Consejos

Las tallas de ropa para prematuros ¡esto sí es el acabose!

tallas de ropa para prematuros

Andaba yo escandalizada durante mi primera maternidad, al descubrir que las tallas de ropa para bebé no me cuadraban absolutamente nada con el tamaño de mi bichilla. La niña nació grandecita, de percentil alto, y así sigue, por lo que nunca ha vestido ropa de su edad. Ya me advertía mi madre de que la talla 0 y 1 mejor ni mirarla, así es que empezó a vivir directamente en la de 1-3 meses y desde ahí en adelante todo ha seguido desbarajustado. Con 3 años, no hay marca que me la pueda vestir con menos de una talla 5. Y así con todo. El pie le va ya por el 28-29 dependiendo del fabricante y ni siquiera al comprar por centímetros logramos que cuadre en su edad. Pero mi churumbelito ¡ay de él! Nunca creí que fuese prematuro, porque estaba convencidísima de que nacería como su hermana, pasado de fecha. Así es que mi aventura con las tallas de ropa para prematuros empezó en el hospital, al darme cuenta de que incluso eligiendo ropa que mi bichilla no había llegado a estrenar por pequeña, a él todo lo quedaba enorme. Lo más curioso es que dentro de su prematuridad, aún naciendo a las 35 semanas, pesó 2,8 kilos y midió 46 centímetros, por lo que se asemejaba bastante a un recién nacido a término. Pero al meterlo en la ropa nada, de nada, de nada, le cuadraba.

1. No compres ropa de prematuros que se le quedará pequeña enseguida. Debo reconocer que intenté seguir este consejo, pero la situación era insostenible. No teníamos apenas ropa de talla 1, y la de 1 a 3 meses era exageradamente grande. Claro que luego ha crecido y la ha llenado, pero en aquellos primeros días en los que tratábamos de vestirlo con lo heredado de mi bichilla, la situación era digna de ver. Y sí, os aseguro que no solo la ropa que se les queda pequeña les molesta ¡la excesivamente grande también! Por ejemplo, podríamos pasarnos el día remetiéndole los puños de un pijama, pero las perneras eran tan anchas que con sus movimientos acababa con las dos piernas metidas a la vez en un solo agujero. Y claro, lloraba y lloraba al sentirse atrapado. Era imposible recolocarle la ropa bien, porque en un segundo el niño desaparecía allí dentro y no sabías ya ni por dónde cogerlo. Además, siendo invierno, los cuellos le quedaban tan abiertos que ni el body ni la ropa le tapaban el pecho a la pobre criatura. Así es que decidimos comprar algo, lo mínimo imprescindible, para que viviera un poco más cómodo. Y por suerte nos regalaron varias cosas.

2. Las tallas de ropa para prematuros también son un cachondeo. Por ejemplo, mi tía se plantó en el hospital con ropa de talla 0 de 50 centímetros de una de las tiendas del Pueblucho Infernal y oye, de largo le sobraba un pelín, pero a lo ancho le quedaba perfecto. O sea, que no era ropa de prematuro, sino de recién nacido normal, y la lucía divinamente. 2 semanas completas estuvimos usando ambos modelitos a diario, alternándolos con algunas de las cosas menos gigantes de mi bichilla. Fue entonces cuando otra parte de la familia decidió regalarnos algo más de ropa, ya que no necesitábamos nada más (pañales, vacunas y esas cosas sí, pero nunca parecen buenos regalos para nadie). Lo que nos llegó fueron conjuntos de 45 centímetros y de 47, cuando el prematurito ya medía eso al nacer y había sobrepasado la marca en esas dos semanas. A ojo, yo veía esa ropa diminuta, pero como la de su hermana seguía quedándole grande, quise darle una oportunidad. Y curiosamente ¡unas le quedaban bien y otras ridículamente pequeñas! Aquellas tallas de ropa para prematuros eran claramente para niños mucho más prematuros que el mío y otras para niños casi normales. El regalo nos llegaba tarde, porque aún no se había nivelado con los recién nacidos normales, pero le quedaba un suspiro.

