Trabajo y familia

Retrasar la edad de maternidad: becarias eternas

retrasar la edad de maternidadYo siempre quise ser madre, desde pequeñita. Tendría cinco hijos y sería feliz como los de “La tribu de los Brady” con cuatro problemas mal contados entre hermanos y exudando felicidad por los cuatro costados. Lo que nunca imaginé es que a mis 30 años y embarazada de mi primer hijo seguiría siendo becaria. Sí, sí como lo oyen. Toda la infancia, la adolescencia y la etapa universitaria siendo una alumna excelente, con un expediente bastante sobresaliente para terminar trabajando en una universidad pública, pero nada de con un puesto de funcionaria asegurado de por vida y que te defienda de la adversidad y de tu incompetencia como profesor titular o catedrático, no. Soy una simple becaria que hasta hace un año ni siquiera cotizaba a la Seguridad Social, tenía un contrato de media jornada cuando al menos le dedico 10 horas diarias al asunto y sin descansar los fines de semana.

Según dice mi tutora, si una mujer quiere hacer carrera universitaria debe renunciar a muchas cosas, y entre ellas a los hijos e incluso frecuentemente a tener un marido, que no soportará que ella trabaje cuando él dispone de tiempo libre. Si tu carrera te apasiona y es el pilar fundamental de tu vida, este tipo de renuncias me parecen hasta aceptables. El problema es que yo no dejo de ser una simple becaria que debe acarrear con lo peor de ambas partes: las inconveniencias de la carrera académica unida a la precariedad laboral de contratos temporales, renovables anualmente y que nunca asegurarán tu futuro más allá de 4 años.

Supongo que más o menos como todo el mundo, yo siempre he imaginado a las becarias como chicas jóvenes e inocentes, de estilo desenfadado, deseosas por aprender y por adquirir una experiencia profesional que le sirva en su futuro trabajo. Pero en la universidad española la figura del becario está cambiando mucho, vamos que yo con 30 años soy casi un yogurín al lado de compañeros con 40 y 50 años que siguen viviendo de una beca. Esto está desajustado se mire por donde se mire. Ahora mi situación es aún más compleja porque una de mis labores es la de sustituir a profesores en clases prácticas o en la vigilancia de exámenes. Pero estoy embarazada, de sólo dos meses pero ya me he puesto en la peor de las situaciones, porque en cuanto llegue la fecha de la renovación de mi contrato yo estaré inmersa en plena baja por maternidad y seamos claros: ¿quién va a renovarle el contrato a una becaria cuya función es sustituir a otros profesores cuando ella misma está en situación de tener que ser sustituida? Como que no va a cuadrar la cosa, así que me veo recién estrenada como madre y sin contrato.

No sé por qué pero me da a mí que nadie va a tener en cuenta los años que he pasado trabajando a jornada completa pero cobrando sólo media jornada, ni el resto de sacrificios que haya podido hacer por mi trabajo, aún a costa de mi vida familiar y de pareja. Todos sabemos lo rápido que se olvidan los favores en cuanto la cosa se tuerce un poco. Y claro, andaba yo preocupada con el asunto y buscando información acerca de las bajas de maternidad para las becarias en la universidad pública en la que trabajo, cuando descubrí que mi propia institución había publicado un informe en 2007 justo tratando el tema de la situación de los becarios. Entre los chicos, la cuestión de la paternidad no revestía mayor importancia pero ¿qué decían las chicas? Pues claramente todas afirmaban haber renunciado a la maternidad con la esperanza de poder afianzar su posición en la universidad (aún más triste si cabe teniendo en cuenta los recortes actuales, con lo cual se les puede dar el caso de que terminen sin ser madres pero también sin tener un puesto de trabajo asegurado) o bien habían tomado la decisión de postergarla al menos hasta los 40 años, cuando quizás pudieran acceder a un trabajo más estable que el que proporciona una beca.

