Parto y postparto

Crónica de mi parto prematuro (IV) Dilatación completa en 4 horas y 30 minutos

dilatación completa parto prematuro 35 semanas

De nuevo, en el parto de mi churumbelito he vuelto a salir con la convicción de que podía haber acabado pariendo sin anestesia epidural. Y es que en ambos casos, el efecto de relax que te provoca sólo lo he notado en el periodo del expulsivo con lo cual ¿hubiera sido capaz de llegar al final soportando sólo un poco más de dolor? Pues ya nunca lo sabremos. Retomando la crónica de mi parto prematuro donde la dejé el último día, tras la colocación de la anestesia llegó el momento de saber que ya había alcanzado la dilatación completa. O sea, rompí aguas a las 21:30. Llegué sin un centímetro de dilatación al hospital, y así me mantuve hasta pasada la medianoche. Cuando empezaron las contracciones, ya eran contracciones de parto, por lo que según mi informe entre las 2 de la madrugada y las 6:30 de la mañana llegué a los 10 centímetros. 5 de los cuales ya estaban hechos antes de la llegada del anestesista y los otros 5 ¡se ensancharon justo mientras me ponían la anestesia! De ahí que al terminar este hombre su faena la matrona me preguntara si notaba que ya tenía ganas de empujar. Y no. En ese instante yo era feliz con mi droga legal recorriendo el cuerpo, pero un minuto después…

1. Primera contracción tras la epidural. Ay, aquello molestaba, incluso dolía, pero ni punto de comparación con las contracciones que había estado experimentando hasta ese momento. Llegó, aumentó de intensidad, se pasó y un instante después le estaba metiendo prisa al padre de mis criaturas para que tocara el timbre y volviera la matrona. Sí, en solo un suspiro había pasado de no tener ningún pensamiento de parir a notar una de estas dos cosas: que me quedaría más cómoda si el niño salía ya, o que tenía ganas de hacer caca. Algo de eso me estaba pasando, pero no podía discernir entre ambas opciones y así se lo dije a la matrona y a la ginecóloga: “Miren ustedes, tengo una presión en los bajos que puede ser un bebé o un cagarro. ¿Empujo y vemos lo que sale?”. Porque lo que tenía clarísimo era que yo quería empujar, fuesen cuales fuesen las consecuencias. Y por suerte para todos ¡lo que venía era un bebé!

2. Dilatación completa. De 0 a 10 centímetros en 4 horas y 30 minutos. Está visto que mi cuerpo no es de experimentar contracciones preparatorias y que se me lanza a lo loco directamente con las del parto, por lo que tengo suerte de llegar al hospital sin mucha demora, tras lo visto en los 2 partos. El primero requirió 6 horas y 30 minutos hasta que nació mi bichilla. Y este aún menos. En 4 horas 30 ya estaba dilatada del todo y en 30 minutos acabó el expulsivo completo (de bebé, alumbramiento de placenta y arreglo de bajos para volver a la habitación). Al principio, me volví a sentir un poco dejada de la mano del personal, con esa máxima que ya viví cuando el nacimiento de la niña según la cual, si notaba una contracción y quería empujar, adelante, que cogiese aire, que no lo soltase, que dejase de hacer ruiditos y quejidos que se me iba la fuerza (¡que gran verdad!), que empujase como si quisiera apretar el trasero contra la cama etc., etc. Pero allí me dejaron sola, sin pasar al paritorio y haciendo según mi voluntad. Aunque por poco tiempo. En nada estaban la matrona y la ginecóloga de vuelta para decir que nos íbamos al paritorio, mientras yo seguía recordándoles que estaba embarazada sólo de 35 semanas, que aún era muy pronto, y toda la retahíla que llevaba cantando desde que me ingresaron.

3. El secretismo profesional. Si algo no acabó de gustarme en este parto tan rápido fue el hecho de que apenas me dieron ninguna información acerca de cómo se estaba desarrollando la dilatación. En mi anterior experiencia, la matrona me decía los centímetros que iba dilatando, que me romperían la bolsa, que el bebé parecía que bajaba a yo no sé cuántos niveles, que las contracciones eran de tal o cual intensidad… Pero en esta ocasión, incluso al preguntar directamente si había dilatado algo más, si el parto avanzaba o estaba estancada en algún punto, nadie me decía nada. Supongo que serán formas diferentes de trabajar, pero cualquier dato medianamente explicado en esos momentos ¡se agradece mucho! Sobre todo, porque una no sabe si va a parir en 5 horas o en 5 días. O si la dilatación no avanza, o si hay riesgo de cesárea. Y si todo va divinamente como era mi caso ¿por qué no declararlo abiertamente y tranquilizar a los futuros padres?

