Embarazo semana a semana

¿Congelarías tus óvulos para la posteridad?

congelar tus óvulos barcelona ivf

El momento ideal para ser madres creo que no existe para casi nadie. Alguna pareja, o madre sola, habrá que haya conseguido traer a sus hijos al mundo tras una alineación de astros y de circunstancias existenciales fabulosas, pero no creo que sea lo normal. Lo más común es que se tome la decisión de forma meditada, sopesando los pros y los contras de dar el paso de convertirse en padres y sí, siempre hay contras: la edad, la estabilidad laboral, el nivel de ingresos, el futuro incierto, y luego las cuestiones de si seremos o no buenos padres y un sin fin de pequeños dilemas que si te pones a analizados pormenorizadamente ¡ninguno procrearíamos! Tanto es así, y tan diferentes son nuestras circunstancias actuales respecto a las de las generaciones anteriores, que la posibilidad de congelar tus óvulos para no renunciar por completo a ser madre, cuando biológicamente podrías pero socialmente te parece una locura, debe ser de los mayores avances que hemos vivido en cuestiones de reproducción asistida en los últimos años. ¿Te has planteado alguna vez si congelarías tus óvulos para el futuro? La verdad es que cuando nosotros dimos los primeros pasos para encargar a mi bichilla, de esta técnica no conocía absolutamente nada, pero de un tiempo a esta parte, la vitrificación de óvulos se está volviendo muy popular. Me he parado a pensar en esto y veo posibilidades muy esperanzadoras y otras que, personalmente, me frenarían un poco.

1. Ser madre cuando quieras. La preservación de la fertilidad te permite congelar tus óvulos (unos cuantos) durante todo el tiempo que desees hasta que decidas dar el paso de ser madre. Puede ser una buena opción cuando eres joven y no quieres dar a tu vida el cambio radical que supone la maternidad, pero a la vez conservas aunque solo sea un atisbo de esperanza de poder ser madre algún día. Tengas pareja o no. Entiendo que es una decisión muy meditada a priori ¡casi tanto como la de traer un hijo al mundo en este mismo instante! Porque debes visualizar tu vida futura, intentar descifrar si vas a tener estabilidad personal, laboral, si realmente llegará un día en el que la maternidad alterará menos el resto de parcelas de tu vida. Porque hay que tener en cuenta que nuestro cuerpo no perdona el paso del tiempo y podemos ser muy profesionales, y muy aventureras y tener la piel de una veinteañera y la vida saludable y deportiva de una muchacha de 15 años, pero reproductivamente todo se joroba cada día que pasa.

2. Evitar enfermedades. Respecto a la salud, hay muchos factores inesperados que pueden frustrar nuestros deseos de ser madre. Para empezar, nos pasamos la vida usando métodos anticonceptivos para evitar embarazos no deseados (al menos la mayoría de nosotras, porque un poco de cabeza hay que tener en ese sentido) y puede que cuando por fin decidamos lanzarnos a la piscina maternal ¡allí no haya agua! Problemas de fertilidad que no esperábamos, edad biológica avanzada que dificulta la concepción por medios naturales, o haber padecido enfermedades que hayan afectado negativamente a nuestra capacidad reproductiva. Hay tratamientos muy agresivos que pueden mermar nuestra fertilidad, por lo que sabiendo de la existencia de la vitrificación de óvulos, sería una gran idea preservarlos para el futuro en caso de que tengamos la mala suerte de toparnos en nuestras vidas con una de estas enfermedades.

3. Pero ¿estaremos para perseguir bebés en unos años? Mis embarazos han sido tan buenos que no he pensado nunca que de haber pospuesto mis dos maternidades mi cuerpo pudiera haberlas resistido peor: no he sido una madre joven (mi bichilla nació cuando yo acababa de cumplir 31 años) y me da que si me hubiera decidido a dar el paso a los 40 esto hubiera sido más o menos igual. Pero lo que sí me inquieta un poco es cómo habría afrontado la crianza a una edad más avanzada. De hecho, entre el nacimiento de mi bichilla y el de mi churumbelito, han pasado solo 3 años pero yo me noto más cansada, más irritable, más perezosa… Y estoy convencida de que la edad sí tiene algo que ver en todo esto. También es cierto que hay mujeres tan activas que son capaces de hacer con 50 el triple que una de 20, pero basándome en mis circunstancias personales, reconozco que la maternidad tardía me frenaría por perder mi tranquilidad y la paz mental.

