Trabajo y familia

Abandono laboral por maternidad ¿un delito tan grave?

abandono laboral maternidadTras valorar el tipo de renuncias laborales a las que pueden enfrentarse los padres primerizos a causa de la paternidad, hemos decidido reflexionar acerca de cómo ha evolucionado el papel de la mujer desde su incorporación a tiempo completo como fuerza laboral y las repercusiones que la equiparación entre los derechos y los deberes de hombres y mujeres han tenido sobre la composición y el funcionamiento de las familias actuales.

Antiguamente, la mujer estaba sometida a la voluntad de su padre o del cabeza de familia hasta que se casaba, momento en el que pasaba a depender de su marido. No tenían libertad para salir al mundo, para viajar ni siquiera para trabajar, porque para todo requerían el permiso del hombre que gobernaba su vida. No creo que ninguna mujer de hoy en su sano juicio eche de menos el sometimiento de género al que estuvimos expuestas no hace tanto tiempo, pero a pesar de la dureza de vivir con la libertad coartada había un asunto en el que la mujer tenía el poder de decisión y este era la maternidad.

En el momento en que una mujer se convertía en madre ya no se esperaba de ella más que ejerciera como una buena progenitora, que se preocupara del bienestar de sus hijos y de la cohesión del núcleo familiar, aliviándola del resto de cargas como la obligación de tener un trabajo remunerado fuera de casa o la responsabilidad de sustentar económicamente a su familia. Los hombres ya se ocupaban de eso, y en cierto modo ¡existía una redistribución del trabajo mejor que el que tenemos en la actualidad! La clara desventaja era que en muchas ocasiones las mujeres no habían elegido libremente el ejercer exclusivamente como madres y amas de casa, sino que esto había sido una norma impuesta por su entorno social, cuando a lo mejor ellas querían desarrollarse como buenas profesionales y no como criadoras de niños.

Que conste que somos una pareja moderna, progresista y en la que la mujer casi, casi ha superado en derechos y dotes de mando al hombre de esta casa, pero a pesar de haber vivido siempre con plena libertad, haber tenido estudios universitarios y tener una carrera laboral aceptable, al enfrentarme al deseo de ser madre a veces me superan todos los obstáculos que pueden presentarse: la dedicación exclusiva al bebé durante los primeros 4 meses de vida, la necesidad de solicitar una bajar por maternidad nada bien considerada, la posibilidad de que tras la reincorporación a mi puesto de trabajo tenga la sensación de estar abandonando a mi bebé a su suerte en una guardería o al cuidado de las abuelas, pensar que soy una mala madre por dedicarles tantas horas (muchísimas) a mi carrera profesional en detrimento de la vida familiar, y la consecuente sensación de creer que estoy perdiendo un tiempo muy valioso que podría estar compartiendo con mi marido y mi hijo, en lugar de tratando de afianzar una posición en el trabajo que realmente no está satisfaciendo mis aspiraciones como persona.

En la actualidad, debido a la crisis económica, en la mayoría de las familias se necesita el salario de ambos padres para poder salir adelante, hacer frente a los pagos habituales de una casa y tener al menos para comer. Pero una vez cubiertas las necesidades básicas y si tenemos la suerte de estar en una situación económica algo desahogada, ¿por qué se considera un delito tan grave que una mujer (o un hombre) se plantee la posibilidad de dejar aparcada su carrera profesional para dedicarse a tiempo completo al cuidado de su hogar y de sus hijos? En alguna ocasión hemos sacado el tema a relucir con amigos y familiares y, sobre todo las mujeres, se echan las manos a la cabeza y no comprenden que una pareja moderna, con estudios superiores y con trabajo pueda siquiera valorar la opción de dejar su puesto para enclaustrarse en casa a criar niños ¡como si no pudiéramos volver a ver la luz del día y fuésemos a rehuir el contacto con el resto de la humanidad!

Bien pensado, las guarderías se llevan una parte importante de los ingresos familiares mientras las madres sufren por estar separadas de sus hijos, lo que les produce una constante sensación de frustración y de desinterés por su trabajo, puesto que no están realizando la actividad que verdaderamente desean. No se trata de generalizar, puesto que también existen muchas mujeres profesionales que anteponen su carrera a la formación de una familia, lo cual es una elección personal igual de encomiable que la de desear ser madre por encima de todo, y otras que casi, casi tienen hijos por la presión de su entorno más cercano, pero que no ven el momento de regresar a su trabajo para alejarse de los pañales y los llantos al menos durante unas horas al día.

Que la conciliación real de la vida familiar y laboral en España es aún una utopía es bien conocido por todos los que se han aventurado a convertirse en padres en época de crisis. Y aunque las comparaciones siempre son odiosas, no olvidemos que algunos países, que nos aventajan en derechos sociales, sí que han dado un paso a tras, o más bien adelante, al retomar en parte estas prácticas maternales del pasado y permitiendo a las madres disfrutar de bajas por maternidad de hasta 16 meses (como en Suecia), un periodo en el que más mujeres podrían sentirse mejor preparadas para despegarse de sus hijos y reincorporarse al trabajo. Pero es que incluso si quieren ejercer de madres de por vida, tendrán una ayuda del gobierno para compensar la pérdida de poder adquisitivo del núcleo familiar.

