os achicharraréis los pies literalmente! Se pega al cuerpo una cosa mala, y no hay forma de deshacerse de ella si no es con un buen baño. ¡Cómo se adhiere! Pero es tan suave y agradable. El agua de la Playa de Troya es cristalina por completo. Justo en la orilla la veréis un poco turbia, porque al romper las olas revuelven esa arena tan fina, pero si te adentras un par de metros, el nivel te llegará por la rodilla y verás perfectamente el fondo del mar. ¡Súper limpia! Tanto, que en esta tesitura llegamos a ver un banco de peces enorme, junto a nuestras piernas, en una zona que no nos cubría ni a la altura de la cintura. Eso sí, pese a lo transparente de sus aguas, en la Playa de Troya no hay nada que ver bajo el mar. Ni rocas, ni un fondo marino llamativo, al menos en la zona cercana a la orilla. Todo es completamente llano desde que te metes hasta decenas de metros más al fondo. Para los niños es genial, porque pueden adentrarse bastante al ser tan plana y no tener apenas oleaje.

2. Hamacas y otros servicios. Me ha sorprendido que en Tenerife se pueda pagar por una hamaca, por dos o por la sombrilla de forma independiente. A 3 euros cada elemento del kit playero. En la Playa de Troya hay de todo, si bien las hamacas están bastante distantes de la orilla. Nosotros optamos por comprar una sombrilla para toda la semana (10 euros en una tienda de souvenirs) y echar la toalla del hotel al suelo. Sinceramente, con la niña no estamos más de un par de horas bajo el sol, la mayor parte del tiempo en el agua, y no nos parecía un dinero bien invertido. En la playa de Troya hay un puesto de socorristas espectacularmente grande, así es que es podéis bañar bien tranquilos. También tienen un negocio de diversiones acuáticas, para hacer diferentes actividades, desde los paseos básicos en hidropedal hasta ese parapente enganchado a un barco que no sé ni como se llama. A la salida, hay duchas de cuerpo entero, de pies, una mijita colapsada pero por la que deberéis pasar obligatoriamente para deshaceros de esa arena tan fina y súper adherente.

3. Zona. La zona está junto al paseo marítimo de Adeje y la Playa de Troya dispone de cantidad de chiringuitos, restaurantes, centro comercial, pequeños comercios de souvenirs, hoteles, farmacias, bancos y todo lo que podáis necesitar. El acceso es fácil si vuestro hotel está por la zona, y en coche, hay varias avenidas con aparcamiento gratuito que no quedan muy distantes. Lo que más había en la playa eran familias con niños, casi todos de origen internacional, por lo que estábamos muy a gusto compartiendo el espacio con gente con una movilidad infantil y unos trastos similares a los nuestros.

Lo cierto es que hemos vuelto encantados con esta playa, tanto es así, que ni siquiera nos desplazamos nunca a la Playa de las Américas, más famosa, mucho más extensa y que teníamos justo al lado, porque la Playa de Troya ya nos conquistó desde el día de la llegada. ¿Conocéis esta zona? ¿Cuál creéis que es la mejor playa de Tenerife para ir con niños?




Esto te puede interesar

No hay comentarios

¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!