Embarazo semana a semana

Semana 7 del embarazo

semana 7 del embarazoDefinitivamente, parece que el embarazo avanza de forma lenta pero segura. Aún no tenemos ningún tipo de evidencia médica que nos indique que todo transcurre de forma adecuada, pero por mi estado físico podemos afirmar que de momento estamos teniendo pocos cambios traumáticos, lo cual es de agradecer. Una vez transcurrida la semana 7 del embarazo, estos son los cambios que hemos ido apreciando.

1. Pechos firmes, duros ¡y doloridos! Lo del pecho es el único cambio físico que he notado por el momento. Ahora están tensos como si hubiera pasado horas de musculación en el gimnasio, pero siguen igual de sensible que en las semanas anteriores con lo cual ¡se miran pero no se tocan!

2. ¡He perdido 2 kilos! De momento sigo comiendo como siempre y haciendo las mismas actividades diarias y los mismos ejercicios, pero he bajado el kilo que había subido en la semana 5 ¡y otro más! En mi caso no subir de peso durante el embarazo va a ser una de las cuestiones fundamentales, ya que siempre me han sobrado más de un par de kilitos, con lo cual el hecho de haber bajado algo estas primeras semanas me tiene de lo más contenta. Soy consciente de que durante el embarazo no se pueden seguir dietas restrictivas ni llevar a cabo planes de adelgazamiento drásticos, pero vamos que no creo yo que ningún médico se alarme porque me hayan desaparecido esas 2 miniaturitas.

3. Adiós al estreñimiento. Lo de seguir tomando agua en abundancia, sin exagerar, pero procurando beber al menos 1,5 litro o 2 litros al día, parece que es del todo efectivo y ahora voy al baño cada día. ¡Otra preocupación menos! Porque lo cierto es que el estreñimiento no me incomodaba, ya que no sentía ningún tipo de dolor ni de molestia por no evacuar periódicamente, pero sí que me da pánico la posible aparición de hemorroides derivadas del estreñimiento y de otras dificultades para evacuar. Así que de momento seguimos tranquilos en este aspecto.

4. Orino con menos frecuencia. Si bien en las semanas anteriores sí notaba que debía ir al baño más de lo normal, ahora parece que las visitas se han normalizado y tengo una actividad urinaria de lo más vulgar y corriente. De momento, no me he visto en la situación de tener que buscar un baño de forma desesperada, con lo cual el pipí ha dejado de ser un problema.

5. ¿Náuseas o vómitos? Lo cierto es que de momento me estoy librando de esto, pero de vez en cuando sí siento como un malestar en el estómago, una mezcla entre pesadez y hambre a la vez, una sensación rara que me incomoda, aunque no exageradamente. No me provoca ni náuseas ni mucho menos vómitos, aunque sí que me debilita un poco y me hace parecer cansada. Pero por suerte, no es una sensación constante sino que aparece puntualmente y suele desaparecer en un rato.

6. Comidas más frecuentes. No estoy comiendo más que antes de estar embarazada, pero sí con más frecuencia porque cada 4 horas exactamente las tripas ya empiezan a regurgitar y a hacer sonidos de ultratumba que hay que calmar de cualquier forma. Además, el malestar anterior aumenta si llevo muchas horas sin ingerir alimentos, con lo cual, me suelo comer un yogur entre comidas, una galleta, zumos, un vaso de leche o algo que me llene el estómago y lo mantenga distraído hasta la próxima comida sin aportarme muchas más calorías.

7. ¡A la cama que me duermo! Las noches de romanticismo han pasado a mejor vida por el momento. Y es que durante el día la verdad es que me siento bastante fuerte y en forma, hago mis actividades normales y sólo bostezo alguna que otra vez después de comer. Pero vamos, que a todos los españoles, embarazados o no, nos gustaría estar echando una siesta a las 3 de la tarde en lugar de haciendo cualquier otra cosa. Sin embargo, cuando llega la noche la pereza se apodera de mí y después de la cena dejo de ser persona. Es sentarme en el sofá, coger una postura medianamente cómoda y olvidarme de todo lo que haya alrededor. Así, a las  10 o 10:30 de la noche ya me echo a dormir sin importarme quién haya alrededor. Eso sí, entre las 7 y las 7:30 de la mañana se me pasa toda la pereza y estoy en pie para aprovechar el día desde el principio, con lo cual, desde que estoy embarazada ¡los días me cunden más!

