Ocio y viajes

¿Cómo entretener a los niños en verano? Destierro a un campamento urbano

¿Cómo entretener a los niños en verano? Destierro a un campamento urbano

Reconozco que me he sentido como una mala madre de manual al mirar el calendario, ver la cercanía de la jornada intensiva en el cole y lo largas que son las vacaciones estivales. Trabajando desde casa, mis opciones eran cerrar el chiringuito 3 meses completos y cruzar los dedos para que en septiembre no hubiera quedado relegada en el olvido, mientras vivimos de un solo sueldo y echamos de menos el resto de ingresos, o ingeniármelas para entretener a los niños en verano. Bueno, a mi bichilla, porque el otro de momento no da un ruido. Pero ella, con toda su actividad y esa lozanía escandalosa de su extremada juventud ¿cómo la iba a tener encerrada en casa tantas semanas, hasta el inicio de las vacaciones familiares oficiales, mientras yo le doy a la tecla sin descanso? Así es que charlando con otras madres, empecé a visualizar un periodo muy negro en nuestras vidas, en el que ni yo lograría conciliar ni ella disfrutar. Y decidí valorar opciones de distracciones veraniegas en silencio, sin consultar nada con este hombre.

1. La piscina. Bueno, no sé si recordaréis mi drama piscinero del año pasado, cuando en la piscina municipal subieron los precios a 12,10 euros la entrada en días laborales y 14,50 euros los fines de semana y festivos. Por persona. Para que solo acudiesen los abonados que son socios todo el año. Tenían un pase veraniego de casi 300 euros para toda la temporada, pero claro, no me saldría rentable: entre las semanas que nos vamos de vacaciones, los días nublados (en el Pueblucho Infernal el clima está diseñado de espaldas al pueblo y las nubes vienen todas en verano), los que tienes compromisos inevitables, etc. Total, que me negaba a pagar esa barbaridad por acudir un par de horitas con la niña a la piscina. Este año, por si las tarifas se les desbocaban tanto, pensaba hacerme socia con antelación, ya que a veces la matrícula es gratuita y la mensualidad de unos 35 euros ¡con 2 días de piscina al mes ya lo compensaríamos! Pero no veo clara la organización, porque a la piscina debo ir yo sola con los 2. Por horario, tendría que reducir aún más la media jornada que ya hago para poder pasarme horas y horas chapoteando en el agua. Y por mí ¡rebién! Que me gusta más ponerme a remojo que a la propia niña. Pero es que el niño no tiene edad de exponerse a tanto sol y a mi bichilla no puedo dejarla sola, porque esta se me larga de donde hace pie y yo no la alcanzaría con el otro a cuestas hasta que hubiese cometido cualquier catástrofe. Así es que me desmotivó mi plan inicial. Con la playa me pasaría lo mismo. Es gratis, pero a veces nos hemos pasado más de una hora para poder aparcar, así es que no me veo invirtiendo el tiempo en eso, para luego estar igual o peor que en la piscina, luchando por mantener al niño a la sombra mientras le sigo el ritmo a la otra. Así es que esto descartado hasta que su padre esté presente en fin de semana.

2. Entretener a los niños en verano ¡sin salir de casa! Tuve que fulminar esta idea de mi lista casi antes de que acabara de cruzar mi mente. Seamos realistas: no soy una madre molona, soy un tollo con las manualidades, mi hija es un culo inquieto que necesita movimiento y no me veo capaz de gestionar entretenimientos sin pisar la calle durante tantos, tantos días. Claro que haremos algunas cosas en el encierro, porque hay jornadas de vacaciones para aburrir, pero no puede ser el entretenimiento principal. Además, al no cambiar de espacio, y no salir de casa, a ver cómo le hago entender a mi bichilla que por las mañanas yo trabajo y después de comer es cuando vamos a empezar la juerga casera. No sabe discernir el antes y el después, eso sin contar con que dentro de un piso poca cosa que implique movimiento podemos hacer.

3. El campamento urbano. Resulta que el alcalde del Pueblucho infernal destina una partida presupuestaria interesante a organizar casales de verano, que son campamentos urbanos. Cada año, varios colegios del municipio organizan actividades, juegos, deportes, le dan a las cuestiones artísticas, creativas y musicales… Este año, el colegio de mi bichilla será uno de los que participe en el programa, por lo que en cuestiones organizativas va a ser como alargar el colegio un mes más. Hasta finales de julio dura el programa, en horario de 9 a 13, con comedor o incluso con aula de acogida mañana y tarde para quien lo necesite. Ella sólo ira al rato de las actividades y creo que le gustará porque va a pasar tiempo con algunos de sus compañeros, pero sobre todo en el patio del colegio podrá correr, desfogarse y no verse enclaustrada entre 4 paredes medio verano. Al ser una actividad municipal, tiene un precio razonable (118 euros el mes completo de actividades), que al principio veía caro pero sabiendo que hay lugares en los que pagan eso ¡a la semana! Ahora me parece regalado. Tengo dudas acerca de si sabrá comprender que aquello no es el colegio, que no estarán sus maestras, que habrá niños nuevos (hay 3 colegios para acoger a todos los niños del municipio y solicitas los que te gusten en la preinscripción, por lo que al ir a sorteo, los niños estarán mezclados en diferentes centros). Porque sólo me faltaría que lo viera como un nuevo periodo de adaptación y se me rebelase.

