Parto y postparto

Última visita postparto con la matrona

última visita postparto con la matrona

¡Se acabó todo! El embarazo, el parto y hasta la cuarentena con la última visita postarto con la matrona. Sólo han sido 2 las revisiones en este mes y medio. La primera a los pocos días de parir y esta última justo un día después de que se cumpliesen los famosos 40 días, las 6 semanas de recuperación que se presupone que son suficientes para que una quede como nueva, casi como si el embarazo nunca hubiese pasado por tu vida. Todos sabemos que esto no es así, que cada cuerpo es un mundo y que yo ya me notaba recuperada desde que salí del paritorio, mientras que otras mamás tardan mucho más. Aunque cuando hablamos de la recuperación ¿nos referimos a la física? ¿A la emocional? ¿A todo el pack? ¿A estar exactamente como antes o a haber quedado medianamente entera? No sé qué es lo que evalúa exactamente la matrona en la última visita postparto y además la mía estaba enferma y me atendió una señora muy simpática pero completamente desconocida. Aunque como yo no soy de hacerle ascos a ningún profesional, ya me vino bien. Os cuento cómo ha sido esta vez, ya que me han hecho un cuestionario que no tuve que responder cuando nació mi bichilla.

1.Detectando la depresión postparto. ¡A buena hora! Yo no he tenido depresión, ni de lejos, pero lo primero que hicimos en esta última visita postparto fue responder a un cuestionario en el que claramente se trataba de dilucidar si yo estaba mentalmente en forma para la maternidad, o si había quedado tocada de la azotea. Y digo yo ¿no es muy tarde esto de esperar hasta el final de la cuarentena para detectar una posible depresión? ¿No deberían tratar de descubrirlo antes? El caso es que el cuestionario constaba de unas 10 preguntas que la matrona me iba leyendo para saber si desde que había nacido mi churumbelito yo me sentía más feliz o menos que antes; si tenía interés por mis aficiones o pasaba de todo en esta vida; si la culpa y el remordimiento no me dejaban dormir por las noches; si me culpaba de cosas que no estaba en mi mano solucionar; si me preocupaba por tontadas sin motivos; si me ponía a llorar como una magdalena porque sí; si me quedaba paralizada a la hora de tomar decisiones o tener que actuar en situaciones concretas. Vamos, que me psicoanalizó en un momento y le parecieron bien mis respuestas así es que pasamos a otro tema más festivo.

2. Reconocimiento y citología. Nada, un mini examen en el que tardó más la matrona en tener todo el instrumental a mano que en revisarme. Meter el espéculo, coger una muestra de mis interiores y posteriormente introducirme un dedo para que apretara con fuerza y listos. Que estoy divinamente, con todo completamente cicatrizado y curado y ni mención al estado del suelo pélvico. Sólo quiso saber si se me escapaba la orina, que no se me escapa, y con esto y un bizcocho, revisión finalizada hasta dentro de 3 años como mínimo. Le comenté a la matrona que llevaba semanas sin soltar una gota de sangre, pero que justo el día anterior había manchado un poco, casi nada, al orinar. No le dio nada de importancia y según ella eso son cosas normales del “partillo” que supongo que tendrá una nomenclatura médica diferente, pero ella ni me la dijo ni me explicó en qué consistía exactamente. Así es que sólo puedo decir que el flujo sanguinolento puede ser habitual en esta fase final del puerperio y poco más.

3. Las cuestiones sexuales. Como en esta última visita postparto la matrona nueva me ha encontrado tan requetebién, me ha dicho que ojito con los métodos anticonceptivos (oye, como si nosotros no fuésemos lo suficientemente cuidadosos con estos asuntos) y que elijamos el que elijamos lo usemos bien. Sí, esta fue toda la información que recibí. Vamos, que me sentí rejuvenecida cual quinceañera alocada en la consulta del médico, mientras mi churumbelito me chupaba la teta izquierda. Y una vez advertida, me dijo que estaba completamente recuperada del parto, que podrñia retomar las prácticas amorosas cuando quisiera, si es que quería, pero vamos, que no estaba yo muy por la labor de tomarle la palabra en aquel momento. Porque sí, físicamente tendré el aparato reproductor hecho unas castañuelas, pero yo por las noches lo que quiero es dormir el rato que mi churumbelito me deje, así es que vamos a ir cubriendo las necesidades básicas y el resto de caprichos ya se andarán.

Pues hasta aquí mi cuarentena de este segundo embarazo. Sin complicaciones, como la primera vez, y con visitas muy rutinarias para controlar que el avance era normal. Si los resultados de la citología son corrientes ¡nueva prueba superada! ¿Vosotras tuvisteis muchas revisiones durante el postparto? ¿Habíais oído hablar de esto del partillo?




Esto te puede interesar

1 Comentario

  • Responder
    La Hobbita
    30 Marzo, 2017 at 07:43

    A un amigo q está en Holanda le llamaron (a él) las matronas dos días después del parto para hacerle el cuestionario de la depresión postparto. Si detectan signos, te mandan una matrona a casa. Nosotros lo intentamos pero no nos sale igual xD.

    Bueno. De todas formas tu revisión mil veces mejor q la mía. A mi me quitaron las grapas de la cesárea y pa casa.

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!