Casi me caigo de la silla leyendo el informe ¿40 años? ¿Estas chicas saben lo que dicen? Supongo que ya habrán descartado los procedimientos naturales para concebir porque las pobres van a estar más cerca de la menopausia que de la etapa fértil de su vida (sin ninguna intención de ofender ni de desanimar a nadie, pero vamos que biológicamente ya está más que demostrado que hasta yo con 30 estoy ya mayorcita para tener a mi primer bebé). Y no sólo eso, porque si yo, 10 años antes, a veces me abrumo al pensar en las renuncias a mis sueños nocturnos o me imagino correteando a trompicones y con dificultad detrás de los energéticos churumbeles ¿realmente con 40 años van a estar en disposición de ponerse con estos menesteres? Y lo peor, si finalmente no han obtenido la estabilidad laboral que deseaban ¿van a postergar la maternidad hasta los 50 o directamente  van a renunciar a ella?

Total, que para ser previsora a mí no me quedó más remedio que echar cuentas de lo que ser madre podría suponer para mí y para mi matrimonio, y poniéndome en el peor de los casos ya avisé al futuro padre de la criatura:

  • Si quieres hijos vas a tener que pagarlos tú, que tendrás un trabajo estable y vives en una empresa en la que tener hijos parece que suma puntos. Así que vamos a ver como andamos de euros y si podremos salir adelante con un solo sueldo.

Y así, sin paños calientes y a lo bruto, lo conciencié de lo que la maternidad podría suponernos, económicamente hablando. Él aceptó el trato y se ofreció a pagarlo todo si me llega el momento del descalabro laboral (aunque aspira a que no sea tan drástico como yo lo cuento). Los primeros días creo que perdió el sueño por las noches y tenía pesadillas en las que ya no podía pagar más facturas. Ahora se han calmado los ánimos, y sin perder la panorámica de la realidad, hemos adoptado un punto de vista más optimista sobre el tema. Porque a fin de cuenta hemos elegido ser padres y ahora nos toca sólo disfrutar de nuestra decisión y de esta nueva experiencia.

Esto te puede interesar

20 Comentarios

  • Responder
    Siri...
    3 abril, 2013 at 15:22

    Hola, soy la que te escribe de vez en cuando pero que te lee toooodos los días, espero que sigas actualizando como hasta ahora… diariamente.

    Te voy a decir lo que una amiga me dice siempre, que a tu hij@ nunca le va a faltar nada. Que te adaptaras a la situación del momento.
    Yo quiero pensar que es verdad, a mi marido le acaban de despedir, y yo el lunes empecé a tomarme las pastillas preconcepción. Natalben, mira su pagina web, a mi me ha gustado un monton, habla de otras blogger, parto, embarazo semana a semana, etc.

    Po-de-mos!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      3 abril, 2013 at 19:48

      Pues sí, todo será cuestión de acomodarnos a nuestras posibilidades y como diría el gobierno ¡no tratar de vivir por encima de ellas! Conozco la página de Natalbén y me gusta porque explican muy bien el tema de las ecografías, de los cambios que sufre el embrión/feto cada semana y es muy ilustrativa. ¡Gracias por seguirnos!

  • Responder
    Diana
    3 abril, 2013 at 21:25

    La verdad es que es una vergüenza que en este, nuestro país, la maternidad esté tan poco valorada. Claro, la gente espera mogollón a te er hijos para asegurarse un futuro profesional. Si cuidasen más a las madres, otro gallo cantaría y bajaría la edad de procreación. Solo hay que ver las políticas maternales que tienen en otros paises, como es más importante tener hijos que aquí en España. Puffff que me enciendo…

    • Responder
      planeandoserpadres
      4 abril, 2013 at 08:10

      No si yo también me enciendo, por ese motivo se me ocurrió lo de escribir el post sobre el tema, a ver si así me desahogaba un poco, pero me parece a mí que hasta que no diga en el trabajo que estoy embarazada y caigan sobre mí todas las miradas acusadoras, no voy a poder librarme de esta intranquilidad.

