Marcas

¿Cuándo contarle a tu pareja que estás embarazada?

contarle a tu pareja que estás embarazadaLo cierto es que mi forma de comunicar el embarazo finalmente no tuvo nada de mágico ni especial. Supongo que, un poco como todo el mundo, había fantaseado con ideas sencillas y memorables como comprarle al futuro papá un pequeño regalo (un chupete, un trajecito, un biberón, etc.) con el que sorprenderle un día a la llegada del trabajo. También había valorado la posibilidad de hacerme el test en casa una mañana y enviarle la foto del positivo a su mail del trabajo. Sin embargo, durante todo el proceso hasta quedarnos embarazados, él insistía en que querría saberlo tan pronto como yo, con lo cual temía que si esperaba algún día más para darle la sorpresa se acabaría enfadando.

Con lo nervioso que es, lo de enviar la foto del test al trabajo lo descarté pronto, porque era posible que le diese un pasmo delante del ordenador, o que abandonara la jornada para volverse a casa a ver si ya me notaba los primeros síntomas y tenía que quedarme inmovilizada en casa durante los siguientes 9 meses. También habría preferido esperar a que pasara algún día más sin que me viniese la regla para realizar el primer test casero, pero en cuanto se enteró de que tenía un retraso (¡no sé cómo se me ocurrió contárselo!) ya empezó a dale vueltas al coco y a insistir con que lo hiciera porque él no podía vivir con esa tensión durante la siguiente semana hasta que hubieran transcurrido 7 días desde mi falta de menstruación.

Un domingo, después de volver de comer en casa de mi madre, casi a las 8 de la tarde y desoyendo todos los consejos que recomiendan realizar el test con la primera orina de la mañana, porque contiene una mayor concentración de la hormona del embarazo, ni corta ni perezosa me fui al baño, oriné en el palito y me dispuse a esperar los 5-10 minutos que indicaba mi fabricante, hasta que se revelara el resultado. Por alguna razón, yo pensaba que si estaba embarazada ese periodo de tiempo era realmente una excusa y que en cuanto la orina tocase el instrumento este empezaría a mostrar las dos rayitas rosas. Lejos de mi creencia, la línea rosa de control apareció de inmediato pero en los primeros 5 segundos no había ni rastro de la otra. Y me desilusioné muchísimo hasta que casi se me llenaron los ojos de lágrimas. Porque en el fondo yo había vivido esos 3 días de retraso de la menstruación como si realmente fuesen los primeros momentos de mi embarazo, y por eso me resistía a realizar un test que pudiera llevarme la contraria y acabar con mis ilusiones otro mes más.

Por suerte, mi estado de decepción inicial no me impulsó a salir precipitadamente del baño gritándole que no estábamos embarazados y que ya se podía quedar tranquilo, sino que me serené un poco mientras miraba el palito y pensé:

–          Bueno, seamos lógicos. Si el fabricante indica que hay que realizarlo con la primera orina de la mañana y esperar entre 5-10 minutos para saber el resultado, será porque conocen su producto mejor que yo.

Así que ni corta ni perezosa me quedé sentada en el váter, cogí mi libro electrónico y me puse a leer la novela en la que estaba inmersa, prometiéndome no volver a mirar el test hasta que no hubieran transcurrido los 10 minutos. Estaba muy decidida a esperar el tiempo aconsejado, pero al pasar los 2 primeros minutos no pude evitar echar una miradita de reojo al lavabo. Y allí estaba ¡la segunda línea rosa estaba comenzando a aparecer! Me levanté del váter lentamente, me subí el pantalón y empecé a respirar acompasadamente para no hiperventilarme. Mira que yo soy muy tranquila, pero noté que me podía faltar el aire en cualquier momento. Volví a mirar el test. La rayita rosa se estaba intensificando por momentos. Guardé mi libro, me miré en el espejo, respiré hondo, me recoloqué un poco los pelos de loca que tenía a esas horas de la tarde y salí del baño.

