Puericultura

Mi experiencia real con la minicuna de colecho. Historia de un fracaso

experiencia real con la minicuna de colecho

Había deseado una minicuna desde antes de nacer mi bichilla, pero por temas de espacio y de ahorro, nos pareció mejor idea tener una cuna normal y corriente desde el primer día. En aquel momento, no teníamos ni idea de que existiesen minicunas de colecho ¡casi ni de lo que era el colecho! Pensábamos en gestar y criar a un bebé de los normales, de los que duermen en su cunita toda la noche del tirón, desde que nacen hasta que se independizan a su propia habitación y no dan ni un ruido allá por los 6 meses… ¿Vosotros habéis conocido niños de estos? Pues nosotros no. O al menos, ni mi bichilla ni mi churumbelito has sido de este modelo. Realmente, con la niña empezamos a hacer un colecho intensivo sobre los 7 meses, por lo que las minicunas de colecho no nos hubieran servido mas que como cunitas estándar. Pero con mi churumbelito tuve la oportunidad de probar la Babyside de Jané, y aunque me parece que tiene un buen diseño, un precio razonable y no le encuentro defectos graves ¡mi hijo se ha negado a dormir en ella! Casi desde que nació. Bueno, exactamente desde 2 semanas después de su nacimiento, porque como prematuro, aquellos primeros 15 días se los pasó como si aún no hubiera abandonado el útero materno, y lo mismo daba que lo hubiera puesto en la minicuna de colecho que en el duro suelo: no se inmutaba por nada. Pero cuando decidió que ya era hora de ir adaptándose al mundo ¡bye, bye minicuna! Por eso os quería contar mi experiencia real con la minicuna de colecho y las frustraciones de mis expectativas.

experiencia real con la minicuna de colecho

1. No la podemos sacar de la habitación. Esto no e un fallo del diseño de la minicuna ¡sino de nuestro piso! Resulta que nuestra cama mide 2 metros de largo, porque si no este hombre no cabría y se pasaría las noches con los pies colgando por el borde de la cama. Pues esta medida junto a lo pequeño del dormitorio, hace que la minicuna de colecho no pueda circular por la casa. Si quiero sacarla del lado de mi cama y llevármela al salón, como hacíamos durante los primeros días tras el nacimiento, tengo que levantarla en volandas por encima de la cama y trasportarla así hasta la puerta. Estando vacía, aun podría plantearme este tipo de florituras, pero con el niño dentro ni por casualidad vamos a moverla. Por lo que ha pasado de ser una cuna móvil a una fija, cuyas ruedas nunca se han utilizado y para colmo ¡mi bichilla y su papá han roto una de las patas a fuerza de intentar moverla sin quitarle el freno y por pisarla dado lo estrecho de la habitación! Qué poco uso ha tenido y qué perjudicada está la pobre.

minicuna de colecho babyside de jané

2. ¿Cómo se coloca la gente para la lactancia con una minicuna de colecho? Por algún motivo sin fundamento, yo pensaba que las madres de teta lograban darle el pecho a sus criaturas sin sacarlas de la cuna. Llamadme inocente, pero estaba tan convencida de que realmente iba a ser una extensión de nuestra cama, que nunca pensé que mi experiencia real con la minicuna de colecho me demostraría que la teta hay que darla fuera de ese lugar y después pasar allí a tu mochuelo dormidito. Y claro, esto con mi churumbelito no funciona. Primero porque él necesita demasiado contacto humano (no le vale con ponerle una manita por encima, él quiere vivir incrustado contra mis carnes, y si puede ser, con el moflete encima de la teta a modo de almohada). No sé cómo serán las tetas de las demás, pero las mías no llegan a reposar sobre la minicuna de colecho ni por casualidad, con lo cual, esto de darle la teta directamente en la minicuna es imposible, porque aunque me coloque el aparato a la altura adecuada, yo debería hacer contorsionismos para los que no valgo y acabar con medio cuerpo (y demasiado peso adulto) dentro de la minicuna.