  • Responder
    Pru
    3 abril, 2013 at 22:46

    No sabes cómo te entiendo!! Yo ejerzo como abogada por cuenta propia, antes trabajaba en un despacho, pero con la crisis, ya se sabe… Así que como autónoma ahora mismo casi tengo más gastos que ingresos, jeje… Así que para quedarme embarazada también tuvimos que plantearnos mi chico y yo que prácticamente debíamos vivir solo con su sueldo, al menos durante el embarazo y los primeros meses o más de la vida de la peque. Porque tal y como está el patio, mi situación v aa seguir siendo precaria y ahora no me va a contratar nadie estando embarazada, así que lo que haré será disfrutar todo lo que pueda de cada segundo con mi hija. De hecho, después de darle un millón de vueltas, ahora casi me considero privilegiada de poder pasar mucho tiempo con ella y poder criarla yo, su madre, las 24 horas y no tener que dejarla siendo un bebé en guarderías o con otras personas que al final pasarían más tiempo con ella que yo misma.
    Aunque seguiré ejerciendo por cuenta propia, tengo el despacho en casa y de momento, aunque hay algo de trabajo, me deja muchísimo tiempo libre, así que me alegro de poder disfrutar de mi bebé, aunque haya que apretarse un poco más el cinturón y pasar una temporada con un solo sueldo en casa.
    Y es cierto, la maternidad debería estar más valorada, y la mujer debería tener más oportunidades de conciliar o de elegir libremente trabajar o criar a sus hijos, sin presiones sociales o laborales de ningún tipo.
    Qué rollo te eché!! Jaja… Muy bueno el post. Un besín!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      4 abril, 2013 at 08:13

      ¡nada de rollo! Estoy encantada con tu respuesta porque se parece mucho a nuestro planteamiento, al fin y al cabo: hemos hecho cuentas y hemos decidido que se puede vivir con un sueldo cómodamente durante un tiempo. Y desde luego, no hay mal que por bien no venga por lo que si pierdo el contrato al menos voy a poder criar al bebé tranquilamente en casa, dedicándome al 100% a mi papel de mamá primeriza y sin estar sometida a ese tipo de presiones laborales.

  • Responder
    Bombones
    3 abril, 2013 at 23:24

    Lo de las universidades no tiene nombre. Yo pasé por eso también, y mucho tiempo incluso sin beca. Cuando aún no pensaba ni en formar una familia, mi elección, nada fácil, fue la contraria. Salir de la Universidad, dejar las clases y las prácticas de laboratorio, adaptarme a otra vida, y vivirla. Salir de la rutina de los ensayos y meterme en los imprevistos de cada día. Encontré otro trabajo que me ‘roba’ mucho tiempo, pero me encanta. Tuve que adapatrme, y aprender muchas cosas nuevas. Sigo aprendiendo. Por supuesto que hay que sopesar todo, es síntoma de madurez. Las cosas pasan como tienen que pasar, y hay que ver el lado positivo de las mismas siempre.
    No debemos dejar que nos dirijan la vida. Yo sólo tengo una, y desde luego, pienso vivirla a tope.
    Enhorabuena por el post.

    • Responder
      planeandoserpadres
      4 abril, 2013 at 08:16

      En lo de que no debemos dejar que nos dirijan la vida te doy toda la razón. Yo hasta ahora no he sido capaz de plantarme abiertamente y decir: tengo un contrato de 35 horas semanales que cubro más que de sobras con el trabajo que hago de lunes a viernes, con lo cual creo que tengo derecho a disfrutar de los fines de semana, los días festivos y las vacaciones como el resto de la población civilizada que trabaja fuera de la universidad. Pero con la excusa de que la carrera académica es muy absorbente me veo trabajando de lunes a domingo, en vacaciones y demás «fiestas de guardar». Nunca tienes un descanso del trabajo, porque todo puedo seguir haciéndolo desde casa, y por eso ahora estoy como estoy, sin haber disfrutado ni un segundo de este embarazo por el temor a las reacciones en cadena que sé que van a producirse cuando lo anuncie en el trabajo.

