Tag de navegación

conciliación

    Opiniones

    ¿Y si el permiso de paternidad de 1 mes te costase 8.000 euros?

    permiso de paternidad de 1 mes

    Resulta que el papá de mi bichilla podría haber sido uno de los primeros agraciados con el nuevo permiso de paternidad de 1 mes que el gobierno puso en marcha el 1 de enero de 2017. ¡Yujuuuuu! A priori, todo parecen ventajas porque ¿quién en su sano juicio va a rechazar un mes de sueldo para poder compartir la experiencia de la paternidad de forma tranquila y relajada con su familia? Nadie ¿no? Pues resulta que lo más probable es que de golpe y porrazo, se me haya convertido en un mal padre de esos que renuncian “voluntariamente” a la baja de paternidad ampliada. En nuestro entorno, tenemos 3 embarazos cercanos, y resulta que los hombres no terminan de ver claro que esto sea un avance, porque dependiendo de la profesión de cada uno, el nuevo permiso de paternidad de 1 mes puede complicarte muchos las cosas en el trabajo ¡o con tu pareja! Como madres a las puertas del paritorio o recién paridas, no damos crédito a que vayan a renunciar a esas 2 semanas de más porque sí, porque se creen completamente imprescindibles en sus puestos de trabajos. Y tú los acusas de malos bichos, de poner el dinero por encima de la familia, de no querer establecer vínculos con su nueva criatura, de dejarte en estado de semi abandono y recién parida, de anteponer los intereses de la empresa a los personales… y así ¡1.001 acusaciones razonadas o fruto de la revolución hormonal de la preñez! El caso es que sólo observando a estos hombres cercanos, me da la sensación de que el nuevo permiso de paternidad de 1 mes tiene algunas lagunillas.

    1. Padres que sí lo van a disfrutar. Pues por ejemplo en nuestro caso tenemos a un funcionario, al que ni se le ha pasado por la cabeza renunciar ni a una hora de su permiso. Puesto asegurado, salario asegurado, compañeros que no lo van a mirar mal por quedarse con su criatura y su señora, jefes que están más que acostumbrados a esto… Tenemos otro trabajador de una multinacional, en el mismo caso que el funcionario: su única duda era qué pensarían de él, porque será el primero de la empresa en disfrutar del permiso ampliado, pero una vez despejados los temores ¡bienvenida sea la nueva baja de paternidad de 1 mes en su casa!

    2. Padres que no pueden/quieren renunciar a parte de su sueldo. Legalmente, nadie les va a quitar un céntimo por hacer uso de este derecho recién adquirido. Pero ¿qué pasa con quienes tienen una gran parte de salario variable en función del cumplimiento de ciertos objetivos? ¿Con quienes gestionan responsabilidades que no pueden delegar en otros compañeros, porque sólo ellos saben de qué va el proyecto, qué esperan los clientes, en qué fase se encuentran? ¿Y los que viajan y no pueden acogerse a la jornada reducida, porque en cuanto ponen el pie fuera de casa echan más horas que un reloj en jornadas laborales de decenas de horas seguidas? Por una parte, pienso en el dinero variable que dejarán de ganar (8.000 euros en este caso conocido, que se dice pronto) pero desde que en aquella reunión del INEM cuando me quedé sin trabajo y me informaron de que la jornada de 40 horas se paga a 600 euros al mes y eso se considera normal en España, para muchas familias sería como perder los ingresos de un año completo. Seguro que también son padres que quieren mucho a sus churumbeles y que no buscan escaquearse de los primeros días e irse a desconectar al trabajo, sino que tal y como están las cosas en el mundo laboral, si hablamos de familias normales, con salarios normales ¿quién se arriesga a semejante pérdida? Que los chiquillos crecen, los imprevistos en las economías familiares ocurren, hoy tienes trabajo y mañana vete a saber… Vamos, que aunque nos indigne la decisión en un primer momento, si pones a tu criatura recién nacida en una báscula y los 8.000 euros en el otro platillo ¿cuál pesará más?

    3. Las bajas de maternidad y paternidad ¿son para los padres o para los niños? Creo que aquí radica el asunto. Obviamente, las madres necesitamos un periodo de recuperación medio razonable, eso a lo que se llama cuarentena, o sea las 6 primeras semanas intransferibles y de disfrute obligatorio que se nos conceden justo después del parto. Que yo del primero escapé divinamente y en cuanto salí del hospital hacía vida de lo más normal. ¡Y de este segundo e he recuperado aún mejor! Pero no todos los partos transcurren con la misma alegría, ni todos los cuerpos tienen el mimo aguante ¡ni psicológicamente estamos todos cortados por el mismo patrón! Sin embargo, a partir de aquí, esas otras 10 semanas del permiso de maternidad que le quedan a la madre, y estas nuevas 4 semanas del padre ¿no sería mejor que en cada casa se las distribuyesen como mejor les viniera? Habrá gente que prefiera sumarlas y no disfrutarlas al mismo tiempo, de forma que en lugar de 16 semanas, en 4 de las cuales ambos progenitores habrán estado bajo el mismo techo con el mochuelo, prefieran alargar el contacto a 20, aunque sólo uno de los padres se ocupe del bebé en cada momento. Y habrá a quien le venga mejor que sea la madre la que se dedique en cuerpo y alma a la criatura, y quienes elijan que sea el padre, por motivos de lo más variado.

    No sé si será por la novedad, si es que los padres buscan excusas para no quedarse tanto tiempo en casa, si es que el dinero al final sí es lo más importante, o si es que en los trabajos aún no han asimilado la noticia. El caso es que a día de hoy, este hombre ha elegido disfrutar del permiso estándar de 15 días y las otras dos semanas se perderán para siempre. Ojo, y suerte tenemos de que en su empresa le permitan trabajar desde casa si lo necesita, tomarse días libres si nos surge cualquier problema y tiene una serie de libertades que ya querrían en muchos otros trabajos. Pero un mes de desconexión completa sería imposible de gestionar en su parcela de proyectos individuales. ¿Alguna familia más piensa en renunciar a ese mes de baja de paternidad?

  • desgracia de querer ser solo madre
    Opiniones

    La desgracia de querer ser sólo madre

    Es complicado este asuntillo de haber pretendido igualar los derechos de las mujeres a los de los hombres, pasando por alto que por mucho que queramos y nos empeñemos, hombres y…

  • Opiniones

    El engaño del tiempo de calidad

    Hace unos años, cuando yo ni siquiera tenía en mente traer churumbeles al mundo (porque me veía nueva, quería una situación económica y personal estable y tenía otros intereses profesionales) una…