Opiniones

Planeando ser padres ¿un embarazo secreto?

embarazo en secretoCiertamente, mi pareja y yo procedemos de entornos familiares bien diferenciados. Su familia es absorbente, obsesiva, controladora y manipuladora, adjetivos que por suerte no son aplicables a su núcleo más directo (padre y hermanos). Él no comparte ningún rasgo característico de su entorno, por lo que siempre ha sido considerado el rarito de la familia, que lo ven como alguien poco más que despegado, poco cariñoso, nada sentimental y poco empático con los “problemas” familiares que ellos exageran hasta extremos insospechados.

Mi familia es todo lo contrario ¡y que conste que no lo digo porque sean míos! Son cariñosos, comprensivos y no tratan de invadir la intimidad personal de nuestra casa. Supongo que también influye que estemos diseminados por todas las ciudades de España, lo que no nos ha permitido crear un gueto familiar excluyente como el de mi pareja.

Al plantearnos la paternidad, no teníamos claro si llevar el asunto en secreto hasta que el embarazo se hubiese consolidado en torno al tercer mes, u optar por un embarazo público desde el momento mismo en el que tomamos la decisión de lanzarnos a ser padres. A continuación expondremos qué motivos tuvimos para elegir realizar esta travesura en secreto.

Ventajas del embarazo en secreto

Lo primero que debemos aclarar es que con este nombre no queremos dar a entender que pretendiésemos llegar al día del parto habiendo tratado de esconder la barriga durante 9 meses. Pero sí que optamos por no hacer alarde del embarazo hasta que fuese algo real, tangible y bien asentado.

1. Compartir el deseo de ser padres sólo con tu pareja crea un vínculo especial entre vosotros, porque ocultáis algo que sólo los dos conocéis. Se crea una cierta complicidad entre ambos cuando surge el tema de la paternidad al hablar con amigos y familiares: ellos insisten en que tengáis hijos, vosotros negáis que queráis tenerlos pero en el fondo sabéis que ya os habéis puesto manos a la obra para lograrlo.

2. En nuestro caso, las diferentes actitudes de los familiares también implicaban una variable a tener en cuenta. Mi familia posiblemente lo asumiría todo con alegría y naturalidad pero la suya nos convertiría en el objetivo de un acoso constante durante al menos 9 meses. Si queríamos vivir una experiencia relajante y sin agobios, hacerlo público no era una buena opción. Como tampoco nos parecía bien informar sólo a una parte de los familiares (los míos) y marginar a los otros en la ignorancia (los suyos) decidimos llevarlo completamente en secreto.

3. Previamente habíamos vivido esta experiencia con el nacimiento de mi sobrina. Mi hermano y mi cuñada anunciaron el día exacto en el que comenzarían a tener  relaciones con el fin de tener a su primera hija. Al principio hace gracia lo de especular con todos los aspectos del embarazo. Lo peor llega cuando tras el primer mes de intentos no se ha conseguido el objetivo, al segundo tampoco y todo tu entorno os presiona con preguntas acerca de vuestra posible infertilidad, vuestras técnicas amatorias, etc. Por suerte para ellos, al tercer mes consiguieron el embarazo pero, por ejemplo, nosotros ya llevamos 5 meses sin obtener resultados y si ya de por sí el tiempo se te hace eterno y crees estar fallando en algo, seguro que el atosigamiento por parte de la familia y los amigos no haría más que complicar el momento.

4. De hecho pensamos llevar el secretismo más allá del día en que se produzca el embarazo porque primero queremos acudir a la revisión médica e incluso tener una primera ecografía que nos asegure que todo transcurre con normalidad. Este proceso puede llevar varios meses, por lo que estamos convencidos de no querer difundirlo entre la gente al menos hasta el tercer mes. Con esta medida queremos evitar que, debido a posibles complicaciones, si sufrimos la pérdida del bebé debamos recibir el pésame de todos los que nos rodean. Sería un trance pésimo, pero peor aún si nos lo recordasen constantemente, sobre todo ciertas personas con poco tacto para estos asuntos. Tampoco nos guastaría ver en el muro de Facebook comentarios de condolencia por nuestra pérdida y que quedasen ahí colgados para siempre. Con esto no queremos decir que haya que ser pesimistas sino precavidos ¡seguro que todo es perfecto así que adelante con los planes!

5. El ámbito laboral es otro aspecto a tener en cuenta para no declarar nuestro estado y nuestras intenciones. Mi pareja tiene un trabajo estable en una pequeña empresa donde disfrutan con las bajas por paternidad y todos los niños son bien recibidos. Pero mi situación es más bien precaria ya que mis contratos se renuevan anualmente, las bajas por maternidad son consideradas poco menos que una falta de consideración respecto a los compañeros que deben suplirlas y la dependencia que crea el bebé durante los primeros años es vista como un inconveniente que limitará tu labor y te impedirá rendir al 100%. Desgraciadamente, la vida familiar y laboral no siempre pueden combinarse a la perfección, con lo cual en estos casos, cuanto más tarde la empresa en conocer tu estado menos meses tendrás que sufrir las recriminaciones y que te hagan la existencia insoportable.

6. El último punto es ante todo la tranquilidad de saber que podemos pasar por algo tan importante de una forma sosegada, sin presiones, sin preguntas ni justificaciones, tratando de resolver nuestras primeras dudas, temores, incertidumbres y ampliando nuestro conocimiento sobre el embarazo, la maternidad, la paternidad y todo lo relativo a los bebés antes de que los demás nos aborden con sus teoría pseudocientíficas, sus remedios infalibles y sus amplios conocimientos sobre nada en concreto.

Eso sí, ante todo debemos reconocer que elegir el secreto se convierte en la opción más difícil de mantener a largo plazo. En nuestro caso concreto yo tendré que controlarme muchísimo para no decírselo a mi madre, precisamente ¡la única persona que sí podría ayudarme por sus años de experiencia profesional! ¡Cosas de los embarazos secretos!

Esto te puede interesar

4 Comentarios

  • Responder
    ¡Estamos embarazados! ¡Qué lo sepa todo el mundo! « Planeando ser padres
    1 febrero, 2013 at 10:08

    […] Planeando ser padres ¿un embarazo secreto? feb […]

  • Responder
    tuspatucosymistacones
    16 diciembre, 2013 at 11:51

    Nosotros hemos pensado exactamente lo mismo, mantenerlo en secreto, creemos que es la mejor opción en nuestro caso.

    • Responder
      planeandoserpadres
      16 diciembre, 2013 at 13:13

      Para nosotros lo fue y si volvemos a tener otro churumbel creo que volveríamos a repetir la técnica del secreto, porque nos dio mucha tranquilidad durante los primeros meses.

  • Responder
    ¿Cómo disimular tu embarazo? - Planeando ser padres
    16 febrero, 2015 at 16:48

    […] futuros papás primerizo y bloggers, ya dejamos claro que habíamos elegido la opción de llevar el embarazo en secreto,  y no sólo desde el feliz momento en el que este se produzca y sea constatado mediante un test […]

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.