Decoración

Imaginando la futura habitación de bebé

diseño habitación de bebé

Esta vez no volverá a pasarme como con mi bichilla, o al menos eso espero. Cuando estaba embarazada de ella, traté de reutilizar todos los muebles que teníamos por casa, a fin de ahorrar y esperar a que creciera un poco para ponerle su dormitorio definitivo. Esto se saldó con un cuarto no muy amplio que quedó abigarrado con un armario de matrimonio de 2 metros de largo, al que le puse unos vinilos infantiles para que se integrara un poco en el ambiente de la habitación del bebé; una cama individual de medidas estándar, sin cabecero ni nada, y su cambiador, que cuando empezó a ser demasiado pesada para usarlo lo convertimos en una estantería para poner juguetes. Hasta que nació mi churumbelito y lo rescatamos para su uso original. Desde que nació la niña, hasta que cumplió los 2 años, la realidad fue que no hicimos uso de ese dormitorio mas que para el cambio de ropa y pañal. Mi mochuela dormía con nosotros (colechando o en su cuna instalada al lado de nuestra cama), jugaba en el salón y por toda la casa… En fin, que acabó por convertirse más en una habitación trastero que en un dormitorio infantil. Por muchos vinilos de colorines que pegase por todos lados. Con mi churumbelito ya he escarmentado, y si sigue los pasos de su hermana sé que tengo 2 años por delante para no tener que desmantelar el despacho y pensar su habitación con calma. Y desde que existe internet hay opciones tan monas para coger ideas… Os cuento algunas de las que he encontrado en Livingo.

litera habitación del bebé

1. La cama. A veces, pienso que no sería mala idea que mi bichilla y mi churumbelito compartiesen habitación, pero luego llega su padre y me quita estas iniciativas. Y lo pienso porque sobrados de espacio no estamos, pero sobre todo porque ahora hacen diseños de literas que son alucinantes. Yo, sí fuera niña otra vez, preferiría una de estas literas a una cama de las de toda la vida. Eso sí, para acostarme en la parte de abajo, que las alturas me dan respeto cuando duermo. Y hay que hacer cuentas, que los diseños Pinterest no están al alcance de todo el mundo, pero por soñar… Si debe dormir en su propia habitación, también podríamos buscar camas individuales que molen, porque las hay con formas de coches, de camiones, y en plan low cost, siempre podemos optar por mobiliario blanco que personalizar con vinilos o pintura si somos más manitas.

silla montessori livingo

2. ¿Escritorio o mesa infantil? El papá de mis churumbeles tiene obsesión por organizar desde ya la versión definitiva de la habitación de bebé de mi nueva criatura, como si por no tener un escritorio para estudiar desde que vemos el positivo en el test de embarazo fuera a frustrarle su futura carrera. Por mi parte, soy más partidaria de las mesas y sillas para niños pequeños, porque pueden utilizarlas desde los 2 años, ocupan poco espacio, existen infinidad de modelos, son baratas y muy prácticas. La de mi bichilla es uno de los típicos modelos Mammut de Ikea, pero echo en falta algo muy Montessori y un poco difícil de encontrar: que las sillas tengas reposabrazos para evitar que los niños más pequeños se vuelquen y caigan, como las sillitas blancas de esta foto.

estantería habitación del bebé

3. Un poquito de orden. Una de las mejores cosas de nuestra casa es la cantidad de armarios empotrados con altura hasta el techo y bien hermosos que tenemos de serie, por lo que aunque echemos en falta algunos colgadores en su distribución interna, lo cierto es que no nos tenemos que preocupar por buscar armarios ni ocupar más espacio con ellos. Lo que sí necesitamos son estanterías y cajas para ordenar por montones. Por ejemplo, esta estantería infantil, que puede llamar la atención de los niños por su diseño y motivarlos a recoger sus pertenencias. Parece increíble pero cuando mi bichilla tuvo estantería propia su cuarto nunca volvió a estar tan desordenado. Si tienen todas las baldas y compartimentos a su altura, podemos despreocuparnos por completo de ella, ya que los niños podrán coger y volver a dejar cualquier cosa que necesiten sin tener que pedirnos ayuda.

habitación del bebé infantil livingo

4. Los textiles ¡todo lo pueden! Este ha sido mi gran descubrimiento de la maternidad para tener dormitorios infantiles sin gastar un ojo de la cara. Los elementos textiles para niños (nórdicos, sábanas, cortinas, etc.) te transforman cualquier espacio es un lugar ideal para los peques en un abrir y cerrar de ojos. Con mi bichilla lo tenemos comprobado, porque sus muebles son blancos, sus paredes blancas y los juegos nórdicos es lo que vamos cambiando con diferentes protagonistas (Peppa Pig, unicornios, Frozen, Hello Kitty) según varían sus gustos. Y oye ¡funciona la mar de bien! Así es que si no encontráis muebles con la decoración de dibujos animados que apasionen a vuestros hijos, probad con las telas y ya veréis qué buen resultado dan.

¿Cuándo montasteis vosotros la habitación infantil? ¿Durante el embarazo o mucho después? ¿Qué trucos tenéis para que os quede vistosa sin gastar mucho?

Esto te puede interesar

3 Comentarios

  • Responder
    Mamá Puede
    9 marzo, 2017 at 07:55

    Yo tengo que decir que acerté, he ido cambiando cosas según las necesidades, pasar de cuna a cama, de un niño a dos… pero la esencia de la habitación es la misma, no me canso de ella!
    Aunque ya estoy pensando en poner literas para que tengan más espacio, ellos juegan por toda la casa pero en breve tendré que cambiar algo la distribución

    Por cierto, yo creo que el blanco es un acierto y los colores ya los ponemos en textiles y adornos

  • Responder
    La Hobbita
    9 marzo, 2017 at 13:17

    Aún no la he montado pero tengo muchas ideas en mente, jiji.

  • Responder
    María E.
    9 marzo, 2017 at 22:05

    Cuando fue a nacer el Pelirrojo en su habitación solo estaba la cuna, una cómoda con el cambiador encima de ikea una butaca y el armario empotrado. Decidimos que como era un bebé que al principio dormiría con nosotros y más adelante en la cuna, no había necesidad de montar nada más.
    Cuando fue a nacer el Rubio, añadimos a esa habitación una cama pequeña para él que ya tenía 3 años, una mesilla de noche y unas estanterías con cajones de ikea para sus juguetes y cuentos. Tambien le pusimos unos vinilos y una ropa de cama con sus personajes favoritos e intentamos crear una zona para el bebé y otra para él.
    Casi tres años después sigue igual, aunque hemos ido cambiando los textiles y ahora ya es hora de cambiar la habitación para los dos y ahí estamos cogiendo ideas!

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!