Embarazo semana a semana

Semana 12 del embarazo

semana 12 del embarazo¡Por fin hemos llegado a la semana 12 del embarazo! Esa grandiosa semana en la que de forma automática se pierde el miedo a cuestiones tan espinosas como el riesgo de padecer un embarazo ectópico, un aborto espontáneo, el sentirte abandonada por parte de los médicos de la Seguridad Social, cuyos ginecólogos no se dignan a verte hasta que no has llegado con éxito a la semana 12. En definitiva, que los 6 meses que nos quedan por delante ¡ya van a ser un camino de rosas! Porque hemos superado triunfantes la barrera psicológica de las 12 semanas. ¡Yujuuuu!

Durante la semana 12 estos han sido los síntomas de embarazo que han requerido mayor atención por mi parte.

1. Dar la noticia a la familia. Con el tema del embarazo nos hemos vuelto de lo más tradicionales, y hemos mantenido a nuestras familias desinformadas acerca de nuestro estado hasta que salimos de la consulta de la ginecóloga con la ecografía de las 12 semanas y una valoración positiva acerca del desarrollo de nuestro embarazo. Parece mentira pero esa ecografía nos ha quitado un peso de encima, nos ha liberado de un pesado lastre mental y nos ha permitido compartir nuestra ilusión por ser padres con nuestra familia y amigos. ¡Ya lo estábamos deseando!

2. Leve mareo e indisposición. El sábado me levanté muy motivada para hacer el cambio de armario para la ropa y los zapatos de invierno, a fin de instaurar la temporada de primavera/verano en nuestras vidas y aún a riesgo de equivocarme con mis predicciones y lamentar a posteriori que aún queden días fríos acechando. El caso es que me puse a trajinar a última hora de la tarde, subiendo y bajando de una silla para ir colocando en la parte superior del ropero la ropa de invierno, bajando lo de verano… y tanto sube y baja acabó por darme un mareo repentino y muy desagradable. Me senté en el sofá, respiré tranquilamente y parecía que la cosa se iba solucionando cuando de pronto…

3. Mi segundo vómito. Eso es lo que pasó de pronto. Me sentí mal y no pude evitar las náuseas. Como yo soy muy brutita, cuando siento náuseas como, para no vomitar, así que me comí una galleta integral y con frutas del bosque pero no me hizo efecto. Corriendo, corriendo me planté en el baño y hala ¡toda la galleta fuera! Porque ya eran casi las 9 de la noche y la verdad es que de la comida de mediodía no desperdicié nada. ¡Si es que yo no valgo para ser bulímica! Creo que no está nada mal que a estas alturas de mi embarazo sólo haya vomitado 2 veces, así que no haremos una montaña de esta pequeñez. Además, a las 9:30 salimos con los amigos y yo me comí mi bocata de lomo con beicon la mar de a gusto, así que el malestar no fue para tanto.

4. Dolor en la parte baja del vientre. Hay una postura nada natural que no me está sentando bien durante el embarazo. Tengo la costumbre de tumbarme a perrear en la cama con las piernas colgando por los pies de la cama hacia el suelo, en ángulo de 90 grados. No os preocupéis, no duermo así, sólo hago esto cuando quiero parar un momento, pero ahora con esa posición parece como si la piel y los músculos de la parte baja del abdomen se estirasen de una forma forzada y me duele muchísimo. Es un dolor intenso pero que se pasa en cuanto recupero una postura natural. Así que si alguna quiere descansar, mejor que se tumbe bien centradita en la cama y nada de dejar el cuerpo recolgado por todas partes.

5. Uñas quebradizas. Llevo las uñas de un tamaño muy normal y decente, pero esta semana he notado que se me han roto 4 (de las 10 de las manos, obviamente). No sé si será fruto de la casualidad o de que realmente esta parte del cuerpo se debilita con el embarazo. Las d elos pies siguen sanas.

6. He perdido 200 gramos. ¡Poco me parece para lo que estoy comiendo! Y no porque me haya obsesionado con la dieta, pero es que hemos llegado a ir a un cumpleaños en el que prácticamente todo estaba prohibido para las embarazadas: salmón ahumado, anchoas, queso de cabra, de brie, camembert y demás tipos de quesos sin pasteurizar, jamón serrano ¡qué tortura por Dios! Y claro como aún estábamos en el periodo de “embarazo secreto” he pasado más hambre que el perro de un ciego.

En la semana 12 nuestro bebé ya no es un embrión sino un feto y como tal su cuerpo y órganos están completamente formados, pero aún necesita el resto de meses del embarazo para que maduren y sean funcionales. Se dice por ahí que algunas madres ya son capaces de sentir los movimientos de su bebé a partir de esta semana (yo no me voy a encontrar entre ellas, os lo aseguro desde ya) porque el bichillo ya no se queda quieto y anda manoteando y pataleando, abriendo la boca y estirando el cuerpo para acomodarse a su lugar en el mundo.

A partir de ahora, las medidas del bebé van a venir por partes y no en conjunto. Hasta este momento nos decían cosas como mide 1,5 centímetros, mide 3 centímetros, pero desde la semana 12 las medidas se van a tomar en la cabeza, el abdomen y el fémur, aunque es de suponer que para hacernos una idea de lo grandecito que es el bichillo también nos informarán del tamaño total de la cabeza a los pies, cuya longitud rondará los 6-8 centímetros. A estas alturas del embarazo el feto pesará un máximo de 14 gramos, así que si has engordado mucho ¡ten por seguro que no se debe al crecimiento repentino de tu bebé sino a tu apetito insaciable de embarazada! Seguiremos informando.