  • Responder
    mOOntsEsteban
    4 abril, 2013 at 07:55

    ¡Madre mía! Lo que está pasando en España me parece tan fuerte… Nosotros eramos una pareja próspera con casa con jardín y mi marido tenía mucho trabajo pero míranos ahora: yo embarazada en el paro y mi marido trabajando de menos categoría en el extrangero en un piso de alquiler de una sola habitación… ¡Pero nos da igual! Todas las embarazadas que conozco están en el paro… Pq al final no te puedes fiar… Lo único que vale es lo que una siente y el niño crecerá igual de feliz o más con menos juguetes y cachivaches (nosotros nos planteamos hasta si comprar cochecito)
    Muchos ánimos que pase lo que pase seguro que vale la pena y será lo mejor para todo el mundo. ¡¡Enhorabuena por ser tan valientes y un fuerte abrazo!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      4 abril, 2013 at 08:19

      Después de todo no nos podemos quejar. Hemos sido muy previsores, hemos ahorrado mucho y siempre hemos vivido en pisos pequeñitos porque de momento no necesitábamos más sólo para los dos. por eso, ahora que se nos plantea esta situación, creo que podemos estar hasta cierto punto tranquilos por haber hecho las cosas bien hasta el momento. Sin embargo, no es fácil plantearte abiertamente la posibilidad de que vas a perder uno de los sueldos si te quedas embarazada. Mi marido lo tiene más que asumido y no ve problemas en que podamos salir adelante de una forma más que decente. Pero claro, como la que lo va a perder soy yo, me paso el día sumida en unos nervios que ya estoy deseando anunciarlo en el trabajo para que pase todo lo que tenga que pasar, descansar psicológicamente y poder centrarme un poco en disfrutar del embarazo.

  • Responder
    ¡Mama qué sabe!
    4 abril, 2013 at 16:27

    Lo veo a diario, amiga! Cada vez lo retrasamos más! Y es que es cierto que a veces creo que nos acomodamos mucho, que antes no se tenía tanto como hasta ahora… pero también es cierto que una estabilidad hay que dar a los hijos!
    Soy partidaria de que prime más la estabilidad emocional de la familia que la económica, no obstante.
    No pienses en eso, no adelantes lo que pueda suceder, lo que tenga que ser será. Siempre hay hueco para gente valiosa!

    • Responder
      planeandoserpadres
      4 abril, 2013 at 16:56

      Sí ya estamos metidos en faena y no hay posibilidad de recular, así que tomaremos las cosas tal y como vengan. ¿Que hay que cambiar de aires laborales? Pues bueno, no hay mal que por bien no venga, me dedico una temporadita a mi papel de «sólo mamá» y después ya veremos como nos reorientamos profesionalmente. ¡Gracias por los ánimos!

  • Responder
    sradiaz
    5 abril, 2013 at 11:11

    Donde yo trabajaba, a mi compañera que acababa de ser madre el jefe le dijo literalmente que ‘lo suyo ahora era un hándicap’ y fue la primera a la que despidieron cuando se dio opción a hacer los famosos ERE.
    La vida laboral para las madres es un asco.

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 abril, 2013 at 12:14

      ¡Eso es integración! Pero vamos, que yo no aspiro a escuchar mejores palabras cuando me decida a contarlo en el trabajo. Lo peor va a ser escuchar cosas del tipo: ¡Con lo que yo he sacrificado por ti y te he apoyado…!, ¡Vas a dejar al equipo colgado y todos van a tener que asumir más trabajo por tu culpa! A veces creo que lo más fácil para poder quedarme tranquila sería decirles adiós con la manita y hasta la próxima porque de verdad creo que me lo van a complicar todo mucho. Pero bueno, a lo mejor me estoy poniendo en el extremo peor y luego resulta que la cosa no es para tanto.

