Embarazo semana a semana

Semana 8 del embarazo

semana 8 del embarazo¡Ay, hemos cumplido ya dos meses de embarazo! La semana 8 del embarazo empezó genial porque todos los síntomas del embarazo parecían haber desaparecido. O eso o más bien que yo había dejado de prestarles atención porque me estaba acostumbrando muy rápidamente a ellos. Más bien esta segunda opción es la más realista, ya que si me sigo tocando el pecho me duele, pero como he aprendido a quedarme quitecita ¡el síntoma parecía haber desaparecido por completo! Seré más breve con los síntomas antiguos porque la verdad es que he notado pocas novedades respecto a la semana 7.

1. Dolor en los pechos. Sigue igual. No es insoportable pero en mi estado normal esta molestia no existía, así que es sin duda un signo que indica el embarazo. Crecer no han crecido, ni han cambiado de color, ni de forma ni nada. Sólo duelen.

2. Los kilos perdidos no han vuelto. ¡Y esto es magnífico! Porque lo cierto es que sigo comiendo como antes, de forma normal excepto por las recomendaciones respecto al embutido, la fruta y la verdura frescas y los pescados contaminados con mercurio. ¡Ojalá siga bajando y así las matronas y los ginecólogos me traten bien por ser una futura mamá obediente y que se toma a rajatabla el cuidado de la alimentación por la salud de su bebé!

3. Pérdida de apetito. Lo cierto es que me apetece comer menos cantidad y menos cosas, incluso de los alimentos que me gustan mucho, como el chocolate. Un día, a punto de cerrar el supermercado, salí de urgencia a comprarme una lechuga y unos tomates para hacerme un sándwich vegetal ¡yo! ¡Que siempre he dicho que la comida verde es para las vacas! El fin de semana en casa de mi suegra no fui capaz de comerme la cantidad de escalopes al vino de Oporto con los que habitualmente trata de cebarnos. Con 2 filetitos (una ración de lo más normal) ya estaba súper llena. Después de cenar, mi marido y yo siempre nos comemos un cuadradito pequeño de chocolate. Pues esta semana lo tengo aborrecido. He llegado a abrir el paquete, mirarlo y dejarlo tal cual. Estas cosas en mí sí que son raras.

4. Ya no tengo que orinar. O sea, sí orino, pero con una frecuencia normal y no de embarazada, por lo que de noche puedo volver a dormir de un tirón.

5. Dulces sueños ¡a cualquier hora! Me levanto por la mañana y hacia las 11 vuelvo a tener ganas de echarme una siestecita. A mediodía voy al gimnasio y durante la sesión final de estiramientos bostezo tanto que hasta la monitora me ha llamado la atención tras enseñarle 3 veces la campanilla en menos de 5 minutos. Después de merendar, ya me empieza a dar un bajón importante y a la hora de la cena de lo que menos ganas tengo es de ponerme a cocinar y a comer. Quiero coger mi camita lo antes posible, pero por solidaridad con el periodo de desconexión laboral del futuro papá hago el esfuerzo de quedarme un rato con él viendo la tele, aunque la mayor parte de ese tiempo la paso ya en estado REM.

6. He vomitado una vez. Al estar embarazada todo indica que el vómito se debió a mi estado, porque la verdad es que no es fácil que la comida que ha entrado en mi cuerpo vuelva a salir por la boca. Me hallaba yo toda feliz con mi plato de tallarines con tomate a mediodía, una mijita salados, lo que me llevó a beber bastante agua durante la comida. Recogí los platos, lo fregué todo y me disponía a salir de casa cuando he aquí que después de 3 mini arcadas lo largué todo al váter. Al menos no fue una situación de esas desagradables en las que hay que hacer varios intentos hasta quedarse desahogada. Esto salió todo de una vez de forma limpia y eficaz. Ahora sólo espero que fuese más una consecuencia del encharcamiento de agua que de la rebelión de las hormonas del embarazo.

7. La primera ecografía me mostró un embrión alojado en mi interior. Este síntoma lo he dejado para el final, pero parece bastante revelador. Ante la impaciencia del futuro padre, acudimos a una clínica privada dos días antes de finalizar la semana 8 del embarazo. Mediante una ecografía transvaginal, el ginecólogo nos confirmó nuestro estado y nos informó de que efectivamente dentro de mi útero había un embrión de 1,19 centímetros con un corazón que latía y de aspecto normal. Por lo visto, cuando tú crees estar embarazada y un ginecólogo se encuentra con esto durante su exploración ¡es que no son imaginaciones tuyas y que efectivamente lo estás!