Él estaba sentado en el salón, preparando una lectura y la resolución de un caso del curso de postgrado que había empezado aquella misma semana. Me asomé al marco de la puerta y mostré un poco la cabeza. Me quedé mirándolo y como no se daba cuenta le dije:

–          Gordito…

Me miró y me preguntó qué me pasaba, porque parecía que fuese una niña que trata de esconderse mientras confiesa que ha hecho algo malo. Le digo que me he hecho el test.

–          ¿Y qué pasa? ¿Qué no vamos a tener bebés?

–          No. Que sí estamos embarazaditos…

Vamos que lo dije en un tono que más parecía que le estaba anunciando la muerte de alguien que nuestro embarazo que tanto habíamos buscado. Él se levantó de un salto, vino hacia mí súper nervioso y casi sin poder articular palabra, temblando cuando me abrazó. Y así me dispuse a enseñarle el test, no fuera a ser que la segunda rayita rosa estuviera sólo en mi imaginación. En ese ratito el color se había hecho un poco más intenso, aunque bastante menos visible que a línea de control, y ya no volvería a cambiar.

A los dos días volvimos a repetirlo, por estar seguros de que el test no había fallado, y en esa ocasión casi sucedió como yo había planeado la primera vez. En cuanto lo colocamos en posición horizontal la segunda línea comenzó a surgir, y finalmente quedó de un tono casi tan intenso como la línea de control. No en vano se dice que la hormona del embarazo puede llegar a duplicarse cada 48 horas. Y así acabó nuestro primer episodio del primer día en que supimos que aproximadamente el 6 de noviembre de 2013 nos convertiremos en papás primerizos.

Y vosotros ¿cómo fue el momento en el que descubristeis que estabais esperando a vuestro hijo? ¿Cómo se lo comunicasteis a vuestras parejas? A ver si para el siguiente que tengamos podemos tomar alguna idea que pueda quedar para la posteridad.

Esto te puede interesar

16 Comentarios

  • Responder
    Monstrua
    18 marzo, 2013 at 10:57

    Yo esperé 2 semanas después de mi primera falta, y le dije “oye, que llevo 2 semanas de retraso, y esto es muy raro, deberíamos comprobar si estoy embarazada”. Y él “bueno, 2 semanas… vale, tenemos que comprar un test de esos”. Lo tuvimos que hacer a escondidas de mi suegra, porque andábamos de vacaciones con ella, y no era plan que se levantara revuelo aún sin motivo.

    Pero yo sí esperé a la primera orina de la mañana. De hecho, me desperté sobre las 4 de la madrugada (los 3 primeros meses me daba por ir al baño de madrugada, lo nunca visto en mí, y así ha vuelto a ser el último trimestre), y me llevé el test.

    Él se despertó, y me esperó impaciente a que volviera del baño 🙂 Y de ahí, emociones mil :):):):)

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 marzo, 2013 at 11:59

      ¡Madre mía que situación con la familia y en vacaciones! Al mío no le he podido ni ocultar el primer día de retraso de la regla porque creo que desde que empezamos a buscar el embarazo en agosto del año pasado lo debe llevar anotado en la agenda y ha pasado ni un mes en que no me preguntara si había llegado puntual o no justo cuando me tocaba. Es que por internet se leen ideas súper originales para dar la noticia y como la nuestra es tan común…

  • Responder
    felizenbrazos
    18 marzo, 2013 at 12:05

    Mi embarazo fue por FIV. Teníamos cita para hacerme un análisis de sangre el 28 de Junio. Pero desde el día 14 que me hicieron la transferencia de embriones, estaba atacadísima, veía síntomas de embarazo por todos lados, sobre todo la sensibilidad en los pezones. Y ratos después, veía síntomas de la llegada inminente de la regla. Que agobio…..
    Mi mejor amiga soportaba todos los días mis síntomas/no síntomas. Mi marido, me había dejado por imposible, porque él mismo se pasaba el día preguntándome y me agobiaba tanto que le dije que no volviera a preguntarme.
    El caso, el día antes de la analítica, no podía más de los nervios y me compré un pipitest. Pero, lo hice con mi amiga al teléfono, y el padre sin enterarse. Mientras esperaba el resultado, matamos los minutos charlando. Cuando ví la rayita rosa, tuve que colgar. Le hice una foto y se la mandé al padre, que me llamó nervioso preguntando que significaba.
    Al día siguiente, nos tocó esperar un par de horas hasta los resultados del análisis. Aunque el test había dado que sí, seguía nerviosa, jajaja. Cuando nos llamaron por teléfono para confirmar lo que ya sabíamos, nos abrazamos como tontos en medio del centro comercial donde estábamos haciendo tiempo y nos pusimos a llorar….

