Embarazo semana a semana

Semana 5

semana 5 del embarazoHemos decidido inaugurar una nueva categoría de posts, ahora que sabemos que estamos embarazados, para ir contando nuestra experiencia semana a semana. Os resultará curioso que vayamos a empezar por la semana 5 pero lo cierto es que en las anteriores no éramos conscientes del estado de embarazo en el que nos encontrábamos, por lo que lo poco que pudimos recordar ya lo incluimos en el post sobre nuestros primeros síntomas reales de embarazo.  A lo largo de las siguientes semanas trataremos de explicar de la mejor manera posible, los cambios físicos, psicológicos o de cualquier otro ámbito que vayamos experimentando en nuestra recientemente iniciada travesía como futuros padres.

Cambios físicos:

1. ¡He engordado un kilo! Estoy que no quepo en mí de rabia, pero lo cierto es que no puedo achacarlo directamente al embarazo ya que no me pesaba desde después de navidad y ahora estamos a primeros de marzo, con lo cual lo mismo no es el bebé el responsable de tamaño despropósito.

2. ¡Que nadie me roce el pecho! Nunca he tenido demasiada sensibilidad en el pecho, ni siquiera durante los días de la menstruación. Sin embargo, esta semana, no es que el dolor sea insoportable pero de vez en cuando con algún que otro movimiento sí que noto ciertas molestias en la zona del pezón.

3. ¡Dejadme pasar que me orino encima!  No me ocurre todos los días igual ni a todas las horas, pero hay ocasiones en las que debo ir al baño hasta dos veces en una hora. La piña y el zumo de piña voy a tener que sacarlos de mi dieta porque es introducirlos por la boca y al instante están en la vejiga luchando por salir otra vez. Durante la noche debo levantarme al menos una vez al baño, ¡yo, que era como una niña buena que hacía sus cositas antes de acostarse y ya aguantaba así hasta que despertaba por la mañana!

4. Estreñimiento de ida y vuelta. Desde que notamos que la menstruación empezaba a retrasarse sospechosamente el estreñimiento me ha hecho compañía de forma intermitente. Al principio me pasé tres días enteros sin ir al baño. Después logré ir y no pude hacer gran cosa. En la quinta semana he decidido concienciarme y beber mucha agua, algo que hago normalmente pero que parece que se me olvida durante el invierno. Esto de momento parece estar solucionando el problema, si bien voy mucho menos al baño y las deposiciones son de menor cantidad que las habituales.

5. ¡He tenido 2 náuseas! Sí porque yo soy así de precisa. La gente tiene náuseas, en general, pero yo he tenido 2, sin vómitos ni nada. La primera mientras trabajaba frente al ordenador y fue algo tan repentino que cuando me tapé la boca la saliva que había generado me chorreaba por toda la mano. La segunda un día después de comer a mediodía. Me disponía a fregar los platos y me dieron arcadas. Ya no me ha vuelto a pasar ¡y esperemos que siga así la cosa porque no las echo de menos!

6. Calambres en la zona pélvica. Supongo que esto tendrá un nombre técnico para los médicos pero el caso es que de vez en cuando noto unos pinchazos intensos en esa zona, como si fueran las molestias de la regla pero más espaciadas en el tiempo. Se pueden sobrellevar bien y casi sin darte cuenta, aunque hay alguna más traicionera que te hace coger aire para relajar la zona.

7. Calambres en los gemelos. No sé si tendrá relación con la primera etapa del embarazo, pero desde hace tres días tengo ambos gemelos como acalambrados, por lo que hacer deporte me resulta algo incómodo a veces.

8. ¡Quiero dormir! Yo soy de dormir desde que me acuesto hasta que el despertador me obliga a levantarme. Sin embargo, estos días me suelo quedar dormida en el sofá mientras vemos la tele, después de la cena, y me levanto al alba, como una hora y media antes de mi horario habitual. ¡Los días han empezado a rendirme mucho más! Eso sí, después durante el día bostezo de vez en cuando pero la verdad es que no me encuentro cansada.

9. ¡Aire que me asfixio! Regularmente voy al gimnasio 3 veces por semana y hago aquagym, una actividad muy recomendada ¡para la tercera edad! Pero que te agota intensamente si realizas todos los movimientos con ímpetu y no te limitas a flotar alegremente en el agua. Debido a la media de edad de mis compañeras ¡yo era la sirena de esa piscina! Pero esta semana he notado como me faltaba el aire con algunos ejercicios, así que he tenido que ir reduciendo el ritmo en cada clase. ¿No es demasiado pronto para cansarme tanto?