8. ¡Los platos de la cena se friegan solos! Puede que no sea un síntoma muy común en el embarazo de otras mujeres, pero en el mío he notado que mi marido ha dejado de poner el grito en el cielo cuando ve todos los cacharros que he utilizado para hacer la cena y que debe fregar él. De momento, este es de los mejores síntomas que estoy sobrellevando, porque como la criatura tiene miedo de que me sobrecargue de tareas, de estrés o de cualquier otra influencia maligna, pues se ofrece muy voluntariosamente a recoger todos los bártulos mientras yo comienzo a roncar en el sofá.

En la semana 7 el embrión ya puede medir más de 1 cm y el cerebro, los pulmones y el corazón comienzan a dividirse y a ir adoptando su forma definitiva. Tiene la cabeza excesivamente grande en comparación con el resto del cuerpo, menos perfilado y con forma de cola, pero los brazos y las piernas ya empiezan a intuirse ¡con el microscopio, no a ojo! Es muy probable que con una ecografía transvaginal pudiésemos oír ya el latido del corazón de nuestro futuro bebé. Los detalles de la cara, como las cuencas de los ojos y las fosas nasales, empiezan a dibujarse también en esta semana. En una ecografía simplemente veríamos, con nuestros ojos inexpertos, una especie de bolita alargada flotando en el espacio y acompañada de una bolita menor, el saco vitelino. Nuestro bebé aún no se parece a un bebé humano.

Esto te puede interesar

18 Comentarios

  • Responder
    Iris
    25 marzo, 2013 at 10:47

    Tengo ganas de saber como y cuando se lo comunicaras a la familia. Yo que no me puedo callar no se si aguantare esa noticia, (x lo menos a tu madre no??)

    • Responder
      planeandoserpadres
      25 marzo, 2013 at 11:56

      Pues te vas a sorprender pero yo soy así de no callarme y de no tener vida privada porque todo lo ando contando por ahí y no tengo secretos para nadie. Sin embargo, estamos en la semana 8 del embarazo y aún no hemos soltado una palabra. Hoy tendremos la primera ecografía en un centro privado y la idea es esperar al menos hasta el tercer mes. No puede asegurar que vayamos a conseguirlo pero de momento vamos por buen camino y así lo vivimos todo de una forma más tranquila y sin presiones externas.

  • Responder
    Elena
    25 marzo, 2013 at 10:50

    Que lindo! Como me recuerda a mi propio embarazo. Fui una afortunada que no sentí náuseas , ni dolores ni nada de nada… Espero lo disfrutes y gracias por compartirlo y traernos tan buenos recuerdos!

    • Responder
      planeandoserpadres
      25 marzo, 2013 at 11:59

      La verdad es que a veces lo que me asusta es no tener apenas síntoma pero bueno mientras todo vaya bien ¡ojalá me pase esta primera fase de la forma más desapercibida posible!

  • Responder
    felizenbrazos
    25 marzo, 2013 at 12:03

    Un hurra por esos maridos que hacen cosas por sus mujeres embarazadas!!!! El mío me hacía postres, ummmmmm
    Ya nos cuentas que tal la eco!!! Suerte

    • Responder
      planeandoserpadres
      25 marzo, 2013 at 13:15

      ¡Hurra, hurra! Ay y según me han comentado ¡esto aún puede seguir mejorando! No voy a querer que el embarazo acabe nunca. Bueno hoy sí porque estamos bastante nerviosos con lo de la primera eco. Esperemos que todo vaya bien.

  • Responder
    Cuestión de madres
    25 marzo, 2013 at 14:40

    jooooooo voy a disfrutar de vuestro embarazo como si fuera el de un familiar…. deseando saber la evolución… si será niño o niña… el nombre.. su carita….
    Yo conseguí engordar 3 kilos en el segundo embarazo pero no me libre de los vómitos y nauseas… mejor que no las sufras… y el último síntoma.. yo no lo tuve.. pero sí que sufrí de que me hicieran la cena..jejejeje… pan tostado con queso… si no vomitaba 😉

    • Responder
      planeandoserpadres
      25 marzo, 2013 at 19:10

      ¡Ay el peso! Es en lo que más se ha centrado en ginecólogo en la visita de hoy: que si en vez de 6 kilos engordo 5 pues mejor. Menos mal que de momento he perdido 2 porque me ha dicho que como me enfile la comadrona me va a hacer la vida imposible con la dieta durante el embarazo ¡Viva el optimismo!

