Marcas

Pruebas prenatales invasivas vs no invasivas ¿quieres saber más de tu bebé?

test genético prenatal

Cuando me quedé embarazada por primera vez, creo que tuve menos temores que durante este segundo embarazo. Aquel transcurrió todo de una forma tan sencilla… yo me iba informando, leyendo, hasta que llegó un punto en el que tuve que abandonar las lecturas acerca de complicaciones gestacionales, embarazos de alto riesgo, posibles malformaciones y yo no sé cuántos disgustos más, alguno de ellos remotamente probables, según las estadísticas. Así es que di carpetazo al asunto y me dediqué a esperar que todo transcurriera de la mejor forma posible. Esta segunda preñez, comenzó con la sorpresa del sangrado de implantación ¡y nos convertimos en primerizos algo temerosos otra vez! También es cierto que los miedos desaparecieron con un par de ecografías de control a las 3 semanas, pero ya nos pareció una complicación innecesaria. Por suerte, mis embarazos son muy normales y corriente, y no hemos necesitado pruebas prenatales invasivas, ni tampoco hacer uso de las no invasivas. Pero todos conocemos casos en los que por antecedentes familiares o por resultados anómalos en alguna de las pruebas rutinarias que se realizan durante la gestación, han tenido que recurrir a pruebas adicionales, que a veces son fáciles y otras no gustan a nadie.

1. Pruebas prenatales invasivas. La más conocida es la amniocentesis. Yo la veía como un incordio pero como una prueba segura, hasta que mi madre empezó a hablarme tan mal de ella. Que si reposo tras realizarla, que si el riesgo de que con la punción te hagan algún mal y dañen al bebé o se pierda el embarazo… Como no teníamos motivos para pasar por ella, no lo hicimos, pero pienso en qué hubiera pasado si la prueba de la translucencia nucal hubiese arrojado un dato inadecuado, o que por cuestiones familiares tuviésemos que haberla afrontado para descartar malformaciones genéticas y la verdad ¡se me descompone el cuerpo!

2. Test genético prenatal no invasivo. Es una modernidad que conozco desde hace pocos meses y que se basa en hacer una simple extracción de sangre de la madre, como las que se realizan normalmente para cualquier analítica rutinaria, a fin de indagar y descubrir nueva información genética respecto al bebé, evitando técnicas que impliquen cierto riesgo como la citada amniocentesis. La ventaja del test genético prenatal es que es una prueba sencilla, que no pone en riesgo ni a la madre ni al feto, que ofrece resultados fiables en el 99% de los casos y permite saber más sobre estas malformaciones genéticas que tanto nos atemorizan. Resulta que el ADN del feto corre por la sangre de la madre desde la semana 8 del embarazo, y su presencia aumenta según pasa el tiempo. Gracias a esto, se puede detectar la presencia de una trisomía en los cromosomas 13, 18, 21, 9, 16 y 22, así como otras alteraciones como el Síndrome de Turner, Síndrome de Klinefelter, Síndrome Triple X, Síndrome de Jacobs, síndromes de microdeleción 1p36, 2q33.1, Cri-du-chat, DiGeorge 2, 16p12.2, Jacobsen, Van der Woude y Prader-Willi/Angelman. Esto es lo más importante, pero además, nos permitiría conocer el sexo del bebé mucho antes de lo que solemos hacerlo mediante las ecografías normales.

3. ¿Cuánto cuesta? Este es uno de los hándicaps para poder acceder a esta prueba, ya que el test genético prenatal no invasivo, pese a lo fácil que parece, es una prueba bastante costosa (en torno a 600 euros) que no cubre la Seguridad Social. Puede realizarse en cantidad de centros médicos privados, y algunos cuentan con importantes descuentos que conviene conocer y aprovechar si nos decidimos a dar el paso para vivir nuestro embarazo de una forma más tranquila.

¿Conocíais la existencia de estas pruebas prenatales no invasivas? ¿Habéis recurrido alguna vez a ellas? ¿Qué tal ha sido vuestra experiencia? ¿Las recomendaríais para la tranquilidad de otros futuros padres?

Esto te puede interesar

8 Comentarios

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    16 Noviembre, 2016 at 07:27

    Yo viví mis embarazos muy tranquila así que ni me planteé pruebas extra… Pero ahora mirando atrás, creo que alguna sí habría hecho, aunque no fuera barata.

