Primer trimestre de embarazo

Los primeros síntomas del embarazo

thermometer

Hay bastantes temas sobre el embarazo, la paternidad y la maternidad que debería haber tratado primero, pero lo cierto es que ahora me doy cuenta de que hubiera sido una gran idea haber iniciado este blog en agosto, cuando empezamos con los primeros intentos. Entonces me asediaron infinidad de dudas acerca del embarazo que ahora iré desgranado un poco a saltos y sin un orden cronológico definido. La ventaja es que al estar el blog clasificado por categorías, cada uno puede acceder sólo a la información que necesita, lo cual me da un respiro a la hora de organizar mis ideas.

Según la teoría, desde el momento es que se produce la implantación, el cuerpo de la mujer ya puede comenzar a desarrollar cambios drásticos que denotan la presencia del incipiente embarazo: aumento de la sensibilidad en el pecho; oscurecimiento del color del pezón y aparición de pequeñas erupciones; calambres en la zona ovárica; cansancio; somnolencia; aumento de la capacidad olfativa; náuseas; aumento de la necesidad de orinar con frecuencia; bajada de la tensión; desmayos y mareos; estreñimiento y flatulencia. ¡Todos muy agradables y deseables!

Definitivamente, la prueba más evidente es la ausencia de la menstruación y sobre todo su confirmación mediante un test de embarazo. A pesar de que yo me sentía embarazada desde el primer intento, la regularidad de mi menstruación no tardó mucho en desengañarme, si bien es cierto que en ningún momento experimenté ninguno de los síntomas referidos anteriormente. Consciente o inconscientemente, creo que cuanta más información recabamos acerca de las primeras señales del embarazo, más queremos sentirlas todas, por nefastas que sean, por tal de asegurarnos que efectivamente nos hallamos en estado de buena esperanza.  Sin embargo, la realidad es bien distinta y son muchas las mujeres que llegan al día en el que deberían tener su menstruación sin haber sentido ninguno de estos indicios.

Personalmente, creo que ese primer intento fallido fue, con diferencia, el más frustrante de todos. Sentía que algo deberíamos estar haciendo mal, y sobre todo, que cualquiera de los dos podía tener problemas físicos que nos impedían tener éxito en nuestro propósito. Ahora, os puedo asegurar que no sirve de nada estresarse, flagelarse, auto compadecerse ni culparse mutuamente por no haber logrado el embarazo a la primera. Pensad que según las estadística, en cada ciclo de , una mujer de 30 años completamente sana y normal tiene un 25% de posibilidades de quedarse embarazada. Según las encuestas publicadas sobre fertilidad, el 30% de las parejas logran el embarazo en 3 meses, el 70% en seis meses y el 80% en un año. Por eso os aconsejo que no desesperéis, porque con un poco de paciencia todo saldrá como lo estáis planeando.

Esto te puede interesar

Sin comentarios

¡No te cortes, deja un comentario!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.