3. La ropa para prematuros se usa poco. En nuestro caso, así fue. Aquellos primeros conjuntos los usamos mucho más porque eran los únicos que teníamos y los recibimos al día siguiente del parto. Pero al ser mi churumbelito un prematuro tardío ¡engañan mucho! Crees que no va a comer, que no va a crecer, que no va a alcanzar a los niños de su edad, y en menos de 1 mes se había convertido en el primo hermano de Paquirrín, con un pescuezo de boxeador al que ni siquiera le abrochaban ya las bandanas quitababas. Una cosa tremenda… Total, que los trajecitos de talla pequeña desaparecieron del cajón para dar paso a la ropa de su hermana, ideal de 1 a 3 meses, cuando él tenía 1 mes. Vamos, que se me había normalizado a marchas forzadas.

4. El gran salto. Y ojo con hacer mucha inversión en modelitos, porque si ya los bebés normales nos sorprenden a diario, y lo que hoy les queda grande dentro de 3 días les queda pequeño, y resulta que aún tenía la etiqueta puesta, y que no lo han llegado ni a estrenar, con los prematuros esta situación se multiplica hasta el infinito. De hecho, lo que nos ha pasado es que esas primera prendas las hemos aprovechado hasta que los corchetes ya no se podían abrochar, o incluso se soltaban por la presión del pañal o de las piernas en movimiento de mi mochuelo. Y de pronto, al ir dejando atrás la ropa de 1 a 3 meses, hemos debido saltar a las tallas de 6-9 meses en cuanto cumplió los 3. O sea, que la franja de 3-6 meses no ha pasado por su vida de lo que ha crecido en tan poco tiempo. Y claro, esto ni lo sospechas cuando se te adelanta el parto de mala manera.

En conclusión, que es difícil esto de prever cuánto te va a crecer el prematuro en esos primeros meses. A mí me ha fallado el ojo porque ha engordado demasiado en muy poco tiempo, pero deduzco que a otros padres les puede pasar lo contrario, y que el chiquillo se quede estancado en un mini tamaño más tiempo del que preveían inicialmente. También dependerá de la hechura de cada cuerpo: por ejemplo, mi bichilla era súper alta y pesaba mucho, pero tenía un cuerpo estilizado y necesitaba tallas mayores por lo larga que era. Mi ceporrito va exactamente al revés: no hay quien lo abarque a la redonda, pero comparativamente es más bajito que su hermana. ¿Habéis vivido esta situación con vuestros hijos? Si han sido prematuros ¿os costó encontrar ropa para ellos o los vestisteis con el tallaje normal y esperasteis a que llenasen las prendas?




Esto te puede interesar

4 Comentarios

  • Responder
    Cristina
    12 Junio, 2017 at 07:54

    Mi hijo mayor nacio a termino pero mido 48 y 2640 la ropa de recien nacido le iba pequeña. Corriendo a por ropa de prematuro pero en cuestion de 1 mes pesaba lo mismo q otros bebes que habian pesado mas

  • Responder
    nuevemesesyundiadespues
    12 Junio, 2017 at 07:57

    Yo con El Santo, nacido a finales de febrero, creo que ni cambié de talla antes de pasarle a la ropa de verano. Angelito, que delgadito era. Y ahora, todo lo contrario. Lo que su hermano llevó en agosto y septiembre se le está quedando pequeño ahora. Esto es un sacacuartos jajaja que no nos dura nada la ropa 😂😂 Pero mira, feliz.

  • Responder
    Prados Caja
    12 Junio, 2017 at 09:17

    Mi nene nació a termino, pesó 2,870 y midio 50 cm, pero todo (hasta la talla 0) le quedaba enorme!!! Y, a pesar de haber pasado ya 3 años, seguimos casi igual. A estas alturas, todavia no llega a los 12 kilos. LLeva los 4 veranos de su vida poniendose los mismos pantalones cortos (la talla 6-9 que le regalaron para el bautizo, y todavia en algún modelo hay que encogerlo la cintura)… En invierno cambiamos de talla, porque crece de altura, pero tampoco a ritmos agigantados; osea, que con una talla pasa toda la temporada. Y de zapatos, mejor no hablamos. Está en un 23-24; el año pasado me las ví y me las deseé para encontrar zapato para el uniforme del colegio y, muy a mi pesar, creo que este año me va a pasar lo mismo 🙁

  • Responder
    miren
    12 Junio, 2017 at 12:39

    las tallas de ropa de bebé son como las de ropa de mujer, aleatorias, creo que las ponen por sorteo. la solución es ir a comprar con una referencia del bebé que sabes que le vale (en su caso, el tema de probarles no es muy recomendable) y comprar sin mirar las tallas. y básico para los que regalen ropa: ¡¡ticket regalo!! bss!

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!