  • Responder
    Pru
    25 marzo, 2013 at 19:07

    Yo también me libré de las náuseas y vómitos pero no del sueño, qué sopor!!! Yo me dormía a todas horas!! Pero ahora en el segundo trimestre se me ha pasado por completo y tengo más energía. Lo de los kilos, aprovecha, a mí también me hubiera gustado bajar alguno al inicio, jaja para compensar los del final, pero bueno, no me estoy portando nada mal que llevo 4 kilos en 5 meses y medio!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      25 marzo, 2013 at 19:11

      Pues a ver si me puedo comportar como tú o mejor porque en la visita de hoy me han dado una caña con el tema del peso… ¡con lo mona que yo me veo! Eso sí, de momento nada de embarazo de riesgo ni ninguna complicación especial por el tema del peso ya que estamos muy al principio del embarazo.

  • Responder
    isabelmontaner
    26 marzo, 2013 at 08:43

    madre mia! que de recuerdos!!
    tengo que decirte que, de lo único que he leido que no es para obsesionarse es lo del peso! no te preocupes por bajar de peso…come bien y punto!
    tengo que decirte que el tiempo es fatídico en esto de estar embarazada parece que no avance…pero lo hace, así que…tranquila…relajate…disfruta y deja que te mimen!!
    consejos de madre novata!
    un besazo

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 marzo, 2013 at 08:46

      Pues ayer tuvimos la primera visita con el ginecólogo y la primera eco y ¡ay el peso! Vamos fue de lo único que me hablo y eso que en estas 8 semanas he perdido 2 kilos, así que de momento no he subido nada y me estoy comportando muy bien. ¡A ver si logro mantenerme en esta línea el resto del embarazo!

  • Responder
    sradiaz
    26 marzo, 2013 at 11:39

    ¡Qué bien!

    Me ha gustado que todos los achaques se estén sobrellevando mejor, pero lo que ha triunfado sin duda ha sido el que los platos sucios desaparezcan solos.

    • Responder
      planeandoserpadres
      26 marzo, 2013 at 17:37

      Sí, sí es un síntoma peculiar lo de los platos pero oye, se agradece que el embarazo traiga estas consecuencias buenas.

  • Responder
    planeandoserpadres - El Papá
    27 marzo, 2013 at 16:40

    En mi defensa debo decir que los platos no se “friegan solos”, sino que soy yo quien lo hace desde que comenzamos a vivir juntos. La diferencia es que ahora ella se duerme y suele perderse el espectáculo, por cierto digno de ver dado que, debo remarcar, tengo un cierto atractivo con un delantal puesto. Como digo ella suele dormir hasta que yo me siento en el sofá y le despierto, ¡por eso no nota que me quejo igual que he hecho siempre!
    Papás o futuros papás, ayudemos, claro que sí, a nuestras mujeres porque el embarazo generalmente supone para ellas un plus de requerimientos, ¡pero recordad que no son enfermas ni inválidas!, y no les gusta ser tratadas como tales (al menos no a la mía y entiendo que a la mayoría). Pero eso sí, ni falta hace decir que haya o no embarazo todos deberíamos ser partidarios de repartir equitativamente las tareas domésticas en función de la disponibilidad de cada uno y alejarnos de la mentalidad de la edad de piedra en la que la mujer no salía de la cocina.
    Un abrazo.

    • Responder
      planeandoserpadres
      27 marzo, 2013 at 17:43

      ¡Gordi! ¿Qué haces en el blog? A ti te está rindiendo poquito hoy la jornada laboral y al bebé va a tener que alimentarlo alguien en cuanto deje la lactancia. Ya sé que los platos no se friegan solos pero ¡es tan bonito vivir en un sueño como el mío, en el que voy dando cabezazos como si estuviera narcotizada y cuando abro los ojos me encuentro algunas faenas hechas…! Seguro que el resto de padres también ayudan en casa, no te preocupes porque esta gente son todos modernos.

  • Responder
    Fanny Fontanellas
    3 febrero, 2015 at 11:12

    jajaj que gracia me ha echo lo de los platos. que buen maridin que tienes! me tienes enganchada al blog. desde que lo descubri la semana pasada con el sorteo de los 2 años me he ido al final y leyendo punto por punto me tienes. espero tener tu suerte y seguir tus pasos que de momento el bichito no ha llegado.

    • Responder
      Planeando ser padres
      4 febrero, 2015 at 12:00

      Oye me alegro mucho de que el sorteo haya servido para captarte como lectora. Ten paciencia si aún no estás embarazada, y no te obsesione con las lecturas o si el tiempo pasa y no habéis logrado el objetivo. Ya me contarás cómo avanza la cosa cuando lo consigas. ¡Gracias por leerme!

    ¿Quieres añadir algo? ¡Comenta!