Primer trimestre de embarazo

Sin fecundación no hay embarazo

fecundacion no embarazoDefinitivamente nuestros planes como futuros padres primerizos son todavía muy incipientes para decidir llenar la casa de cosas para bebés, sobre todo sin estar aún embarazados y sin poder predecir cuándo lo estaremos. Así es que, en lugar de empezar la casa por el tejado, o en nuestro caso por las compras, hemos decidido dar marcha atrás a nuestras inquietudes y tratar de averiguar algo más sobre el proceso mediante el cual el ser humano se reproduce y es capaz de crear una nueva vida. Las clases de anatomía y reproducción del colegio nos quedan ahora muy lejanas, pero gracias a internet podemos solventar nuestras dudas y actualizar nuestros conocimientos sobre el tema.

La decisión de escribir este post surgió tras ver en Youtube el siguiente vídeo, acerca del proceso de la fecundación. Nos pareció tan explícito e ilustrativo que sentimos la necesidad de compartirlo con aquellos que se encuentren en la misma situación que nosotros. Las imágenes y la música de acompañamiento son sobrecogedoras y pueden llegar a impactarnos positivamente al estar tan relacionadas con el embarazo que todos ansiamos. La explicación de la reproducción con la simplificación de “cuando papá pone una semillita en mamá…” queda muy lejos de lo que nos muestran estas imágenes. Todos sabemos cómo se inicia el proceso: millones de espermatozoides salen a la carrera con el sublime objetivo de alcanzar al único óvulo que habite la cavidad femenina durante esos días fértiles. Ya desde el inicio de nuestras vidas las mujeres se caracterizan por ser efectivas (sólo un óvulo) frente a la dispersión masculina (millones de espermatozoides en lucha constante por alcanzar la meta y debido a la enorme rivalidad ¡sólo puede quedar uno!).

Los llamados días fértiles serán aquellos anteriores y posteriores al momento de la ovulación. La ovulación se produce cuando uno de los ovarios libera un óvulo, que comenzará a desplazarse muy lentamente (pero mucho, vamos, a razón de 1 milímetro por minuto) desde la trompa de falopio hasta el útero de la mujer. Dependiendo de la anatomía femenina, tardará entre 24-48 horas en llegar a su destino, y este es el tiempo del que disponen los espermatozoides para tratar de asaltarlo en su camino, ya que si no lo logran el óvulo en desuso será expulsado en la siguiente menstruación. Afortunadamente, ellos son más rápidos, probablemente porque están compitiendo entre sí mientras nuestro óvulo solitario campa a sus anchas con todo el camino libre para él solo. El esperma se desplaza al doble o el triple de la velocidad de un óvulo, y lo que es mejor, puede llegar a vivir en la cavidad vaginal hasta 72 horas desde que abandona el cuerpo del hombre. Esto tiene la ventaja de que si se aprovechan los días anteriores a la ovulación, incluso aunque no se mantengan relaciones el día en que se libera el óvulo, puede producirse un embarazo con éxito, ya que los espermatozoides rondan como moscardones por la zona desde varios días atrás. Si hay suerte, uno de ellos encontrará el camino adecuado e interceptará al óvulo antes de que llegue al útero y este quedará felizmente fecundado.

Tras la unión del óvulo con el espermatozoide ya se comienza a hablar de una nueva célula, el cigoto, que seguirá el camino que llevaba el óvulo, porque siempre son las mujeres las que eligen dónde vamos cuando salimos a algún sitio ¡y más si las acabamos de conocer y estamos en un territorio que ellas conocen! Así que el destino del viaje sigue siendo el útero, pero tardaremos unos 5 días en llegar. Da igual que sea temporada alta o baja, la carretera es lenta y sinuosa. Durante este tiempo al cigoto le pasan multitud de cosas: se divide, se divide y se vuelve a dividir hasta que se convierte en una especie de mora con muchas piezas redonditas que finalmente llega hasta el útero de la mujer. Allí lo mejor sería quedarse a descansar tras el largo viaje, pero a veces el cigoto se lo repiensa mucho, y puede llegar a tardar 5 días hasta que decide asentarse y adherirse a la pared uterina. Esto es lo que se conoce como implantación.

