Opiniones

¿Cuánto espacio necesita tu bebé?

cuánto espacio necesita tu bebéNo hace tanto tiempo, el espacio destinado al bebé en la casa no era uno de los principales problemas que debían afrontar los padres al decidir tener un hijo. Sin embargo, en la actual época de crisis, los pisos son cada vez más pequeño y no es raro que una pareja conviva en menos de 50 metros cuadrados, en un hogar de 1 o 2 habitaciones, por lo que la planificación del espacio antes de que llegue el bebé se convierte en una situación trascendental. Los que viven de alquiler tienen la ventaja de poder trasladarse sin mayores problemas a un piso más amplio, pero aquellos que se encuentran amarrados a sus casas con longevas hipotecas no van a tener más remedio que redistribuir las habitaciones y optimizar el espacio.

En el post de hoy trataremos de conocer cuáles son los objetos imprescindibles para el bebé y cómo podemos hacer para que todo nos quepa sin tener que pasar tantas estrecheces. Tomaremos como ejemplo un piso de al menos 2 habitaciones, porque si vivís en uno de un único dormitorio no os quedará más remedio que buscar otra alternativa cuando queráis pasar la cuna del bebé a su propia habitación. Durante el primer año podríais tenerlo con vosotros en vuestro dormitorio, si tenéis espacio suficiente, y así retrasar la decisión de la mudanza un tiempo.

¿Dónde ponemos la cuna?

Con un tamaño estándar de 120 cm de largo por 66 cm de ancho, la cuna puede convertirse en todo un desafío a la hora de acoger a nuestro bebé. Si elegimos un modelo tradicional, dependiendo del tamaño de nuestro dormitorio podremos situarla junto a nuestra cama, pero en otros casos la única solución será establecerla en una habitación diferente. Hay quien decide optar por las minicunas (80 cm por 58 cm como las de Baby Clic) durante los primeros meses de vida del bebé, porque realmente ahorran mucho espacio, pero por otro lado se convierten en un gasto extra, ya que como mucho podremos utilizarla durante 9 meses ¿y después? Vuelta al tema de comprar una cuna normal, trasladar al bebé a su propia cama protegida con barreras o ¡la inevitable mudanza! ya que ambas opciones van a requerir mucho más espacio que la mini cuna. Al menos, mientras el bebé comparta dormitorio con vosotros, esa segunda habitación podrá seguir funcionando como la tengáis en la actualidad durante el primer año.

Sencillez absoluta en la bañera

Con espacios pequeños, si el bebé no va a disponer de una habitación completa para él o no es posible ubicarlo en el baño, es mejor que renunciemos a las bañeras especiales, los muebles bañera y toda esa parafernalia que nos va a ocupar mucho espacio. Es mejor optar por bañeras hinchables, como las de Jané, que no ocupan nada de espacio, bañeras rígidas pero que se pueden colocar dentro de nuestra propia bañera (algunas incluso son plegables como las de A Real Cool World) o esa especie de hamacas donde el bebé queda semi tumbado y que también caben en la bañera de casa, como la que ofrece OK Baby. Igual ocurre con los cambiadores: nuestras madres nos cambiaban con mucha holgura tumbándonos encima de la cama, y hoy hay cambiadores que se pliegan como una cartera, plastificados y que se pueden extender sobre la cama para evitar posibles manchas. Este es un ejemplo de Prenatal.

¿Dónde aparcamos el carrito?

En este pueblo he llegado a ver bloques de mini pisos sin ascensor en los que directamente la gente dejaba los carritos en la entrada del edificio. Una opción nada recomendable ¡sobre todo con lo que cuestan! Si tenemos poco espacio quizás debamos plantearnos seriamente comprar un carrito con cierre de tipo paraguas, para que una vez dentro de casa podamos plegarlo y dejarlo apoyado en cualquier esquina (protegiendo la pared para que no queden manchas de las ruedas) o escondido debajo de la cama. También se pueden comprar unos soportes en forma de gancho para que queden sujetos a la pared y no se caigan fácilmente. El único modelo que conozco es el de Bugg Up. Los modelos que se cierran en forma de cuadrado suelen ocupar más espacio (tanto abiertos como cerrados) por lo que si estamos justos de metros quizás sea un lujo del que podamos prescindir.

Adiós a la trona

Si no hay espacio suficiente para el resto de elementos básicos ¡bye, bye trona! Actualmente venden unos adaptadores que se colocan encima de una silla normal, se fijan con correas y tienen el mismo funcionamiento que las tronas convencionales. Este es el de Baby1st. También hay una especie de silla que se fija al borde de la mesa y en la que el bebé queda suspendido sobre el suelo. No es mi modelo favorito, pero al ser de tela, es el que menos espacio ocupa. Como ejemplo os pongo este modelo de Prenatal.

Lo ideal sería poder recibir al bebé con una habitación completamente equipada, decorada y diseñada especialmente para él, pero en estos tiempos hay familias que deben hacer pequeñas renuncias. Seamos optimistas y valoremos que lo importante es poder estar con nuestro hijo, porque un mueble más o menos durante su infancia, un modelo más o menos moderno de carrito o de cuna no va a influir en absoluto en su educación ni en sus relación con nosotros. Así que en estos casos nos toca ser prácticos y dar importancia sólo a las cosas que realmente lo merecen.

Esto te puede interesar

Sin comentarios

  • Responder
    sradiaz
    14 febrero, 2013 at 11:23

    Es verdad, con los pisos tan pequeños que hay, tenemos poco espacio para ésas cosas. Por aquí también dejan los carros en la entrada.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.