Padres y bloggers

Los padres no nacemos sabiendo ¡pero podemos aprender!

primeros auxilios pediátricos

Creo que entre todos los modelos posibles de madre, yo debo ser de las torponas. Aún no se me ha roto ninguna criatura, ni me agobio en exceso con la crianza, pero incluso intentando llevar una existencia poco dramática y lo más simple posible, veo a otras familias con más hijos en las que todo se gestiona como por arte de magia. Y a nosotros eso no nos sale. Por eso, y porque somos apretados de serie, hemos tratado de ir buscando información y formándonos para esto de criar con éxito. Lo del éxito ya se verá en el futuro, en ciertas cuestiones como la educación y demás, pero por ahora sí que hay aprendizaje en temas pediátricos que hemos interiorizado y que nos ha ayudado a superar diversas fases con calma. Todo empezó durante el embarazo, cuando además de leer sobre síntomas, lactancia, crianza con apego, respetuosa, y también sobre técnicas de adiestramiento sin piedad (por comparar, vamos, que de todo hay que saber) llegó el momento de ir a los cursos de preparación al parto. Los del centro de salud me parecieron perfectos y este hombre y yo no faltamos ni a una sola clase. Allí lo aprendimos todo sobre el parto, el postparto y los primeros cuidados del bebé. Todo, todo y todo, y hasta más cosas que nosotros no vivimos. Como esto resultó tan provechoso, y como los padres no nacemos sabiendo, decidí seguir asistiendo a casi todos los cursos que se ponían en mi camino.

1. Grupo de crianza. Yo necesitaba estar en contacto a perpetuidad con una experta en lactancia materna, porque la primera vez me dolió tanto ¡tanto! Así es que seguí yendo a las reuniones del grupo de crianza y al menos un día a las semana durante 4 meses vigilaban el crecimiento de mi criatura, nos asesoraban sobre lactancia, extracciones y conservación de la leche, vacunas, revisiones médicas, complicaciones con los bebés, sueño, alimentación complementaria, etc. Sobre primeros auxilios pediátricos creo que no nos hablaron nunca, pero aún así, era muy instructivo porque además compartía espacio con un montón de familias con bebés de edades similares a la de mi bichilla, así es que conocía muchas otras experiencias y podíamos acompañarnos con trucos e inquietudes.

2. Pánicos de padres primerizos. Durante el embarazo, nadie te habla de los primeros auxilios para bebés, supongo que porque no quieren meternos el miedo en el cuerpo. Sin embargo, con mi bichilla sufrimos infinitos atragantamientos ¡cuando aún era lactante! Está visto que el caudal de leche que salía no se correspondía con su capacidad para gestionarla. Tantos ataques de tos tuvo que cuando llegó el momento de pasar a la alimentación complementaria estábamos curados de espanto. El resto de padre atemorizados por el BLW y la comida sólida en trozos, y nosotros sabiendo que era imposible que se atragantase más de lo que lo había hecho con la leche. Eso sí, ante nuestra falta de conocimientos sobre maniobras de primeros auxilios para bebés, recuerdo que se me quedó grabado a fuego que ante una de estas situaciones, lo principal es mantener la calma ¡y no hacer nada! Sí, porque seguramente tu hijo se las arregle solo con sus toses y sus mecanismos naturales que trae de serie. Pero los padres solemos abalanzarnos para agitarlos, zarandearlos, meterles los dedos hasta la entrada del estómago, y sin saber nada de primeros auxilios, estas tácticas no ayudan en nada.

formación padres primeros auxilios pediátricos

3. La formación que me falta. Pues en primeros auxilios pediátricos no somos nada expertos en casa. Aparte de saber que no hay que automedicar a los niños (ni a nadie) como las criaturas me crecen bastante sanotas y sin descalabros graves, las dudas me las suele resolver mi madre. Pero yo sé que este hombre viviría mucho más tranquilo si al menos uno de los dos supiésemos de verdad qué hay que hacer ante una reacción alérgica, una quemadura grave… Vamos, esas cosillas que no queremos vivir, pero que con los torbellinos que estamos criando en casa no sería raro que nos viésemos en alguno de estos dramas sin tener ni la más remota idea de qué hacer. O peor aún, echando mano de la sabiduría popular y de esas creencias que pasan de generación en generación para remediar todos los males y que en el mejor de los casos no valen para nada y en el peor, colaboran a agravar la situación. Existen cursos como este de Primeros auxilios pediátricos organizados por Cohesiona, que nos vendría fenomenal. Cohesiona ofrece formación para familias, escuelas y empresas sobre áreas diversas como la seguridad y salud, alimentación y salud y habilidades de inteligencia emocional (personales y sociales). Todos ellos serían ideales para familias. El curso de Primeros auxilios pediátricos se llevará a cabo en Madrid los días 18 y 19 de mayo (de 17:30 a 20:00). Es un curso presencial, impartido por una especialista en enfermería infantil, e incluye prácticas de Reanimación Cardiopulmonar básica y maniobras de atragantamiento. Dura 5 horas y se divide en 2 sesiones tras la que se entrega un Diploma de Asistencia a quien lo solicite. Pero vamos, que como padres, lo que nos interesa son los conocimientos con los que podremos salir de allí.

A nosotros Madrid no nos pilla a mano, pero si tenéis la posibilidad de participar, podéis solicitar más información o reservar plaza en el curso escribiendo al info@cohesiona.es o por teléfono 619044530. ¿Habéis acudido a algún curso de formación para padres? ¿Sobre qué tema?




Esto te puede interesar

4 Comentarios

  • Responder
    Mama Puñetera
    4 Mayo, 2017 at 09:32

    Yo curso como tal no. Si que he asistido a alguna charla y siempre me ha parecido que necesitaba saber mas sobre el tema. Ese curso tiene muy buena pinta, una pena que me pille tan lejos…

  • Responder
    Carolina mamá ríe
    4 Mayo, 2017 at 10:23

    Nosotros hicimos un pedazo de curso, con diploma y todo, cuando hicimos las entrevistas para la adopción, curioso, para adoptar hay que ser buen padre y para los biológicos da igual!!??!$&·”
    Y luego he asistido a alguna conferencia una justo el otro día en el cole. Hija, pues algunos ni con eso, creo que no quieren aprender.

  • Responder
    Elena Riberas
    4 Mayo, 2017 at 23:57

    Yo creo que es una contradicción, siempre nos quedara algo por aprender, por muchos cursos a los que vayamos, pero a la vez, nuestro instinto nos enseña todo. –

  • Responder
    Cata de mamatambiensabe
    6 Mayo, 2017 at 18:35

    Oye, pues nosotros fuimos a un curso de primeros auxilios organizado por la Cruz Roja, pero nos quedamos cortos, esto es como te pasó con la lactancia… yo misma siento la necesidad de seguir aprendiendo y como yo si estoy en Madrid, me apunto la info. Gracias Lucía. :*

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!