A veces esta se produce de forma brusca y puede ocasionar un ligero sangrado, al que no hay que darle importancia, pero tampoco confundirlo con la menstruación, un error muy frecuente que podría ocurrir por la proximidad de las fechas. Si nuestro cigoto resulta ser muy aventurero o no quiere quedarse pegado a la membrana uterina, aún estando fecundado, seguirá su viaje más allá… tanto que se caerá por el precipicio y saldrá fuera del cuerpo de la mujer en la siguiente menstruación. Así que lo que nos interesa es que sepa detenerse a tiempo, que se encuentre a gusto en el útero y que no quiera irse durante al menos 40 semanas.

Y a partir de ahí, ya empieza lo que todos deseamos: nos falta el periodo, comenzamos con los test de embarazo, lo verificamos, le damos la noticia a la pareja, organizamos las visitas al médico, se inicia la transmisión de la noticia a los familiares, las compritas, y cuando te quieres dar cuenta ¡tu bebé ha salido en poco más o menos 9 meses y tú casi ni te has enterado! Pues hala, hasta aquí la instructiva clase de hoy: la fecundación, su proceso y sus consecuencias. Otro día indagaremos sobre cuáles son los siguientes pasos que le esperan al recién creado embrión.

Esto te puede interesar

10 Comentarios

  • Responder
    sradiaz
    18 febrero, 2013 at 13:02

    Con tu permiso, voy a coger ése videoclip para mi Viernes dando la nota. Me encanta ésta canción de Goo goo dolls y creo que el video es precioso y perfecto para ése día.

    Muchas gracias por ponerlo, es tremendamente inspirador, igual que tu post. Me ha gustado tu forma de explicar el proceso, sencillito pero directo. Te pondré un link en mi entrada ♥.

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 febrero, 2013 at 14:23

      ¡Nos alegramos de que te haya gustado! Aunque nuestro único mérito fuera encontrar ese vídeo por internet. Gracias por incluirnos en tu entrada. Hasta pronto.

  • Responder
    Monstrua
    18 febrero, 2013 at 22:48

    Muy buena explicación, sí señores.

    Podríais completar para otro post (se me ocurre, eh? que por pedir, que no quede), factores que influyen para que esa mórula se implante o no 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      19 febrero, 2013 at 18:19

      ¡Gracias por la idea! Como es algo que nos toca de cerca, porque aún no se nos ha quedado nada implantado, indagaremos sobre el tema y a ver qué descubrimos.

  • Responder
    Viernes dandola nota: Goo Goo Dolls. | Sra de Díaz
    22 febrero, 2013 at 09:53

    […] unos días, paseándome por el blog de Planeando ser Padres, me encontré con éste maravilloso post sobre fecundación. Yo misma estoy en plena búsqueda (TTC) y me pareció tremendamente inspirador. […]

  • Responder
    Esther
    29 marzo, 2014 at 16:07

    Me ha gustado mucho, el vídeo, que acabo de ver con mi pareja y tu post, como te dicen en comentarios anteriores muy bien explicadito y muy inspirador. Yo estoy a la espera de que ese momento se vuelva a producir tras una pérdida que sufrí en diciembre. Me gusta vuestro blog, lo que no me gusta es el wordpress, porque cuesta más encontrar o llegar a las primeras entradas, aunque da un aspecto más profesional al blog. Enhorabuena por esa bichilla que tenéis.

    • Responder
      Planeando ser padres
      29 marzo, 2014 at 21:59

      Me alegro de que te guste el blog. ¡Hace tanto tiempo ya de este post! Con la bichilla estamos encantados y os deseo que pronto os encontréis con un bichillo en camino y retomando la ilusión por esto de la paternidad. En cuanto al diseño del archivo ¡a ver si logro una forma de clasificación mejor! Hasta pronto.

  • Responder
    Sandra_Uky
    11 octubre, 2014 at 15:25

    Este post no lo había leído antes. Esta francamente muy bien explicado. Y que decir del vídeo. Muy bonito. No he podido evitar tener preciosos recuerdos. Gracias!

    • Responder
      Planeando ser padres
      13 octubre, 2014 at 13:25

      Es que es de los antiguos, de los primeros del blog, claro cuando os engancháis más tarde pocos vuelven a releer los del pasado. El vídeo era muy ilustrativo y con la banda sonora a mí también me encantó.

  • Responder
    Implantación: el segundo gran paso en tu embarazo - Planeando ser padres
    16 febrero, 2015 at 16:47

    […] más avanzado de su grupo, algo sobre lo que ya escribimos hace unas semanas en el post Sin fecundación no hay embarazo, lo que hace que la fecundación sea considerado el primer paso trascendental para que el embarazo […]

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.