Primer trimestre de embarazo

Embarazos de riesgo ¿más frecuentes de lo que pensamos?

embarazos de riesgoUna amiga va a cumplir ahora 4 meses de embarazo y desde hace años ha sido hipertensa y ha estado tomando una medicación diaria para controlar su tensión. Al quedarse embarazada, su ginecólogo le ha dicho que esta enfermedad hace que su embarazo sea considerado de riesgo. Hasta que no empezamos con las lecturas acerca de la maternidad, siempre pensamos que la única causa que podría hacer peligrar el embarazo es la posibilidad de sufrir un aborto espontáneo y nunca nos habíamos parado a pensar en la cantidad de factores que pueden influir en que un embarazo, que a primera vista pueda parecer normal, pase a catalogarse como de riesgo.

Pasemos a enumerar algunas de las causas más comunes que van a modificar el nombre de tu embarazo y te van a situar en el punto de mira de tu médico:

1. Quedarse embarazada por primera vez a partir de los 35 años: automáticamente pasas al grupo de peligro. Tú te ves joven y estupenda pero tus médicos y el interior de tu cuerpo ya no comparten esta opinión, por lo que conviene tenerte vigilada para que no des ningún susto. Si eres menor de 17 años también te van a vigilar ¡eres demasiado joven para adentrarte en la maternidad!

2. Mujeres obesas: a ninguna nos gusta estar gordas y no poder deshacernos de los kilos de más, pero ahora resulta que nuestra grasita acumulada no sólo puede empeorar la calidad de las imágenes de las ecografías, por lo que las fotos de nuestros bebés estarán más borrosas que las de las madres delgadas, sino que el exceso de peso se ha convertido en una complicación para llevar adelante un embarazo saludable, puesto que los fetos tienen mucho de donde alimentarse y pueden crecer en exceso, provocando un adelanto de la fecha del parto.

3. Fumadoras: el tabaco es malo para todo el mundo, pero es aún peor para las embarazadas y sus fetos. Si no has podido deshacerte del vicio antes de involucrarte en la maternidad, estarás bajo vigilancia por el riesgo de sufrir un embarazo prematuro y tener un bebé con bajo peso. Las mujeres con problemas de alcoholismo también pueden experimentar las mismas complicaciones que las fumadoras.

4. ¡Son gemelos!: si resulta que albergas en su interior más de una criatura al mismo tiempo ¡enhorabuena! No sólo tendrás que superar el shock inicial sino que además te van a escudriñar con lupa durante todo el embarazo.

5. Diabetes, enfermedades del corazón, hipertensión: si eres diabética con anterioridad al embarazo o desarrollas la enfermedad durante el mismo, estarás en el grupo de los embarazos de riesgo. Lo mismo ocurre con otras alteraciones comunes como el asma, la epilepsia, etc.

La posibilidad de sufrir alguna complicación puede afectar tanto a la madre como al feto, dependiendo de la variante que nos sea aplicable. Lo principal es saber que aunque el nombre nos incite principalmente a echarnos a temblar, la denominación de un embarazo como de riesgo sólo implica que requiere un seguimiento más detallados: más visitas al médico, más ecografías y pruebas de diagnóstico, más reposo y serenidad, por lo que si estas son las únicas consecuencias ¡ya no parecen tan malas!  Cuanto más controlados estén todos los parámetros del embarazo más seguras nos sentiremos y al visitar al médico con mayor frecuencia podremos calmar nuestras dudas y miedos mediante estas sesiones de control.

También hay que tener en cuenta que en el 25% de los embarazos “normales” también pueden sucederse este tipo de complicaciones sin que hayan podido preverse con antelación. Por este motivo hay médicos que sostienen que no existen los embarazos sin ningún tipo de riesgo sino que se los considera de riesgo muy bajo o moderado.  No es que queramos ver la paja en el ojo ajeno, sino tranquilizar a quienes se encuentren en un grupo de riesgo para que vean que lo que les ocurre no es tan infrecuente y que a quien más y quien menos le puede sobrevenir algún pequeño obstáculo en el embarazo. Además, en la mayoría de los casos podrá salvarse con éxito.

En nuestro caso ya empezamos a preocuparnos por mi sobrepeso, ya que el exceso de peso y la obesidad de la madre te hacen adentrarte en este inquietante grupo. Con lo gordita y graciosa que me veo ¡jamás hubiese pensado que esto pudiera ser un impedimento para avanzar adecuadamente durante el embarazo! ¡Si prácticamente no conozco a ninguna embarazada que estuviese en su peso ideal antes de quedarse en estado! ¿Quiere esto decir que hoy en día prácticamente todos los embarazos son de riesgo? ¿No hay ninguna mujer que presente signos de una maternidad normal? ¿Dependerá del ginecólogo que te trate, el hecho de que los kilos de más influyan en este tipo de diagnóstico? Por el momento, no podemos dar respuesta a estas incógnitas, pero si alguien puede arrojarnos algo de luz sobre el tema lo agradeceríamos profundamente.

Esto te puede interesar

Sin comentarios

  • Responder
    Monstrua
    20 febrero, 2013 at 11:55

    Mujer, el peso ideal da varios kilos de margen. Y luego supongo que dependerá qué porcentaje estás por encima de tu peso. Y hablamos de un peso «sano», no del que nos impone la tele. Eso te lo dice el médico, así que no te precupes.

    Por cierto, estar embarazada antes de los 16 años (creo), también se considera de riesgo.

    • Responder
      planeandoserpadres
      20 febrero, 2013 at 12:12

      Sí, sí el médico me dirá que mejor que no coma en todo el embarazo a ver si así la criatura me hace el favor de hacerme una liposucción gratis. Lo del riesgo de las menores de 17 años también es cierto, ya lo incluimos en el post, aunque sin tener en cuenta los criterios médicos lo más arriesgado a esa edad creo que es no tener cabeza para implicarse en algo tan serio.

  • Responder
    sradiaz
    21 febrero, 2013 at 11:31

    Yo también estoy subidita de peso. Pero te cuento, una amiga mía lo estaba, gordita digo, y lo que ocurrió que durante el embarazo al principio no engordaba si no que perdía peso. Supongo que los médicos la pusieron a dieta o algo así. Su embarazo no fue para nada de riesgo, hizo una vida de lo más normal.

    Por cierto, te he dejado un premio en mi blog: http://sradiaz.wordpress.com/2013/02/21/premio-incentivar-la-lectura/

    • Responder
      planeandoserpadres
      21 febrero, 2013 at 13:59

      Oye pues nos tranquiliza mucho esa experiencia personal, porque la verdad es que no soy nada sedentaria, hago deporte 3 veces por semana, voy caminando a todas partes, como raciones normales, pero aún así no hay forma de reducir el peso. ¡Ya me siento un poquito más tranquila respecto al peso!

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.