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 marzo, 2013 at 12:09

      ¡Es que es muy emocionante! Que yo no soy de lágrima fácil y porque me contuve, pero pensaba que me pondría a llorar como una magdalena en cualquier momento. Lo que dices de la desconfianza en el resultado creo que es normal. Nosotros ya llevamos 3 tests de embarazo realizados en diferentes semanas para asegurarnos de que siguen dando positivo y que cuando por fin nos toque la primera cita con la matrona no nos diga que nos estamos inventando lo que nos pasa. Es un miedo irracional a que otras pruebas digan que ahí no hay nada… ¡pero esperemos que sí que lo haya!

  • Responder
    Moisés
    18 marzo, 2013 at 13:40

    Hola,

    lo nuestro fue “típico”.
    3 o 4 semanas después de decidir casarnos, y dos días después de la primera falta, dijimos, venga, va !! y bueno, ella fue al baño y los dos expectantes… eso no se veía muy bien, pero casi que teníamos claro que sí.
    Sin embargo, para asegurarnos, 1 semana después compramos otro de otra marca, y éste sí que sí. Clarísimo.
    Y contentísimos. Cagados, pero muy contentos.
    Y los tests, ahí guardaditos en una caja, en una bolsa de plástico para conservar lo máximo posible la “prueba del delito”.

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 marzo, 2013 at 14:11

      A este paso nosotros también vamos a tener toda una colección de “pruebas del delito” porque ya llevamos 3 tests positivos. El hecho de que la primera cita con la matrona tarde tanto tiempo y la primera eco aún más, hace que acumular palitos positivos sean la única prueba que de momento nos demuestra que nuestro bebé está en camino.

  • Responder
    Pru
    18 marzo, 2013 at 14:26

    Yo me hice el test sola y esperé pacientemente toda la tarde hasta la hora de la cena. De postre le dí un paquetito con el test y un collage de frases de pares e hijos y felicitándole porque iba a ser papi. Aproveché para grabarle en vídeo sin que él se enterase, jeje… Fue genial y se puso contentísimo cuando vio el contenido del paquete!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      18 marzo, 2013 at 14:30

      Sé que es una locura planear esto, cuando actualmente estamos sólo en la semana 7 de nuestro primer embarazo, pero he decidido que en el próximo ¡voy a idear un plan original para que el papá conozca la noticia! En este ha sido imposible porque llevábamos un control muy riguroso y a la par y él no me hubiera perdonado que se lo ocultase si un minuto, pero ahora que estoy cogiendo práctica en el manejo de las situaciones especiales durante el embarazo ¡la próxima vez prometo hacer algo que pase a la posteridad!

  • Responder
    los Ángeles de la Sierra
    19 marzo, 2013 at 19:15

    Nuestra experiencia fue muy similar, que recuerdos me han venido a la mente!!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      19 marzo, 2013 at 19:50

      Bueno, al menos parece que hay gente que tampoco se quebró la cabeza pensando en cómo decírselo al futuro papá. Y es que cuando están tan implicados con el embarazo ¡es muy difícil darles una sorpresa!

  • Responder
    Erlaya
    4 agosto, 2013 at 14:02

    A pesar de ser post antiguos y ya que estoy sin hacer nada mientras me preparan la comida porque la cocina me revuelve el estómago con tantos olores… voy a daros el trabajo de revisar estos post viejísimos de los que igual ni os acordáis.