Cambios psicológicos:

1. ¿Me falta ilusión? Mira es esto es algo de lo más inaudito pero tras 6 meses deseando quedarnos embarazados y tras habernos realizados 2 tests de embarazo para asegurarnos de que no había lugar a dudas, resulta que no me noto tan ilusionada como yo había previsto. Realmente creo que lo que me sucede es que aún soy poco consciente de lo que nos está pasando, no como el padre de la criatura, que vive en un estado de nervios constante desde que la segunda rayita rosa hizo aparición en su vida. Sin embargo, yo no me noto grandes cambios, sigo haciendo mi vida normal, intento estar tranquila y esperar el mes completo que nos queda hasta que por fin llegue la cita con la comadrona y nos realice la primera ecografía. Supongo que ese será el momento en el que me dé cuenta de lo que realmente hemos conseguido.

2. ¿Miedo yo? Yo, que soy muy fuerte, valiente e independiente, que no necesito nada de nadie, creo que me estoy negando a mí misma la felicidad completa de este momento debido al temor de que pueda ocurrir algo que impida la finalización de este embarazo. Como estamos sólo en la quinta semana y hasta la 12 se producen los mayores riesgos de aborto, no estamos supervisados por el médico y nos sentimos algo solos ante el peligro, creo que estoy tratando de no ilusionarme en exceso para no sufrir una enorme depresión si algo se tuerce. ¡Tengo que cambiar estos pensamientos funestos a la de ya!

Bueno, pues hasta aquí el resumen de la semana 5. Próximamente ¡la semana 6! Esperamos que disfrutéis de esta novelilla por entregas.

Esto te puede interesar

20 Comentarios

  • Responder
    Jessica Sánchez
    13 marzo, 2013 at 11:16

    Te entiendo. el miedo es normal.Yo esperé 2 años hasta quedarme embarazada y no me lo creía. Iba con miedos a las ecos por temor a que me dijeran que algo iba mal.No me quedaba tranquila hasta que escuchaba su corazón. Y siendo sincera, comencé a disfrutar a partir de la eco de las 20 semanas. Lloré ese día soltando toda la tensió acumulada en esas 20 semanas. Además tuve episodios de pérdidas hasta la semana 22 así que fueron intensas esas semanas.
    Sobre los síntomas, yo tenía muchas ganas de hacer pipi y sueño y falta de apetito.Adelgacé hasta la semana 12 porque eta incapaz de comer nada más que jamón dulce. fue horrible. Las nauseas me aparecieron sobre la semana 5-6 también. Vómitos sólo tuve 3 en todo el embarazo pero nauseas..pufff todos los dias despues de ducharme jajaja era horrible
    disfruta mucho porque es una sensación mágica.el otro dia viendo Anatomia de grey ella decia que algo iba mal y era solo que el bebe le daba patadas.inmediatamente recorde esa sensacion tan bonita!

    • Responder
      planeandoserpadres
      13 marzo, 2013 at 19:47

      Pues sí, tendremos que tomarnos muy en serio vuestras palabras y empezar a disfrutar desde ya, sin darle tantas vueltas a nuestros miedos y esperando que todo transcurra de la mejor forma posible.

  • Responder
    sradiaz
    13 marzo, 2013 at 11:56

    Pues tienes bastantes achaques ya, jajaja. Pobrecilla, creo que lo peor a parte de los calambres, debe ser el estreñimiento, bueno… supongo 😀
    Ánimo, ya te volverá la ilusión.

    • Responder
      planeandoserpadres
      13 marzo, 2013 at 19:48

      ¡Jajaja! ¡Estoy como las viejas! Es que puestos así todos seguidos impresionan mucho, pero luego haces el recuento de toda la semana y no es para tanto porque no me pasan todos a la vez. Así que firmaría ya porque todo el embarazo fuese como hasta ahora.

  • Responder
    los Ángeles de la Sierra
    13 marzo, 2013 at 14:23

    Yo tuve mucho cansancio en el.primer trimestre…. Me dormía en cualquier lado, también tuve.estreñimiento, asi que me puse a comer un kiwi al día (mano de santo) y por lo de la vejiga…. Irá a más. Te aconsejo que vayas al baño siempre que puedas aunque te parezca que no tienes ganas, por no hacerlo yo un día, cogí tráfico y lo pase realmente mal (aprendí la lección).
    Me gusta mucho esta nueva sección en vuestro blog!!!!!! Va a ser muy interesante!!!!besos

    • Responder
      planeandoserpadres
      13 marzo, 2013 at 19:49

      El kiwi es muy socorrido, pero lo cierto es que sólo bebiendo más agua el problema parece haberse solucionado por completo (de momento). Nos alegramos de que la sección también le interese a gente que ya ha pasado por esta experiencia porque así nos leeréis y daréis consejos que nos podrán ayudar.