3. Demasiada separación. Exactamente, entre nuestra minicuna de colecho y la cama hay 0 centímetros de separación, pero esto ya es un abismo para mi churumbelito. Ambos colchones están completamente pegados y prácticamente al mismo nivel de altura, pero hay una especie de reborde rígido de un centímetro que para el niño es una barrera infranqueable. Para mí es más una barrera psicológica, como una línea que marca hasta dónde puedo contactar con él y dónde no. Pero impide el colecho apretado al que estamos acostumbrados: cabeza metida en la axila, toqueteo incesante del canalillo…

experiencia real con la minicuna de colecho

4. Rigidez del colchón. Las minicunas de colecho, y las demás, suelen tener bases de descanso muy rígidas, generalmente una tabla con un colchoncillo poco mullido encima. Todas las marcas te marcan una línea en la cuna para indicarte qué nivel no debes sobrepasar si quiere cambiar el colchón (creo que sospechan que los padres lo vamos a ver poco amoroso para nuestros bebés ya de serie). Y es cierto que los recién nacidos no deben estar rodeados de elementos blandos que puedan provocar su asfixia (como no saben girarse ni destapar las vías respiratorias si quedasen taponadas…). Por eso he pensado que parte del rechazo de mi churumbelito hacia la minicuna de colecho podría deberse a que la nota menos confortable que nuestra cama de matrimonio. Igual si se duerme ahí y de pronto intento traspasarlo a un lecho más rígido, más frío y en el que no está su madre, se incomoda.

En definitiva, que mi gozo tras mi experiencia real con la minicuna de colecho ha quedado en un pozo. Pero hondo, hondo. En 6 meses que lleva montada en casa, la hemos usado más para meter peluches y muselinas, que ratos ha pasado el niño entreteniéndose con el proyector. Que no digo ya durmiendo, porque ese punto ha sido del todo insignificante. ¿Habéis usado minicunas de colecho? ¿De qué marcas? ¿Os dieron resultado o también debíais dormir al niño fuera y tratar de soltarlo cuando caía inconsciente?

Esto te puede interesar

12 Comentarios

  • Responder
    Soy madre... Y ahora qué?
    20 Julio, 2017 at 07:18

    Nosotros para la segunda criatura hemos comprado una cuna de colecho, más por mi capricho que por necesidad. La Santa la está utilizando, pero creo que esto depende del niño no del tipo de cuna. Está bien que tenga un sitio para dormir cerca de mí en el que yo no me preocupe por si nos movemos y la aplastamos (aunque ese miedo lo tuve más con el primero), pero lo de dar la teta estan ella en la minicuna ni hablar! Eso es imposible. Y sacar la minicuna del cuarto, otra fantasía… Nuestro dormitorio es grande, pero tenemos cama, mini cuna de colecho y cuna estándar… Además la cuna tiene sólo dos ruedas y hay que levantar un lateral para moverla… Vamos, que no es nada práctico.

  • Responder
    mamá puede
    20 Julio, 2017 at 07:20

    A nosotros nos fue muy bien con la cuna de colecho, pero también es cierto que la hicimos a medida, con un colchón en condiciones que quedase justo a nivel de nuestra cama.

    El hecho de poderla mover por la casa también fue un acierto pero claro, yo dormía en la parte de la puerta jaja

    Vamos, que nosotros si la dimos uso y de hecho ya la hemos prestado a un bebé y ya está en casa del siguiente esperando a que nazca 😃

  • Responder
    Paula
    20 Julio, 2017 at 07:53

    Pues yo la usé muchísimo de hecho se la he prestado a una amiga y se la recomiendo a todo el mundo. La mos es la next2me de chicco y super contenta. Yo si le daba el pecho sin lebantarme ponía una toalla/muselina/mantita cubriendo el borde y me pegaba contra ella y la pegaba a ella contra la teta. Fue una de mis peticiones cuando fui al taller de lactancia en el centro de salud

  • Responder
    Carolina mamá ríe
    20 Julio, 2017 at 09:01

    Yo creo que toda minicuna, sea del tipo que sea, lleva asociada la historia de un fracaso. La mía no era colecho y la usé dos noches contadas. Pero es que me negué a comprar la colecho porque la vi muy poco práctica y sobre todo muy separada para lo que yo entendía por colecho, para mí eso ni es colecho ni es nada.

  • Responder
    Teacher Nerea
    20 Julio, 2017 at 09:25

    Nosotros con la mayor no necesitamos cuna colecho pero con esta peque la estamos aprovechando mogollón. Es la chicco next2me y va genial para cuando llora un poquito y le tengo que poner la mano encima para relajarla. Ya sabes que las mías el contacto físico extremo no lo toleran, así que la cuna colecho de momento va perfecta para estar cerca sin agobiarla.

