Ocio y viajes

Palazzo Magi. Vacaciones en la Toscana a cuerpo de rey

palazzo magi sansepolcro bed&breakfast

Lo primero que debo advertir es que mi estancia en Palazzo Magi la he realizado sin niños pero da lo mismo, porque es un lugar tan encantador que en familia hubiésemos disfrutado todos por igual, aunque con menos tranquilidad, eso seguro. Mi paso por Palazzo Magi, en el municipio de Sansepolcro en la Toscana, ha sido fruto de un blogtrip impresionante para conocer la zona y sus cultivos biológicos gracias al Grupo Aboca. Toda la experiencia me va a quedar en el recuerdo de por vida, pero es que el hotel ¡ay! Una belleza con un encanto que no se encuentra fácilmente. Es una residencia de época, en medio de Sansepolcro, a pocos pasos de los restaurantes, de la plaza principal, de los museos… Con salones acogedores y hasta con billar, juegos de mesas, algunos libros y wifi gratuito en las habitaciones (que funciona estupendamente), televisión y una arquitectura tan bonita que os parecerá estar pernoctando en un monumento en sí mismo. Construido a principios del siglo XV, ha sido restaurado desde entonces y ha tenido diversos usos, pero aún se conservan los frescos de sus paredes y su peculiar distribución.

palazzo magi suite

1. Habitaciones. He visto 4 ¡que se dice pronto! Desde una stándar, dos suites y una junior suite. La mía era una de las suites, y era inmensa para mí sola, pero hubiera resultado igualmente grande y cómoda para ir en familia, por muy numerosa que sea la vuestra. 85 metros cuadrados de espacio con paredes pintadas y decoradas a mano, techos altísimos con vigas de madera, ventanales con contraventanas rústicas, un suelo basto de barro y unas dimensiones inabarcables. Cama de matrimonio súper grande, un enorme sofá y un par de butacones gigantescos y súper cómodos alrededor de una mesa de centro, dos armarios disimulados en las paredes y un rellano en una esquina para dar paso a un baño, no muy grande, con plato de ducha de buen tamaño, al que daba hasta pereza ir porque parecía que estaba lejísimos de todo. Con la de preocupaciones que suelo tener yo por si nos asignan habitaciones de hotel minúsculas, en las que dé claustrofobia encerrarse con los niños, y que luego existan hoteles como Palazzo Magi, con esa distribución y amplitud. Ninguna habitación es igual a otra. Tanto el tamaño, como la disposición de los muebles y la organización del baño es siempre variable y original. ¡Y tienen secador de pelo! Escondido en las alturas d ella estantería del baño, pero no amenities como champú, gel y demás. Sólo gorro de ducha, limpiador de zapatos y jabón de manos.

palazzo magi suite

2. Restaurante. En realidad, Palazzo Magi es un Bed&Breakfast ¡aunque jamás lo diríais por el lujo y lo espectacular de sus habitaciones! Lo que ocurre es que no tiene un servicio de recepción durante las 24 horas del día. Si quieres salir y entrar por la noche tienes tu propia llave para hacerlo. Y sólo sirven desayunos y ninguna comida más. El salón para el desayuno es pequeño, con unas 8-10 mesitas en un espacio reducido y un pequeño buffet libre muy sencillo, con pan, galletas, un par de tipos de embutido y queso, tartas y bizcochos, yogures, cereales, fruta, zumos, café, leche y para de contar. Lo que viene siendo un desayuno continental, pero en lugar de servido en la mesa, con la libertad de seleccionar lo que quieras ¡y de repetir!

palazzo magi billar

3. Precios. Con lo apabullante que es el edificio, y el personal tan extremadamente servicial con el que cuentan, las tarifas de Palazzo Magi me parecen baratas. Entre 70-140 euros, dependiendo de la época del año, del tamaño de la habitación, etc. podéis pasar vuestras vacaciones en familia visitando la Toscana a cuerpo de rey. Hasta los 4 años, los niños se alojan gratis. Hasta los 12 tienen un 30% de descuento. También aceptan animales con una tarifa de 7 euros la noche.

Al ser un alojamiento pequeño, sin más servicios que ofrecer, poco más puedo decir. Pero desde luego, lo que tengo claro es que este viaje me ha hecho mirar los Bed&Breakfast con otros ojos. Sinceramente, tanto para viajar con niños como a solas, nosotros no solemos usar nunca la mayor parte de las instalaciones que ofrecen los grandes hoteles, mientras que una habitación espaciosa y cómoda, con un salón enorme y un descanso en el más absoluto silencio sí son características por las que merece la pena pagar, a fin de tener un recuerdo inolvidable de nuestro paso por la Toscana. ¡Ay! Ojalá en el futuro encontremos lugares tan carismáticos y encantadores como Palazzo Magi.




Esto te puede interesar

No hay comentarios

¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!