    El caso es que llevábamos poco buscando en serio, unos meses al principio del año en modo “si pasa no nos asustaremos” pero el tercero que estábamos con el “a por todas”.
    Aunque curiosamente ese mes precisamente lo habíamos dejado aparcado porque a mi me quitaron una peca de la tripa y era en plan “como no hay prisa, deja que la cicatriz cierre bien… no sea que luego al estirar la piel la liemos”
    no es que pensáramos que se iba a volver a abrir, pero de esas cosas que piensas que un mes no va a ningún lado.
    Así que aparcamos también la medición de la temperatura basal (una vez vimos que había ovulado, coincidiendo con el día de la dichosa peca) nos despreocupamos del todo y nos organizamos nuestras vacaciones, aún sabiendo que a los dos días por Italia a mi me iba a bajar la bruja y me iba a dejar jodía dos días.
    También soy puntual como un reloj, pero la bruja siempre se ha portado bien y en los viajes me ha dejado bastante libre. Así que a los dos días de retraso y con todo mi arsenal de pastillas y copa preparada “pa por si acaso” estábamos los dos con el “que bien se está portando, oye…”

    Cuatro días de retraso ya eran demasiados, pero aún así por si el viaje me había descontrolado las hormonas decidimos que el día de la vuelta, antes de salir del hotel hacia el aeropuerto me haría el test (a la porra con los comprados por internet baratitos… tuvimos que buscar farmacia por allí…)
    Más que nada porque en el avión pasaba de estar pendiente de si baja o no baja y carreras al baño. Si tenía que bajar yo me preparaba, y si no iba a bajar… despreocupación total.
    (sí… nos habíamos hecho tan a la idea de que este mes como que no, que aún con un retraso tan inusual en mi seguíamos desconfiando)

    Por la mañana tempranito hice el test, en lo que vi que subía la orina ya se formó la raya de la confirmación y seguido se formó la de control, vamos que no tardó ni medio segundo en brillar más fuerte que la de control
    Salí del baño y ahí estaba mi chico con el reloj en la mano en modo “5 minutos exactos a partir de… ya!”
    Y le solté un “Te lo digo ya… si!!!”

    Aparte de los motivos obvios, como además resultó un momento curioso por la inesperada rapidez y el ¿¿cómo leches ha pasado este mes si no hemos puesto mucho de nuestra parte?? creo que no lo olvidaré jamás
    Creo que precisamente el pasar de controlar, del nerviosismo de si sí o si no… es lo que más ayudó a que contra todo pronóstico hiciésemos diana!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      6 agosto, 2013 at 11:21

      ¡Jajaja! Me ha echo gracia cómo pasasteis de plan ahorro de los teste comprados en internet por las ganas de saberlo. Yo estoy contigo completamente de acuerdo en que cuanto más te despreocupas y menos te obsesionas con el tema antes parece llegar el embarazo. pero claro, cuando lo deseas mucho es tan difícil mantener las distancias… Muchas gracias por unirte a los seguidores del blog y por compartir tus experiencias y opiniones de una forma tan detallada. ¡Te espero por aquí a la vuelta de mis vacaciones!

  • Responder
    Pepi
    15 mayo, 2014 at 13:36

    Está muy bien…si tiens la suerte de que estas en el porcentaje de gente a la que estas cosas le salen bien. Otros por desgracia ya nonos alegramos por los positivos, mas bien cruzamos los dedos y hacemos apuestas sobre cuanto vamos a tardar en perderlo de nuevo…imagino que ya tendreis a vuestro nene gateando. Enhorabuena y dadle un hermanito en cuanto podais que hacen falta niños en el mundo aunque los perversos organismos mundiales digan lo contrario.

    • Responder
      Planeando ser padres
      16 mayo, 2014 at 11:00

      Sí, nuestra bichilla ya tiene casi 6 meses, aún no gatea pero yo creo que pronto se lanzará. Siento tus palabras, porque yo nunca he pasado por una pérdida de este tipo y mentiría si dijese que puedo ponerme en tu lugar. En mi vida sólo he tenido un positivo y un embarazo felizmente finalizado con el nacimiento de mi niña, y espero que estos trucos para confesar el estado de buena esperanza a la pareja no te hayan molestado. Lamento que tu experiencia en este campo haya sido tan triste hasta ahora, y te deseo todo lo mejor si en un futuro vuelves a intentar ser madre.

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!