Me gustan estos avances porque dan a las mujeres la posibilidad de decidir a cada paso de su vida qué es lo que quieren hacer en cada momento. Sin tener prisas porque la gente te acuse de que se te va a pasar el arroz (oiga, que no se me pasa, que lo tengo cómodamente congelado e intacto), ni te entre el estrés por querer ser madre y no tener a la pareja adecuada, o porque tu vida profesional te ha costado mucho y no quieres que la catástrofe de políticas de conciliación que tenemos en España te la arrebaten de un plumazo. Por otro lado, me da miedo que se nos empuje a una maternidad demasiado tardía porque sólo se nos vea como mano de obra que no puede dejar de trabajar, o que se intente postergar nuestro deseo de ser madre para ver si con suerte se nos pasa el antojo y dejamos de querer serlo.

¿Conocéis algún caso de preservación de óvulos? ¿Hubieseis sido madres más tarde de haber conocido estos avances antes?




Esto te puede interesar

6 Comentarios

  • Responder
    Carolina mamá ríe
    2 Mayo, 2017 at 09:52

    Está claro que mi respuesta a día de hoy es un rotundo sí, el problema es que cuando tenía óvulos para congelar ni se me pasó por la cabeza hacerlo, estaba centrada en otros menesteres como en la calidad del esperma de él, así que…
    De todo esto tenía que haber mucha más infomación en las clínicas ginecológicas, de reproducción asistida, escuelas…porque cuando una se acuerda de eso, ya es tarde 🙁

  • Responder
    www.lamamafaelquepot.com
    2 Mayo, 2017 at 13:55

    Estoy de acuerdo en que para la mayoría te lanzas a la piscina en esto de tener hijos sin pensarlo mucho porque realmente para mi nunca era el mejor momento.
    A mi me hubiera gustado ser madre antes pero la situación no lo hacía posible y mi hija nació cuando estaba a punto de cumplir 32 y el enano cuando tenia 35.
    Yo sinceramente viendo lo agotada que estoy no se si con 40 o más seria capaz de aguantar este ritmo de perseguir peques y noches sin dormir.

  • Responder
    nosoyunadramamama
    2 Mayo, 2017 at 15:45

    Yo estoy muy de acuerdo contigo en todo, es una opción que existe y que recurriría a ella en caso de enfermedad, pero creo que hay que ser sinceras con nosotras mismas, podemos criar a un niño igual a los 30 que a los 45? por otro lado, y recuerdo un post de matrona on line que lo explicaba muy bien a raíz de que algunas empresas ofrecían este servicio gratuitamente a sus empleadas, no solo los óvulos envejecen, sino que todo el sistema reproductor lo hace, el útero… Vamos, que explicaba muy bien congelar óvulos tampoco te garantizaba que pudieses ser madre más adelante… Yo creo que está bien para ciertas cosas pero que, hoy en día, ni siquiera con 40 años tenemos estabilidad laboral…

  • Responder
    Ixone
    2 Mayo, 2017 at 23:13

    Pues yo acabo de ser madre con 39 y espero poder estar para lo que mi pequeño necesite. Y es que hablamos de estabilidad laboral y no de estabilidad sentimental, porque yo hasta mi actual pareja no me veía siendo madre. No he tenido mucha suerte en ese sentido. Y desde luego, tampoco tenía información sobre está técnica en esos momentos, ni siquiera era algo que me planteara entonces, pero sabiendo lo que sé ahora, sí, me parece buena idea usar esa técnica

  • Responder
    nuevemesesyundiadespues
    4 Mayo, 2017 at 10:21

    Pues yo, excepto caso de enfermedad, ni loca. Porque a ver cómo das a luz y te recuperas con más edad y a ver cómo aguantas las noches y demás. Menuda pereza jajaja. Pero es una cuestión muy personal

  • Responder
    Elena
    9 Mayo, 2017 at 21:43

    Yo no conozco ningún caso, me parece muy buena idea, aunque no se si yo me lanzaría a ello.

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!