En definitiva, que ahora no sé si estamos teniendo pensamientos muy anticuados o demasiado innovadores para los tiempos que corren en España. Todavía ni siquiera estamos embarazados y ya estamos temiendo el momento en que debamos reincorporarnos al trabajo y dejar olvidado a nuestro pequeño bebé.

Esto te puede interesar

15 Comentarios

  • Responder
    Monstrua
    28 febrero, 2013 at 10:36

    Está bien ir pensando… Hoy en día tenemos muchos prejuicios por todo: por si tienes muchos hijos (curiosamente, no tener hijos, no se ve tan mal), por pedirte una excedencia para cuidarlos, por portear…

    Más que hoy en día, estoy pensando que siempre hemos tenido mucha tendencia en meternos en los asuntos de los demás. Así que, como siempre, al final es la pareja la que debe decidir (sin dejar demasiado de lado a la familia, ¡que es familia!).

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2013 at 13:33

      ¡Ay, sí, sí, sí! Lo que más nos gusta a todos es observar lo que hacen los otros, meternos en sus asuntos y criticar su forma de actuar. Yo tengo un caso muy cercano, de un familiar que dejó de trabajar cuando se convirtió en madre, y su marido comparte su decisión al 100% porque prefiere que su hija se críe en casa y con su madre en lugar de en guarderías y de un lugar para otro. Si ellos pueden vivir cómodamente con un sueldo y han decidido libremente elegir este estilo de vida ¿por qué todo el mundo tiene que atosigarla preguntándole que cuándo va a buscar un trabajo, qué planes tiene para cuando la niña comience a ir al colegio o afirmando, como dogma de fe, que una chica joven no puede quedarse estancada como madre y ama de casa? Pues no hay manera. No hay día que no la veamos que alguien no saque el tema de su “futuro profesional”. Nosotros tenemos un gran pensamiento (heredado de mi padre) que aplicamos en estos casos: mientras a nosotros no nos cueste el dinero ¡que cada uno gestione su vida como quiera!

  • Responder
    Mamá de Cleo
    28 febrero, 2013 at 14:16

    Eso es una decisión de cada pareja, el hacer una pausa en su carrera profesional o no,desde mi punto de vista, y siempre que se pueda, creo que es positivo invertir todo el tiempo del mundo en nuestros retoños ¿que mejor inversión que esa? 🙂

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2013 at 19:22

      Pues como venimos comentando hoy ¡a veces parece que cualquier opción es mejor para una mujer que decidirse por ser madre!

  • Responder
    Cuestión de madres
    28 febrero, 2013 at 15:41

    Yo siempre le dije a mi marido que cuando tuvieramos hijos sería porque me podría quedar en casa con ellos por lo menos el primer año.. quería disfrutarlos y que me disfrutaran… las dos veces he podido y estamos haciendo encaje de bolillos para seguir un poquito más asi… Cada pareja es un mundo y lo que elijan para su familia es lo mejor… lo malo es que tal y como está ahora la situación es difícil conseguir lo ideal por las trabas que nos ponen

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2013 at 19:14

      ¡Qué suerte! Ojalá nosotros también logremos organizarnos para poder distribuir bien el tiempo y poder estar al menos el primer año con el bebé. De momento nos parece una misión imposible, pero como tenemos mucho tiempo por delante, ya iremos valorando las opiniones y experiencias de los demás y dándole vueltas al coco para tramar algo y lograr que al menos el primer año con nuestro hijo sea inolvidable ¡y no precisamente porque las trabas que nos pongan en el trabajo hagan de se tiempo una pesadilla!

  • Responder
    Chise
    28 febrero, 2013 at 18:28

    Yo por suerte cada vez escucho más lo de que “ojalá me pudiera permitir un año en casa de excedencia cuidando a los hijos” , y o la primera que lo deseo, será porque me junto mucho con madres primerizas y cuando tenemos a nuestro monete en brazos y vemos esa idefensión se te rompe el alma pensar en dejarlo con cuatro meses en guardería (porque ya el caso de los que no tenemos padres/abuelos para que nos echen una mano, te lo puedes imaginar). Nosotros ahora estamos haciendo piruetas para intentar que yo me dedique unos meses y que V cuando vaya a guardería por lo menos se pueda quedar sentada o gatear para jugar un poco, yo creo que es inhumano separarlos de la madre tantas horas y tan pronto, que la baja maternal no son ni cuatro meses! 16 semanas, que V cumplía los tres y medio cuando se me terminó… Uff, es que es un tema que vaya 🙁

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2013 at 19:11

      Pues ese mismo es nuestro temor ¡y eso que nosotros tenemos a las 2 abuelas cerca! Pues aún así creemos que no nos vamos a fiar de ellas cuando llegue el momento. Sólo con imaginarnos la separación ya nos echamos a temblar. Pero por otro lado ¡todos tenemos que comer! Vemos que es un tema que ha interesado mucho, lo cual nos hace pensar que no somos los únicos con estos temores. Y tampoco los únicos que creemos que la situación en España está muy mal planteada para hacer frente a la maternidad de una forma cómoda.