  • Responder
    Monstrua
    13 marzo, 2013 at 16:39

    Eso te iba a decir, que el kilo no creo que sea del bebé. Pero paciencia, porque puede que pierdas también algo de peso en los meses siguientes. Y si no, pues a controlar la comida, qué remedio (de paso, previenes la diabetes gestacional).

    El 2. yo también lo notaba, sí 🙂

    El estreñimiento… pues espérate, que como te tengas que tomar más adelante suplementos de hierro, vas a alucinar. Toma kiwis también 🙂

    Yo solo vomité dos veces. Pero es cierto que alguna náusea sí tenía.

    Calambres… a mí me daba alguno en el gemelo, tumbada, pero estiraba, y se me pasaba enseguida. Si haces ejercicio, genial. Si te resulta incómodo, prueba con otro tipo de ejercicio. A mí me encantaba andar y, como me dolía la espalda, lo tuve que dejar (hasta el 7º mes, que me dejó de doler, justo cuando empieza a dolerle a la mayoría de la gente O_o).

    Y… bueno, ya te digo, quizá no sea demasiado pronto para cansarte. Cada cuerpo reacciona de una manera. Y el tuyo ahora mismo, está cambiando brutalmente. Se tiene que acostumbrar. Tómatelo con paciencia, porque quizá en un par de meses, vuelvas a encontrarte como una rosa 🙂 (y te lo digo en serio, ¿eh?). Ya ves lo que te he contado con mi costumbre de andar…

    En cuanto a la ilusión, tranquila, que es que también tienes que asimilarlo psicológicamente. Ya verás que va a ser una pasada 🙂

    Y miedos… A mí se me pasaron todos los del mundo, hasta que me dije “tienes que disfrutar de tu embarazo, córtalos”, y eso hice. Eso sí, cada semana que ha ido pasando, era una semana feliz para mí, en plan ‘otra semana, otro objetivo superado!’ Hasta ahora, que sé que si nace, ha llegado a término 🙂

    Perdona por el tocho de comentario, pero como sabes, lo tengo recientito 🙂 ¡Besos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      13 marzo, 2013 at 19:52

      Bueno, pues después de este análisis ¡creo que ya nos podemos saltar la primera visita con la matrona que tú ya nos has resuelto todas las dudas! Lo de “obligarnos” a disfrutar el embarazo desde ya vamos a ponerlo en práctica hoy mismo, porque al final se van a ir pasando los días y entre una preocupación y la siguiente van a acabarse los 9 meses y no nos hemos divertido nada con esto. ¡Qué bien que tú tengas esta experiencia tan reciente! Porque así tus comentarios nos serán de mucha utilidad.

  • Responder
    Monstrua
    13 marzo, 2013 at 16:41

    Ahm, y lo de la vejiga… A lo mejor no va a más. Yo tenía que ir mucho al baño en el primer trimestre, pero luego se me pasó… hasta ahora, el último mes 🙂

  • Responder
    felizenbrazos
    13 marzo, 2013 at 16:45

    Lo del miedo, es lo más normal, creo que nos pasa a todas, absolutamente todas las que hemos estado embarazadas. Miedo a que no progrese el embarazo, miedo a que algo no vaya bien, miedo en las ecos, miedo a un calambre, miedo si manchas, miedo si no lo notas moverse…en fin, ya nunca nadie te va a quitar el miedo de encima, porque cuando nazca tu bebé, también tendrás miedo a que le pase algo. Eso es un síntoma de la maternidad, querer tanto a alguien, desde que sabes que estas embarazada, que tienes miedo de perderle.
    Y el resto de tus síntomas, pues más o menos, esperemos que las nauseas queden en solo dos!!!
    Besitos

    • Responder
      planeandoserpadres
      13 marzo, 2013 at 19:54

      Lo del miedo ya empezamos a asumirlo: ahora tenemos miedo a que algo no salga bien durante el embarazo, después será a que el momento del parto no se complique, después a si seremos capaces de hacernos cargo del bebé correctamente. Después no querremos que le falte de nada, que sea feliz, que pueda estudiar, que no se junte con malas compañías, que tenga un futuro prometedor… y así ¡un miedo detrás de otro hasta que nos entierre! Pero bueno, es lo que tiene lanzarse a ser padres, que te comprometes a querer a alguien y a preocuparte por él desde antes de que nazca hasta tu último día.

  • Responder
    Lalibretademamá (@Meriluc)
    13 marzo, 2013 at 22:32

    Hola!! Mi mas sincera enhorabuena. Todos los sintomas que comentan son de lo más normal. Tu cuerpo estás cambiando y está creando vida, lo hace todo por 2!! Así que es muy normal que te sientas agotada, descansa todo lo que puedas!! Lo de no estar super ilusionada es normal también, a mi también me pasó…Tienes que asimilarlo, es lógico, son muchos cambios y las hormonas además influyen en eso…Aun no notas síntomas relacionados con el bebé, ya verás como eso cambia con las ecos, cuandolo veas, oigas su corazón latir y todo eso. Y lo del miedo…Yo recuerso que estaba acojonada…la primera semana me pasé las tardes sentada en el sofá “por si acaso”. Lo que te aconsejo es que huyas de historias para no dormir y de leer cosas negativas, lo más normales que todo vaya bien…Pero ya te digo que todo lo que cuentas es lo que suele pasar…Felicidades de nuevo y que te mimen mucho!! Un beso.