Con el campamento de verano no voy a darle solución a todas las vacaciones, pero la idea es cubrir ese primer mes, enlazar luego con nuestras vacaciones familiares y a la vuelta ¡ya me tendré que espabilar para hacer frente a otras 4 semanas sin padre y de vuelta en casa! Lo veo venir: mis vacaciones de verano van a tener que ser muy, muy largas y muy pobres para que las de mi bichilla no sean una tortura. ¿Cómo lo hacéis vosotros para entretener a los niños en verano? ¿Lográis adaptar vuestros trabajos a sus vacaciones escolares? ¿Los apuntáis a actividades que les gusten? ¿Los dejáis a cargo de familiares?




Esto te puede interesar

4 Comentarios

  • Responder
    Diana
    19 Mayo, 2017 at 08:20

    Te leo y nos veo. Así estamos nosotros también y pensarás… ¡pero si sois dos! Exacto. Como los dos tenemos trabajo en casa, vivimos tu situación por partida doble por lo que cuando miramos hacia el verano lo hacemos preocupados. Desde el 24 de junio hasta casi mediados de septiembre se nos antoja un panorama complicado. Hemos decidido hacer como tú y lo que queda de junio, principios de septiembre y todo julio optar por el campamento de verano del colegio (aquí bastante más caro) y en agosto pues ya veremos cómo lo hacemos para trabajar a medio gas una semana cada uno o algo así. Me da una pena tremenda porque parece que el hecho de que no haya cole es un problema cuando en realidad estoy deseando que acabe y tenerla aquí porque la echo muchísimo de menos. Pero se hace difícil trabajar, diría que imposible, y, como dice, si no hay trabajo pues, ¿cómo vamos a vivir? No podemos dejar colgado durante 3 meses todo lo que hacemos. Y así… En bucle. ¡Qué vida la del autónomo!

  • Responder
    Adriana
    19 Mayo, 2017 at 09:19

    Esto es así para todos los padres que trabajamos, sea desde casa o fuera. Los meses de verano hay que buscar qué hacer con los peques. Al menos en vuestro caso veo como bueno que tenéis la opción de parar en verano, y estar con los niños, aunque esa opción tenga sus contras. ¡Yo si pudiera lo haría!

    Nosotros hemos pasado por muchas fases con este tema, verano a verano, y ahora mismo nuestra solución es que tenemos a una persona que nos ayuda, y en verano se quedan con ella. Como también tenemos piscina y muchos amigos con los que jugar, pues perfecto para los peques. Y un par de semanas tiramos de abuelos, que viven en la playa y se quedan con ellas encantados, y ahora que son más mayores todos contentos con que se queden unos días.

    Lo de ir a la piscina o a la playa con los dos, pues verás que todo es ponerse. Mientras el pequeño no se displace, no es tan difícil, La cosa se pone peor cuando el pequeño ya gatee o ande, que ahí tienes que tener ojos para dos.

  • Responder
    Mama Puñetera
    19 Mayo, 2017 at 09:39

    Por aquí la cosa está mas que clara. el mes de julio Valkiria irá a la escuela de verano, que no es otra cosa que la guarde donde iba el año pasado, pero adaptada para todas las edades. Allí los niños disfrutan un montón, les montan piscinas, hacen actividades. Ella está deseando de ir. Y yo podré tener un respiro con mi panza de a punto de parir. Ya el mes de agosto es arena de otro costal, porque al menos el papá tendrá algunos días de vacaciones.
    ¡Que largo es el verano! jajajajaja

  • Responder
    nosoyunadramamama
    19 Mayo, 2017 at 09:56

    aquí igual, irán tres semanas a campamentos distintos, una semana de fútbol, otra variada, otra en el campamento del cole… Las vacaciones son muy largas señores, y si no tuviera otra cosa que hacer, perfecto, pero 4-6 horas de ordenador diarias no me las quita nadie… Oye, y sin cargo de conciencia, que elllos van encantados, el coñazo que sería tenerlos varias horas frente a la tv sé q no les gustaría nada!!!

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!