Pues ya no había marcha atrás. En tan pocas horas había pasado de estar embarazada de 35 semanas y con mucho embarazo aún por delante, a estar recorriendo el cortísimo pasillo que separaba mi sala de dilatación del primer paritorio del hospital. Mi churumbelito prematuro estaba a punto de hacerse realidad en este mundo ¡y yo aún sin asimilar la noticia! ¿Qué recuerdos tenéis de la dilatación en vuestro parto? ¿También fue breve u os resultó eterna?

Esto te puede interesar

8 Comentarios

  • Responder
    La maternidad de Krika en Suiza
    6 marzo, 2017 at 07:17

    Pues tuviste suerte de que sólo viniera bebé. Yo cuando me puse a empujar al mismo tiempo rompí aguas, me cagué y solté bebé. Me quedé en la gloria como supondrás 😂😂😂

  • Responder
    La Hobbita
    6 marzo, 2017 at 09:15

    Yo con la cesárea no he experimentado nada de eso. A ver como se da #2 xD.

    Lo de que no sabremos nunca si pares sin epi… anda q como te venga un #3!!

  • Responder
    Adriana
    6 marzo, 2017 at 09:57

    Creo que ya te dije en algún otro comentario, imagínate si tus partos han sido rápidos, cómo fueron los míos! El primero cuatro horas y media desde que ingresamos (ya con 4 cm, eso sí) Y eso que la niña era gordis gordis. Y el segundo, menos de la mitad.
    Vamos, que con el segundo me dejaron bien claro que de esperar en casa tranquilamente, nada, si no quería parir en el coche. Que a poco que tuviese contracciones seguidas, para el hospital.

  • Responder
    Nosoyunadramamama
    6 marzo, 2017 at 11:27

    jajajaja… hazme caso, llegué de 8 cm al hospital con Rafa con contracciones llevaderas…y créeme, te libraste de lo gordo… En serio, con Gabriel me pusieron la epidural estando de 7 cm y me pusieron muy poca, y dolió bastante, pero nada comparable al final del parto de Rafa a pelo… La verdad es que lo de los partos es brutal, los mios rapiditos, tanto q el primero fue una inducción y fueron 4 horas pero manda huevs que con el tercero fuese con contracciones al hospital y al final no estuviera de parto…una nunca aprende, jajajaja… la verdad que yo para parir he tenido suerte, porque ha sido siempre visto y no visto… y se agradece!!! pero bueno, postpartos he tenido de todo tipo…
    La verdad que lo de parir en la 35 tiene que ser un shock, con lo bien que vienen el último mes para organizar y poner orden en casa, jajajajja…

  • Responder
    Mari
    6 marzo, 2017 at 15:34

    Mis 2 partos han sido rapidisimos , yo me daba una ducha sobre las 8:00, desayunaba, sin dolores, en los 2 estaba ya en el hospital. El 1, me Maree el día Antes, y el 2, rompí aguas el día antes. y a las 11:30, y a las 10:20. Ya habían nacido mis hijos, sin tiempo de ponerme la epidural, pues no tenía suero puesto.

  • Responder
    sradiaz
    6 marzo, 2017 at 17:48

    En mi hospital la sala de dilatación es un paritorio, así que si todo va bien no te mueven de allí. Yo recuerdo ésas ganas de hacer caca, jejeje, pero tras la sensación de haberme meado encima al romper aguas, ya no lo comenté…

  • Responder
    Alexia
    6 marzo, 2017 at 21:56

    Pues yo recuerdo que aguanté en casa dolores llevaderos de 1 a 4am que ya dije a mi querido: “oiga usté (también soy malagueña) !! deje de roncar que yo me levanto de esta pelotita y ya estamos zumbando al hospital” a las 8am cambio de turno y me dicen que en un ratito vienen a ponerme epidural (desconozco de cuantos cm estaba) a las 10am puesta, ¡bendito ese anestesista maravilloso! Y a las 12 bajo todo pronóstico de los allí presentes, que mandaron al padre a desayunar y casi se lo pierde, nació la bolita gordita.
    No está mal, en total unas 11h desde que empecé en casa, aunque sólo he tenido ese parto, de momento no puedo comparar.

  • Responder
    Marta
    13 marzo, 2017 at 10:53

    Pues yo, en mi primer y único parto, de momento, porque me gustaría darle un hermanito, cuando llegué al hospital ya estaba dilata de 6cm, con dos horas que llevaba de contracciones fuertes, me rompieron aguas, y en menos de una hora nació mi niña, ya me dijo la matrona que si decido ir a por el segundo, no me espere tanto en casa si no quiero tenerlo por el camino jajajaja

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!