    • Responder
      planeandoserpadres
      14 marzo, 2013 at 08:12

      Muchas gracias por tu respuesta. La verdad es que de momento hago una vida de lo más normal porque en la única visita que hemos tenido de momento con el médico de cabecera me indicó que lo hiciera así, que no alterara mi rutina si no experimentaba ningún problema. Esta semana ya parece que lo estamos asimilando mejor y que los nervios y miedos nos están dejando un poquito de lado (al menos a mí, porque aunque el padre trate de disimularlo creo que hasta que no vea la primera ecografía no va a descansar tranquilo). Lo de concienciarnos de que estamos embarazados está resultando lo más difícil: como tengo muy pocos síntomas y en el fondo me encuentro tan normal ¡ya me he hecho 3 tests de embarazo que han dado positivos! Pero no paro de hacer tests por si alguno se equivoca. Aunque ya me he comprometido a dejar de orinar en palitos y volver al baño como una persona normal.

  • Responder
    Pru
    14 marzo, 2013 at 09:31

    Tienes muchos síntomas!! Eso es bueno, porque quiere decir que tu cuerpo está funcionando y el bebé está bien!! En mi caso, la verdad, es que a veces parecía imposible que estuviera embarazada porque no tenía ninguno. Y cuando digo ninguno, es ninguno (crecimiento de pechos aparte). Hasta la semana 8 o así que empezó a entrarme un sueño permanente que me caía por las esquinas y me duró hasta la semana 16 o así. Pero nunca tuve ni una naúsea, ni mareo, ni nada que me diera asco, ni más hambre, ni cambios de humor… Nada de nada. Se ve que mi cuerpo aceptó el embarazo como si llevara el cigoto toda la vida ahí, jajaja… Espero que si tengo embarazos futuros (que espero que sí) sean como éste!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      14 marzo, 2013 at 14:56

      ¡Qué va no son tantos! Lo que pasa que puestos todos juntos parecen más de lo que son. Ahora, he de confesar que conforme voy avanzando tengo menos (o es que ya no me fijo tanto en ellos). Gracias por añadirnos a tu blogroll.

  • Responder
    Pru
    14 marzo, 2013 at 09:33

    Por cierto, quedáis añadidos a mi blogroll!!! 🙂

  • Responder
    Cuestión de madres
    17 marzo, 2013 at 18:51

    el sueño… recuerdo el sueño que tenía.. jejejeje.. yo me casé embarazada (sin saberlo, lo juro) y mi madre solo que sabía decir… “qué tranquila está ésta chica… si duerme más que nunca”… me echaba unas siestas de 3 horas y dormia de 10 a 10… vamos… nunca dormí tanto… jejejeje… disfrutar desde y mejor no pensar en los achaques… nosotros disfrutaremos a vuestro lado de este mágico momento

    • Responder
      planeandoserpadres
      17 marzo, 2013 at 20:34

      Durante el día lo cierto es que no me siento muy cansada pero cuando va oscureciendo… ¡Vamos si pudiese me iba a la cama a las 8 de la tarde! No puedo ver nada en la tele de noche porque me duermo en el sofá. Pero eso sí, de momento descanso mucho y a veces no tengo que levantarme para ir al baño en toda la noche, con lo cual, cuando la llamada de la vejiga se presenta, ya son las 7 o 7:30 y me levanto muy fresquita.

  • Responder
    Esther
    30 marzo, 2014 at 11:58

    De todos los blogs sobre maternidad/paternidad que leo el tuyo es el que más me está gustando. Es como hablar con una amiga de estos temas, transmites cercanía, explicas las cosas como son, sin tecnicismos pero sin caer en la sabiduría popular (que algunos blogs van por esa línea). Entiendo perfectamente lo que explicas en este post sobre la 5ª semana. Un beso.

    • Responder
      Planeando ser padres
      31 marzo, 2014 at 11:30

      ¡Jajaja! Me alegro de que te sientas tan identificada y de que te guste el estilo. Tecnicismo no uso muchos porque los posts se basan en mi experiencia personal, no soy una experta en el tema, con lo cual lo relato todo tal cual lo he vivido. Te advierto que ¡mi embarazo estuvo a un día de cumplir la semana 42! Así es que te queda mucho por leer. ¡No te estreses!

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!