Esto te puede interesar

Sin comentarios

  • Responder
    padresdetrillizas
    1 mayo, 2013 at 21:01

    Ja, ja, ja!! Eres la leche… bueno, está fenomenal que por ahora todo haya sido eso, disfrutarás mucho más! Sí, intenta no hacer ese gesto de esa postura de descanso en la cama, molesta! o sé cómo hay gente que puede notarles a partir de esta semana, yo con tres, hasta la semana 20 pasadita no tuve claro que eran ellas… intuía a la que me apretaba las costillas, pero no claramente… si engordas algo m´sa, no te martirices… el feto pesa eso, pero también pesa la placenta, el líquido amniótico, la sangre pesa más, a veces la gente retiene mucho líquido… el peso que yo cogí era el fisiológico por los cambios, y nacieron entre las 3, con 4,5 kilos, yo había cogido 15 (3 sabía que eran de edemas por retención de líquidos…) y en el quirófano desapareció hasa el último gramo, cosa que me sorprendió con unas niñas tan chiquitas… (la tripa, no, claro, de eso una no se deshace nunca por lo visto…). Así que ahora te queda lo más bonito: notarle, que te digan el sexo, preparar sus cosas, imaginar su carita… y ser madre! Estás haciendo un diario precioso!

    • Responder
      planeandoserpadres
      2 mayo, 2013 at 08:04

      Muchas gracias por tu comentario. La verdad es que de momento no me obsesiona el peso pero porque va bajando solo, si no ya se encargarían en el centro de salud de martirizarme con él. Vamos, supongo que aunque sea al final, algo tendré que engordar porque como me convierta en la primera embarazada que salió con mejor tipo de un embarazo que cuando entró en él ¡voy a tener que patentar el médico como remedio estético! Pues tampoco engordaste mucho para tener trillizas porque mi cuñada, con una sola niña ya engordó 15 kilos. Ya tenemos ganas de que la cosa avance, de sentir que queda poco para que llegue y de empezar a planear las compras. Un saludo!

  • Responder
    Ruth Peña
    1 mayo, 2013 at 21:27

    Me encanta, como nos cuentas tus experiencias! Estoy deseando que llegue el próximo capítulo!

  • Responder
    menciablog
    6 mayo, 2013 at 09:43

    Me encanta cómo lo cuentas, altamente recomendable para todas aquellas mujeres que están embarazadas o pretendan estarlo en breve. En el segundo embarazo debo de reconocer que muy de vez en cuando comía alimentos prohibidos y no pasó absolutamente nada. También creo recordar que fue en el último trimestre. Lo digo porque igual, sin querer o porque no hay otra cosa, picas un par de lonchas de jamón o de queso sin curar. Eso si, el alcohol y tabaco ni tocarlo! Aunque reconozco que lo mejor sin duda es seguir a pies juntillas las indicaciones del médico. En cuanto al peso yo no me obsesioné mucho, ni siquiera sabría decir cuántos kilos engordé en cada embarazo… También es verdad que no tengo sobrepeso ni bajopeso, en caso contrario lo habría vigilado mucho más!!! En fin, me ha dado envidia de tu embarazo, sigue así!!!

    • Responder
      planeandoserpadres
      6 mayo, 2013 at 10:20

      Si al final seguro que todas estas precauciones con la comida con excesivas pero claro, como la decisión no depende sólo de mí y tengo ahí encima al futuro papá de la criatura presionándome para que sea la embarazada más aplicada del mundo, no me queda otra que seguir las recomendaciones del médico a rajatabla. El peso de momento no me obsesiona porque va bajando sólo, pero como la tendencia se invierta ¡cundirá el pánico!

  • Responder
    Mirinda
    13 noviembre, 2013 at 12:33

    Me encanta leer tu diario porque me veo refejada totalmente en todo lo que dices y siente… descubrí tu blog en cuanto me enteré que estaba embarazada y empecé a leer… y me encantó!
    Yo estoy ahora a mitad de la semana 12, y me faltan 4 dias para ir a la eco de las 12. Que impaciencia.
    Yo también ando bajando peso, de 200 en 200 g casi llego al kilo, sin nauseas ni vómitos, solo el cansancio por las tardes. Pensaba que sería un bicho raro, pero al leerte veo que no, jajaja.
    Me divierte mucho leerte, eres la leche.
    Un beso

    • Responder
      planeandoserpadres
      13 noviembre, 2013 at 17:56

      ¡Gracias por pasarte por aquí! Verás qué emocionante la primera eco, aunque mi preferida fue la de las 20 semanas. ya ves que existe más gente sin síntomas de embarazo y que somos completamente normales ¡o al menos eso me dicen a mí ene las consultas médicas al menos para que no me preocupe! Te deseo un embarazo tan llevadero y asintomático como el mío.

    ¡No te cortes, deja un comentario!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., con domicilio social en Madrid, C/ Almagro 11 6º 7ª 1 C.P. 28010 España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@planeandoserpadres.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies que encontrarás en el menú del blog.