  • Responder
    los Ángeles de la Sierra
    5 abril, 2013 at 13:34

    Qué.lástima da esta situación, no tendríamos que estar con estos debates (trabajo.o maternidad)…. Y en cuanto a lo de los becarios…. En este país es patético, que ganas de aprovecharse de la gente. Para ti, animo, todo saldrá bien, pase lo que pase!!!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      5 abril, 2013 at 16:10

      Sí, si aquí somos optimistas por naturaleza si no, con este panorama cualquiera se lanza a traer bebés si tienes una perspectiva negativa de la vida.

  • Responder
    Eva
    6 abril, 2013 at 18:28

    Como embarazada de 43 tengo que informarte que a partir de los cuarenta no se es ninguna anciana. Supongo que te darás cuenta cuando llegues a mi edad 🙂 Personalmente tengo las mismas energías y ganas de hacer cosas que a los treinta y puedo seguir el mismo ritmo que cualquier persona de 25 años.
    De hecho tengo amigas de treinta años que están mucho más hechas polvo que que yo, no es solo la edad, es cada persona lo que determina la condición física. Una mujer hoy en día a los 40 años si lleva una vida sana esta en condiciones de tener hijos sin problemas. Toda la vida han habido mujeres que han parido pasados los cuarenta y cada vez hay más.
    Y por cierto, mi embarazo ha sido totalmente natural, no está considerado de alto riesgo y ni siquiera me han aconsejado la amniocentesis y he tardado bastante menos que muchas jovencitas de 25 años en conseguirlo.

    Respecto al resto, estoy totalmente de acuerdo contigo, es muy triste ver como se trata la maternidad en este país.

    • Responder
      planeandoserpadres
      7 abril, 2013 at 09:43

      lo siento si he podido ofender un poco con lo del retraso hasta los 40, pero es cierto que las parejas que conocemos que tomaron esa decisión se han visto desbordados al ser papás a esa edad. Eso sí, tienes toda la razón en que depende mucho de la persona, de la vitalidad y del estado físico de cada unos. Sin ir más lejos mi abuela, que ahora tiene 90 años tuvo al menor de sus hijos a los 41 años ¡en esa época! Pero también es cierto que ya estaba acostumbrada a bregar con otros 4 mayores, con lo cual el cambio no le fue tan traumático. Tu caso, embarazada a los 43 y en periodo breve de tiempo, es muy esperanzador para chicas más jóvenes que comienzan a agobiarse cuando sus intentos por ser madre no fructifican tan pronto como lo habían planeado. ¡Ahora tendrán el ejemplo de Eva para coger ánimos de nuevo y lanzarse a la búsqueda con ilusiones renovadas! Muchas gracias por darnos tu opinión ¡y nos apuntamos a seguir vuestro blog!.

  • Responder
    Las embarazadas no somos de fiar: cambios en el trabajo - Planeando ser padres
    16 febrero, 2015 at 16:54

    […] cuando anunciase en el trabajo que estaba embarazada. Mis temores acerca del qué dirán del embarazo de la becaria, las renuncias laborales a las que debería hacer frente si me convertía en madre, cómo […]

  • Responder
    Paola Castaneda
    9 agosto, 2017 at 02:26

    Hola! ¿Cómo te fue con el embarazo, la beca y la tesis? Recién encontré el blog. No se encuentran muchas experiencias sobre becarias y maternidad y es muy cierto que cada vez más mujeres retrasan ese deseo para luego quedarse sin el pan y sin la torta ya que tampoco obtienen estabilidad laboral es triste. En mi caso tengo 34 años y medio, estoy casada hace un año y tengo una beca de doctorado que me falta un año y medio para finalizar, eso sería entregar tesis, publicar y muchas cuestiones estresantes, vengo aplazando hace rato la maternidad y por más que es un deseo enorme, siento al mismo tiempo que no voy a poder manejar lo laboral, que va a ser todo desbordante, aún con la suerte enorme que tengo que contaría con la ayuda económica y de cuidados de mi pareja que tiene un trabajo flexible y también de mi madre. ¿Algún consejo? Muchas gracias.

  • ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.