  • Responder
    Mamá de un prematuro
    20 Julio, 2017 at 09:27

    Nosotros usamos minicuna, pero no era de colecho. La hemos llevado por toda la casa, eso sí, estaba en el lado de su padre, que es el que está más próximo a la puerta.
    Yo, para dar el pecho, lo tenía que hacer sentada, intenté hacerlo tumbada y no fui capaz y tampoco estaba cómoda, así que me tenía que levantar de todos modos. Con lo cual me daba un poco igual en qué lado de la cama estaba puesta.
    Mis hijos la han usado hasta que ya no cabían y les pasamos a la cuna normal, en su habitación.

  • Responder
    Mercedes
    20 Julio, 2017 at 10:44

    Nosotros con el mayor las minicunas de colecho ni existian casi. Con el peque tenemos la next2 me de chicco. Al principio parecia que la cuna tenia pinchos y terminaba durmiendo en la cama, hasta que se me ocurrio cambiar el colchon por otro un pelin mas blando y mano de santo. Desde ese dia duerme del tiron en su minicuna, eso si con un pie y una mano en mi cama y para despertarme un tiron del pelo o de la nariz.

    El tema de la movilidad 0, mi casa tiene dos plantas por una parte y luego con el largo de la cama no pasa. Abajo tenemos la Inovi Cocoon que ademas es de viaje y tambien con otro colchon nos ha hecho las mil maravillas por toda la planta baja de la casa y por los múltiples viajes que ya hemos tenido que hacer con el pequeño.

  • Responder
    miren | de lunares y lunas
    20 Julio, 2017 at 11:51

    pues yo usé cuna normal de toda la vida, y tan feliz que ahí sigue… bss!

  • Responder
    Nueve meses y un día después
    20 Julio, 2017 at 16:42

    Te leo y me leo. Exactamente igual, punto por punto. Jajaja. Desde las cama de 2 metros que no permitía sacar la minicuna hasta el uso de la teta como almohada y absoluta aversión del miniser a la minicuna. Un drama ha sido en casa jajaja. Yo la puse en el otro lado de la cama (aunque para abrir el armario tenía que hacer contorsiones con mi tripa de recién parida). Cuando vi que era absurdo porque como El Niño no quería minicuna ni despierto y, por tanto, yo no la movía por casa, la cambié de lado. Ya que no servía, al menos que no molestara. Al final he puesto la antigua cuna de El Santo reconvertida caserillamente a cuna de colecho. Que es lo que tenía que haber hecho desde el minuto ☝🏻. Por suerte la minicuna es convertible y tendremos un banquito, Juguetero o mesa. En el futuro porque del coraje que me dio se la he dejado a mi cuñada a ver si ellos la estrenan jajaja.

  • Responder
    Cris
    20 Julio, 2017 at 16:55

    Yo tengo la next2me de chicco y me va genial, no tengo que estar continuamente incorporándome para comprobar que está bien y puedo darle la mano o estar tocándole sin tener que poner el brazo colgando por el lateral de una normal (como me pasó con la primera…).
    Yo duermo muy incómoda cuando le tengo en mi cama, así que lo del colecho puro ni me lo planteo.
    Ya casi no cabe pero estoy intentando alargarlo el máximo posible pQ para mi es super cómodo.

  • Responder
    1sapito
    21 Julio, 2017 at 09:23

    Lo de la teta… Jajajja qué identificada me vi. Yo lo conseguí pese a tener unas miniaturas. El precio? Unas contracturas en la espalda que no las curas ni el mejor fisio. Lo hice las primeras noches,inocente de mi. Cuando vi que ell imitar a un contorsionista me estaba saliendo caro lo dejé por imposible. Y metí a alien en mi cama a mamar. Por suerte él si tolera el trasvase de cama a cuna,aunque no te niego que a veces me costó hasta 3 intentos. Dormir del tirón? Eso es un mito no?

  • Responder
    Rosa
    21 Julio, 2017 at 14:48

    Fatal! El dinero más tirado a la basura que he gastado. Lo de dar la teta así es un suplicio, yo venga a pegarme al niño, q está cortado por el mismo patrón que el tuyo y lo del contacto total para dormir es imprescindible, y se me clavaba el borde de la Next-to-me sin remedio, con el peligro de mi peso añadido en la minicuna. Todas las noches terminaba en la cama grande porq no había manera. Ahora tenemos una cuna de madera de colecho que de verdad queda a la misma altura y es una extensión de la de matrimonio y que aguanta mi peso sino me queda otra que meterme dentro, y ha sido un acierto. Aunque también te digo que como sigue mamando a mitad de la noche para cambiar de teta le tengo que meter en la cama grande… En fin, algún día querrá la independencia, digo yo

  • ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!