  • Responder
    Una mamá muy feliz
    16 Noviembre, 2016 at 09:49

    Nunca he tenido que pasar por este tipo de pruebas estando embarazada, sí por otras peligrosas y costosas, aunque tengo claro que en caso de embarazo, hubiera pagado lo que fuera si se hubiera dado el caso.

  • Responder
    marigem
    16 Noviembre, 2016 at 11:12

    Hola!!!!! Durante mis embarazos no había estas pruebas y además no tuve problemas ni antecedentes ni nada, pero creo que esos 600€ estarían muy bien empleados. Yo he pagado casi lo mismo por una eco digestiva y una consulta cuando en la seguridad social no dieron con un problema de vesícula que tuve, o a veces nos vamos a un viaje que nos cuesta mucho más,o lo gastamos en un móvil. Todo lo que sea invertir en salud o prevención me parece genial, aunque lo mejor, claro, es no tener que hacer nada y que todo vaya muy bien.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    16 Noviembre, 2016 at 11:29

    ufff, yo hasta que no me viera en la tesitura, no sabría si recurrir a ellas, la verdad!! gracias a dios, no he tenido que hacerlo…

  • Responder
    Mar
    16 Noviembre, 2016 at 11:37

    Hola!!! En mi caso, y tras un aborto el año padaso a las 20 semanas de gestacion, me recomendaron el test genetico no invasivo tanto mi ginecologo particular como la ginecologa de la seg social. Fue una extraccion de sangre sin más que, a pesar del dineral que nos costó, nos hizo respirar un poco mas tranquilos despues de la traumatica experiencia pasada y ver los resultados de bajo riesgo para nuestra futura heredera????. Por supuesto volveria a gastarme el dinero, lo único que pensabalos diez dias aprox q tardaron los resultados era que, por desgracia, habría gente que no se lo podría ni plantear por el tema económico. Ahora solo queda que llegue enero para conocer a nuestra peque!!!

  • Responder
    Olga M.
    16 Noviembre, 2016 at 13:57

    Yo sí pasé por esas pruebas, por ambas invasivas y no.
    Las no invasivas consisten en una doble prueba, por un lado la eco que mide el pliegue nucal (la misma que hacen en todo embarazo, pero una semana o dos antes). Si resulta algún parámetro alterado, y el centro médico es decente, ya no pasas al test sanguíneo, te remiten a tu gine para que te programen una prueba invasiva, probablemente una biopsia corial por la semana de gestación en la que se suelen realizar. Ellos mismos en caso de alteraciones ya te aconsejan la prueba invasiva, por lo menos en mi caso.
    Después ya me hicieron la biopsia. Afortunadamente todo salió bien.
    Vamos, después de pasar la experiencia, si se volviera a dar el caso. Repetiría el test, aunque sea para quedarme más tranquila, porque si hay alguna anomalía, la biopsia o la amniocentesis no te ahorras.
    saludos.

  • Responder
    Itziar
    17 Noviembre, 2016 at 21:11

    La anmioncentesis tiene muy mala prensa, pero si la hace un buen profesional el riesgo es mínimo
    Claro que se asocian muchos abortos a esta prueba, pero se debe a que cuando se recurre a ella ya se ha detectado una anomalia en el feto y seguramente, esa anomalia iba a terminar en un aborto natural. Los % de abortos que se le asocian deberían actualizarse para que tomar la decisión de hacer o no la prueba con datos reales.

    http://www.elmundo.es/elmundosalud/2006/11/13/mujer/1163436066.html

    En Navarra se realiza un cribado en sangre en las primeras semanas desde 2012, a mí me tocó en mi segundo embarazo, pero no sé si las pruebas que mencionan son esto o abarcan más

    http://www.navarra.es/home_es/Actualidad/Sala+de+prensa/Noticias/2012/04/02/servicio+navarro+salud+cribado+prenatal+sindrome+down+amniocentesis.htm

    YO también pensé mucho más en estas cosas en mi segundo embarazo que el primero. Busque información de todo tipo y vivé el embarazo con menos tranquilidad. Fueron dos embarazos normales pero sí que yo los viví de modo diferente.

    Un saludo!

    http://mykitschworld.blogspot.com.es

  • Responder
    Valeria
    29 Noviembre, 2016 at 00:18

    Alguien conoce algún caso en el que el test neobona, que es un test genético prenatal no invasivo haya dado falso negativo? Es decir, que el resultado dió que el bebé no tenía ninguna anomalía y que luego resultara que si la tenía?

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!