En la semana 8 del embarazo el embrión mide entre 1,4 cm y 2 cm. El nuestro medía menos, lo cual me hace pensar que lo mismo estamos embarazados de menos tiempo del que pensamos, aunque es cierto que aún no había finalizado la semana 8 y a lo mejor en 2 días que faltaban podía crecer un par de milímetros y situarse dentro de la media. El latido del corazón se puede percibir a la perfección a un ritmo rápido y continuo. Comienzan a formarse los ojos, los párpados y a diferenciarse las distintas partes de los miembros, mientras el corazón continúa dividiéndose. Nuestra ecografía no es que fuese de muy buena calidad, así que nada de distinguir cavidades oculares, ni codos y nada. Sólo la forma de lo que será la cabeza y el estrechamiento del resto del cuerpo y nada más. Pero al menos ya nos hemos quedado tranquilos al haber superado con éxito una semana más y estar acercándonos a nuestro objetivo de ser padres con paso lento pero seguro.

Esto te puede interesar

14 Comentarios

  • Responder
    mOOntsEsteban
    2 abril, 2013 at 10:55

    Felicidades!!
    Poquito a poco se va haciendo el camino!! A disfrutarrrrrrr!!!!! .D

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 abril, 2013 at 13:47

      Pero el camino desde este punto ¡parece tan largo! Menos mal que tenemos paciencia de sobra.

  • Responder
    Diana
    2 abril, 2013 at 10:44

    Enhorabuena por entrar en este segundo mes así de estupenda. Y aprovecha para dormir todo lo que puedas.

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 abril, 2013 at 13:48

      La verdad es que no me puede quejar porque si tuviera aún menos síntomas de los que tengo sí que me pasaría el día en la consulta tratando de que me asegurasen a cada instante que sí que estoy embarazada.

  • Responder
    los Ángeles de la Sierra
    2 abril, 2013 at 13:28

    Cuanto me alegro que algunas molestias hayan remitido. En cuanto al sueño….. Yo me iba durmiendo por todos lados!!!! ( sobretodo en el primer trimestre).

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 abril, 2013 at 13:47

      Por suerte parece que el cansancio se me ha concentrado sólo en la franja nocturna y hasta las 9 de la noche soy una persona más o menos normal.

  • Responder
    sradiaz
    2 abril, 2013 at 15:58

    ¡Qué bien que hayáis podido verlo! ♥

    Y sobre los síntomas, me alegra de que disminuyan y/o no sean tan escandalosos. 😀

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 abril, 2013 at 16:20

      La verdad es que de momento no me puedo quejar porque son muy poquitos. Y encima ahora, en la semana 9 tengo aún menos ¡ya mismo no voy a poder escribir un post semanal sobre los síntomas como siga a este ritmo!

  • Responder
    Ruth Peña
    2 abril, 2013 at 22:26

    Es genial que nos cuentes estas cosas, porque se nos va olvidando muchos detalles.

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 abril, 2013 at 19:46

      ¡Espero no estar recordándoos los detalles desagradables tipo miedos, náuseas…!

      • Responder
        Ruth Peña
        3 abril, 2013 at 21:38

        No tranquila! Por suerte mis embarazos fueron muy buenos!! Son otras sensaciones las que me recuerdan

        • Responder
          planeandoserpadres
          4 abril, 2013 at 08:11

          ¡Menos mal! Entonces me alegro de que puedas revivir buenos momentos con nosotros.

  • Responder
    ¡Mama qué sabe!
    4 abril, 2013 at 16:31

    Vas a llevar el seguimiento también por 3D? Yo me hice la primera de ellas con 14 semanas! Impresionante! Yo lo hice, es un pelín caro, pero no tuve la oportunidad de hacerlo con mi hijo mayor, así que me desquité con la mini (de casualidad) porque solo pensé hacer una… Es emocionalmente una pasada! Claro que yo no tenía gastos de cochecito, trona, cuna…
    Te sigo apasionadamente. Yo ya no repito!

    • Responder
      planeandoserpadres
      4 abril, 2013 at 16:59

      De momento, tras realizar la primera eco en el médico privado porque el futuro papá ya no aguantaba más la incertidumbre, no hemos planeado realizar más visitas. En 3 semanas tenemos la primera eco de la Seguridad Social y si para entonces ya estamos más calmados y nos hemos vuelto más pacientes, seguramente sólo hagamos una de 3D más adelante, cuando el bebé esté más formado ¡a ver si sabemos a quién se parece! Porque nosotros sí que tenemos que comprarlo todo, absolutamente todo.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.