Marcas

Colecho con un prematuro. Probamos el Cosydream+ de Babymoov

cojín cosydream+ de babymoov

Pues sí, he notado diferencias. Desde que nació mi churumbelito ando metida en faena en esto del colecho con un prematuro tardío como el mío. En el hospital, no lo dejaba en la cuna porque como la lactancia estaba siendo tan complicada, no quería perder ni una oportunidad de ofrecerle el pecho, así es que teniéndolo 24 horas en brazos, me aseguraba de que si hacía la gracia de espabilarse un poco, allí estaría para alimentarlo a traición. Cuando llegamos a casa le tocó estrenar minicuna de colecho. Pero parece que la escasa distancia que lo separa de mí le supone un problema. El modelo que tenemos, no me permite darle el pecho desde mi cama, por lo que me lo traía a mi colchón y después lo devolvía a su cuna. Al principio se dormía, porque no hacía otra cosa en todo el día, pero cuando empezó a pasársele la prematuridad y a desvelarse, esta táctica no le gustaba ni mijita. Así es que gritaba, lloraba, se hacía pipí y caca “como venganza” y debía empezar de nuevo con la teta para que se calmase. Vamos, que no me salía a cuenta hacer más intentos nocturnos de despegarnos. La minicuna era buena idea para hacer sus siestas de día, pero por la noche debíamos colechar sí o sí. Me decidí a probar el cojín Cosydream+ de Babymoov, porque a diferencia del colecho con mi bichilla, el colecho con un prematuro tiene ciertos aspectos que me preocupaban un poco. Sobre todo, teniendo en cuenta que yo estoy durmiendo cuando el niño hace las siguientes cosas, por lo que no puedo velar por él a cada instante.

cosydream de babymoov reductor cuna

1. Posición fetal. No sé si esto le pasará al resto de prematuros, pero incluso un mes después de haber nacido, mi churumbelito seguía estando en posición fetal casi todo el tiempo. Mientras que mi bichilla cuando nació se tumbaba boca arriba en la cuna, en la cama o en el carrito, y estiraba las piernas y los brazos todo lo larga que era, este se pasa las horas hecho un ovillito. Esto no me preocuparía si las recomendaciones de seguridad para bebés no indicasen que deben descansar sobre la espalda, no estar de lado. Con la niña siempre supe que no se giraría en la cuna, porque los días iban pasando y siempre estaba panza arriba, exactamente igual que la había dejado. Pero con el pequeño, me resulta casi imposible dejarlo en esta posición, porque enseguida encoje las piernas y se gira de medio lado. Claro, en esta postura, que se pueda dar la vuelta y quedarse boca abajo es mucho más fácil, de ahí que haya confiado en el Cosydream+ para lograr que se quede mirando al techo. Al tener un espacio más reducido no puede girar el cuerpo ni la cabeza con esa facilidad, y yo me quedo más tranquila. Además, yo no sé si por prematuro o por qué, nuestra minicuna le queda grande, y con el cojín tengo la sensación de que queda más recogido, y quizás eso le da tranquilidad, como si siguiera apretado en mis interiores.

2. Incrustado en mi cuerpo. Como persona humana que soy, necesito dormir aunque sea a saltos y pocas horas por las noches. Por eso, el colecho con un prematuro ha vuelto a llamar a nuestra puerta. O el bebé duerme conmigo o entramos en un bucle infinito de tetas, paseos y cambios de pañal. Con su hermana, el colecho a diario empezó mucho después, sobre los 7 meses de edad. Ya era una bebé grandota, espabilada y hacía mucho bulto, por lo que nunca tuve miedo de dormir con ella. Pero mi churumbelito, entre lo pequeño que nació y lo que se adhiere a mi cuerpo, me complica las noches. Temo dormirme profundamente y aplastarlo, o darle un golpe porque no mantiene ninguna distancia, sino que se coloca en su posición fetal y se me pega al costado, como si aún estuviera embarazada pero la barriga la tuviera en el lateral. Al poner el Cosydream+ de Babymoov en la cama, pensé que él no notaría que le estoy delimitando su espacio, porque puedo arrimarme mucho, que me toque, etc. Y yo podría dormir más tranquila sabiendo que está ahí, en alto, y que le va a costar más trabajo volcarse a traición o colarse por debajo de mi cuerpazo. Pero esto no ha funcionado. Así es que hemos pasado a darle uso como si fuera una hamaquita, como el Doomoo Nid que tiene mi bichilla pero en versión reducida. Oye, y con esta función sí logramos tenerlo con nosotros en el sofá y que esté relajado.

cosydream de babymoov hamaca bebé

3. Plagiocefalia. Este tema no nos preocupa mucho en casa, porque ambos niños han sido de girar la cabeza de forma espontánea al dormir, y el porteo ha hecho que no se pasen todo el santo día tumbados, por lo que no hemos tenido complicaciones con la plagiocefalia. Pero por si os inquieta el asunto, el Cosydream+ de Babymoov también está diseñado para ayudaros en este aspecto, ya que su relleno interior se adapta muy bien al cuerpo del bebé, sin hacer presiones en unas zonas más que en otras.

4. Característica del Cosydream+. El Cosydream+ de Babymoov es un cojín manejable, ligero, con acabados suaves y muy agradables. La base es rígida, por seguridad, como cualquier colchón de cuna para bebé, pero los bordes acolchados están relleno de microesferas como el cojín de lactancia Mum&B y resulta tan acogedor… Esta pieza es la que permite que actúe como reductor, y se pone y se quita con velcro a la altura del culete del bebé, para que quede más recogido en el interior del Cosydream+. El cilindro reductor es desenfundable para lavar, pero no el resto del mecanismo. Además, tiene una inclinación de 15 grados que permite dejar la cabeza del bebé algo más alta que el resto del cuerpo, lo que se agradece mucho en caso de resfriados, que por suerte no hemos tenido que pasar. En Amazon cuesta 50 euros ¡lo que sea por dormir! Está indicado para recién nacidos y bebés de hasta 3 meses, supongo que porque a esa edad ya empiezan a hacer intentos de voltearse y podrían caer desde lo alto y quedar en posturas incómodas. Además de que por el tamaño del Cosydream+ seguramente ya no cabrán dentro de la zona acolchada cuando lleguen a esta edad

¿Habéis usado este tipo de reductores para dormir con alguno de vuestros hijos? ¿Os parece buen invento para colechar con ellos de una forma más segura?




Esto te puede interesar

3 Comentarios

  • Responder
    La maternidad de Krika en Suiza
    14 Marzo, 2017 at 07:19

    Yo no tengo minicuna así que le pongo el cojín de lactancia en la cuna para que se sienta más arropadita, y por ahora nos va bien, por lo menos unas horas pasa ahí cada noche, horas que me saben a gloria!

  • Responder
    Nosoyunadramamama
    14 Marzo, 2017 at 09:58

    no sé porqué pensé que era más planito y veo que sí, que es un poco como el doomoo nid…no me extraña que tegas miedo a aplastarlo, yo entre eso y lo que se moc¡vieron siempre, lo de colechar imposible… lo de la cuna de colecho sí que lo veo práctico si la lactancia va bien, yo como andaba con la mastitis, las pezoneras y toda la parafernalia esa, lo de dar el pecho tumbada era una utopía, jaja

  • Responder
    Lulyladelaluzenlalluvia
    19 Marzo, 2017 at 16:53

    Se ve que va genial!! Que bien 🙂

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!