  • Responder
    Los Angeles de la Sierra
    28 febrero, 2013 at 19:12

    Cada uno tiene que hacer lo que más crea conveniente, por desgracia hay situaciones que no dejan decidir, si hay que trabajar, hay que trabajar.
    Desde mi punto de vista, no creo que queramos volver a la situación de la mujer de hace años, pero en cuestión de maternidad queremos ser esas mismas madres de hace años y, por desgracia no existe una conciliación que nos lo permita. Somos el peor pais de Europa en este sentido…. esperemos que cuando seáis padres, las cosas hayan cambiado un poquito. Un abrazo !!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      28 febrero, 2013 at 19:24

      ¡Uy no! Que tal y como estamos aún con la crisis y los recortes sociales en España como esperemos a que la situación mejore en este ámbito ¡vamos a tener directamente nietos en lugar de hijos! ¡Tendríamos que esperar demasiado! ¡Jajaja! No importa como estén las cosas porque si el resto de familias habéis conseguido salir adelante ¡nosotros también lo lograremos!

  • Responder
    Tu mamy
    28 febrero, 2013 at 23:32

    Es muy difícil … y no nos ayudan nada …. 16 meses en Suecia!!!! Igualito que aquí, vamos…. yo no querría ser ama de casa, pero me hubiese gustado haber podido estar más con Nano, le llevé a la guarde con 4 meses….. aun así , tengo jornada reducida ( con su reduccion de salario, claro) y siento que disfrutamos mucho juntos, y le veo muy contento en la guarde. Las tardes son solo nuestras!!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      1 marzo, 2013 at 11:40

      Es un buen planteamiento, porque lógicamente necesitamos los ingresos de nuestros trabajos para vivir. Así que si no podemos estar con nuestros hijos todo el tiempo que nos gustaría, al menos hay que hacer el esfuerzo por disfrutar al máximo cada minuto que podamos dedicarles, haciendo cosas con ellos y creando momentos inolvidables. ¡Felicidades por esas tardes en la intimidad!

  • Responder
    Pru
    6 marzo, 2013 at 10:12

    Hola!! Pues yo he de decir que soy abogada, embarazada y que mi chico y yo vivimos en una ciudad distinta a la de nuestras familias. Así que, aunque todavía es verdad que parece que da apuro decirlo porque parece que eres antifeminista, hemos decidido que yo dejaré de lado mi carrera profesional al menos hasta que la niña tenga un año y medio o así y pueda ir a la guardería a jugar. No tenemos cerca a los abuelos para echar una mano y no me gustaría dejar a mi bebé cuando todavía no puede ni caminar en una guardería donde obviamente no va a recibir todo el cariño y atención que necesita, sencillamente, porque tienen que cuidar de muchos más niños, como es lógico. Así que mientras la peque no pueda corretear con otros niños y ser más independiente, creo que como mejor va a estar es con su madre. Y así lo haré, me miren como me miren cuando lo explico. Además quiero disfrutar de mi bebé y poder estar cuando me necesite las 24 horas. Cuando tenga edad para disfrutar de la guarde, volveré a trabajar, pero mientras tanto, doy gracias porque nos podemos permitir estar una temporada larga con un sueldo, que sé que muchas madres quisieran poder hacer lo mismo y no pueden. Además, pensándolo bien, lo más importante en mi vida qué es el trabajo o los hijos?? Yo respondo que sin duda los hijos y no hay nada más natural e instintivo en el mundo que una madre cuidando a sus pequeños. Y, repito, soy abogada ejerciente y creo en la igualdad laboral de hombres y mujeres como la que más, pero si las circunstancias me dejan, disfrutaré de mi bebé todo lo que pueda.
    Por cierto, muy bueno el blog!!
    Pru, http://condospatucos.blogspot.com.es/

    • Responder
      planeandoserpadres
      6 marzo, 2013 at 14:56

      ¡Completamente de acuerdo con tus afirmaciones! A veces parece que por ser universitaria ya se da por hecho que vas a renunciar a tu instinto maternal. Nosotros nos lo plantearemos todo más adelante, cuando por fin estemos embarazados y tengamos que reorganizar nuestras vidas, pero como mis contratos son renovables anualmente, veo claramente que en cuanto sepan lo del embarazo aguantarán el tirón pero me dificultarán muchísimo la renovación. Si me equivoco ¡os mantendremos informados! Por cierto, ¡ya somos seguidores de vuestro blog!

  • Responder
    Las embarazadas no somos de fiar: cambios en el trabajo - Planeando ser padres
    16 febrero, 2015 at 16:54

    […] para evitar el estrés que dar la noticia me pudiera generar, e incluso el planteamiento del abandono laboral tras el parto fueron algunas de mis principales preocupaciones durante el primer trimestre del embarazo. A día […]

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.